sábado, 4 de febrero de 2023 00:05 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Tarragona

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

Ascó y Vandellòs confían en que el Gobierno revisará el calendario de cierre de las nucleares para operar a largo plazo

La Asociación Nuclear Ascó-Vandellòs (ANAV), que opera las centrales nucleares de Ascó I, II y Vandellòs II, trabaja con la perspectiva de seguir generando electricidad más allá del calendario de cierre actualmente previsto, ya que confía en que la revisión del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) prevista para este 2023 el Gobierno se replantee la posibilidad de alargar la vida de las plantas, entre otros motivos, por el actual giro en el contexto energético mundial respecto a hace dos años, cuando se aprobó la hoja de ruta energética española.

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

18/1/2023 - 11:39


ASCÓ (TARRAGONA), 17 (EUROPA PRESS)

La Asociación Nuclear Ascó-Vandellòs (ANAV), que opera las centrales nucleares de Ascó I, II y Vandellòs II, trabaja con la perspectiva de seguir generando electricidad más allá del calendario de cierre actualmente previsto, ya que confía en que la revisión del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) prevista para este 2023 el Gobierno se replantee la posibilidad de alargar la vida de las plantas, entre otros motivos, por el actual giro en el contexto energético mundial respecto a hace dos años, cuando se aprobó la hoja de ruta energética española.

Así lo ha manifestado la directora de Comunicación de ANAV, Montse Godall, en una visita con periodistas a la central nuclear de Ascó, donde ha asegurado que tanto Ascó I y II como Vandellòs II tienen, a día de hoy, "la vista puesta" en operar a largo plazo, para lo que cada año mantiene inversiones millonarias en su programa de mejora continua de seguridad e incorporación de buenas prácticas y experiencias operativas. A su juicio, Ascó y Vandellòs no tendrían problema para seguir funcionando otros veinte años más y por ello, a día de hoy, siguen trabajando con esa perspectiva de "ir más allá".

Entre las últimas mejoras derivadas de las pruebas de resistencia que se realizaron en el parque nuclear europeo tras el accidente de Fukushima (Japón), en el marco de las lecciones aprendidas de aquel siniestro, cada central española ha construido un Centro Alternativo de Gestión en Emergencias (CAGE), un bunker en cada emplazamiento desde el que el personal puede operar la planta en una situación de emergencia de manera totalmente autónoma, sin ayuda externa, durante 72 horas.

El CAGE dispone de un área para la operación remota de la central, consultorio médico y una zona residencial, equipada con todo lo necesario para vivir al menos tres días y, por otro lado, la central, dispone de suministro diesel para al menos una semana.

En el caso Vandellòs, el CAGE tiene capacidad para unas 70 personas y el de Ascó (con dos unidades), para unas 120, que tendrían la misión de mantener las condiciones de operación segura de la central en el peor escenario posible. Godall ha señalado que, por ejemplo, para la central de Ascó, las pruebas de resistencia postularon la posibilidad de la rotura de las tres presas aguas arriba del Ebro, río que suministra de agua a la planta.

Los tres reactores de ANAV --cuyas propietarias en distinto porcentaje son Endesa e Iberdrola-- produjeron el 10 por ciento de la electricidad en España y cubrieron en torno al 55 por ciento de las necesidades energéticas de Catalunya en 2022. Godall asegura que estas tres centrales son ahora más modernas y seguras que cuando comenzaron a operar en 1984, 1986 y 1988, respectivamente, mientras que el calendario de cierre pactado entre el Gobierno, a través de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) y las propietarias de las centrales nucleares contempla el cierre de Ascó I en 2030, de Ascó II en 2032, y Vandellòs en 2035.

RESIDUOS A LA ESPERA DE UN ALMACÉN DEFINITIVO

Durante 2023 Ascó tendrá que acometer su parada programada para la recarga de combustible, que se realiza cada año y medio, normalmente en primavera y otoño, las épocas de menor demanda energética. Pero no será la única gran operación en la planta tarraconense a lo largo de este año, ya que en febrero llenarán tres contenedores, cada uno con 32 elementos de combustible gastado que ahora están en piscinas para su traslado y depósito en seco en el almacén temporal individualizado (ATI).

El ATI de Ascó es una losa de hormigón al aire libre, ubicado en el propio emplazamiento, sobre la que se depositan los contenedores que alojan los residuos radiactivos gastados. En la actualidad, la plataforma I dispone de 16 contenedores y la plataforma II, 12 contenedores.

En este momento hay espacio libre para ocho contenedores más, suficiente para depositar temporalmente los residuos de la operación de la planta hasta 2026, por lo que este depositorio tendrá que ser ampliado, en línea con lo que marca el VII Plan General de Residuos Radiactivos --pendiente de aprobación-- para poder acoger los residuos de la operación total de ambas unidades que, de acuerdo con el actual calendario de cierre, terminará en 2030 y 2032 respectivamente.

La directora de comunicación ha señalado que ya se han iniciado todos los trámites administrativos para su construcción y comenta en este sentido que, aunque la obra es relativamente sencilla y rápida, la fase previa de permisos puede alargarse por encima de un año.

En concreto, a partir del mes de febrero se llenarán con el combustible gastado en las piscinas de Ascó II tres contenedores (se tarda dos semanas en cada uno) para su traslado al ATI, situado en el mismo emplazamiento. Así, a lo largo de este año quedarán libres tres contenedores de Ascó II y dos contenedores de Ascó I. En dos contenedores cabe el combustible equivalente de un ciclo de operación. Vandellòs II, por su parte, mantiene todos sus residuos en las piscinas de combustible gastado.

En un contexto energético de volatilidad de precios de la energía, en particular por el mercado internacional del gas a partir de la guerra de Ucrania, el director del Foro de la Industria Nuclear, Ignacio Araluce, ha defendido la estabilidad en el suministro que proporciona la energía atómica frente a otras energías y su contribución a la transición energética dado que la nuclear es una energía libre de CO2.
añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres