jueves, 9 de abril de 2020 21:53 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Zamora

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Legumbre vinculada a Valladolid, Palencia, León y Zapora

La Lenteja de Tierra de Campos reclama actuaciones para el reconocimiento social de las IGP como sello de calidad

El Consejo Regulador de la IGP Lenteja de Tierra de Campos reunió el pasado viernes, 28 de febrero, en su sede de Mayorga, a diputados nacionales del PP y el PSOE para abordar los problemas que sufre esta legumbre y solicitarles su ayuda e influencias para intentar darles solución. El reconocimiento social de la IGP en general, el control de las ventas a granel, una mayor claridad y exigencia en los etiquetados o destinar ayudas específicas a la producción de estos cultivos fueron las principales demandas, que los representantes políticos se comprometieron a abordar y apoyar.

Archivado en: IGP Lenteja Tierra de Campos, Javier Alonso Ponga

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es
02/3/2020 - 12:02

Al encuentro, que se desarrolló de manera distendida, asistieron María Luz Martínez Seijo (diputada del PSOE por Palencia), Carmen Morán (senadora del PSOE por León), Carmen González Guinda (diputada del PP por León), Sara Galván (senadora del PSOE por Valladolid), Milagros Marcos (diputada del PP por Palencia y ex consejera de Agricultura de Castilla y León) y José Ángel Alonso Pérez (diputado del PP por Valladolid), así como Alberto Magdaleno (alcalde de Mayorga), José Andrés García Moro (presidente de la IPG Lenteja de Tierra de Campos) y Javier Alonso Ponga (director técnico de la IPG Lenteja de Tierra de Campos). Al finalizar todos disfrutaron de una comida a base de ‘lentejas de viernes'.

García Moro hizo llegar a los representantes políticos que "una de las luchas que tenemos es que la sociedad llegue a identificar las IGP con calidad, lo mismo que han conseguido las Denominaciones de Origen (DO). Y ahí tenemos que trabajar entre todos". La IGP (Indicación Geográfica Protegida) es un marchamo de calidad vinculado a un territorio otorgado por la Unión Europea que exige unos estrictos controles para que los productos puedan llevar el sello. Pero siendo así, de una manera muy similar a lo que sucede con las DO, el consumidor aún no es capaz de identificarlo. "Y tenemos que conseguirlo. Que cuando una persona vaya al supermercado y vea el sello IGP en un envase, sea de la zona que sea, sepa que es una garantía de calidad y que, además, se trata de un producto tradicional ligado a la tierra, que asienta población y crea riqueza en el medio rural".

Gran peso a nivel nacional

En España hay diez legumbres amparadas bajo alguna de estas dos figuras de calidad, las únicas reconocidas a nivel europeo: DO Mongeta del Ganxet, DO Fesols de Santa Pau, IGP Alubia de La Bañeza León, IGP Faba Asturiana, IGP Faba de Lourenzá, IGP Garbanzo de Escena, IGP Garbanzo de Fuentesaúco, IGP Judia del Barco de Ávila, IGP Lenteja de la Armuña e IGP Lenteja de Tierra de Campos. En el año 2018, últimos datos cerrados, entre todas ellas se sembraron 8.158 hectáreas, de las cuales 5.219 correspondieron a la Lenteja de Tierra de Campos, lo que supone el 74% de toda la legumbre de calidad que se produce en España. Pero siendo así, es una parte ínfima (el 4,5%), de la legumbre que se consume en España ya que la gran mayoría procede de la importación, principalmente de América. "Por lo que tenemos una capacidad de crecimiento que tendrá el techo que nos queramos marcar", afirmó García Moro.

La IGP Lenteja de Tierra de Campos ampara a esta legumbre producida en territorios de las provincias de Valladolid, Palencia, León y Zamora. La mayor parte de su producción está en la provincia de Valladolid, mientras que las envasadoras están principalmente en León.

Otro de los problemas existentes en la actualidad es la proliferación de las ventas a granel que el consumidor identifica con calidad, cuando en realidad apenas existe control sobre los mismos. "Pones un legumbre en un saco de cuerda y todo el mundo piensa que es buena, cuando no es cierto. Desde las administraciones se debería tener unos controles más estrictos sobre ello porque hay muchos fraudes", dijo el presidente de la IGP Lenteja de Tierra de Campos.

A ello se viene a sumar el incremento de las marcas blancas y los precocinados. Las grandes cadenas de alimentación están apostando por fomentar sus propias marcas dejando de lado los sellos de calidad (DO o IGP) lo que supone una mayor inseguridad para el consumidor ya que existen etiquetajes que inducen a al error y confunden al consumidor que no es capaz de saber si el producto que compra es nacional o importado o si tiene una garantía de calidad. "Si lográramos que el consumidor buscase el sello de IGP como garantía de calidad, tendríamos mucho camino recorrido", argumentó García Moro.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres