sábado, 5 de diciembre de 2020 01:50 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
FINANZAS

Invierte tu dinero con garantía

Hay un momento en la vida en la que alcanzamos un nivel de ahorro interesante y nos empezamos a plantear qué hacer con ese dinero que tenemos parado en una cuenta corriente...

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

24/7/2020 - 15:48

La remuneración que nos ofrece nuestra cuenta de toda la vida nos parece insuficiente para el capital que tenemos y empezamos a pensar en opciones que nos permitan sacar un rendimiento a ese dinero que tenemos parado. Y es entonces, cuando empezando a revisar las opciones que nos ofrecen las diferentes entidades financieras, nos topamos con los depósitos bancarios

A grandes rasgos, un depósito bancario es un producto ofrecido por los bancos a los ahorradores que permite a estos obtener una rentabilidad, previamente definida, sobre un dinero invertido durante un espacio de tiempo fijado de antemano. Aunque tradicionalmente los depósitos se dividían en "a la vista" o "plazo fijo" ahora mismo existen más modalidades:

Depósitos a la vista: suelen ser los más flexibles y se conocen también como cuenta remunerada.

Depósitos a plazo fijo: por un periodo de, por ejemplo, 36, 25 o 18 meses, como los que comercializa WiZink, en los que la rentabilidad ofrecida es mayor cuanto mayor sea el plazo al que nos comprometemos a mantener nuestro dinero en el banco tratándose así de uno de los depósitos a plazo fijo más rentables

Estos dos tipos de depósitos bancarios, junto a las letras del tesoro, son una de las formas de ahorro más seguras que existen en la actualidad. y muestra de ello es que en la Unión Europea los depósitos están garantizados mediante los Fondos de Garantía de Depósitos (FGD) hasta un importe máximo de 100.000€, por cada titular y entidad en la que esté depositado. 

El resto de depósito que podemos contratar en el mercado son:

Depósitos estructurados o combinados: este tipo de depósitos invierten el capital en un producto subyacente, por lo que la rentabilidad dependerá de la evolución de dicho producto. Aunque suelen publicitar "rentabilidades objetivo" más altas que las de los depósitos tradicionales, puede ser que la remuneración final acabe siendo mucho más baja que en un depósito a plazo fijo o incluso de cero euros. Los combinados, dividen la inversión en un plazo fijo y otro producto variable así que solo están 100 % garantizados los beneficios del primero.

Depósitos con interés variable: Como su propio nombre indica, es un depósito bancario con un plazo fijo pero un tipo de interés fluctuante. Varios factores determinan la tasa, como la tasa preferencial, el índice de precios al consumidor, las letras del Tesoro o un índice de mercado...

Depósitos regalo: Ofrecen regalos al contratarlos, pero casi siempre a cambio de rebajar la rentabilidad (TAE). También existen depósitos que remuneran únicamente en especie y no en efectivo, por lo que la TAE de estos productos en realidad refleja el valor del regalo que recibiremos.

En cuanto a la fiscalidad de los depósitos hay que tener en cuenta que están marcados con una retención fija del 19% sobre los beneficios. En este sentido, no importa el importe de las ganancias. Tanto si ganas 30 euros como si ganas 1.000, tendrás que adelantar un 19% al Estado.

 

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres