lunes, 24 de septiembre de 2018 00:56 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de África se mueve

África se mueve

La caída de la URSS y el fin del Apartheid

La noticia de que Israel ofreció armas nucleares a la Sudáfrica del Apartheid, y  el hecho de que existan documentos que lo corroboren ha sido analizada por los medios de comunicación como un duro golpe a Israel, ya que esto confirmaría que el país tiene efectivamente poder nuclear, algo que todos sabemos pero que ellos ni confirman ni desmienten.

 

Esto es importante, claro, pero a mí me interesa más destacar otra perspectiva, y es hasta qué punto la Sudáfrica del Apartheid, ese sistema racista que ahora tachamos de intolerable, tuvo siempre el apoyo de los países más poderosos, desde Estados Unidos a Gran Bretaña pasando por Francia y, por supuesto, el mencionado Israel.

 

Un libro sobre historia sudafricana que leí antes de ir a Johannesburgo -y cuyo título no recuerdo, pero lo buscaré- venía a decir que aunque la presión del ANC y la mayoría negra habían sido por supuesto cruciales a la hora de acabar con el Apartheid, esto no se habría conseguido nunca sin el derrumbamiento de la ex Unión Soviética.

 

¿Y cuál es la razón de este nexo entre países tan distantes, física y hasta políticamente, entre sí? Pues como siempre, la Guerra Fría. No sería casualidad, según esta tesis, que la URSS se derrumbase en 1989 y el Apartheid tan sólo dos años después, en 1991.


Así, en los años 70 y 80, mientras existío la URSS y el 'peligro rojo', tanto Margaret Tatcher como Ronald Reagan veían en Sudáfrica su mayor aliado contra el comunismo en África, el país que tendría que hacer frente a la amenaza proveniente de Mozambique, Angola e incluso Zimbabwe. Y como esto era más importante que todo lo demás, al Apartheid se le apoyaba con cualquier cosa que pidiera. Armamento nuclear incluido, según se publica ahora. Hasta hoy, sólo sabíamos, por ejemplo, que  Tatcher se negó siempre a apoyar las sanciones contra el Régimen y tachaba a los miembros del ANC de terroristas (comportamiento por el que Cameron pidió disculpas recientemente).

 

No fue hasta la caída de la URSS cuando Occidente dejó clara su posición a Sudáfrica: no tenía más opción que  poner en marcha el proceso de transición a la democracia. El 10 de noviembre de 1989 caía el Muro de Berlín. Tres meses después, el 2 de febrero de 1990, el presidente sudafricano Frederick De Klerk hacía un llamamiento para la creación de una nueva Constitución y daba a entender que el futuro de Sudáfrica era la creación de un estado democrático que seguiría el modelo de “una persona, un voto”.

 

Nada se puede analizar sin su contexto histórico. Y en el caso de los países africanos, este contexto ha sido especialmente importante. Al igual que en el caso del Apartheid - ¿alguien se explica cómo un Régimen así pudo llegar hasta los años 90?- fueron muchos los dictadores que contaron con el apoyo de un lado o de otro para mantenerse en el poder a pesar de las barbaridades que cometieron.

 

Por suerte, y aunque ya no sirva de mucho, quedan todavía investigadores buceando en el pasado para sacar a la luz, y demostrar con pruebas, cosas como ésta.

Publicado el 26 de mayo de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

África se mueve

África se mueve

África se mueve. Un mundo de tonalidades frente a las tinieblas del pasado

Razones para este blog: Poque hoy en día, con un simple mensaje de móvil, una campesina de Malawi puede conseguir un microcrédito para la cosecha del año que viene; porque un país africano celebra el Mundial; porque Facebook ya tiene versión en swahili; porque si a China le importa África, es que es importante; porque buena parte de nuestros recursos vienen de allí, y cada vez los necesitamos más. Pero también porque países como Zimbabwe están hoy peor que hace 20 años; porque el Sida se sigue cebando con África; porque no podemos olvidar el Genocidio de Ruanda y porque la miseria sigue presente en muchos sitios. Y, sobre todo, porque cada día nos cruzamos con africanos en el metro, en la frutería y hasta en la cola del Inem y no sabemos nada de ellos. En definitiva, porque razones hay más que de sobra. Pero hace falta entenderlas

Autora: Aurora Moreno Alcojor. Soy periodista, el año pasado estuve viviendo en Sudáfrica y aproveché para viajar un poco por el continente. Me gusta hablar de un África distinta a la que nos cuentan los tópicos -aunque muchas veces yo misma caigo en ellos-, y me interesan los nuevos medios de comunicación y el papel que, creo, pueden jugar en el futuro de África.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD