martes, 18 de junio de 2019 08:15 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
GENTESANA

Unidos, también en la cama

La pasión es uno de los vértices del triángulo del amor pleno. El sexo refuerza la intimidad, da estabilidad y libera estrés. Si la llama comienza a debilitarse, busca momentos para la pareja e introduce novedades

Archivado en: Sexo, pareja, relaciones sexuales, salud, mujer

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Liliana Pellicer
01/3/2018 - 15:31

Los años pasan y las parejas se consolidan, pero, en ocasiones, la llama del primer momento comienza a apagarse, sobre todo después del nacimiento de los hijos. Es el momento de cuidar del aspecto sexual de la relación, imprescindible para alcanzar el amor pleno. "La teoría del triángulo, de Roger Stenberg, plantea tres aspectos necesarios para lograr esa meta: la pasión, la intimidad y el compromiso", analiza Cecilia Martín, codirectora del Instituto de Psicología Psicode.

POSITIVO Y NO TANTO

Los beneficios del sexo para la pareja son numerosos: libera tensiones, genera un vínculo de intimidad, da estabilidad y ayuda a reencontrarse, entre otros, según enumera la psicóloga Marina García, también codirectora del mismo instituto. "Tener una relación sexual te transporta a la mejor época de la relación", dice.

Sin embargo, no siempre es positivo para la pareja. "No está indicado cuando se usa como un medio para conseguir un fin", puntualiza García. Hablamos de situaciones en las que el sexo se utiliza para no afrontar otros problemas, como una infidelidad, o para superar un sentimiento de culpa. "La persona se fuerza a tener relaciones por que se siente responsable de la escasa frecuencia", explica la psicóloga, que indica que, a causa de esto, se puede generar aversión al sexo o incluso disfunción eréctil.

CONSEJOS

Si la rutina, las obligaciones, las responsabilidades o el ritmo frenético están afectando a tu vida sexual es importante poner remedio. Por ello, estas expertas en terapia de pareja aconsejan "ponerlo en agenda". "Igual que cuando vas al cine te organizas, ¿por qué no hacerlo también para esto?", se pregunta García.

Además, hay que luchar contra el paso del tiempo, que es la verdadera causa del descenso del deseo, introduciendo novedades que nos salven de la rutina como nuevos lugares o juguetes sexuales; buscar momentos para estar con la pareja; hablar de sexo y de fantasías, aunque no se realicen; recuperar los besos apasionados ya que las parejas consolidadas tienden a abandonarlos; o dar masajes relajantes como paso previo, evitando "ir al grano".

Pero, entre todas estas recomendaciones destacan una: evitar los reproches. Es lo que más baja el deseo sexual.

LA FRECUENCIA PERFECTA

La pregunta del millón para muchas parejas es ¿cada cuánto es saludable tener relaciones sexuales? Lo cierto es que no hay una respuesta precisa, ya que "la frecuencia perfecta es aquella con la que ambos se sientan cómodos", explica Marina García, que añade que lo utópico sería mantener el ritmo que se tenía antes del nacimiento de los hijos, por ejemplo. Sin embargo, con el paso de los años se gana en confianza, pero la frecuencia disminuye. La clave está en que ambos estén de acuerdo con la situación.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres