domingo, 26 de mayo de 2019 08:24 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Patricia Ramírez: "Los pensamientos y las emociones también se pueden entrenar"

La psicóloga presenta 'Estrena optimismo', un libro con dinámicas para fortalecer el ámbito emocional. Aboga por la inclusión de estos aspectos en la educación.

Archivado en: psicología, Patricia Ramírez

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Patricia Ramírez

Patricia Ramírez, durante la entrevista · FOTOS: ANA CID

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós
18/10/2018 - 13:47

El regreso de las vacaciones veraniegas suele ser sinónimo de propósitos. Desde apuntarse al gimnasio, hasta aprender idiomas, la lista de objetivos suele ser de lo más variopinta, aunque rara vez incluye lo que propone Patricia Ramírez Loeffler en su nuevo libro: "Al igual que se estrena ropa, en este periodo del año también se puede estrenar optimismo".

Bajo el título de 'Estrena optimismo', esta psicóloga del deporte y de la salud presenta un nuevo libro que sirve de base para esta entrevista:

Cuando hablamos de un libro, la primera imagen que nos viene a la mente es la de páginas repletas de párrafos. En cambio, ‘Estrena optimismo' es muy didáctico y ameno. Para tod@s aquell@s que no conozcan tu trayectoria y/o libros anteriores, ¿qué podemos decirles sobre este trabajo?
El libro son 40 dinámicas, es decir, ejercicios prácticos, que nos ayudan a fortalecer emociones. El lector puede quedarse simplemente en la lectura y reflexionar con las cosas que propongo, pero sobre todo puede interactuar con el libro, porque creo que cambiar de hábitos requiere involucrarse y comprometerse con ello; tienes que trabajarlo, si no, no hay cambio. Con una simple reflexión, no se produce ese cambio.

El formato es muy parecido a ‘Si salieras a vivir'. Intuyo que ha tenido una excelente acogida entre el público...
En un principio iba un libro que contenía 12 hábitos y 40 dinámicas, pero era tan voluminoso que pensé "vamos a agobiar a la gente", así que al final salieron estos dos.

Como decíamos antes, ‘Estrena optimismo' derrocha pedagogía y practicidad. Bien podría haberse titulado ‘Estrena o entrena optimismo'.
También. Lo que pasa es que lo de ‘entrena' es un poco más manido, mientras que lo de ‘estrena' es ideal pensando en que empieza un nuevo curso y, al igual que estreno ropa, también puedo estrenar optimismo.

"Antes teníamos asociado ir al psicólogo con la locura; eso va cambiando" 

Porque, se pueden entrenar las emociones...
Claro, hay que llevarlas también al gimnasio. Se pueden entrenar los pensamientos, las emociones y los comportamientos. Todo lo que no tenga una base genética se puede entrenar.

Durante tu trayectoria has firmado publicaciones un poco más ligadas al ámbito deportivo y quizás estas últimas van más dirigidas a un público generalizado. ¿Qué ámbitos te quedan por explorar?
Uno que viene en camino, pero es temprano para hablar de ello, sobre temas de educación, que es algo que considero muy importante.

En este sentido, ¿sería conveniente un mayor peso de las emociones en la educación?
Creo que existe esa carencia. Estamos en una era en la que se habla mucho de inteligencia emocional, del ‘mindfulness', de la gestión del fracaso, queremos aprender a vivir la vida y eso incluye a toda esta parte. A los que tenemos más de 40 años nos coge un poco de sopetón, pero de cara a nuestros hijos, si lo hacemos bien, serán gente emocionalmente inteligente en un futuro.

La Encuesta Europea de Salud publicada en 2014 reflejaba un incremento en el número de personas que acuden a un profesional de la psicología, pero en cambio sigue costando a alguien decirlo públicamente. ¿Sigue siendo un tabú en la sociedad?
Sigue siendo, pero creo que cada vez menos. La gente empieza a hablar de su terapeuta y de su psicólogo como si fuera casi un lujo en la vida, es decir, que pueden permitirse, no por la parte económica, sino de hablar de sus emociones con toda la naturalidad, como si no escondieran nada en ese sentido. Al psicólogo no se va solo cuando hay un trastorno de la alimentación, como una anorexia, o un trastorno depresivo grave; se va a pedir una opinión, porque estamos tan anclados en nuestra forma de ver la vida en base a nuestra escala de valores, nuestra experiencia y memoria, que hay veces que sentarte con alguien neutro que te va a escuchar, que no te va a juzgar y te va a dar un abanico en el que puedes elegir es un lujo.

¿A qué crees que ese debe esta herencia del pasado?
Teníamos asociado el ir al psicólogo con la locura. Sin embargo, hoy el psicólogo es cambiar de hábitos, afianzar conductas, toma de decisiones, aprender a estar en el presente, a relajarse... No tiene nada que ver con un trastorno depresivo grave, que también. Quizás el tabú viene de lo que hemos visto en las películas, de los trastornos más llamativos de la psicología, como la depresión grave o el suicidio, que uno no sepa llevar su vida.

"El cambio de hábitos requiere compromiso e involucración" 

Nos siguen faltando muchas herramientas en el mundo actual
Sí, y nos tienen que seguir faltando, porque no las tenemos, por ejemplo, a la hora de hacer la renta y a nadie nos parece grave, o a mí me faltan muchas herramientas cuando se atasca una tubería de mi casa. Herramientas nos faltan un montón, tanto en aspectos técnicos como en los relacionados con el corazón y la parte cognitiva .

En este sentido y teniendo en cuenta que colaboras en ‘Paratodosla2', has escrito columnas para medios como ‘El País'... entendemos que también hay un aperturismo por parte de la psicología.
Los psicólogos, gracias a las redes sociales, que a veces parece que son un demonio, podemos hacer llegar a mucha gente un consejo, una frase, una parte práctica que te haga reflexionar. Y aunque no sea una terapia, porque no lo es, sí que es un momento clave en el que dices "es ahora cuando quiero el cambio", o "eso no me lo había planteado". Creo que ahora hay una cercanía de la psicología que hace que todo el mundo vea que este ámbito forma parte de nuestra cotidianeidad, como lo es la nutrición o cualquier otro hábito saludable.

Eres muy activa en las redes sociales. El otro día dejaste una reflexión a raíz de la caída en el servicio de Instagram. ¿Han acentuado las redes nuestro culto a la imagen y la tendencia a mostrar que todo nos va estupendamente?
Me he dado cuenta, igual es en gente de mi edad y no en adolescentes, donde la autoestima y las redes sociales son malas compañeras porque tienden a pensar que su autoestima está relacionada con el número de likes y comentarios que reciben, y eso no tiene nada que ver. La responsabilidad es nuestra, como padres, de educar en valores y hacer lo que podamos, porque esto tiene tanta fuerza que muchas veces no está en nuestras manos. Pero en gente de mi edad veo que cada vez que sobre todo una mujer se presenta tal y como es, con sus arrugas, con su tripita, hay un aplauso generalizado y un montón de reconocimientos. Realmente, aunque quiere enseñar su mejor versión, necesitamos mostrar la versión más natural, sentirnos sin complejos.

"Los padres tenemos que ponernos al día con las redes sociales" 

¿Qué consejo le podemos dar a los padres en este sentido?
Los padres tenemos que ponernos al día, hacernos una cuenta, por ejemplo, de Instagram, aunque sólo sea por estar conectados con nuestros hijos. Mi consejo es animar a tus hijos a seguirse mutuamente, pero para eso tienes que dejar de juzgar lo que dicen o ponen, tienes que tratar de hablar con ellos sobre esos asuntos, dar tu opinión, intercambiar impresiones, todo ello sin reproches ni juicios de valor  para que tengan confianza de contar contigo. Los padres no somos amigos, pero sí podemos tener una relación de complicidad con los hijos, que es distinto.

Uno de los puntos en los que haces mucho hincapié es los beneficios que nos reporta física y psicológicamente el deporte. Con la vida que llevamos de estrés y prisas, parece urgente reorganizar nuestras rutinas...
Para mí, los hábitos de la vida saludable son descansar, meditar, practicar ejercicio, comer de forma saludable y pensar y sentir de forma saludable. Hay momentos de nuestra vida donde es físicamente imposible hacer ejercicio: tienes picos de trabajo, acabas de tener un bebé, porque te acabas de separar... Pero la vida es muy larga. Creo que la mayoría de la gente que dice no tener tiempo para hacer deporte es que tiene una agenda muy mal organizada. Creemos que estar 13 horas en el trabajo es compromiso y es pérdida de tiempo. Si nos organizamos bien, si establecemos prioridades, si vencemos a esa pereza, al final todo el mundo termina por encontrar su hueco. Y si uno no puede permitirse el asesoramiento de un profesional titulado que te haga un programa personalizado, siempre hay una salida.

Para terminar, ahora es habitual ir a cualquier librería y encontrarnos con cientos de publicaciones relacionadas con la autoayuda. ¿Qué opinión te merece?
Hay que tener mucho cuidado. Sinceramente, no he leído todos esos libros, pero sí he leído muchos, algunos me parecen una verdadera basura, pero sobre todo lo que veo es que hay mucho descerebrado en las redes sociales mandando mensajes de un exceso de optimismo mal entendido, en el que transmite que somos capaces de todo, que querer es poder, y además utilizan a gente paralímpica, que son un caso entre cien mil de superación como para que nos parezcamos a ellos y nos transmiten que con la actitud se puede todo y no es verdad. Todo esto al final termina generando mucha frustración en la gente que lo lee, que por una serie de circunstancias o porque sus neurotransmisores están bajos no lo puede hacer y se sienten responsables y culpables de no poder llevar a cabo ese cambio. Me parece una locura.

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres