martes, 26 de octubre de 2021 19:49 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Tenerife

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

El cáncer de mama tiene repercusiones sociolaborales cinco años después, según un estudio de Cabildo de Tenerife y ULL

El Cabildo de Tenerife, a través de la Consejería delegada de Igualdad y Prevención de la Violencia de Género y Sinpromi, ha financiado el estudio 'Las repercusiones del cáncer de mama en la vida de las mujeres. Los efectos tras años de diagnóstico', encargado a la Universidad de La Laguna y realizado en colaboración con la Asociación de Cáncer de Mama de Tenerife (Ámate) y que evidencia las consecuencias sociales, laborales y psicológicas de esta enfermedad y sus tratamientos pasados cinco años.

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

14/10/2021 - 18:59


SANTA CRUZ DE TENERIFE, 14 (EUROPA PRESS)

El Cabildo de Tenerife, a través de la Consejería delegada de Igualdad y Prevención de la Violencia de Género y Sinpromi, ha financiado el estudio 'Las repercusiones del cáncer de mama en la vida de las mujeres. Los efectos tras años de diagnóstico', encargado a la Universidad de La Laguna y realizado en colaboración con la Asociación de Cáncer de Mama de Tenerife (Ámate) y que evidencia las consecuencias sociales, laborales y psicológicas de esta enfermedad y sus tratamientos pasados cinco años.

La consejera insular del área, Priscila de León, explicó ante los medios de comunicación que "el objetivo de esta iniciativa ha sido proporcionar resultados detallados sobre cómo es la vida de las mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer de mama, con el fin de identificar los efectos de esta enfermedad, conocer necesidades y oportunidades".

Gracias a este estudio, dijo, "hemos podido conocer en profundidad la realidad de muchas mujeres que aparecen en la sociedad como supervivientes del cáncer pero que se enfrentan a situaciones muy pocas veces visibilizadas".

De León añadió que la carencia de información sobre lo que sucede pasados varios años desde que se produce el diagnóstico les hizo pensar en la necesidad de cubrir ese hueco y así poder plantear propuestas de actuación bien encaminadas.

"Nuestra intención ha sido también consolidar la colaboración que ya mantenemos con entidades como Ámate, cuya labor es indispensable, atendiendo a las necesidades que nos transmiten y que conocen de primera mano, para ayudar a que la calidad de vida de las personas sea mejor", apuntó.

La directora insular de Innovación, Planificación y Estrategia de la Acción Social, Ascensión Bacallado, aseguró que "el gran valor que tiene este trabajo es dar visibilidad a la realidad de las personas afectadas, a las que se acompaña durante el proceso pero después no se les acompaña lo suficiente en su vida posterior, algo que el estudio focaliza muy bien".

INSERCIÓN LABORAL

Además, agradeció, desde Simpromi, "el foco que se ha puesto en la parte de la discapacidad, en la inserción laboral de las personas afectadas, por las que desarrollamos todas nuestras acciones, así como la necesidad de la adaptación de los puestos de trabajo, sobre lo que también se pone el foco en este estudio, y que es tan importante".

Asimismo, la presidenta de Ámate, María del Carmen Bonfante, señaló las dificultades que afrontan las mujeres a las que se diagnostica un cáncer de mama.

"Más del 25% de las mujeres son abandonadas por su pareja porque, según ellos, no pueden con esa situación, muchas pierden su vivienda, la tutela de los hijos, su puesto de trabajo, si hoy día es difícil conseguir un puesto de trabajo, una mujer con cáncer de mama lo tiene mucho más difícil", dijo.

Bonfante destacó la predisposición "fundamental" de la Universidad de La Laguna, el Cabildo, el IASS y Sinpromi para llevar a cabo esta investigación y señaló la necesidad de que se difunda para visibilizar y dar a conocer a la sociedad la realidad que afrontan las mujeres.

PRINCIPALES CONCLUSIONES

La profesora titular de Sociología de la Universidad de La Laguna, Carmen Nieves Pérez, detalló las claves de este estudio, entre las que destacó el hecho de que la situación económica para 4 de cada 10 mujeres empeoró después del cáncer, una situación que empeora en función del nivel de estudios y las categorías laborales.

Pérez explicó que a casi la mitad de las encuestadas (48%) se les ha reconocido algún grado de discapacidad, ya que el cáncer de mama deja secuelas que provocan discapacidades para trabajar y para desarrollar las tareas cotidianas.

En este punto, se constató que el grado de reconocimiento no siempre conlleva mejoras en la inserción laboral.

Otro dato que sobresale es que las mujeres desempleadas que participaron en el estudio (el 60%) consideran que el cáncer ha supuesto un obstáculo para su inserción laboral.

Las experiencias descritas en las entrevistas sugieren que el género y la edad son factores claramente discriminantes a la hora de encontrar empleo.

Solo para el 35% de las mujeres que estaban trabajando cuando se les diagnosticó el cáncer, las condiciones de trabajo se han adaptado a sus nuevas circunstancias.

Durante las entrevistas se recogieron las diferentes dificultades a las que estas mujeres se enfrentan para mantener el ritmo laboral, como la desprotección en el caso de las trabajadoras autónomas; los estigmas por parte de las empresas; los despidos o no renovaciones; y el acoso laboral.

Carmen Nieves Pérez aseguró que el 80% de las mujeres se han tratado con quimioterapia y hormonoterapia, los dos tratamientos más frecuentes, que generan numerosos efectos secundarios y afectan a la vida de las pacientes.

De hecho, las secuelas de un tratamiento prolongado como es la hormonoterapia se apunta como un factor que condiciona sus vidas.

MÁS COORDINACIÓN

El estudio ha incluido, además, una serie de recomendaciones, como la necesidad de cambios que permitan una mayor coordinación entre los distintos agentes, rapidez en las evaluaciones y mejoras en las adaptaciones laborales, nuevas políticas laborales y económicas que ayuden a la inserción en el mercado de trabajo de todas las mujeres desempleadas.

La necesidad, por parte de los servicios sanitarios públicos, de más recursos especializados en la prevención, tratamiento y cuidado es otra de las recomendaciones que se resalta en el análisis, ya que las pacientes se encuentran con muchas dificultades para la realización de las tareas domésticas y para mantener su puesto de trabajo.

Para realizar esta investigación se realizaron cuestionarios a 256 mujeres residentes en Tenerife, entre los meses de enero y noviembre de 2020, así como 13 entrevistas a mujeres con distintos perfiles sociolaborales y médicos.
añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres