sábado, 14 de diciembre de 2019 16:16 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ROCK IN RIO MADRID

Simplemente, Amy

LLegó, bebió, cantó como nunca, intensamente, con voz de Grammy, flanqueada por sus ángeles de color y resguardada también por un público que, pese a polémicas, inundó el escenario Mundo durante una hora escasa de música, sin miedo a recibir ningún puñetazo.

Archivado en: Rock in Rio Madrid, Amy Winehouse

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es/Patricia Costa
04/7/2008 - 22:09

Llegó a Madrid a eso de las ocho de la tarde. Para su camerino pidió jenjibre, lima, limón, miel, frutas, ensaladas, yogur de soja y natural, pan de pita humus y pan de cebolla. De beber, no sabemos.

Tampoco podemos decirles si tuvo tiempo a comerse todo el pedido antes de enfundarse en un vestido que por momentos recordaba a los pliegues de las cortinas de casa, de color amarillo, dorado, con su habitual escote. También es cierto que la prenda desprendía glamour, a juego con su moño, sus tatuajes y su raya de ojo felina. Y combinada también con unos zapatos que no soportó. Estas cosas pasan, ya saben, los tacones lucen pero molestan.

El caso es que pese a degracias personales, drogas y demás, Amy Winehouse, ganadora de cinco Grammys trajo el soul a la Ciudad del Rock, y acompañó una puesta de sol en Arganda que poco debe envidiar a las ibicencas. Y lo hizo entre copa y copa, provocando risas irónicas entre el público que gritaba: ¡Otra, otra!, pero sin ánimo de escuchar una nueva canción de la artista.

Hasta aquí, hasta Madrid, se guardó en la maleta varios temas de 'Black to Black', que luego mostró en el escenario Mundo, aunque 'Rehab' sonó algo flojo, si lo comparamos con su presentación, con los primeros compases. Achuchó y besó a sus ángeles de color, a los que permanecen a su lado a modo de coro, a las duras y a las maduras, cuando puede cantar y cuando sus cuerdas vocales desaparecen. Y el público la apoyó, declarando el lleno absoluto en el escenario Mundo.

Pero, sin duda, lo que más molestó al público fue su corta duración. Muchos fuimos los que aguardamos, hasta que nos percatamos de que lo mejor era aprovechar el intervalo para la cena. Aún así, gracias Amy por tu voz, por tu soul, y por tu voz negra disfrazada.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres