domingo, 15 de diciembre de 2019 22:04 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ENTREVISTA A OLIVIA RUIZ

"Me gusta jugar con la música como una niña con su muñeca"

Olivia Ruiz (Carcasona, Francia, 1980) acaba de publicar en España 'La Chica Chocolate', demostrando con este álbum sus raíces españolas y el estilo ecléctico que le ha hecho popular en Francia, donde está teniendo un gran éxito.

Archivado en: Olivia Ruiz, Francia, La Chica Chocolate

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Olivia Ruiz

Olivia Ruiz.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Jorge Carral
09/10/2008 - 15:30

"A veces, me parece que he vivido cuatro o cinco vidas en una", deja caer Olivia Ruiz (Carcasona, Francia, 1980). Lo dice por la intensidad con la que vive, curiosea, trabaja y observa el mundo exterior. El suyo también. A sus 28 años, ha logrado un éxito considerable en el país galo con su segundo disco, 'La Femme Chocolate', del que ha vendido un millón de copias. Al menos, eso aseguran. Ahora, publica en España 'La Chica Chocolate', buscando sus raíces personales y profesionales. Son quince bellas canciones, marcadas por un coctel estilístico, trilingüe, fresco. La dulzura que desprende recuerda a la de Audrey Tatou en 'Amelie'. Su historia familiar no tiene pérdida. Diplomada en comunicación, ha hecho teatro, tele...

¿Qué expectativas tiene ante la publicación de 'La Chica Chocolate' en España?

No espero muchas cosas. Sólo el placer de poder venir más veces a España, de practicar el idioma y de continuar haciendo memoria a mis abuelos. Para mí, tener éxito aquí no me importa. Lo único que me gustaría es venir a actuar. Sé que empiezo de cero. Para el grupo, estar en sitios donde no nos conocen es muy bueno, porque provoca más solaridad y unas relaciones más intensas, debido a ese sentimiento de urgencia. Está bien vivir esto antes de hacer una gira en Francia con el tercer disco.

'La Femme de Chocolate' (La chica chocolate) se ha convertido en una canción muy popular en Francia. ¿Sigues teniendo esa pasión por el chocolate, levantándote por las noches para atacar una tableta?

Sí, ¿cómo lo sabes? Bueno esta noche no, porque mi novio no está, pero suelo hacerlo habitualmente porque soy muy golosa. Nunca puedo rechazar una buena comida, un buen chocolate... Pero como todas las chicas, me preocupo cuando tengo unos gramos de más. Es la paradoja que me interesaba.

¿Este tema y haber titulado el disco así se debe también a una metáfora que pretenda transmitir una personalidad tan dura como sensible a la vez?

Claro. Soy muy extrema. Puedo llorar muy rápido y reír al poco rato, gritar... Creo que es la parte española que se manifiesta en mi carácter. Intuyo que es un rasgo más español que francés.

El disco ofrece un cóctel variado de estilos donde se pueden distinguir influencias de la 'novelle chanson', pop, rock, punk, bossanova... Además de su riqueza vocal a la hora de alternar registros, canta en tres idiomas. ¿Cuánto de planificación y cuánto de improvisación utiliza a la hora de crear su estilo?

Bueno, lo único que quiero preservar sobre mi música es la libertad. No me apetece que los medios o la gente me clasifiquen. Así, si intento hacer en un años un disco totalmente folk o punk-rock, puedo hacerlo porque me permite dejar todas las puertas abiertas. A veces mis músicos se sorprenden cuando les llego con un sonido de acordeón, pero dentro de una estética punk. Lo que sucede es que me gusta mezclar instrumentos distintos e ideas que, aparentemente, no tienen nada que ver en conjunto. Al final, es una cuestión de jugar con los sonidos, con las palabras... ¡Al igual que una niña pequeña con su muñeca!

¿El hecho de haber pasado por la primera edición de 'Operación Triunfo' en Francia le ayudó a clarificar su carrera musical?

Realmente, allí sólo aprendí que aquello no estaba hecho para mí. Ha reforzado mis ideas sobre lo que quería o no quería hacer. El hecho de que fuese 'el patito feo' creo que llamó la atención de la gente provocó un 'efecto sorpresa'. La verdad es que no me arrepiento de haber pasado por allí.

Olivia, has dicho que para tí la música no surge de la reflexión sino que es una cuestión intuitiva...

Totalmente. Aunque trabajo después de haber creado la primera versión de una canción, para mí la música es una respuesta visceral, desde el instinto.

Y el hecho de que en Francia la consideren una de las nuevas voces de la canción francesa, ¿Cómo lo valora? Porque el aspecto trovador y poético no van en su línea..

No sé, en Francia no hay muchos artistas que mezclan el universo, el 'imaginario', como decimos en Francia, sobre una historia cotidiana. Es por eso que no me siento identificado con estos comentarios. La canción francesa ofrece historias de cada uno, pero yo, para empezar una canción, uso una cosa que puede ocurrirle a cada uno y después le pongo locura, imaginación.. Porque, al final, para mí una canción debe un viaje, debe servir para olvidar tus problemas durante cuatro o cinco minutos. No me interesa el aburrimiento de lo cotidiano. Por ejemplo, 'La chica cocolate' habla de los complejos, un tema muy real, pero esa chica, cuando se mira en los ojos de su enamorado se encuentra tan guapa que se hincha, volando hacia el cielo. Es una imagen diferente sobre un tema común, ¿no?

Cambiando de asunto, quería preguntarte por los seis temas que cantas en español dentro del álbum. 'Las Migas del Corazón, con Julieta Venegas, la versión en castellano de 'La Femme Chocolate', Malagueña, Quijote...

Bueno, por ejemplo, 'Quijote' es una canción mía. Mi abuela le decía siempre a mi hermano que tenía la cabeza en el aire... ¿Se dice así? Entonces, le decía "¡Quijote!, ¿Me escuchas? ¿Estás con nosotros?". También tuve un novio que se parecía a mi hermano en eso. Por ello, escribí esta canción de amor, burlándome un poco de él.

Tus abuelos, que eran españoles, cruzaron los Pirineos durante el franquismo y se instalaron en el sur de Francia. Allí creciste personal y musicalmente con esa mezcla hispano-francesa. Tu padre, Didier Blanc, también era cantante...

Sí, cuando tenía 12 años empecé a cantar en español con mi padre canciones tan conocidas como  'Malagüeña', 'La Molinera', 'Bésame Mucho'... ¡Esas canciones que cantan nuestras abuelas! Y ya tenía una cosa muy particular en la voz cuando lo hacía, una profundidad un tanto trágica.

¿Es cierto que consideras tu triunfo personal como una venganza familiar?

Sí, sí, así es, porque mi padre no tuvo el éxito que se merecía. Cuando una cosa bella sucede en mi vida, artísticamente, tengo presente que es una victoria para los dos. Porque estoy realizando sus sueños al mismo tiempo que realizo los míos. Esto, da una amplitud al placer que tienes. Y también es una 'venganza familiar' para mi abuela, por ejemplo, que tiene mucha energía para superar los 80 años, porque suele decirme "¡Nos echaron fuera, así que cómelos, muéstrales lo que tienes!". Sinceramente, todo esto es una especie de reconciliación entre mi familia y el país que consideran que no les quería. Da sentido a lo que hago y hagos muchas cosas a causa de los sentimientos familiares, porque tengo un deber de memoria para agradecer toda la educación que me han dado.

 

 

 

 

 

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres