lunes, 5 de diciembre de 2022 06:23 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
nutrición

"La comida debería ser nuestro aliado, no nuestro enemigo"

Virginia Troconis y Pablo Ojeda publican ‘Comida, vamos a llevarnos bien', un libro con recetas y consejos para una alimentación adecuada.

Archivado en: nutrición, Virginia Troconis, Pablo Ojeda

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Foto: Luis Serrano

"La forma de relacionarnos con la comida es un espejo de nuestra vida"

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

F. Q. Soriano
30/9/2022 - 00:57

Entre dietas milagro, falsos mitos y la culpa por darnos algunos caprichos, la relación que se acaba estableciendo con la comida es, en muchos casos, poco saludable. A partir de esta realidad, Virginia Troconis y el dietista Pablo Ojeda han dado forma a ‘Comida, vamos a llevarnos bien' (editorial Planeta), un libro sobre el que hablaron en esta entrevista.

En el libro contáis que os conocisteis a través de una amiga e hicisteis un directo. ¿Cómo ha sido la experiencia de escribir un libro a dos bandas?
Virginia Troconis:
La idea nace después de la pandemia, yo no era de hacer directos, pero me animé y fui haciendo algunos de recetas, especialmente de postres. Conocí a Pablo a través de una amiga y surgió la posibilidad de hacer un directo. Tuvo una gran repercusión, nos tuvieron que cortar. Encontré en él muchas respuestas a cosas que a mí me habían pasado a lo largo de mi vida en lo que se refiere a mi relación con la comida. Decidimos plasmar todo esto en un libro para hablar de ciertos mitos de la alimentación, desde mi punto de vista personal y desde el suyo, más profesional. Este camino lo hemos recorrido los dos de la mano, aprendiendo mucho y enriqueciéndonos mutuamente.

Pablo Ojeda: Me di cuenta de que su testimonio interesaba mucho a gente que se sentía identificaba por el tipo de vida que ella lleva: tareas domésticas, obligaciones familiares, compromisos laborales, falta de tiempo para el deporte... Ahí hicimos un tándem bastante bueno.

¿Creéis que esa mezcla es que la hace que vuestras charlas tuvieran tanta repercusión?
Virginia Troconis: Son experiencias muy cercanas a la vida real de la gente. También está la curiosidad por saber qué como y qué hago; soy lo que soy gracias a lo que hago, he aprendido muchas cosas, ahora tengo una buena relación con la comida. No hago nada extraordinario. Cuando encuentras el equilibrio entre lo que comes y lo que quemas eres un poco más feliz. Se le da muchísima importancia a la comida, vivimos para comer, no vivimos para comer. Si preguntas a la gente sobre si hace dieta por estar más delgado o por una cuestión de salud, la mayoría te contestará que para perder peso, no para sentirse mejor. Además, existen 200 factores que influyen en la pérdida o la ganancia de peso, la comida es uno y nosotros le damos todo el valor. Hay algo que estamos haciendo mal. Existen factores psicológicos, emocionales y hormonales, y nosotros todo lo reducimos a la culpa, hacemos verdaderas locuras.

Pablo Ojeda: Quiero recalcar que el posible éxito del libro es que la gente se va a sentir identificada, se van a ver reflejados, son situaciones cotidianas y contamos experiencias muy personales. Sobre todo queremos mandar el mensaje de que hay soluciones, se puede salir. La respuesta está en la conducta, no en la comida. La forma en la que nos relacionamos con la comida no es más que un espejo de nuestra vida, por eso me gusta decir que no debemos juzgar nunca a ninguna persona por ningún motivo, no sabemos la experiencia vital que está pasando. Pedir ayudas es de valientes, es de gente con una capacidad tremenda. Es vital, no tenemos siempre los recursos, no somos dioses. La palabra dieta viene del griego: régimen de vida. De eso se trata, de adaptar la alimentación a mi vida.

En el primer capítulo abordáis muchos de los falsos mitos en relación a la alimentación. ¿Por qué creéis que son tan difíciles de erradicar?
Pablo Ojeda:
Sencillamente porque interesa. La gente es muy vulnerable, es igual que las ideas de los terraplanistas o las vacunas, la gente está desesperada, así que cuando les ofrecen respuestas que van un poco más de allá de las creencias normales lo acaban tomando como una posible solución. El problema es que esa charlatanería va dirigida a un público susceptible. Cuando una verdad se está atando los cordones, la mentira ha dado siete veces la vuelta al mundo. Además, detrás de todo esto hay un lobby enorme, con un poder bestial. Vivimos en una sociedad obesogénica. En los canales infantiles el 60% de la publicidad es de alimentos superfluo, eso hace que el niño ya esté condicionado. De una manera inconsciente recibimos muchos impactos diarios sobre todo este tipo de cosas, así que acabamos tomando decisiones malas desde el punto de vista nutricional.

Virginia, sobre esa educación nutricional, cuentas que tus hijos saben cuándo haces tú la compra y cuándo la hace tu pareja.
Virginia Troconis:
Sí, así es. Me habría gustado tener los conocimientos actuales cuando mis niños eran más pequeños. Ahora tienen 18 años así que los tengo que abordar más desde la concienciación. En mi casa siempre se ha comido bien, de una forma balanceada, pero no insistí en que vieran como algo normal comer verduras. No hay que prohibir sino concienciar de que somos lo que comemos. Estoy más en esa parte porque si no puede ser contraproducente, especialmente con los adolescentes.

¿Alguna pauta para intentar poner fin al problema de la obesidad infantil?
Pablo Ojeda: Los datos actuales de obesidad infantil son bestiales. Junto con México, Estados Unidos y pocos países más somos, tristemente, líderes en tasas de obesidad infantil. Estamos construyendo una sociedad futura enferma. En Japón pusieron la nutrición como asignatura en el colegio y se han rebajado en un 30% la tasa de obesidad infantil. Me llama la atención que la gente no sepa qué es una caloría, no podemos verlo como el enemigo, no es lo mismo 100 calorías de un plátano que esas 100 calorías en tres galletas. Es algo sobre lo que no nos han educado. Los padres acabamos dando alimentos a nuestros hijos que quizás no sean los más interesantes. En los últimos 20 años ha subido en un 50% la tasa de diabetes tipo 2 en niños, es un auténtico escándalo.

Educar el paladar es un concepto que aparece en repetidas ocasiones en el libro. ¿Cómo influye la edad?
Pablo Ojeda: Cuanto antes empecemos con una educación incorrecta en este sentido, más difícil es que luego lo cambiemos con los años. Hay que hablar del umbral del dulzor, que es la tolerancia que tiene el ser humano al dulzor. Si a un niño que aún no ha probado la verdura le das un zumo de naranja ya le estás acostumbrado a niveles altos de dulce, lo que hace que al probar sabores neutros, como los de la verdura, lo rechace. Si esto se mantiene en el tiempo, se llega a la edad adulta con unos umbrales de dulzor altísimos. Cuesta más reeducarlo, pero se puede, eso sí, es desaconsejable hacerlo de golpe. Hay que poner objetivos reales y alcanzables, no se puede mirar que hay que perder 40 kilos sino que dentro de unas semanas se haya perdido un agujero del cinturón. Como se dice en fútbol, partido a partido.

¿Qué podemos hacer como sociedad para fomentar el concepto de 'stop gordofobia'?
Pablo Ojeda: Este tema es complicado. La gordofobia está en boca de todos pero la realidad es que cuando pasa una persona gorda a tu lado te quedas mirando. Podremos admitirlo o no, pero en un proceso de selección de un trabajo también se mira la estética; otro ejemplo es que en las series infantiles el niño gordito es el simpático y gracioso. Eso debemos cambiarlo. Hasta hace dos años una marca de ropa sacó una colección de tallas grandes, pero después vas a su web y no lo encuentras. Hay que normalizar en anuncios publicitarios que los cuerpos son distintos y cada uno es maravilloso. Pedimos que cada cuerpo se acepte, si no es así siempre le vas a poner un pero.

¿Qué poso os gustaría que dejara este libro?
Virgina Troconis:
Siempre nos gusta apuntar que la comida es nuestro aliado, no nuestro enemigo. Hay una fórmula muy fácil: encontrar el equilibrio entre lo comemos y el ejercicio que hacemos. Para estar bien hay que tener una filosofía de vida y una concienciación de nuestro cuerpo, conocernos y aceptarnos.

Pablo Ojeda: Que la gente no crea que es un libro al uso de recetas y de algunas pautas nutricionales. Es un libro muy personal, en algunos pasajes nos hemos abierto en canal, hemos contado experiencias vitales y que se puede salir reforzado, muy orgulloso y con una vida más encaminada.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres