lunes, 27 de junio de 2022 01:28 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Sevilla

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

El COAS homenajea a los arquitectos colegiados que cumplen 50 y 25 años de profesión

El Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla (COAS) ha celebrado este pasado miércoles en la sede de FIDAS, Pabellón de Finlandia de la Expo 92, el homenaje a los/as colegiados/as que han cumplido 50 y 25 años de profesión, un encuentro que no se celebraba desde 2019 a causa de la situación de emergencia sanitaria y al que han acudido más de un centenar de personas.

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

23/6/2022 - 19:38


SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

El Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla (COAS) ha celebrado este pasado miércoles en la sede de FIDAS, Pabellón de Finlandia de la Expo 92, el homenaje a los/as colegiados/as que han cumplido 50 y 25 años de profesión, un encuentro que no se celebraba desde 2019 a causa de la situación de emergencia sanitaria y al que han acudido más de un centenar de personas.

El encuentro, iniciado por Juanma García Nieto, vocal de Actividades del COAS, estuvo presidido por Cristina Murillo, decana del COAS, que habló de la profesión del arquitecto y el significado del símbolo de la profesión. "El Arquitecto es el heredero de Hiram, cuya misión es llevar la luz a la materia mediante su conocimiento, el orden y el esfuerzo continuo de vencerse a sí mismo y a la realidad", explicó Murillo.

Tras su intervención, se procedió a la imposición de insignias a los/as homenajeados/as, primero a los colegiados/as que han cumplido 50 años de colegiación en los años 2019, 2020 y 2021 y, posteriormente, a los que han celebrado los 25 años.

El arquitecto Eduardo Martínez Zuñiga habló en representación de los arquitectos/as homenajeados/as por sus 50 años de colegiación, y se refirió a las diferencias entre la vida colegial de hoy día respecto a la de los años 70.

"Éramos una generación rompedora e inquieta que inició actividades culturales y divulgativas en el seno del Colegio, cuestionaba las intervenciones en el Conjunto Histórico y abordaba temas muy comprometidos por su repercusión mediática en la arquitectura de la ciudad (derribos indiscriminados en el casco histórico, defensa del espacio libre del Prado de San Sebastián, problemas de La Corta de La Cartuja,). El concurso para la construcción de nuestra sede colegial y su edificación, debatida y aun hoy criticada, es un ejemplo".

Además, señaló la influencia que ejerció Aldo Rossi, que viajó a Sevilla en aquella época, sobre aquella generación de arquitectos sevillanos.

Martínez Zuñiga también hizo una reflexión personal. "Durante muchos años, y tras la efervescencia de los años iniciales, nuestra generación ha vivido ajena al devenir del Colegio, hemos intervenido poco y nos hemos implicado menos todavía. Hemos presenciado impasibles las pérdidas de competencias, de imagen profesional y hemos apoyado iniciativas de terceros, pero sin que nuestra experiencia fuera generadora de propuestas que paliaran el descrédito creciente", comentó. Aunque también se refirió a que, en los últimos tiempos, "algunos de nosotros hemos ido acercándonos al Colegio".

Finalmente, Martínez Zuñiga celebró que "nuestro colegio, a fecha actual, cuenta con la primera decana de su historia. Ha asumido ese reto en una compleja situación. Me consta su dedicación y compromiso. Admiro su entrega y coherencia y le deseo que, con su equipo, pueda regir el Colegio en unas mejores condiciones y que su trabajo sea eficaz y sus logros proporcionales a su esfuerzo".

Por su parte, el arquitecto Sergio Sánchez Trigo, representante de los 25 años, habló de la generación que nació en los 70' "que coincide con la colegiación de los 25 años" y del cambio del Colegio en estos últimos años, "desde nuestra colegiación hasta la actualidad". Además, recalcó que "es fundamental que se fomenten los modelos actuales y agiles, que nos ayuden en el día a día en nuestra profesión" y realizó una serie de propuestas al COAS, entre ellas, "crear otros foros nuevos, más abiertos, dirigidos a todos los colegiados. No tienen por qué ser foros especializados, sino que pueden ser foros abiertos, donde los colegiados puedan expresar sus dudas, sus problemas, sus inquietudes y otros puedan ayudarles".

Además, Sánchez Trigo aprovechó la ocasión para dar las gracias "a todos los que seguís trabajando en vuestros estudios, manteniendo dignamente vuestra profesión. Para mi sois unos verdaderos héroes y heroínas. Todos los que trabajamos al servicio de la Administración Pública, entre los cuales me incluyo, debemos facilitaros vuestros trabajos. Vosotros sois nuestros clientes. Estamos a vuestro servicio y al servicio de toda la ciudadanía. Por eso también hago otra propuesta al Colegio y es que se fomente esa interacción de una manera más directa entre los técnicos, los compañeros que presentan proyectos para la licencia de obras, y los técnicos que tenemos que revisar los proyectos en la administración".

A continuación, Pablo Millán, vocal de Publicaciones del COAS, fue el encargado de presentar al Colegiado de Honor, Alberto Campo Baeza. "No cabe duda que la obra de Alberto Campo es icono de la mejor arquitectura contemporánea. Esta arquitectura precisa, abstracta y esencial, apartada y alejada de las ocurrencias y caprichos y tendencias, ha sido y es un ejemplo de coherencia intelectual que le ha supuesto ganar todos los premios posibles de la profesión".

Cristina Murillo fue la encargada de otorgar este reconocimiento a Campo Baeza. "El premio es una réplica del que él mismo nos regaló a este Colegio para la entrega de los Premios COAS de todos los años, pero, esta vez, hecho en aluminio", señaló.

El acto finalizó con la intervención de Alberto Campo Baeza, Colegiado de Honor del COAS, que se mostró muy emocionado por el reconocimiento, e indicó que "desde hace mucho tiempo no puedo más que dar las gracias por tantas cosas demasiado buenas que me pasan en la vida" y destacó que "para intentar responder muy brevemente, yo hablaría de tres palabras: la primera, mérito. Yo tengo muy pocos méritos. Este reconocimiento al igual que muchos de los últimos que se han citado aquí son inmerecidos. Estoy viendo aquí muchas caras de muchos de vosotros que sois muchos mejores que yo. La segunda palabra es generosidad. Los premios, de hace mucho tiempo que lo tengo claro, son más producto de la generosidad que de los merecimientos propios.

En este caso, lo tengo que personalizar, una vez más, en Cristina Murillo y en Pablo Millán, porque son las dos personas más cercanas: generosidad, generosidad y generosidad que agradezco muchísimo. Y la tercera palabra es que no tengo palabras suficientes para decir gracias: Gracias, gracias, gracias, muchísimas gracias".
añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres