Gente Blogs http://www.gentedigital.es/blogs/ Sat, 27 Aug 2016 20:37:29 +0100 FeedCreator 1.7.2 Jason Bourne: el espía sin memoria http://www.gentedigital.es/blogs/javiermemba/65/blog-post/11831/jason-bourne-el-espia-sin-memoria/ Jason Bourne (Paul Greengrass, 2016), la última cinta de la saga del agente amnésico protagonizada por Matt Damon, se ve como se escucha una pieza musical en la que todo es ritmo. Un ritmo vertiginoso, sin un ápice de melodía, que sólo atiende a la sucesión acelerada de las secuencias y no a lo que éstas aportan a la progresión del conjunto del argumento. Argumento que, por lo demás, en líneas generales, sigue siendo el mismo que el de las tres entregas anteriores -El caso Bourne (Doug Liman, 2002), El mito de Bourne (Paul Greengrass, 2004) y El ultimátum de Bourne (Paul Greengrass, 2007)-: el más letal de los agentes de la inteligencia estadounidense quiere saber quién es y por qué se le persigue con el encono que lo hacen los responsables del programa Treadstone de la CIA.

###LEER_MAS###

 

Leo asimismo este verano las aventuras de XIII, la historieta de Jean Van Hamme (guion) y William Vance (dibujo) también basada en ese universo de espías sin memoria del novelista estadounidense Robert Ludlum. A medida que avanzo en los distintos álbumes -El día del sol negro (1984), Todas las lágrimas del infierno (1986), La noche del 3 de agosto (1990) ...-, constato que los cómics -con páginas enteras sin ningún bocadillo- también caen en ese exceso de ritmo. Es una pena porque lo del espía amnésico me parece un hallazgo argumental sublime, que se desaprovecha con el festival de puñetazos y tiros. Pero centrémonos de momento en la pantalla.

 

Esta magnificación del ritmo me lleva a pensar que Cecil B De Mille podía haberse callado en vez de sentenciar aquello de que las películas "tienen que empezar por un terremoto y seguir subiendo". Sin embargo, el del ciclo de Bourne es tan magnético que incluso llega a echarse de menos en las tres o cuatro secuencias en que no hay tiroteos o peleas. A falta de otra película de más interés en la cartelera de una de las multisalas donde se programa, a la que estaba invitado gentilmente, tuve oportunidad de ver Jason Bourne hace algunos días. Salí de la proyección como si hubiera asistido a una de esas tamborradas de la Semana Santa de Calanda. Sin embargo, de haber presenciado una de estas celebraciones turolenses, hubiese evocado a mi admirado don Luis Buñuel, quien -como es harto sabido- vino al mundo en Calanda y -pese a ser "ateo gracias a Dios"- gustaba de tocar allí el tambor cuando le era posible.

 

Por el contrario, con el filme de Greengrass, sólo he llegado a evocar a Elio Petri, un cineasta menor -como suele serlo el cine concebido en base al didactismo de una idea política, la que sea- de la pantalla comprometida italiana de los años 60. "¿Qué puede haber en común entre Petri, realizador de cintas como La víctima número diez (1965), A cada uno lo suyo (1967) o Investigación sobre un ciudadano libre de toda sospecha (1970) y la saga Bourne?", se preguntará el lector. Ahí va la respuesta: un teleobjetivo.

 

Tanto A cada uno lo suyo como Investigación sobre un ciudadano... están fotografiadas, en gran medida, con una óptica de estas características. Al igual que todas las persecuciones de Bourne. El resultado es que, en proyección, el sujeto retratado aparece en el lienzo -la pantalla- empastado contra el fondo ante el que se encontraba cuando fue filmado. Más aún, en la vida real, quien espía a otra persona suele hacerlo con teleobjetivos. Aunque el cine, dada la dificultad de trabajar con esta óptica -sin ninguna profundidad de campo y, por lo tanto, mucho más dada a movimientos del encuadre no deseados- no suele hacerse.

 

Tanto en el ciclo de Bourne como en las cintas de Petri la elección es una de las cosas que alabo. Creo que, desde una perspectiva más elevada que la de la simpleza de los puñetazos y las peleas, que tanto gustan a quienes van al cine a comer palomitas, denota tanto un afán de reflejar la realidad como una encomiable voluntad de estilo. En Jason Bourne también aplaudo el constante retrato de pantallas de los ordenadores, la loa a las nuevas tecnologías de la información y comunicación que conlleva. Esas tecnologías son lo que más me interesa de nuestros tiempos. Y, por supuesto, me rindo sin paliativos ante la delicada belleza de Alicia Vikander. Pese a incorporar a una arribista de la talla de Heather Lee, cada vez que aparece en el lienzo es un bálsamo de paz entre tanto reparto de leña.

]]>
Javier Memba Wed, 24 Aug 2016 09:00:00 +0100
ANTONIO BAÑUELOS CRIADOR DE BRAVO http://www.gentedigital.es/blogs/taurino/16/blog-post/11830/antonio-banuelos-criador-de-bravo/ Nuevamente el ganadero burgalés propietario de la finca La Cabañuela, donde pastan los llamados" toros del frio" ha dado un paso de gigante en la plaza Monumental de Las Ventas en Madrid, echando una gran corrida de toros, otra más, en la canícula veraniega de la capital. Esta ganadería, que adquirió antigüedad en el mes de junio de 2011 viene lidiando excelentes corridas de toros muy del gusto del auténtico aficionado, del aficionado que como el pasado domingo día 21 de junio acudió a la plaza de toros con la ilusión de presenciar lo que al final resultó:una gran corrida de toros en las que cinco de los seis ejemplares fueron aplaudidos en el arrastre. No es la primera vez que esto sucede y el aficionado lo intuía y por eso estuvo presente en Las Ventas. Había y hay quien dice que esta ganadería se encuentra en un gran momento y esto no es cierto. Las ganaderías no son como los deportistas que atraviesan mejores o perores momentos de forma. El comportamiento de los toros de Bañuelos no es fruto de la "forma" de la ganadería sino del trabajo bien hecho, aclimatando a los toros y adaptándolos en un medio que condiciona casi todo, como es el buen manejo, la alimentación , con primaveras que se retrasan hasta bien entrado el verano y el aprovechamiento de unas muy buenas condiciones sanitarias de la zona en la que pastan. No sabemos, imaginamos que sí, que los profesionales habrán tomado buena nota de lo que sucede cada verano en Madrid con los toros del ganadero burgalés. Además, por suerte, cayeron en manos de dos toreros que son nuestra debilidad, como son Javier Jiménez y David Galván, tan injustamente tratados en el circuito. Que tome nota quien corresponda y tenga en cuenta que lo que el aficionado quiere ver es realmente lo que sucedió el pasado domingo en Madrid; el toro bravo, embistiendo en bravo, sin concesiones, el toro exigente, el toro que pone en su sitio al torero de verdad, al toro sobre el que se sustenta la verdad de esta Fiesta. Enhorabuena, ganadero y enhorabuena a los de a pie que entendieron lo que toros de verdad les exigían y a fe que respondieron. Tanto unos como otros merecen más atención de quien manda y decide en esto. Tomen nota la figuras .Cañaveralejo

]]>
Cañaveralejo Mon, 22 Aug 2016 20:45:00 +0100
Adios a L'Altelier 13 http://www.gentedigital.es/blogs/javiermemba/65/blog-post/11829/adios-a-laltelier-13/     La dicha y la desdicha, la fortuna y el infortunio... Con el curso del tiempo, todo ha de concluir del mismo modo. Ahora bien, pese a tener la certeza de ese destino último de cuanto existe, no puedo dejar de entristecerme cuando tocan a su fin iniciativas como la de L'Altelier 13. Creada por el italiano afincado en Barcelona Tommy Meini, esta distribuidora de DVD's, especializada en cine de ciencia ficción y terror de culto, ha sido una referencia fundamental entre los fanáticos de estos géneros. Particularmente, gracias a L'Altelier 13 he accedido a un buen número de películas, sobre las que llevaba años leyendo sin haber tenido aún oportunidad de verlas. Descubrí la firma en su edición de El cerebro de Donovan (Félix Feist, 1953). Fue en 2007. Desde entonces hasta que hace unas semanas, cuando leyendo el espléndido Todo el cine el cine zombi, de la editorial vallisoletana IG, tuve noticia de que la distribuidora cerraba por cansancio de Meini, he seguido con atención sus nuevas entregas. Recién adquirida la última, Robinson Crusoe de Marte (Byron Haskin, 1964), vengo ahora a despedirles con el mayor de los aplausos.

###LEER_MAS###

 

    Siendo esa serie B de la fantaciencia y el terror uno de los principales nortes de mi tesoro filmográfico, en L'Altelier 13 encontré títulos como Doctor Cyclops (Ernest B. Schoedsack, 1940), Llegó del más allá (Jack Arnold, 1953), Regreso a la Tierra (Joseph M. Newman, 1955) y otras muchas delicias de antaño. Firmadas por maestros del cine de presupuesto escaso, como Bert I. Gordon, Sidney Salkow o Nathan Juran, no hubieran llamado la atención de ningún otro distribuidor de no ser Meini. No en vano es todo un cinéfilo que siempre confesó guiarse por sus propios gustos, acrisolados cuando era un niño, como los de casi todos los que amamos estas producciones. Siempre en ediciones limitadas a 1.000 ejemplares, "Lo mejor y lo peor del cine de ciencia ficción", rezaba el lema de la propuesta. Pero con "peor" -a excepción hecha de Plan 9 From Outer Space (Ed Wood,1959), un mito por mala precisamente- quería aludirse a los rudimentarios -empero entrañables- efectos especiales de aquellos filmes de antaño. Por lo demás, a menudo se trataba de obras maestras como Invasores de Marte (William Cameron Menzies, 1953).

 

   Asimismo, la calidad de la digitalización siempre era exquisita. Nada que ver con la precariedad de las copias de esos wésterns, de estos mismos maestros de la ciencia ficción de bajo presupuesto, que emiten en la programación televisiva, donde los busco con avidez pues son otro de los actuales nortes de mi tesoro filmográfico.

 

   Aunque me quedo con la primera carpeta de L'Altelier 13, la fina, no he dejado de leer ninguno de los folletos introductores de la Doctora Zora G, seudónimo del propio Meini. Siempre han sido un excelente recorrido por la mitología del título en cuestión. Cómo olvidar, en fin, los "extras". A menudo incluían diferentes capítulos de series televisivas como Tales of Tomorrow o Science Fiction Theatre. De esta última, en el DVD de Tarántula (Jack Arnold, 1955), se incluyó un capítulo dirigido por el propio Arnold: Spider Inc (1955).

 

   Las grandes causas han de tocar a su fin igual que las empresas comerciales. No por ello deja de ser una pena que una gran causa como la de L'Altelier 13 haya concluido por el desgaste propio de las empresas comerciales.

]]>
Javier Memba Wed, 10 Aug 2016 16:30:00 +0100
Una lectura de Pessoa http://www.gentedigital.es/blogs/javiermemba/65/blog-post/11828/una-lectura-de-pessoa/             No he vuelto al pensamiento impío desde que mis lecturas de Bakunin, hace ya la friolera de cuarenta años, me convirtieron al ateísmo sin el más mínimo escándalo por parte de mi madre, que tan en vano intentó inculcarme su sincero catolicismo. Creí que El regreso de los dioses supondría mi retorno a estos viejos escepticismos. Pero estas páginas de Fernando Pessoa, que atesoro desde 1986, cuando llegó a las librerías su primera edición[i], en modo alguno constituyen un texto impío. Muy por el contrario, surgen frente a ese agnosticismo que empezó a extenderse inexorablemente entre la intelectualidad europea durante el siglo XIX, prolongándose en su paroxismo hasta nuestro nefasto siglo XXI. "He nacido en un tiempo en el que la mayoría de los jóvenes habían perdido la creencia en Dios por la misma razón que sus mayores la habían tenido: sin saber por qué", escribe Pessoa en El libro del desasosiego. Antonio Mora, el heterónimo con el que el portugués firma El regreso de los dioses propiamente dicho[ii], llama "paganismo" a la pérdida de dicha creencia. Paganismo entendido como el antagonismo del cristianismo, sustituido por otras divinidades, antes que por sus características propias al margen de la comparación.

###LEER_MAS###

 

Bien es cierto que Mora nos recuerda que la fortuna -la divinidad- no favorece especialmente a quienes le rinden culto. Muy a menudo es todo lo contrario, los más desdichados son los más creyentes. Pero en modo algún este primer heterónimo se suma al paganismo. Y es el auténtico Pessoa -y con su propio nombre- quien afirma creer en "la existencia de mundos superiores al nuestro y de habitantes en esos mundos, en existencias de diferentes grados de espiritualidad, que se sutilizan hasta que se llega a un Ente Supremo, que presumiblemente creó este mundo" (pág. 221).

 

Mora, con mucho acierto por otro lado, sostiene que el cristianismo -que prefiere llamar cristismo para disociarlo del concepto religioso que entraña la palabra "cristianismo" a cuantos nos enseñaron el catecismo- ha sido la base con la que se ha organizado la civilización occidental. "La religión es el fundamento representativo de las civilizaciones" (pág 67). Puesto a hablar sobre la cristiana, se nos descubre un auténtico machista y reaccionario. No le tiembla el pulso al escribir: "El mismo desvío económico que lanzó a la vida masculina del trabajo a las mujeres las esterilizaba o las maltrataba con ello. En el terreno de la práctica quedaban menos al abrigo y su inferioridad se destacaba" (pág.56). En el siguiente capítulo (21), sostiene: "¿De qué les sirve la libertad a las plebes? ¿De qué les sirve, suponiendo por lo demás que puedan obtenerla y usarla?" (ibídem).

 

Dado el galopante laicismo en la antigua Europa cristiana, dudo que las tesis de Mora/Pessoa -escritas hace ahora un siglo- sigan teniendo vigencia. En cualquier caso, lo que a mí me ha interesado ha sido perderme en una prosa de singular altura y cuidadísima edición a cargo de Ángel Crespo, quien, a comienzos de los años 80, vertió al español los manuscritos originales de Pessoa en portugués e inglés. Ante tanta excelencia, el tema tratado -a no ser que sea la práctica deportiva, sobre la que me niego en redondo a leer- cuenta muy poco. La lectura en sí misma se convierte en un placer.

 

Al igual que Balzac me cautiva por la magnitud de su obra, Pessoa lo hace por la complejidad de sus heterónimos, auténticos "otro yo" a los que dota de su propia personalidad. Así, frente al deísmo de Mora y él mismo, surgió el escéptico Alberto Caeiro, el más sobresaliente de los 72 heterónimos que llegó a concebir en su vasta producción. Caeiro sostiene la teoría marxista de que la religión es el opio del pueblo. En esa dialéctica, que Pessoa establece entre sus "otro yo", Mora rebate a Caeiro, pero acaba aludiendo a Platón -"Bello es el combate, la esperanza es grande"- antes de retomar sus posiciones y concluir -como todos esos creyentes que dicen que los ateos, en el umbral de la muerte, volveremos a creer en Dios-: "¡Yo saludo en Alberto Caeiro el regreso de los dioses!" (pág. 101).

 

Sin embargo, el paganismo de Caeiro no ha de llamar a engaño. No es el marxista que cabría pensar al leer lo de que la religión "fue a la civilización europea la primera forma conocida de opio o cocaína" (pág. 83). Avanzando en su Nueva revelación, el libro que sucede a El regreso de los dioses, tampoco duda al escribir: "Tenemos aversión a una civilización tan falsa que le faltan los esclavos, tan imperfecta que vive de la subordinación de la inteligencia a las emociones y que, por más que parezca apartarse de su enfermedad religiosa, más tiende hacia ella" (pág. 123). Y el propio Pessoa, quien se me empieza a antojar bastante reaccionario dadas las tendencias de sus heterónimos, estima en el prefacio a un proyecto de traducción al inglés de unos poemas de Caeiro, que supongo apócrifos: "a un mundo sumido en humanitarismos, en problemas obreros, en sociedades éticas, en movimientos sociales, [Caeiro], trae un desprecio absoluto por el destino y por la vida del hombre, lo que, si puede considerarse excesivo, es, a fin de cuentas, lo natural para él" (pág 136). Aunque me desmarco de las tesis más reaccionarias de Caeiro, sí comparto ese desprecio. Y más en unos días como los que vivimos, en que la solidaridad se ha convertido en una histeria colectiva.

 

Álvaro Campos, el tercer heterónimo que aparece en estas páginas, proclama que Caeiro es su maestro y se refiere a él como el paganismo por antonomasia (145). A diferencia de lo apuntado en Wikipedia, es Campos y no Pessoa quien así se expresa. Para Campos todos son paganos. Incluso Pessoa, el ortónimo -que se ha dado en llamar al autor cuando usa su propio nombre-, lo "sería si no fuese un ovillo enredado por dentro". Yo como vengo diciendo, dudo que lo fuera. No recuerdo si en los años 80, cuando el lisboeta fue descubierto con entusiasmo por la intelectualidad española, se le reivindicaba como un paladín de la democracia siguiendo la costumbre, imperante entonces, de reivindicar a todos los intelectuales como grandes progresistas, aunque no lo hubiera sido. El portugués, desde luego, no lo fue. Antes, al contrario. Respecto a su paganismo, el mismo ortónimo escribe: "soy un pagano decadente del tiempo del otoño de la belleza, del ensoñar de la limpieza antigua, místico intelectual de la raza triste de los neoplatónicos de Alejandría" (pág 182).

Recuerdo que fue leyendo las Odas de Ricardo Reis, otro de los heterónimos de Pessoa, cuando empezó a cansárseme la vista. Aquí, Reis entra en escena como comentarista de la obra de Alberto Campos, ingeniero y poeta sensacionista. El sensacionismo es la estética a la que se adscribe Pessoa y algunos de sus heterónimos. En líneas generales, he creído entender que está tomada del filósofo francés Claude-Adrien Helvétius, para quien todas las ideas tienen su origen en sensaciones y éstas son simplemente afecciones de los sentidos. "Un poema es la proyección de una idea en palabras a través de la emoción", escribe Reis sobre el arte de Álvaro Campos (pág. 165). "La emoción no es la base de la poesía: es tan solamente el medio de que la idea se sirve para reducirse a palabras" (ibídem). "Los sensacionistas son, antes que nada, decadentes, descendientes directos de los movimientos decadente y simbolista" (pág. 275) y tienen en Campos -que además de supuesto ingeniero naval es colaborador de la revista Orpheu fundada por el propio Pessoa - a uno de sus máximos exponentes.

 

Con las mismas que el sensacionismo se me antoja tan lejano como todas las estéticas y poéticas de hace cien años -muy probablemente la obra de Pessoa, en su conjunto, sólo tenga interés para los estudiosos de la literatura-, las visiones de Campos sobre Europa en general y su país en particular sorprenden por su vigencia. "Hay en el Portugal de hoy dos corrientes perfectamente definidas: la que cree insoportable este estado de las cosas y la que no cree en ninguno de todos los procedimientos revolucionarios para resolverlo" (pág 178). Y qué decir de su lucidez, cuando, prácticamente a renglón seguido, el supuesto ingeniero sostiene, ¡y en una pieza fechada en 1919!: "La civilización europea actual está moribunda. No es el capitalismo, ni la burguesía ni ninguna de esas formas vacías lo que está muriéndose; es la civilización actual: la civilización grecorromana y cristiana".

 

Ya en el apéndice -artículos misceláneos, firmados por el ortónimo, que Crespo incluye en la edición para demostrar cómo las teorías de Pessoa concuerdan con las de sus heterónimos- el autor estima que los pilares de la civilización europea son la cultura griega, el orden romano, la moral cristiana y la política inglesa. No hay duda de que el ortónimo es tan anglófilo como suelen serlo los portugueses. ¿Dónde se queda Francia, inventora de la Libertad, los Derechos Humanos y la cultura misma?

 

En cuanto a la saudade, otra de las cosas que suelen atribuírseles a los portugueses, no la he detectado en ni en los heterónimos ni en el ortónimo. Me resulta mucho más intenso el escepticismo de todos ellos. Ya entonces, hace 100 años, eran conscientes de esa invisibilidad a la que está condenada la cultura portuguesa.

 

Habida cuenta de que el mismo Pessoa se declaraba "conservador", que en sus tiempos era poco menos que declararse fascista, me ha llamado mucho su desprecio a la revista Action française, el órgano del movimiento monárquico francés y uno de los pilares de la Europa más carca, que inspiró a José Calvo Sotelo y en buena parte colaboró con el invasor alemán durante la guerra.

 

Más sospechosas resultan las ideas políticas de Campos: "La democracia es el más estúpido de todos los mitos porque ni siquiera tiene carácter místico" (pág. 177). Unas líneas más abajo, apunta sin contemplación alguna lo que no se atreverían a escribir ni quienes se declaran abiertamente fascistas: "Los obreros son todos unos idiotas, y sus jefes, o idiotas también, o locos, todos ellos son elementos esencialmente sugestionables, instrumentos inconscientes de fuerzas cuya existencia muchos de ellos ni siquiera sospechan" (ibidem).

 

Sin embargo, entre tanta reacción parece vislumbrase cierto sentir ácrata. Acaso como el de Céline o, mejor aún, como el de ese banquero anarquista que protagoniza y da título a El banquero anarquista (1922), el único relato que Pessoa publicó en vida. Es el mismo Campos al que acabamos de leer despotricando contra el proletariado quien, prácticamente a renglón seguido, escribe: "Un país sin grandes trapalones es un país perdido, porque la civilización, en cualquiera de sus niveles, es esencialmente la organización de la artificialidad" (pág. 177)

 

"El poeta es un fingidor" escribe Pessoa en su verso más conocido. Toda su prosa, prácticamente apócrifa, es buen ejemplo de ello. Todo es tan confuso como el juego de la heteronimia. En esa confusión precisamente radica el gran atractivo de estos textos. "No sé quién soy, qué alma tengo" confiesa el ortónimo (pág 183). Dice sentir creencias ajenas. "Me arroban ansias que repudio".

 

Aunque en Pessoa alcanza el paroxismo, el seudónimo y el apócrifo, pues de eso al fin y al cabo se trata, son tan comunes en la creación literaria como las metáforas. Lo que pasa es que en el portugués uno y otro se subliman. Dicho juego -apenas apreciable en El libro del desasosiego, que al cabo puede entenderse como las memorias de otro heterónimo, Bernardo Soares- es el verdadero argumento de estas páginas. Andando en ellas, Pessoa viene a confesar que fue uno de esos niños que se inventan amigos y es a esos primeros días a los que hay que remontarse puestos a buscar el origen de tantos desdoblamientos de personalidad: "Me siento múltiple. Soy como un cuarto con innumerables espejos fantásticos que dislocan reflejos falsos, una única anterior realidad que no está en ninguno y está en todos" (pág. 183). Esas referencias del ortónimo a sus heterónimos -a los que llama "figuras"- me han interesado mucho más que el neopaganismo. El primero surgió cuando sólo contaba seis años. Lo llamó Chevalier de Pas y en su nombre el pequeño Pessoa se escribía cartas a sí mismo.

 

 

 


 

[i] Que he tardado un par de décadas en decidirme a abrir porque su densidad, cuando era joven y relativamente dinámico, me agobiaba.

 

[ii]  El resto de los libros que le suceden en este mismo volumen son crítica literaria y disertaciones acerca de la inveterada costumbre del autor de inventarse otras personalidades.

 

]]>
Javier Memba Sun, 31 Jul 2016 07:30:00 +0100
MADRID Y SUS NOVILLADAS http://www.gentedigital.es/blogs/taurino/16/blog-post/11827/madrid-y-sus-novilladas/ Lo dice Simón Casas, empresario de Casas Production en un artículo publicado en Mundotoro que no tiene desperdicio : "Las novilladas de Madrid rozan el concepto de crimen contra la humanidad". Y esto lo dice un empresario importante, co-empresario a su vez de la plaza de toros de Madrid. En su artículo entra en dos conceptos importantes : el tamaño, trapío y dudosa procedencia en algunos casos del novillo de Madrid y los honorarios de los novilleros. La situación económica actual no es para dar un número importante de novilladas, por lo cual, los novilleros están poco placeados. En cuanto tienen la oportunidad de ir a Madrid, no la desaprovechan, pero flaco favor se los está haciendo si sale el tipo de novillo que está saliendo, con más hechuras de toro que de novillo. El riesgo que corren es grande, se juegan la vida sin cuento, con poquísimas probabilidades de triunfar, pues con este tipo de novillo, el triunfo no depende de las aptitudes de los toreros . Luego viene el capítulo económico en el que Casas da en el clavo cuando dice que torean por el mínimo sindical por lo que descontados gastos y cuadrilla, no les queda ni para un bocadillo. Para que se sepa, un novillero en plaza de 1ª categoría como es Madrid, percibe un total de 6.700€ por novillada, por lo que descontando cuadrilla y gastos generales le queda líquido para su bolsillo, a penas 950€. Todo esto después de jugarse la vida, arriesgando además un fracaso que puede ser definitivo. No, no se les hace ningún favor a estos novilleros; ellos, todos, quieren estar en Madrid y echar la moneda al aire. Lo malo es que muchas veces cae de canto. El problema no tiene solución hasta que los políticos cojan la sartén por el mango, y si se han afanado en decir que el toreo es arte, lo apoyen como se merece el arte, su responsabilidad es proteger el patrimonio artístico como es la Tauromaquia, lo mismo que se hace con el cine, con el teatro , con el circo y otras manifestaciones artísticas. Apoyen al arte pero de verdad, no sólo con proclamas. Las novilladas sólo así serían posibles. De otro modo, son deficitarias yel bolsillo del empresario no está para alegrías. Demasiado hacen con jugársela en corridas de toros con resultado la mayoría de las veces negativo. Así pues, apóyese al arte, hagan pliegos sensatos para que los empresarios se ajusten a la realidad vigente y no exijan para determinadas plazas que el novillo sea como un toro-toro. No nos estamos jugando que haya un número mayor de novilladas, nos estamos jugando el futuro de la Fiesta .
Cañaveralejo Julio 2016

]]>
Cañaveralejo Wed, 27 Jul 2016 14:45:00 +0100
Dos consejeros de León,... muy distintos http://www.gentedigital.es/blogs/leon/29/blog-post/11826/dos-consejeros-de-leon--muy-distintos/ Jueves 7 de abril de 2016, el consejero de Educación, Fernando Rey, comparece en el  con el alcalde de León, Antonio Silván, para anunciar que el nuevo Conservatorio se ubicará en el edificio anexo al Estadio Reino de León. Llega sin ‘papeles’ y apenas si se da a los periodistas un plano de las dos plantas (1ª y 2ª) donde se ubicaría el Conservatorio. Al día siguiente comienza la protesta y se prepara una visita al edificio en cuestión y se añade un tercer plano (el de la planta baja) y se llega prácticamente a los 5.000 metros cuadrados listos para 2018. Después el consejero comparece en las Cortes y ya enseña una simulación de cómo quedaría el Conservatorio. Al final, no se hará en dicho edificio. Martes 19 de julio. El consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presenta el convenio con la Diputación para afrontar el puente sobre el Esla en Valdepolo. Llega con estudio de viabilidad, planos y ubicación. Se hará seguro, pero eso sí, tras una eternidad de burocracia: 18 meses de tramitación, otros 18 de proyecto y adjudicación y 24 meses de obras.

]]>
José Ramón Bajo Fri, 22 Jul 2016 08:00:00 +0100
Ana Pastor, punto de encuentro PP-C’s http://www.gentedigital.es/blogs/leon/29/blog-post/11825/ana-pastor-punto-de-encuentro-pp-cs/ Ana María Pastor Julián, zamorana de Cubillos del Pan, licencida en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca y reconvertida a la política en Pontevedra a la sombra de Rajoy, es la nueva presidenta del Congreso de los Diputados gracias al acuerdo entre el PP y Ciudadanos y a la abstención de los partidos nacionalistas e independentistas que no han apoyado al candidato alternativo, pero que pueden enturbiar las relaciones PP-C’s. Es el arranque de la XII Legislatura, que se espera más larga que la precedente al superar el PP y Rajoy el primer escalón tras los comicios del 26-J. Por un lado, ha logrado atraer al partido de Albert Rivera y, por otro, se asegura el control del Congreso de los Diputados, a pesar de tener una mayoría muy exigua de sólo 137 escaños de 350 de la Cámara, más una cómoda mayoría absoluta en el Senado. El control del Congreso lo consigue Rajoy con la mayoría de la Mesa, junto a Ciudadanos, y situando al frente de las Cortes a una de las personas de mayor confianza. Ese control es clave para disponer de los tiempos de la investidura o para decidir la actividad de la Cámara si se demora la elección de presidente del Gobierno. Pastor, ministra de Fomento desde que gobierna Rajoy y de Sanidad al final de la época de Aznar (2002-2004), fue ‘uno’ de los ‘ministros’ que dio plantón al Congreso y se negó a someterse al control en la legislatura ‘más breve’.
Gracias a este acuerdo, Ciudadanos ocupa dos puestos en la Mesa, que no le correspondían por su número de escaños logrados, pero sigue diciendo que no votará a favor de Rajoy. Otra ex ministra de Sanidad, Celia Villalobos, tuvo que abandonar la Mesa tras 12 años.
Rajoy sigue ‘buscando’ apoyos para la investidura cediendo un puesto al PNV en la Mesa del Senado. Quizá lo siguiente sea permitir que el nuevo Partido Democrático de Cataluña tenga grupo propio.
Ana Pastor fue elegida presidenta en la segunda vuelta de la votación secreta, con 169 votos frente a los 155 del socialista Patxi López  (uno menos de la suma PSOE-Unidos Podemos) y 25 votos en blanco y nulos. Ana Pastor será la segunda mujer que presida el Congreso, tras Luis Fernanda Rudi, también del PP. Pastor inició su carrera política en Pontevedra. Fue a Crecente, capital del albariño, en su primer destino médico, y montó su vida en Galicia. Ha sido la ministra de Rajoy que más ha visitado León, pero deja muchos temas pendientes como la integración de Feve, la reducción de la integración del AVE, el edificio de Control del AVE y la Autovía a Valladolid.

]]>
José Ramón Bajo Fri, 22 Jul 2016 07:15:00 +0100
Una obra maestra de André Malraux http://www.gentedigital.es/blogs/javiermemba/65/blog-post/11824/una-obra-maestra-de-andre-malraux/                    Individualista irreductible como soy, por lo general aborrezco el llamado "compromiso". Como detesto, aún más, a quienes exigen su compromiso a los demás, tengo por norma ignorar la creación artística y literaria mediatizada por el compromiso de sus autores. Pero las reglas siempre se confirman en sus excepciones. En el caso de esta mía, una de ellas es La condición humana (1933), la magistral novela de André Malraux ambientada en la Guerra Civil China.

 

                   La leí hace ahora dieciséis años. Lo que sigue son las notas que tomé entonces. Aún recuerdo la emoción que me produjo el fragmento en que Katow entrega a sus compañeros, conscientes de que no soportarán la tortura, el cianuro que se reservaba para él mismo cuando llegase la hora de su suplicio. Y me descubro ante la definición de la condición humana de Kyo. Tal recuerda Gisors, su padre -pág. 160, tercer párrafo-, es "todo aquello por lo cual los hombres aceptan dejarse matar. Más allá del interés, tiende, más o menos confusamente, a justificar esa condición, fundiéndola en dignidad: cristianismo para el esclavo, nación para el ciudadano, comunismo para el obrero".

###LEER_MAS###

 

                   Shanghái, 21 de marzo de 1927.

 

                   Kyo, un mestizo de chino y japonés, Chen y el ruso Katow son tres dirigentes comunistas que, convencidos de que su antiguo aliado Chang Kai-shek va a acabar con el movimiento comunista cuando entre en la ciudad, se disponen a buscar armas y organizar las unidades de combate del partido -tchons- para un inminente levantamiento contra el capitalismo occidental asentado en el país. Clappique, el hombre que ha de vendérselas, es un sujeto ambiguo. Aparentemente amigo de los comunistas, acaso consciente de que éstos no quieren pagarle, pone inconvenientes. Ante este panorama, Chen acuchillará al vigilante del arsenal: el armamento que custodiaba resultará insuficiente.

 

                   Este primer planteamiento de la trama, que tiene un ritmo rápido, acaso parecido al de una novela policíaca, se nos presenta mediante la experiencia de cada uno de sus protagonistas, a los que hay que añadir al padre de Kyo, un profesor al que se alude por su apellido -Gisors-; May, una doctora y militante alemana, amante de Kyo; Hemmelrich, un antiguo "anarcosindicalista belga", a la sazón convertido en "bolchevique"; y Ferral, el capitalista que viene a dar el contrapunto a los revolucionarios. Así, la adición al opio del primero, los problemas sentimentales de la segunda, las ataduras familiares de Hemmelrich o las peculiaridades sexuales de Ferral, van articulando los distintos capítulos, titulados cada uno con la hora del día en que suceden las acciones que en ellos se nos refieren.

 

                   Tras algunas páginas en que la narración me ha dejado de interesar tanto como en las primeras, a partir de la Cuarta Parte -pág. 113-, titulada 11 de abril, la obra vuelve a leerse con la avidez que se descubre la mejor novela de aventuras. Lo que aquí se nos refiere es como Capplique es avisado por un conde polaco -Chpilewski-, con quien ha tenido algunos negocios, de que los nacionalistas quieren fusilarle: la entrada de las tropas de Chang Kai-shek en la ciudad es inminente.

 

                   Conocedores ya de su destino en caso de que triunfe la reacción, los comunistas deciden atentar contra el general nacionalista. Chen es el encargado de llevar a cabo la acción arrojando una bomba al paso del Ford de Chang Kai-shek. Llegado el momento, ya con el explosivo en una cartera, se encontrará con un misionero norteamericano -Smithson-, antiguo profesor suyo. A los reproches del religioso le hace por su alejamiento de la vida piadosa, Chen opone sus ideales revolucionarios e incluso anuncia que no tardará en matar. Sin embargo, se equivoca: cuando se dispone a arrojar el artefacto contra el vehículo del general, la insistencia del comerciante, en cuya tienda ha entrado para disimular, en que compre determinado objeto, conseguirá frustrar los planes del revolucionario. Posteriormente, en un segundo intento, será el mismo Chen quien se arroje con la bomba contra el Ford de Chang en uno de los fragmentos más impresionantes del texto. En esta ocasión los resultados no serán mejores: el general nacionalista no viajaba en su coche. Chen, cuyas piernas han quedado destrozadas, no llegará a saberlo. Cuando los soldados comienzan a darle patadas en lo poco que le queda de cuerpo, decidirá poner fin a lo poco que le queda de vida pegándose un tiro.

                   Ya a la desesperada, los revolucionarios se hacen fuerte en uno de sus locales, Hemmelrich -cuya familia ha muerto-, ya no tiene las ataduras que le contuvieron en días anteriores y también está con ellos. La situación es insostenible. Herido y abrumado por su eterna pobreza, Hemmelrich decidirá morir matando al primer enemigo que le sale al paso. Katow, también herido, será llevado al centro de detención.

 

                   El arresto de Kyo se produce en otro lugar. Su padre irá a ver a Clappique para que interceda por él ante el jefe de policía -un alemán que odia a los comunistas porque los bolcheviques le torturaron a él en Rusia-. Será inútil. El jefe de policía, quien ha avisado a Clappique de su inclusión en las listas de los que deben ser ejecutados por mediación del aristócrata polaco, le recomendará que no insista y que abandone lo antes posible la ciudad: los nacionalistas saben que intentó venderles armas a los comunistas. Clappique -que ha intentado ayudar a Kyo sinceramente- seguirá el consejo y huirá de Shanghai en barco.

 

                   Mientras tanto, Kyo se encuentra detenido. Cuando uno de sus guardianes comienza a dar latigazos a un desequilibrado para satisfacción de los otros arrestados, intercede por él. Acto seguido, van a buscarle para llevarle ante el jefe de policía. Éste le propone que se convierta en su delator. El comunista se niega y es llevado junto a Katow y el resto de los que esperan ser quemados vivos en la caldera de un tren, creo recordar que se da a entender. Ha llegado el momento de utilizar el cianuro que guardan en las hebillas de sus cinturones. Kyo, en efecto, recurrirá a él. Katow, por el contrario, preferirá entregárselo a dos compañeros chinos que no ocultan el temor que les inspira su inminente sacrificio. La oscuridad en que están confinados hace que los agraciados pierdan el cianuro al dárselo su benefactor. No obstante, lo encuentran y, cuando vienen a buscar al ruso para su martirio, todos los suicidas han muerto.

 

                   En junio de ese mismo año, Ferral asistirá muy escéptico a una reunión en un ministerio francés donde se tratan los planes que el capitalismo galo tiene para China.

 

                   Todo un ejemplo de literatura comprometida. Una novela en verdad impresionante, que no defrauda el interés que despertó en mí cuando supe de la decisión de Katow. No puedo dejar de volver sobre esa definición de la condición humana según Kyo: "todo aquello por lo cual los hombres aceptan dejarse matar. Más allá del interés, tiende, más a menos confusamente, a justificar esa condición, fundiéndola en dignidad: cristianismo para el esclavo, nación para el ciudadano, comunismo para el obrero".

]]>
Javier Memba Wed, 20 Jul 2016 09:45:00 +0100
¿De quién es la catedral? http://www.gentedigital.es/blogs/leon/29/blog-post/11823/de-quien-es-la-catedral/ Dos actos en el mismo día -martes 12 de julio- coincidieron en sus críticas a los ‘mandamases’ de la Catedral. Por la mañana, en un acto celebrado en el Claustro de la Real Colegiata Basílica de San Isidoro Ana Rodríguez, presidenta de la iniciativa ‘León Excellence Shopping’ que complementa los servicios de la tarjeta  ‘León Pass’ criticó a los dirigentes de la Catedral por no sumarse a esta iniciativa para dotar más atractivos y servicios a los visitantes de León que con esa tarjeta pagarán de una vez y les saldrá más barato, a la vez que les animará a quedarse en León algún día más porque es imposible verlo todo en un día. Por la tarde del mismo 12-J, y a más de 300 kms de León, similares quejas de Manuel Benavides al presentar en Madrid su plan de excursiones por la capital y la provincia con el objetivo también de alargar las estancias en León de turistas y visitantes. Propone visitas VIP a la Catedral para grupos pequeños y por la noche, por supuesto que a un precio mucho mayor que los 5 euros de la ‘visita normal’. Cerrazón total de los dirigentes de la Catedral, que se han adueñado de una maravilla de siglos que se mantiene ‘en forma’ gracias también al apoyo institucional. Pero ya se sabe, para la Iglesia lo suyo es suyo... y lo de los demás, como poco, a medias. No parece que ése sea el mensaje cristiano... Un poquito de por favor...

]]>
José Ramón Bajo Fri, 15 Jul 2016 08:00:00 +0100
león está de moda... http://www.gentedigital.es/blogs/leon/29/blog-post/11822/leon-esta-de-moda/ Ayuntamiento de León y Diputación de León, en general; y su alcalde Antonio Silván; y su presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, en particular; están empeñados en hacer de León una provincia de referencia en turismo de interior y no están escatimando esfuerzos para conseguirlo. Ambos dirigentes arrancaron prácticamente su mandato con la llegada del AVE a León (finales de septiembre de 2015), un hito en el transporte de viajeros que desde entonces permite a un madrileño ‘ponerse’ en León en poco más de dos horas de viaje... (y viceversa, a un leonés en Madrid). Se espera que Adif, como regalo de primer cumpleaños, tenga listo en las próximas semanas el sistema de seguridad necesario para que los trenes puedan circular ya a 300 kms/hora en el tramo entre Valladolid y León y así acortar el tiempo de viaje a 1 hora y 45 minutos. La llegada del AVE a León ha sido un revulsivo de primer nivel para el turismo y Ayuntamiento de León, Diputación de León y el Consorcio Provincial de Turismo ‘están echando el resto’ para colocar a León en el centro de los principales destinos de turismo de interior. Siete Reservas de la Biosfera, el Camino de Santiago, Las Médulas, una rica historia con el Reino de León como germen de España y Cuna del Parlamentarismo, un amplio patrimonio romano, gótico, románicó y mudéjar; monumentos como la Catedral, San Isidoro o los edificios de Gaudí en León y Astorga, un rico y extenso patrimonio natural con montaña y llanura, dos estaciones de esquí, un sinfín de monumentos singulares por toda la provincia, unas espectaculares Cuevas de Valporquero que cumplen 50 años, campo de golf,.. y una variedad paisajística y gastronómica de primer nivel. Pero para sacar partido, hay que promocionarlo. Y, por primera vez, las instituciones no sólo se lo han tomado en serio sino que se presentan unidos en los foros turísticos con una oferta conjunta.
León está de moda. Sí, pero queda mucho camino por recorrer y no faltarán piedras en el camino. Como la que ha puesto un joven que se ha ‘apropiado’ del lema con el que el Ayuntamiento promocionó en todos los foros la llegada del AVE. El ‘chico’ registró la ‘marca’ ‘León está de moda’ y vende la ‘pulsera oficial’ de León y con el escudo del Ayuntamiento...  Ahora, una ‘coma’ sustituye al verbo ‘está’ y la ‘marca’ turística municipal se ha reconvertido en ‘León, de moda’. Siempre hay gente con la escopeta cargada para ‘cazar’ las ideas ajenas y sacar partido económico de ellas. También se intentó con la feria ‘León se muestra’, pero el CEL anduvo listo (lo había registrado). Aquí, el que no corre... vuela.

]]>
José Ramón Bajo Fri, 15 Jul 2016 07:15:00 +0100