sábado, 16 de enero de 2021 07:13 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Segovia

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

Juana Borrego: “Las mujeres rurales siguen sin estar reconocidas socialmente, son invisibles”

Archivado en: segovia, juana borrego, femur

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es
09/6/2011 - 22:09

Háganos una radiografía nacional de la mujer rural, ¿Cuáles son sus principales necesidades?

En estos momentos la mujer rural está en una situación, como siempre ha estado, trabajando para ella y para su familia. Nosotros vemos que, ante la crisis, hay una economía sumergida y las mujeres quieren marcharse a la ciudad porque no ven salida en los pueblos. En el campo hay como siete millones de mujeres trabajadoras que no constan como tal, son trabajadoras que no cotizan y mujeres que no disponen de los mismos servicios que en las ciudades. La conciliación de la vida familiar y laboral cuesta mucho más que en la ciudad porque las mujeres de los pueblos cuidamos a nuestros hijos y a los ancianos, no tenemos las comunicaciones que tienen en las ciudades y el tiempo libre se dedica al campo y a la gestión doméstica. Se carece de vacaciones y, lo que es peor, no hay un reconocimiento social y las mujeres rurales en estos momentos siguen siendo invisibles.

La igualdad real entre hombres y mujeres, ¿a qué nivel se queda en al ámbito rural?

Residen en zonas rurales en las que a la dureza de la vida cotidiana por la falta de servicios se suma el ambiente machista en el que se desarrolla. Pese a tener mucha experiencia como agricultoras y ganaderas hoy tienen que compaginarlo con cursos de formación para poder ser empresarias y artesanas, para trabajar por sí mismas y tener un poco de libertad económica, y sobre todo, tener un tiempo en el que puedan ayudar económicamente a la familia. La gente joven no tiene trabajo en los pueblos y normalmente se van a la ciudad a buscarlo y las mujeres rurales se tienen que buscar otras alternativas para poder estar al día y para lograr la inserción laboral, sobre todo las jóvenes. Muchas jóvenes se van para buscar su liberación, hay más varones que mujeres que se quedan en los pueblos. Del 2005 al 2010 el padrón ha registrado unas 44.000 mujeres menos en los pueblos menores de 5.000 habitantes. En 2010 figuran como cotizantes dadas de alta en el régimen de la seguridad social en agricultura, pesca y silvicultura 490.000 mujeres. La situación está muy alejada de los mínimos aceptados de otros entornos. El 64 por ciento de las mujeres creen que no hay futuro, a pesar de que a todas las gusta vivir en sus pueblos. En España se lo impiden la falta de servicios;escuelas infantiles, hospitales, centros de salud...

¿Cuál es la realidad de las economías familiares?

La situación en casa no es mucho mejor. Los ingresos mensuales de un 17 por ciento de los hogares no superan los 900 euros, en el 20 por ciento no supera los 2.000, los que llegan a 3.000 no suponen ni el 3 por ciento. Sólo un 12,5 por ciento son trabajadoras fijas y un 7 por ciento son empresarias. El resto tienen trabajo, pero no es empleo, trabajan en casa y esperan a ver lo que sale. No tienen remuneración y ni siquiera cotizan a la seguridad social.

¿Estamos de enhorabuena tras la aprobación del proyecto de Ley de Titularidad Compartida en las explotaciones agrarias?

Es un paso hacía delante. El objeto principal de esta ley es que sea efectiva la igualdad entre hombres y mujeres sobre todo en el trabajo en el medio rural. En primer lugar se ha podido conseguir una Ley de Titularidad Compartida donde, si llegan a acuerdo marido y mujer, que las explotaciones agrarias se constituyan como una sociedad, se cree una unidad económica sin personalidad jurídica pero inscritas en el registro de la titularidad compartida y, si no hay posibilidad de acuerdo, lograr el reconocimiento de los derechos logrados por el trabajo desempeñado por la mujer. Vamos a ver cómo logramos que todas las mujeres que trabajen en el campo sean iguales ante la Ley. Por lo menos que tengan una seguridad social y en un futuro una pensión. Las ideas están plasmadas, pero tenemos que conseguir la seguridad social para las mujeres.

¿Cree que la igualdad debe ser una responsabilidad de la Administración?

Hay que tener mayor sensibilidad en los proyectos y programas que se hacen, no sólo para la mujer, sino para el hombre. El hombre, por su educación, tradición y trabajo es más machista. Quizá haya que hacer programas directos con el hombre. Poder llegar a hacer actividades conjuntamente con las mujeres y una educación de base similar.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres