miércoles, 14 de noviembre de 2018 19:46 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Valladolid

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

Junta equipara por Ley los perros de asistencia a los guía y garantiza su libertad de acceso a establecimientos

La Junta ha aprobado este jueves un Proyecto de Ley que regula el derecho de acceso de perros de asistencia con el fin de favorecer un proyecto de vida "independiente" a los usuarios y para atender, como ha destacado la consejera de Familia, Alicia García, la demanda del sector que exigía una regulación para dar cabida al uso de canes en otros casos que van más allá de los 'perros guía' utilizado por el colectivo de ciegos.

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

13/9/2018 - 16:53


VALLADOLID, 12 (EUROPA PRESS)

La Junta ha aprobado este jueves un Proyecto de Ley que regula el derecho de acceso de perros de asistencia con el fin de favorecer un proyecto de vida "independiente" a los usuarios y para atender, como ha destacado la consejera de Familia, Alicia García, la demanda del sector que exigía una regulación para dar cabida al uso de canes en otros casos que van más allá de los 'perros guía' utilizado por el colectivo de ciegos.

Este es el primer paso para contar con una normativa que regule un derecho que por el momento no estaba reglado, además, la normativa enmarca este derecho de acceso dentro del ámbito de la dependencia, en concreto dentro del Servicio de promoción de la autonomía personal.

Como ha destacado García con este avance se posibilita que perros específicamente adiestrados para prestar auxilio y servicio a personas con discapacidades distintas de la visual no tengan dificultades de acceso en distintos establecimientos.

"Este anteproyecto de Ley viene a cubrir el vacío jurídico existente para este tipo de perros adiestrados para la detección precoz y la alerta médica de las crisis con desconexión sensorial que sufren personas afectadas por determinadas enfermedades, como la diabetes o la epilepsia", ha destacado García.

Así, los perros de asistencia, al igual que los guía, contarán con un distintivo especial y sus dueños tendrán un carné que les acreditará como tales, con lo que se les facilitará el acceso a todo tipo de establecimientos y servicios, sólo con limitaciones en casos concretos que puedan entrañar riesgos como en cocinas o quirófanos.

La Ley extiende a más personas el derecho de acceso con animal de asistencia al entorno social. En este sentido la Ley reconocerá este derecho de acceso a todas las personas usuarias de alguna de las modalidades de perros de asistencia comúnmente aceptadas lo que supone que, además de las personas usuarias de los perros guía, también beneficiará a las personas con diferentes discapacidades o enfermedades que utilicen cualquiera de las diferentes tipologías de perros de asistencia. Por este motivo la Ley establecerá hasta seis tipologías de perros de asistencia.

Además, la norma concreta los lugares y espacios públicos o de uso público a los que se extiende el derecho de acceso al entorno, en algunos de los cuales hasta ahora el reconocimiento era algo difuso o no existía. Entre ellos está, de forma especialmente destacada, el ámbito laboral o el puesto de trabajo o los espacios de titularidad privada de uso colectivo.

En los transportes colectivos públicos o de servicio público que dispongan de ellos, la persona usuaria del perro de asistencia tendrá preferencia en el uso de los espacios reservados para personas con discapacidad que son asientos adyacentes al pasillo. En ningún caso se podrá exigir a la persona usuaria el abono de un billete o cantidad adicional por el acceso a un medio de transporte público o de uso público con su perro de asistencia y el perro de asistencia no contará como plaza en los transportes públicos colectivos ni en los servicios urbanos e interurbanos de transporte en automóviles ligeros y taxi. La persona usuaria de un perro de asistencia tendrá preferencia en el uso de la litera inferior cuando utilice el servicio de literas en los transportes que dispongan de dicho servicio.

Al mismo tiempo, la Ley establecerá una serie de espacios a los que la persona usuaria no podrá acceder acompañada del perro de asistencia, como son las zonas de manipulación de alimentos que sean de acceso exclusivo para el personal de restaurantes, bares, cafeterías y otros lugares destinados a tal fin, salvo que sea el espacio para el desempeño de su actividad profesional; los quirófanos, las salas de curas de los servicios de urgencias, los servicios de cuidados intensivos o cualesquiera otros servicios o áreas de los centros sanitarios en los que se haya establecido reglamentariamente esta limitación por la necesidad de garantizar unas especiales condiciones higiénicas (Esta limitación no podrá extenderse, en ningún caso, a las áreas de los centros sanitarios en las que se permita el acceso general o las visitas en los horarios establecidos); el agua de las piscinas y de los parques acuáticos, o el interior de las atracciones en los parques de atracciones.

Además, se establecerán algunas situaciones en las que podrá limitarse el ejercicio del derecho de acceso al entorno cuando el perro de asistencia muestre signos evidentes de enfermedad, de falta de higiene o cuando exista una situación de riesgo inminente y grave para la integridad física de la persona usuaria, del perro de asistencia o de terceras personas.

Junto a todo lo anterior, la Ley establecerá los requisitos y condiciones para el reconocimiento de la condición de perro de asistencia y persona usuaria, así como las obligaciones para los usuarios, propietarias y adiestradoras y educadoras de perros. Entre las obligaciones que se señalan para los usuarios están las de garantizar que el perro cumple las condiciones higiénico-sanitarias establecidas en la Ley; cumplir las normas de higiene y seguridad en vías y lugares públicos o de uso público en la medida en que su discapacidad se lo permita; mantener al perro a su lado y controlado con las sujeciones precisas y con el distintivo de identificación visible, mantener una póliza de seguro que haga frente a los posibles daños o perjuicios que el perro pueda ocasionar a personas, otros animales, bienes o espacios públicos y naturales, además de garantizar siempre el bienestar del perro de asistencia.

También se recoge la obligación para las entidades de adiestramiento de perros de asistencia de la Comunidad de estar inscritas en el Registro de Entidades, Centros y Servicios de carácter Social, como prestadoras del servicio de promoción de la autonomía personal. Y también se crea el Registro de perros de asistencia y unidades de vinculación, que depende de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.
añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres