lunes, 22 de octubre de 2018 15:11 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
salud

Cuando las vacaciones sirven para estresarse un poco más

Los expertos advierten de que en épocas como la Semana Santa se pueden producir picos de estrés por todo lo que conlleva la organización del viaje. Además, el móvil y el correo electrónico pueden convertirse en dos enemigos.

Archivado en: psicología, estrés, salud, Semana Santa

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

El resultado es justo el contrario al perseguido

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

GENTE
12/4/2017 - 09:54

Según un análisis realizado entre pacientes que acuden a terapia en Coaching Club tras un periodo de pequeñas vacaciones como las de Semana Santa, se produce un contrasentido al sufrir estrés y agotamiento por las jornadas de supuesto descanso. Se da la situación de que en muchas ocasiones, la búsqueda de descanso con grandes viajes, organizaciones de excursiones, convivencias en familia, reuniones de amigos etc provoca en la mayoría de los casos un aumento del estrés y la ansiedad.

El resultado es justo el contrario al perseguido debido al estrés y el desgaste que suponen la organización del viaje, la ordenación del equipaje, el padecimiento de un descomunal y seguro atasco y la adaptación a un nuevo lugar y a unas nuevas rutinas.

Según Verónica Rodríguez Orellana, terapeuta y Directora de Coaching Club, "En este contexto, las vacaciones suponen todo un reto de imaginación y de voluntad si uno no quiere sufrir dolorosas frustraciones ante las halagüeñas perspectivas imaginadas. La felicidad exprés en apenas unos días se convierte casi en una obligación adquirida y en una necesidad imperiosa".

Esta situación de sentimiento y obligación de descanso genera una paradoja en los pacientes consultados que consiste en la necesidad de sentirse libres de toda obligación cuando a la vez sienten la exigencia de un elevado nivel de satisfacción.

"Otro desafío que destacan los pacientes durante estas vacaciones de Semana Santa es el hecho de deber afrontar la relación con los hijos y parejas de forma intensiva por el inhabitual número de horas que se comparten y dificultosa porque los más pequeños se llenan de ansiedad en los primeros días de ocio (por tanto casi toda la Semana Santa)", explica Verónica Rodríguez Orellana.

Desde Coaching Club se recogen algunos consejos prácticos para ayudar a no perderse en espejismos y exigencias, evitando las frustraciones que surgen cuando las cosas no suceden como se las esperaba, motivo por el cual aumentan las visitas a terapia después de los periodos vacacionales.


No imponerse como meta concreta el "hacer" muchas cosas, sino dejarle margen a la sorpresa y a la improvisación, tratando de compatibilizar nuestras apetencias a las de nuestros compañeros de viaje.

El correo electrónico y el teléfono móvil son los dos principales enemigos de la desconexión. Para para que nos afecten lo menos posible, sería deseable que no se lleven temas pendientes a las vacaciones.

• Para descansar de manera real y eficiente, es necesario alejarse de ese mundo virtual.

No querer solucionar todo lo que venimos aparcando en el año con nuestras familias, parejas o amigos, sino simplemente darnos un espacio y un tiempo para poder despejarnos mentalmente.

 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres