miércoles, 16 de octubre de 2019 15:43 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
MADRID: SERVICIO DE AYUDA A DOMICILIO

Una vida a cambio de otra

El servicio municipal de ayuda a domicilio mejora la cotidianeidad de familias como la de Paquita, quien, a sus 69 años padece una dermatofitosis y tiene una hija de 45 años, Milagros, con toxoplasmosis desde su nacimiento. La vida de esta vecina de Fuencarral está marcado por los infortunios, pero ha encontrado en los ciudados de Carmen un alivio para su día a día.

Archivado en: Madrid, servicio de ayuda a domicilio, Fuencarral, Concepción Dancausa, Marcos Blanco

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Dancausa saluda a Milagros ante la mirada de Paquita. OLMO GONZÁLEZ

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Marcos Blanco Hermida
10/2/2011 - 21:22

"No sé qué habría sido de mí sin este servicio", asegura Paquita, una mujer de 69 años que reside en la calle La Bañeza del distrito de Fuencarral. Allí vive junto a su hija Milagros, de 45, quien nació con toxoplasmosis, una enfermedad que provoca la dependencia más absoluta. Pese a los escasos augurios vitales para Milagros, su madre consiguió que caminase con 11 años y a los 15, viendo el sufrimiento constante de la pequeña en los hospitales, decidió cuidarla por su cuenta, dedicarle su vida.

Un cáncer de pulmón se llevó al marido de Paquita en 1999 y, posteriormente, ella superó un cáncer de colón. A la lista de infortunios en la vida de Paquita se unió una trombosis y la dermatofitosis producida como consecuencia de la quimioterapia le hizo pedir ayuda hace dos años. No podía más. Y el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) le ha dado la vida.

LOS CUIDADOS DE CARMEN

Desde entonces, Paquita y Milagros reciben las atenciones de Carmen, cuidadora peruana de ASISPA (empresa con la que trabaja el Consistorio) que acude a su domicilio en horario matinal cuatro horas al día de lunes a viernes (20 horas semanales). "Nos dedica dos horas a cada una. Es muy buena. Nos ducha, nos arregla, nos ayuda con las cosas de la casa (comida, plancha) o va a la compra", comenta Paquita, quien intenta sacar a su hija a la calle por las tardes para darle normalidad a esta existencia cotidiana. "Es una vida por la otra, mi vida por la tuya", reflexiona sobre el esfuerzo que ha supuesto cuidar a Milagros, ya que "tengo que estar las 24 horas del día pendiente de ella". A Paquita le preocupa qué sucederá con Milagros cuando falte. Mientras tanto, Carmen las ciuda con cariño en cada visita.

ATENCIONES PARA QUE LA GENTE VIVA EN SUS CASAS

Concepción Dancausa, delegada de Servicios Sociales del Ayuntamiento, visitó a Paquita y Milagros para mostrar el beneficio social que provoca el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD). La inicativa pretende, entre sus objetivos, "ayudar a personas con discapacidad y también a quienes les cuidan, al ciudador", según Dancausa.

El servicio, que ha pasado de atender a 585 personas en 2003 a casi 3.000 en la actualidad, permite "que la gente pueda seguir viviendo en su casa y que no deba acudir a un centro de día o a una residencia salvo que sea la única posibilidad". El SAD también está dirigido a personas que viven solas, mayores o con problemas de movilidad. Dancausa ha incidido en que Madrid es la ciudad que ofrece más ayudas a domicilio y con una alta nota ciudadana.

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres