sábado, 6 de marzo de 2021 00:00 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Ourense

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

La provincia de Ourense, ante el reto de preservar la esencia del 'Entroido' en tiempos de pandemia

En el 'triángulo mágico' apelan a reflexionar sobre la masificación de las fiestas y vaticinan que "volverán con más fuerza" en 2022

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

13/2/2021 - 15:08


En el 'triángulo mágico' apelan a reflexionar sobre la masificación de las fiestas y vaticinan que "volverán con más fuerza" en 2022

OURENSE, 13Feb. (EUROPA PRESS)

El 'Entroido' (carnaval), la fiesta por excelencia de la provincia de Ourense, se enfrenta este año a una nueva situación. Unas celebraciones que sobrevivieron a la Guerra Civil y a los cuarenta años de dictadura se ven ahora obligadas a adaptarse a los tiempos de pandemia, que ha supuesto la suspensión de unas celebraciones que los vecinos de la zona apelan a retomar "con más fuerza" en 2022.

Hablar del 'Entroido' de Ourense es hacerlo del conocido como el 'triángulo mágico' compuesto por Xinzo de Limia, Verín y Laza, las tres localidades con las festividades de carnaval más populares de la provincia y, por extensión, de Galicia.

Los primeros que remarcaron que las fiestas no se podría celebrar puesto que todo acto masivo era "completamente peligroso" fueron los representantes del Ayuntamiento de Xinzo de Limia, donde se da el carnaval más largo.

Tres semanas de fiestas que tendrían que haber comenzado el 23 de enero con el 'Petadarzo' pero que no se han podido llevar a cabo por el contexto de una pandemia que marca máximos en Galicia con la tercera ola desatada tras la Navidad.

"Es como si perder en Sevilla la Semana Santa", resume el presidente de los hosteleros de la localidad, Alberto Rúa, que reconoce que el 'Entroido' de 2020, semanas antes de la declaración del estado de alarma a mediados de marzo, supuso un "balón de oxígeno para subsistir durante el período de confinamiento".

Con todo, tanto el equipo de gobierno como los vecinos lo tienen claro: "el 'entroido' va en las venas, no se puede explicar ese sentimiento". Por ello, a pesar de la preocupación en la villa, han intentado mantener ese espíritu y para ello se ha mantenido su mayor aliciente: las pantallas. Eso sí, ha tenido que ser perservando todas las precauciones y, para evitar aglomeraciones o intentos de asistencia de foráneos, con carácter individual.

"Hacemos su ruido tan característico desde los balcones, es una forma de que no se pierda el sonido de las calles en esta época tan importante para nosotros", exponen los vecinos de la localidad cuya fiesta está declarada de Interés Turístico Internacional.

VERÍN

En la frontera con Portugal, el Ayuntamiento de Verín llora por una situación similar. La villa echa cuentas y el presidente de los hosteleros, Francisco Pérez, lamenta que la facturación servía para sobrevivir hasta la llegada del verano. "La suspensión afectará gravemente al sector que tampoco podrá tener trabajos temporales", ha comentado.

No solo ellos, las tiendas de telas tampoco pasan su mejor momento. De pedidos que pasaban del millar a apenas llegar a decenas de encargos. Por ello, el equipo de gobierno municipal ha trasladado que lo más importante es, "sin lugar a dudas", la salud, aunque remarcan que "no se puede dejar desaparecer el 'entroido'".

Para evitarlo, una iniciativa adaptada a la pandemia y al disfraz, han repartido entre los vecinos mascarillas con la imagen por excelencia de la celebración en su localidad: la sonrisa del cigarrón. Además, los vecinos han podido colgar en sus fachadas pancartas con el lema de este año: 'O Entroido de Verín sempre latexando' --El carnaval de Verín siempre palpitando--.

SIN LOS 25 AÑOS DE 'COMADRES'

Para Verín, el golpe asestado por la pandemia a sus fiestas más populares ha sido doble. Y es que este año se celebraba el vigésimo quinto aniversario de su celebración más reconocida, la que cada año reúne autobuses repletos desde todas las partes de la provincia de Ourense e incluso del resto de la Comunidad, así como del norte de Portugal: la noche de 'Comadres'.

La celebración por excelencia del Entroido Verín se ha visto abocada a esperar al 2022 para confiar en regresar a las calles. Pero el impás también les sirve para reflexionar a qué ha llevado la popularización de esta fiesta.

"La original nada tenía que ver con las masificaciones que se estaban viviendo", reconocen los vecinos de Verín, que llegó incluso a mover de fecha esta cita para evitar aglomeraciones en una localidad que no llega a 15.000 habitantes.

Aunque se conmemora desde finales de los noventa, la tradición de 'Comadres' es mucho más antigua y se remonta a antes de la dictadura. Se trataba de una noche de reunión solo de mujeres que dejaban a los maridos, que ya estaban de fiesta desde la noche de Compadres, y se reunían para celebrar el comienzo del 'Entroido'.

Una de sus máximas representantes durante estos 25 años ha sido Mercedes Astorga, que reconoce las dificultades para mantener la esencia de la fiesta porque, asume, "la economía mueve el mundo"

Con todo, aboga por mantener el espíritu como se pueda. "En la situación actual hay que ponerse una peluca para ir hacer recados", reivindica Astorga, consciente de que para el 'triángulo mágico' ourensano, preservar la esencia es más importante que nunca.

LOS 'MECOS' TOMAN EL CONTROL

Con el fin de alcanzar ese objetivo, los ayuntamientos han decidido decorar sus calles mediante los "mecos" típicos del entroido que, en muchos lugares, han sustituido a su figura más representativa.

Es el caso de Sande, en el Ayuntamiento de Cartelle, donde las 'Bonitas' han sido apartadas por un año dando paso a un decorado de mecos formado por más de 40 entre los que se encuentran personajes típicos de las aldeas como una señora con su ganado o el párroco de la aldea.

El portavoz de la asociación 'As bonitas de Sande', Antonio Sousa, indica que cada uno de los vecinos ha colocado su propio meco con todas las precauciones y con una gran acogida, no solo para el pueblo, sino para los conductores que cruzan la localidad "pitando y gesticulando en señal de celebración" puesto que "el sentimiento del 'Entroido' sigue ahí, a pesar de todo".

Ese sentimiento lo corroboran en Bande, donde aseveran que "el entroido está en las venas ourensanas" y que, en su caso, "el corazón no late, choquea", en referencia al ruido que debería haber resultado con la salida de los troteiros y Cabreiros que este año solo ha podido ser virtual. "El año que viene volveremos con más sentimiento que nunca, fortalecidos", vaticinan.
añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres