jueves, 27 de enero de 2022 06:47 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Cantabria

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
rafael rodríguez rodríguez - venerable maestro de la logia semper fidelis 150

“La masonería es una escuela de formación ciudadana para hacer de hombres buenos hombres mejores”

Mitos e historias fantasiosas rodean a la masonería. Desde su nacimiento en la Inglaterra del siglo XVIII, la leyenda negra se ha ido forjando en el imaginario popular. A pesar de su reciente apertura, las acusaciones continúan siendo su pan de cada día. Son el mínimo de sus problemas. Durante 300 años padecieron persecuciones. Hoy en día sigue estando prohibida en regímenes totalitarios.  

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Rafael Rodríguez

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Celia Diego García
19/11/2021 - 14:18

Rafael Rodríguez Rodríguez, venerable maestro de la logia Semper Fidelis, nos explica que “la masonería está formada por librepensadores”. Esta libertad de pensamiento es, precisamente, la razón por la que la masonería se granjeó acérrimos enemigos. “El librepensamiento no sigue unas reglas estrictas ni dogmas”. 

 

Nuestro país ha realizado alguna de las mayores persecuciones a miembros de la masonería. Cuando le preguntamos a  Rafael Rodríguez quiénes son sus principales enemigos, nos responde de forma tajante que los regímenes totalitarios y la Iglesia católica. “Son los principales enemigos de la francmasonería porque no permiten la libertad de pensamiento. En épocas de dictadura, la masonería era una isla de libertad. Por eso estaba tan perseguida”. 

 

En los países anglosajones la masonería ha tenido un recorrido menos accidentado. “Incluso ha habido algunos sacerdotes evangélicos que forman parte de la masonería. En otros países no está tan mal vista como aquí en España por la leyenda negra que llevamos arrastrando desde hace siglos”. 

 

Le cuesta definir qué es la masonería. “El otro día me lo preguntó mi hija y no supe qué responderle a una niña de 9 años”. En su ritual, el rito de emulación, “lo definimos como un sistema peculiar de moral, velado por alegorías e ilustrado mediante símbolos”. Es la definición ritualística. “Si me lo preguntas a mí, la defino como una escuela de formación ciudadana para hacer de hombres buenos hombres mejores”. 

 

Los últimos tiempos, gracias al desarrollo de la tecnología, han estado caracterizados por una cierta apertura. “En los últimos años se ha salido más en redes sociales. Está todo publicado. No tenemos nada que ocultar”. 

 

Sin embargo, no consideran que la leyenda negra disminuya. “Si la gente no tuviera prejuicios entonces sí que no habría leyenda negra. Van a seguir existiendo hagamos lo que hagamos. Sabemos lo que hacemos y lo hacemos bien y con corazón”. Considera que la desinformación es la que contribuye a alimentar los prejuicios existentes. “La gente que está informada ten por seguro que no son los que alimentan la leyenda”. 

 

 

NACIMIENTO DE LA MASONERÍA

 

La cercana Inglaterra vio nacer un día de San Juan Bautista de 1717 a la masonería. “Se juntaron tres logias en Londres, formando la Gran Logia Unida de Inglaterra, la primera gran logia”. 

 

No obstante, sus orígenes se remontan a épocas anteriores. “Hemos heredado las tradiciones de los antiguos constructores de catedrales e iglesias. La masonería empezó así. Ellos fueron los masones operativos, es decir, capaces de construir catedrales. Con el paso del tiempo fueron admitiendo la entrada de masones especulativos, aquellos que no eran constructores”. 

 

Pocos años después del nacimiento de la Gran Logia Unida de Inglaterra la masonería llega a nuestro país. “El duque de Wharton la trajo a España y fundó una logia en Madrid. Era algo muy efímero. Iba y venía de forma periódica, no estaba establecida como tal”.

 

 

LA MASONERÍA EN CANTABRIA

 

Años más tarde, con la invasión napoleónica, las logias se asentaron y se funda por primera vez una logia masónica en Cantabria. “Las tropas francesas crean logias militares. En 1812 se estableció la primera en Santander que eran los Hermanos de la Caridad. En 1814, cuando las tropas francesas abandonaban España y quedó el reducto en la zona de Santoña, se fundó otra logia allí. Se llamaba Gibraltar Francés”. 

 

“En 1878 había una logia en Cantabria, Alianza Quinta, cuyo venerable maestro fue Modesto Piñeiro, bisabuelo del que fuera alcalde de Santander, Gonzalo Piñeiro. Modesto Piñeiro fue el primero en traer la escuela laica a Cantabria”. 

 

Conforme pasaban los años, las logias se iban disolviendo. “No tenemos el motivo de porqué estas logias de mil ochocientos y pico se disolvieron porque se eliminaron todos los papeles que pudieran ser comprometedores”. Existe constancia de la existencia de otra logia, denominada Celtiberia, asentada en Torrelavega en 1888. “Convivió con otra de Reinosa llamada Luz del Ebro”. 

 

La época más floreciente de la masonería en nuestra región fue entre los períodos de las dos repúblicas. “Tenían un pensamiento liberal afín a la masonería. En ese momento no estaba perseguida”. 

 

 

PERSECUCIÓN FRANQUISTA

 

Con la Guerra Civil la situación de los masones empeoró. La obsesión de Franco con lo que denominaba ‘el contubernio judeo-masónico’ enseguida dio sus primeros frutos. “La primera resolución antimasónica fue a los pocos meses del golpe de estado de Franco. A los dos meses estaban prohibidas estas asociaciones”. 

 

Comenzó una época de represión. Los masones cántabros pudieron tomar medidas previas. “Se eliminaron documentos, se destruyeron archivos o se llevaron a otros lugares. Se eliminaron porque tras el alzamiento del 18 de julio del 36 ya se sabía lo que se hacía a los masones en otras provincias”. 

 

Los masones cántabros tuvieron más suerte que sus coetáneos de otras comunidades. “Aquí en Cantabria los masones pudieron escaparse. Cántabros masones fusilados no hubo, pudieron escapar todos a Francia. No se quedó ninguno. Muchos se quedaron en Francia, otros fueron a México y otros a Chile. Los cántabros de la última logia terminaron todos en el exilio”. 

 

Uno de estos cántabros fue Laureano Miranda, masón cántabro que tuvo que emigrar a Chile. “Se fue exiliado a Francia y estuvo en un campo de concentración. Gracias a Pablo Neruda y al barco que fletó, viajó con otros 2.200 españoles y sus siete hijos a Chile”. 

 

La masonería no se legalizaría en España hasta los años 80. Tuvieron que empezar de cero. “No quedó absolutamente nada. Los que hacían masonería lo hacían desde el exilio. Había logias de españoles exiliados en Francia, Argentina o México, pero en territorio español no quedó nada. Hemos tenido que reinventar la masonería española en base a lo que había en el exilio”. 

 

 

SEMPER FIDELIS

 

La primera logia cántabra tras la legalización apenas tiene 15 años. Se llama Semper Fidelis 150 ya que es la logia número 150 registrada en la Gran Logia. Se fundó en el año 2006. Es la única logia cántabra. 

 

Rodríguez explica que el nombre Semper Fidelis (siempre fiel) “se escogió porque uno de nuestros hermanos emigró a Inglaterra y allí se inicio en una logia con ese nombre. También es el lema que tienen los marines americanos”. Su emblema es un perro, simbolizando la fidelidad. A él se unen los conocidos símbolos de la escuadra y el compás.  

 

Semper Fidelis es una logia masculina. “Es masonería masculina, lo que se llama masonería regular”. Puntualiza que “hay masonería mixta también, hay logias mixtas. No ponemos ninguna traba a que la mujer pueda ser masona”. 

 

Siguen el rito de emulación, también conocido como rito inglés. “Es un rito más intimista, hay menos debate”. Los hermanos escogieron este rito “por la tranquilidad que sigue, aunque tenemos ciertas obligaciones como aprendernos el ritual de memoria. Es un rito que nos da tranquilidad”. Las logias de las vecinas Asturias y Bilbao siguen el rito escocés antiguo y aceptado. “Es un rito más llamativo, con espadas, más debate, crea más discusión”. 

 

“En las logias está prohibido hablar tanto de política como de religión, temas que más llevan a discusión”. 

 

La logia Semper Fidelis se formó con miembros que trabajaban en la logia Tolerancia, en Bilbao, y Jovellanos, en Asturias. Para formar una logia solo se necesitan dos requisitos. “Reunir siete personas, siete maestros masones” y “pedirle una carta patente a la Gran Logia de España conforme se va a formar una nueva Logia”. 

 

Los hermanos se reúnen dos veces al mes. “Nos reunimos los segundos lunes de cada mes en Torrelavega. Si es necesario podemos tener una reunión de instrucción”. 

 

Son unos 20 hermanos. “Es una logia mediana. La media suele ser de 20 o 22 personas”. 

 

Rafael Rodríguez, que ostenta el grado de venerable maestro, explica que en la masonería existen tres grados: aprendiz, compañero y maestro. “Se pueden ampliar con lo que se llaman grados filosóficos de la masonería. Dependen del rito. En el rito escocés antiguo y aceptado están los grados del Supremo Gran Consejo del grado 33. Puedes llegar hasta ese grado. En los de emulación la tendencia es hacia el Arco Real”.  

 

Como es una orden iniciática se comienza como aprendiz. “Debe pasar, como mínimo un año para poder ser compañero y otro más para poder ser maestro siempre que el venerable maestro considere que los pasos han sido los adecuados y la persona ha progresado adecuadamente”. Al ser iniciática, los nuevos miembros van adquiriendo conocimiento al subir de grado. “Partes de una base en la que no sabes absolutamente nada y conforme vas adquiriendo ciertos conocimientos vas pasando de grado”. 

 

El mayor grado dentro de una logia es el de venerable maestro, cargo que se escoge entre los maestros de la logia. Debido a los ideales de igualdad, libertad y fraternidad que rigen a los masones, “después de ocupar el puesto de venerable maestro la persona tiene que irse al oficio más humilde que hay: guardián exterior”. 

 

Otro de sus principios es la tolerancia. “La tolerancia es fundamental para nosotros. No juzgamos a las personas ni por raza, ni sexo o condición sexual. La masonería no tiene ideología asociada. La logia de Cantabria la conforman gente de distintos países, razas y condiciones. Hay desde mexicanos, uruguayos, brasileños, cubanos, una persona checa…”.

 

La masonería no hace proselitismo. Nunca lo ha hecho. Al preguntarle a Rafael cómo se pone una persona en contacto con una logia afirma que “quién quiera buscarnos nos encuentra”. Hoy en día se ponen en contacto por correo electrónico. “Antes de que existieran las redes sociales y demás, a lo mejor se ponía en el periódico una escuadra y un compás y un apartado de correos”. 

Entre los motivos para acercarse a la masonería destaca la búsqueda de respuestas. “La mayor parte de la gente busca respuestas. Quieren tener un crecimiento personal. Tienen una inquietud”. 

 

La primera vez que Rafael oyó hablar de la masonería tenía 14 años. “Empiezas a leer, a informarte un poco de lo que es hasta que te decides a dar el paso y ponerte en contacto con ellos”. Aunque las motivaciones para acercarse a la masonería pueden variar, “a todos nos corta un mismo patrón. Creemos en el progreso de la humanidad y consideramos que este es el mejor camino”. 

 

Esa fue su principal motivación. “Estaba asentado, tenía familia y trabajo y no quería quedarme asentado ni en mi forma de pensar ni en mis motivaciones personales ante el mundo y la sociedad”. Se inició como masón alrededor del año 2007, siendo el segundo aprendiz que se inició en Cantabria. 

 

 

INICIACIÓN 

 

Para iniciarse en la masonería es necesario “ser mayor de edad, una persona honesta, no tener causas penales, creer en la existencia de un Ser Supremo, de la forma que creas, pero no creer que esto es casualidad. Creer en tu propia conciencia, la transparencia del alma y poco más”.

 

Los iniciados no son regulares. “No tenemos ninguna prisa en iniciar a nadie. Llevábamos tiempo sin iniciar a nadie. Ahora con esto de la pandemia tenemos a mucha gente tocando a la puerta y creceremos próximamente”.  Suelen preferir personas maduras, estabilizadas, “que sepan qué es esto, tengan su medio de ganarse la vida y la cabeza amueblada”. 

 

El rito de emulación, también conocido como rito inglés, se caracteriza por su intimismo. La persona iniciada consigue, a través del ritual, “que es obligatorio saberse de memoria”, incorporar el conocimiento y reflexionar sobre los mensajes contenidos en él. 

Cuando se encuentra en el grado de aprendiz, solo conoce la simbología correspondiente a su grado. Conforme los maestros de la logia consideren que ha obtenido el conocimiento necesario, subirá al segundo grado de compañero. Entonces, continuará su absorción de conocimiento hasta alcanzar el grado más alto, maestro de la logia. 

 

Este rito traza el camino que el iniciado debe realizar. Es un camino individual y personal, más intimista e introspectivo que en otros ritos. 

 

A modo de ilustración, Rafael explica que “lo simbolizamos con una piedra bruta que tenemos ir puliendo poco a poco”. Y añade que “uno se inicia masón para primero crecer personalmente. Es lo que pretendemos”. El fin último es “perfeccionarnos, hacer de hombres buenos hombres mejores”.

 

 

EXPERIENCIA POSITIVA

 

Así, Rafael reconoce que, desde su inicio, su experiencia como masón ha sido muy positiva. “La masonería me ha ayudado a ser mejor persona”. 

 

Su familia conoce su pertenencia a la masonería. Afirma que es una decisión personal, no todo el mundo quiere hacerlo público por miedo a las reacciones en entornos como el laboral. “Mi familia lo sabe, la gente que me rodea también lo sabe, así como en mi trabajo. No tengo nada que ocultar”. La gente, por norma general, se sorprende. “Depende de los prejuicios que tengan”. 

 

El venerable maestro considera que la masonería tiene un brillante futuro en nuestra región. “En Cantabria la masonería está asegurada porque somos una logia muy estable. Con todo lo que ha ocurrido alrededor nos hemos reforzado. Entre nosotros no hay ninguna fisura por la que pueda peligrar en los próximos años”. Inquirimos en si cree que habría cabida para una segunda logia, una logia mixta o una logia femenina en nuestra región. “Puede ser y ojalá existiera gente suficiente para formar una logia mixta, femenina o incluso que nos viéramos desbordados de gente y pudiéramos formar una segunda logia. Aunque a corto o medio plazo no lo veo factible”.

 

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres