miércoles, 26 de febrero de 2020 12:12 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Segovia

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Opinión

Quousque tandem...? ¡Qué paciencia hay que tener!

Creo, humildemente, que cuando hace unos días envié un comunicado de prensa respondiendo a las declaraciones del alcalde de Segovia sobre el P.R.A.U. de Las Lastras-Estación, no sobrepasé en un solo milímetro la línea que separa la opinión (en sus aspectos técnico y político) de la incorrección.

Archivado en: Luciano Municio, Las Lastras, PRAU

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es/Luciano José Municio González*
31/1/2011 - 13:38

A pesar de ello, he vuelto a tener una curiosa contestación de D. Pedro Arahuetes, a la sazón y temporalmente alcalde de esta ciudad, en la que, como por desgracia viene siendo habitual, no emplea argumentos técnicos, ni tan siquiera políticos, para contradecir una versión de los hechos en la que, créanme, no hay ninguna cuestión personal, sino que responde a la opinión de la administración regional de la que soy un mero representante, y los vecinos (y concejales, y técnicos municipales) que asistieron a la sesión técnica celebrada el pasado viernes en la sede de la Delegación Territorial pueden dar fe del tono y los criterios que en ella se emplearon.

No rebate el alcalde de Segovia los argumentos técnicos que utilicé en el comunicado (no eran míos, sino aportados por quienes conocen mejor el tema, que a mi edad sé perfectamente dejarme asesorar, aconsejar y enseñar); no rebate las opiniones políticas que utilicé (que llevo unos cuantos años en este menester y, quiera él que no, algunas tablas y recursos voy teniendo).

Pero sí arremete por el lado que más fácil parece resultarle y que más emplea, que es el del menosprecio a la persona o a la institución y su descalificación sin paliativos: Resulta, según el alcalde, que este delegado no es competente, que no está capacitado, que hay gente mucho más válida que él... Por supuesto, hombre: Ni se me ocurre estar por encima del bien y del mal. Eso, ni en el supuesto de ser alcalde de Segovia, que la modestia y la humildad son dos grandes virtudes... Pero siempre pregunto, me informo, analizo y opino. Por este orden. Y sometiendo siempre mi opinión a la opinión pública, que es la buena.

Porque resulta que el Sr. Arahuetes dice que, cuando él habla en rueda de prensa y en términos peyorativos de un proyecto impulsado por la Junta de Castilla y León (que contaba desde sus inicios con el visto bueno del propio Ayuntamiento de Segovia y de un organismo estatal), la Junta tiene que contestarle por escrito, desde las más altas instancias, y no a través de su representante en la provincia, cuya formación, aptitudes y capacidad (técnica y política) quiere poner una vez más en tela de juicio. Esto parece ya una obsesión del alcalde, y esa es una zona procelosa de la que conviene huir, así que me alejaré de ella.

Y estas cosas que he relatado las dice una persona, el alcalde de todos los segovianos, cuyas capacidades en todos estos campos los ciudadanos ya pueden valorar sobradamente. Es la misma persona que ha opinado de forma altisonante sobre aspectos técnicos de obras promovidas por su equipo de gobierno y de las que hoy no quiere hablar, porque ha tenido que agachar las orejas (no creo que haga falta relacionarlas); que ha menospreciado y descalificado a determinados órganos colegiados de la administración regional y sus técnicos en varias ocasiones; que ha insultado a ciudadanos segovianos a título personal; que se ha permitido ser juez (será un problema de índole profesional) a la vez que parte; que ha defendido a ultranza a subordinados suyos hoy investigados por la justicia (por presuntos delitos urbanísticos), como él mismo (a causa de los insultos proferidos contra un ciudadano... ¡qué pena!); que me ha denunciado a mí mismo, ante la Fiscalía, por supuestos delitos que, al parecer, sólo él ha visto... pero no la Justicia (con mayúscula, que no la "justicia" del Sr. Arahuetes), y eso que encargó un informe tremendo a un famoso y caro bufete especializado en asuntos penales.

Y, además, que tiene algunas sentencias judiciales firmes en contra de su gestión (que no de sí mismo, que no es tan necesario ni imprescindible como para eso, pero sí agente activo) que, por cierto, aún no ha ejecutado... Me parece muy triste volver a recordar que el destructor del teatro Cervantes aún no ha retirado la infamia de hierro que avergüenza a una ciudad que quiere ser referencia primera de la cultura europea, y que tiene todo el derecho a serlo, a pesar de estos despropósitos...

Señor alcalde de todos los segovianos: Actuar con un poquito más de clase, nunca ha hecho daño a nadie... Sólo una pizca, lo más imprescindible, de sentido común y de humildad, es algo bastante asequible para cualquier persona cuyo ego no necesite un baúl para ser transportado.

*Luciano José Municio González es delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres