martes, 11 de agosto de 2020 12:49 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Luisgé Martín

El infierno son los otros

La injusticia y el desorden

Archivado en: Goethe, Houellebecq, Lévy, Injusticia

GoetheGoethe, el escritor nacional alemán por excelencia, el que junto con Shakespeare, Cervantes, Molière y Dante sirve de emblema a las cinco grandes lenguas europeas, dijo en una ocasión una frase repelente: "Prefiero una injusticia al desorden". Es una frase muy citada. Cualquier reaccionario con un poco de ínfulas y de mala conciencia, la cita: "Como dijo Goethe, es preferible una injusticia al desorden". En estos asuntos, no es lo mismo citar a Napoleón, a Mussolini, a Fraga o a Pío Moa que a Goethe. Si dices: "Como dijo De Gaulle, es preferible una injusticia al desorden", quedas como un tipo autoritario y fastidioso. Si en cambio es a Goethe a quien citas, das la impresión de ser -además de culto- templado y reflexivo. No te llaman facha, te llaman ecuánime.

Acabo de terminar un libro deslumbrante que se titula Enemigos públicos. Lo ha publicado Anagrama y es la correspondencia que durante varios meses mantuvieron Michel Houellebecq y Bernard-Henri Lévy. En esa correspondencia hablan de lo divino y de lo humano. Del compromiso del intelectual, de la fe, de Dios, de literatura, de la memoria, de los espíritus nacionales, del judaísmo, de los medios de comunicación, de la difamación como arte, de la vida como camino de imperfección y del amor, entre muchos otros temas. Al leerlo, uno tiene la sensación de sumergirse en la inteligencia en estado bruto. Dos individuos cultos, atrevidos, provocadores, lúcidos y brillantes, desgranando argumentos y contraargumentos ante la mirada aturdida del lector, que sabe que le están haciendo prestidigitación pero que disfruta igual. Ninguno de los dos era santo de mi devoción, pero he quedado rendido a sus pies.

En un momento dado, Houellebecq cita la frase de Goethe (Houellebecq es el prototipo de personaje con propensión a citar esa frase: anarquistas de derechas, les llaman algunos). Y Lévy se revuelve casi colérico y la explica con minuciosidad. No voy a glosarle, sino a citarle:

"Le señalo , de entrada, que la frase exacta de Goethe (‘Prefiero cometer una injusticia que tolerar un desorden') la dijo durante la Revolución Francesa, delante de la ciudad de Mayence reconquistada por los prusianos, pocos minutos después de que el escritor se hubiese interpuesto personalmente para impedir el linchamiento de un soldado francés evacuado por las tropas del ducado de Weimar: la ‘injusticia', en el contexto, consiste en salvar la vida de un soldado enemigo que es quizás un gran criminal; el desorden es el del populacho enloquecido, ávido de sangre, al que Goethe ve dispuesto a hacer picadillo al hombre; de tal modo que la frase, en sus labios, significa en realidad lo contrario, exactamente lo contrario de lo que usted le hace decir y de lo que siempre le han hecho decir desde Barrès".

¿No es fascinante? Reconozco que sentí alivio al leer esto. No es que piense que un gran escritor de la talla de Goethe no pudiera haber dicho una barbaridad semejante (encontraríamos ejemplos suficientes), pero me sentí mejor después de saber no sólo que no lo hizo, sino que lo que en realidad dijo -e hizo- es lo contrario de lo que siempre hemos creído y escuchado.

Yo, desde luego, siempre preferiré un desorden a una injusticia.

Publicado el 12 de abril de 2010 a las 20:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 10

1 | Joaking - 14/4/2010 - 16:58

Y en la misma línea, por sumar: Man kann nicht immer ein Held sein, aber man kann immer ein Mann sein. O sea, uno no puede ser siempre un héroe, pero siempre puede ser un hombre. Del mismo Goethe, en las mismas circunstancias.

2 | Luisgé - 14/4/2010 - 20:08

Esto sí que es exhibicionismo, Joaking

3 | Sor Bona - 14/4/2010 - 23:19

Don Luisgé:

Me han hablado hoy muy positivamente de usted en relación con un confrontamiento con D. Fernández Dragó sobre la me moría histérica o algo así.

No le vi en directo. ¿Sabe usted si está en yo tuve o plataforma similar de intercambio de vidrios sin pagar derechos?

Todo el noviciado le aclama para que venga al convento a dar una conferencia. ¿Se presta usted gratis et amore?

Todo eso que usted dice de Goethe, con su colofón final, ¿es de aplicación a los padres que luchan por la Custodia filial o ese tema en concreto queda exento de lo de "es mejor el desorden que la injusticia..."?

Si sí, es usted de lo que no debería haber.
Si no, dígaselo a su amiga Bibi Aído.

4 | Luisgé - 16/4/2010 - 01:53

Hermana Bona:

Sin duda tiene usted unas fuentes de información de profundo rojerío, pues aquel confrontamiento fue más bien pacífico, e incluso el señor Rodríguez Dragó me pareció amable y discreto, a pesar de la ingesta de psicotrópicos que le hacen delirar con el señor Zapatero cada vez que puede.

No creo que el susodicho y bastante redicho pograma esté en usted tuvo. Pero dígale a la madre priora que escriba a doña Espe, que como usted sabe es una mujer cercana y muy cristiana, para que se lo mande. Yo creo que en alguna parte debo de tener un deuvedé que me mandaron del pograma del señor López Dragó, pero no sé dónde.

Usted sabe que yo, por entrar en un convento, hago lo que sea. Incluso gratis.

Y respecto a lo de la custodia, el pensamiento de Goethe al respecto es elocuente: "Ich naughtabergen für dietrich custodianen denmierssen".

5 | marta - 17/4/2010 - 12:42

Hace dos noches cené con Houellebecq -no es coña-: cuando te cuente, a lo mejor el santo se te cae por la peana...
besos, besos
marta

6 | Martin Youssefian - 21/4/2010 - 15:05

Estimado Luisgé: soy abogado en Argentina, y en 1997 inicié una acción de amparo cuando el gobierno del innombrable sujeto que gobernó aquí 10 años queria extender el monopolio que tenían en ese momento Telefónica (de Argentina) y Telecom. El pedido era simple, que previo a decidir se convocara a una audiencia pública para debatirlo. El abogado del Estado, indignado porque esa medida frustraba imaginate qué acuerdos monetarios, contestó a mi pedido precisamente citando ESA FRASE DE GOETHE. De más está decir que me hice un festín con ella. Lo loco del caso es que seriamente un gobierno que se dice democrático o quien se presente como tal pueda decir que es preferible la injusticia al desorden. Saludos

7 | Luisgé - 21/4/2010 - 20:05

Qué buena historia, Martin. Lo triste es que no me sorprende nada.

8 | Marcelo Miró - 09/5/2012 - 16:13

Termine de leer el libro y perturbado por la frase busque comentarios e interpretaciones, me gusto tu comentario solo hasta el final, preferir el desorden es mucho mas romántico sobre todo dicho así, suelto de cuerpo, como uso Hollebecq la frase de Goethe, puesto en contesto suele ser mas complicada, el desorden es casi siempre la madre de muchas injusticias. En el desorden nos divertimos todos y pagan siempre los mismos los costos de la restauración (del orden ) que la mayoría termina pidiendo a gritos. Me el blogs un abrazo.

9 | pablo - 14/6/2013 - 17:38

Lo que hizo Goethe fue cometer una injusticia menor para evitar una más grande. Más grande desde el momento que las decisiones de una turba violenta por definición siempre serán injustas y las injusticias cometidas por el soldado ya eran inevitables.

10 | pablo - 14/6/2013 - 17:38

Lo que hizo Goethe fue cometer una injusticia menor para evitar una más grande. Más grande desde el momento que las decisiones de una turba violenta por definición siempre serán injustas y las injusticias cometidas por el soldado ya eran inevitables.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Luisgé Martín

Luisgé Martín

Un blog con olor a azufre y a carne quemada. Ciberllamas en las que arderán todos: no habrá ningún títere al que le quede la cabeza sobre los hombros. El convencimiento es claro: el infierno existe y son los otros. Basta con abrir los ojos y mirar el mundo alrededor. Hablaré de libros, de películas, de canciones y de paisajes extranjeros, pero siempre con el tridente desenvainado.

· En Facebook: facebook.com/luisgemartin

· En Twitter: twitter.com/luisgemartin

Biografía: Madrid, 1962. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Gerencia de Empresas. Autor de los libros de relatos Los oscuros (1990) y El alma del erizo (2002), la colección de cartas Amante del sexo busca pareja morbosa (2002) y las novelas La dulce ira (1995), La muerte de Tadzio (2000), ganadora del Premio Ramón Gómez de la Serna, Los amores confiados (2005) y Las manos cortadas (2009, publicada, como la mayor parte de su obra, por Alfaguara). Ganador del Premio del Tren 2009 "Antonio Machado" de Cuento, que convoca la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con el cuento Los años más felices.

 

La mujer de sombra Las manos cortadas Los amores confiadosAmante del sexo busca pareja morbosaEl alma del erizoLa muerte de TadzioLa dulce iraLos oscuros

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD