sábado, 7 de diciembre de 2019 13:07 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
DESDE EL 27 DE MAYO EN EL TEATRO RIALTO (MADRID)

'Sé infiel y no mires con quién', la libido escénica como bandera

Pilar Massa dirige esta adaptación teatral del clásico creado por Ray Cooney y John Chapman, donde la tranquilidad de un hogar se convierte en en una auténtica bacanal escénica. La libido desata los sentimientos en esta obra aupada por las grandes actuaciones de Fernando Albizu y Yolanda Arestegui.

gentedigital.es/M.Blanco
03/6/2009 - 11:54

 

Era la tercera vez que acudía al Teatro Rialto de Madrid. Bueno, cuando representaban el musical 'Hoy no me puedo levantar' se llamaba Movistar, con el siguiente espectáculo 'Enamorados Anónimos' pasó a denominarse Rialto MySpace y ahora, según los folletos de la nueva obra, vamos a ponerle como mote Rialto. Tiene que estar mareado el pobre recinto con tanto jaleo. Lo cierto es que la Gran Vía madrileña cuenta entre su oferta cultural con una nueva obra de teatro...¡y aquí no canta nadie! En lugar de esto último se dedican a ejercer la infidelidad en sus múltiples variantes.

'Sé infiel y no mires con quién' es la adaptación teatral del vodevil británico que crearon Ray Cooney y John Chapman con la dirección de Pilar Massa. Esa aparente tranquilidad de la casa en la que residen Félix (Jesús Cisneros) y Diana (Yolanda Arestegui) se transforma en un lío morrocotudo en el que se ven envueltos el socio de Félix, su mujer, dos amantes inesperados, el decorador de la feliz pareja, la sirvienta o una escritora de cuentos famosa por las peripecias de un lobo. Más que un 'ménage à trois', advertimos una orgía sentimental en toda regla.

Este gigantesco enredo puede convertirse en un éxito de público debido a su estilo universal, que puede provocar la risa en personas de diferentes edades. No obstante, las actitudes de los personajes y el toque picante que abunda durante la representación invita a recordar aquellas comedias que los nacidos a finales de los 70 o principios de los 80 todavía veían por televisión. Si las amantes fuesen suecas, hasta habría un hueco para Andrés Pajares o Fernando Esteso.

La interpretación de Yolanda Arestegui engancha desde el principio y el trabajo de la actriz encandiló al público que asistió al estreno. Asimismo, la personalidad gay ofrecida por Fernando Albizu se lleva el mayor número de carcajadas a lo largo del espectáculo. Cada vez que abre la boca, a uno le duele el estómago de tanto ejercitar los músculos de la risa.

La presentación del sumo enredo, después del cual existe un pequeño parón, se hace excesivamente larga, sin muchas sorpresas para un espectador mínimamente avispado. La reanudación compensa sobremanera el déficit emocional mostrado con anterioridad. El trajín escénico con las entradas y salidas de los personajes, tan nerviosos como ingeniosos, transmite un buen sabor de boca. Eso sí, olvídense de las reflexiones morales al término del evento. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

 

 

 

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres