jueves, 29 de octubre de 2020 15:37 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Segovia

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Opinión

Carta abierta a una lectora de Cicerón (O estimada Clara Luquero)

Qué nervios, señora Luquero... Qué agilidad, qué rapidez, qué prisas más tremendas para dar contestación a un escrito en el que sólo se manifiesta una opinión política que, a pesar de lo que usted y quienes le dictan pretendan, estoy en mi derecho de expresar y someter a la consideración de la sociedad segoviana ¿Recuerda que la Constitución Española se aprobó en el ya lejano año de 1978?.

Archivado en: Luciano Municio, Clara Luquero

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es/Luciano José Municio González*
03/2/2011 - 19:23

Hay algo que distancia de forma incuestionable el texto que usted me dedica del que yo dirigí al alcalde de Segovia el lunes pasado, y son las expresiones que en su escrito se prodigan, y que usted me dedica en primera persona ya que, según su opinión, yo soy un "hipócrita", "el peor", "el más ineficaz", "carente de iniciativa ni criterio", "de poca catadura política y moral",  sólo por hacer un breve resumen de sus halagos hacia mí. Y es que no quiero extenderme, porque me abruma que alguien me dedique tanto tiempo y espacio en un medio de comunicación.

Le agradezco de forma explícita sus halagos hacia la gestión de la Junta de Castilla y León en la capital segoviana durante el tiempo en el que yo he sido su delegado en esta provincia. En efecto, gracias a la Junta ya son realidades el nuevo punto limpio, la ampliación del colegio El Peñascal y otras importantes obras en los centros educativos segovianos, el ARI de San José (y el arreglo de los patios y zonas comunes, no se olvide), el ARCH de las Canonjías, la Casa de la Moneda (si han recordado la aportación de la Junta, es posible que se acuerden ustedes de invitarnos la próxima vez que haya una visita institucional), las riberas de los ríos (por cierto, cuando se aprobó este programa y se firmó el convenio, yo era el concejal de obras del Ayuntamiento de Segovia: gracias infinitas por su reconocimiento a esta labor), etc., etc. ...

Se olvida usted, quizás por no querer saturarnos de información, del sistema de transporte metropolitano, del cuartel de bomberos, de Centro de Formación Profesional y de otras cosas que, por no ser tampoco prolijo ni aburrir a los lectores u oyentes, me callo.

Y sigo esperando anhelante la solución a la depuradora de Madrona: Yo sólo estuve cuatro años en el Ayuntamiento. Ustedes llevan ya casi ocho, y estoy seguro de que la solución que en los próximos tres meses darán a este problema de Madrona sorprenderá a propios y extraños. Y quizás también a los vecinos de Madrona...

Pero, por otra parte, no deja de resultarme sorprendente que una persona de su cultura, clase y exquisita educación, como ha demostrado en todos y cada uno de los discursos que he tenido ocasión de oírle durante los últimos años, perfecta y amorosamente trufados con delicados fragmentos de poesía escogida y con acertadas citas literarias de los más selectos escritores, pueda expresarse con igual soltura en este otro estilo menos fino, más de calle, tenso, duro y agrio como la vida misma... No me queda más remedio que inclinarme ante sus incuestionables dotes literarias, que abarcan sin duda todo el espectro del arte de escribir.

Pero no me voy a inclinar ante otras cuestiones, por lo que le pongo de manifiesto que, por mucho que le moleste, no se me ha pasado por la cabeza abandonar la actividad política, que no campaña electoral, como usted me pide. ¿Por qué iba a hacerlo? ¿No le parece bien que ejerza un derecho que me asiste como ciudadano de esta nación? Tendrá que explicármelo con más detalle.

Entiendo que no esté usted tranquila, créame. Ya sé que tendrá que sustituir a su jefe de filas en el Congreso de los Diputados en un momento no demasiado dulce para el partido al que representa. Que no tienen nada claro cual será su situación el próximo 23 de mayo en el Ayuntamiento de Segovia. Que ni se plantean sus posibilidades en el gobierno de la Junta de Castilla y León. Ya sabe usted que la política es así. Sosiéguese, que es bueno para la salud del cuerpo y para el espíritu.

Para terminar esta misiva, quiero referirme a una de las frases que, como perlas, ha engastado usted en su escrito: "Se nota que el Partido Popular está nervioso". Sí. Es verdad. Está nervioso. Pero eso es porque no es ningún plato de gusto asumir, como dentro de poco sin duda va a hacer, la responsabilidad de gobierno de una nación a la que el gobierno actual va a dejar con los peores números de nuestra historia democrática en lo que se refiere a desempleo, datos económicos, peso específico en las relaciones internacionales, etc., etc. Desde luego, el panorama no es como para tirar cohetes, pero no tenga usted ningún miedo y duerma tranquila: Como en otras ocasiones, el Partido Popular arreglará todo esto.

Educado como estoy a la antigua usanza, que no era mala, me despido de usted poniéndome a su disposición para todo en lo que pueda servirla.

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres