jueves, 5 de diciembre de 2019 16:36 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
SALUD

Las plagas que llegan en otoño y se quedan hasta primavera

Cualquiera diría que hablar de plagas a finales de verano o ya entrado el otoño, es ser alarmista. Algo así debió pensar el servicio de mantenimiento de un hospital malagueño cuando se encontró una plaga de hormigas merodeando por la sala de preparación de medicamentos oncológicos.

 

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

02/10/2019 - 10:12

Es evidente que la falta de prevención y mantenimiento agravan estas situaciones. Pero no es menos cierto que las condiciones de temperatura y humedad del otoño propician la proliferación de muchos insectos.

Una gran mayoría de especies invertebradas hibernan. Esto significa que el otoño es la época adecuada para todos esos insectos para almacenar recursos de cara a la siguiente primavera.

Y la naturaleza es sabia.

La mayoría de insectos gustan de lugares húmedos y temperaturas suaves para su crianza y proliferación. Condiciones que se dan de manera natural en los meses de otoño en nuestro país, pero que se pueden garantizar en casas con problemas de humedades.

Y no todos son viejos conocidos como hormigas, ratones o los temidos piojos. Poco a poco, y debido al carácter cada día más global de nuestros viajes, llegan a nuestras costas otro tipo de invitados poco deseados.

Es el caso del chinche apestoso marrón, originario de Asia, y que desde 2007 ha empezado a aparecer por Europa. Ya la primavera pasada, un brote en la propia Barcelona puso en alerta a las instituciones ciudadanas. Esta especie, inofensiva para humanos y animales, debe su nombre apestoso al mal olor que desprende cuando se siente amenazado. Como casi cualquier insecto, busca zonas húmedas y de clima suave para proliferar. Y en invierno ambientes secos y oscuros para hibernar. 

Nuestra casa con humedades puede ser el lugar perfecto para las vacaciones de los chinches marrones y otros visitantes poco agraciados. Las lluvias y la diferencia térmica propia del otoño favorecen la aparición de humedades.

 

  • Las humedades por condensación pueden detectarse cuando la ventilación del hogar no consigue evacuar todo el vapor de agua que genera la actividad diaria o los cambios de temperatura.
  • Las humedades por filtraciones o capilaridad se manifiestan en paredes y techos en forma de manchas o desperfectos. También pequeños charcos o fallos en los electrodomésticos. Son más habituales en habitaciones en contacto con tierra húmeda y cercanas al suelo (como sótanos o garajes).

 

En los tres casos, la solución no pasa por productos ineficaces que solo ocultan los síntomas (deshumidificadores, pintura antihumedad, etc). Según los expertos de Murprotec, especialistas en tratamientos contra humedades, detectar el origen de las humedades y acabar con ellas es la única forma de mantener alejados a visitantes indeseados y conservar la higiene y confort del hogar.

Siempre que la palabra "plaga" aparece viene asociada a la palabra fumigar. Una solución que pretende acabar con los insectos. Pero hay que recordar que cuando nuestra casa es un resort de vacaciones para ciertos bichos, no tardarán en volver.

Acabar con las condiciones idóneas para los visitantes indeseados y mejorarlas para nuestra familia siempre debe ser nuestra idea de un buen otoño y una mejor primavera.

 

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres