martes, 23 de abril de 2019 05:11 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Jorge Carral

Butaca numerada

'Nebbia' excita los sentidos

Archivado en: teatro, crítica, Nebbia, Cirque Éloize, Daniele Finzi Pasca, teatro, Teatro Compac Gran Vía, Madrid

imagen

Dice Daniele Finzi Pasca que en 'Nebbia' el cielo desciende como un manto para cubrir nuestros hombros y proteger nuestros sueños. Ha dado en la diana. Esas nubes muy bajas, que dificultan la visión dependiendo de la condensación de las gotas que lleven consigo, suponen el elemento en torno al cual gira este nuevo espectáculo de Cirque Éloize, cierre de 'La Trilogía del cielo' después de 'Nomade' y la lluvia de libertad que desprendía 'Rain'. El montaje se instaló el pasado 25 de marzo en el Teatro Compac Gran Vía (Madrid) y allí se encuentra hasta el 2 de mayo. Si no lo han visto, prueben la experiencia. Fascinante.

Si estamos hechos de la misma sustancia que los sueños, como argumenta Finzi, 'Nebbia' ratifica esta idea con un espectáculo luminoso, sensorial, envuelto en una banda sonora sobrecogedora y con un grupo de artistas sobre el escenario que representan la mezcla de circo, música, teatro y danza característica del Cirque Éloize. Nostalgia. Asuntos oníricos. Ni ficción ni realidad.

Acrobacias físicas y poesía visual, sin olvidar el audio implítico, comparten protagonismo en 'Nebbia', un montaje que te hace viajar, sentir y oler con su iluminación. 'Nebbia' despierta todos tus sentidos. Los efectos ópticos que crean son increíbles, especialmente el que te hace ver un campo de flores (cuando se trata de platos giratorios), o el que te prohibe ver todo el escenario cuando los actores saltan sobre una cama elástica.

Junto con el juego de luces, la música tiene también un importante papel en el estímulo de la imaginación, mientras contemplas los diferentes números del espectáculo, desde el trapecio a los malabares. ¿Lo peor? Los acompañantes del narrador, la persona que hace de hilo conductor y el contorsionista que interpreta a un falso enano. Esa gracia es de mal gusto. De todos modos, uno sale del teatro con un sentimiento placentero que recorre su cuerpo de cabo a rabo. Acabas amando la niebla.

Publicado el 19 de abril de 2010 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Tricicle, una receta efectiva para sentirse sano

Archivado en: Garrick, Tricicle, teatro, Teatro Compac Gran Vía, Madrid, Carles Sans, Joan Gracia, Paco Mir, Chicho Ibáñez Serrador

Joan, Carles y Paco manejan el humor gestual con una habilidad extraordinaria. Por eso llevan 30 años dando forma a Tricicle, su compañía teatral, y llenan los teatros allá donde van. Hasta el 21 de marzo, representan 'Garrick' en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid y el público aguarda con ansiedad en la entrada del recinto la llegada de este instante en el que los tres salgan al escenario para ofrecer una de sus habituales sesiones de risoterapia. La sanidad española debería recomendar que los pacientes acudan a eventos como éste porque uno se muere de la risa ante ellos y sale más sano del teatro. De hecho, tengo entendido que algún médico lo ha hecho.

'Garrick' es el último montaje teatral de los siete realizados por Tricicle, se estrenó en mayo del 2007 y su currículum incluye más de 500 funciones. La obra supone una especie de homenaje a David Garrick, un comediante inglés del siglo XVIII convertido en el primer 'risoterapeuta' por los miembros de la compañía, y realiza un desternillante recorrido por la tipología de las bromas y las clases de humor, utilizando diversos ejemplos que adornan tales teorías, al mismo tiempo que ensalza el nivel artístico de Tricicle. Con una escenografía sobria, muy funcional y constantes cambios de vestuario, 'Garrick' se convierte en un viaje a la cotidianeidad, utilizando una metodología ingeniosa, picante.

El hombre es el único animal que se ríe, pero Joan, Carles y Paco serían capaces de transformar los sonidos onomatopéyicos de una oveja en la carcajada más potente que conozcan. Todas las escenas, sean propias del humor gráfico o de cuento radiofónico sensorial, se reducen a un 'gag' contundente, profundo, que entra por los ojos y se incrusta en el alma. Además, al término del espectáculo regalan un pequeño extracto que resume sus 30 años de carrera. Entonces, juegan como niños con un balón de playa, reparten periódicos como ostias en el patio de butacas y representan aquello de 'Soy un truhán, soy un señor' que decía Julio Iglesias. Entre nosotros, había un espectador de excepción: Chicho Ibañez Serrador. Los Tricicle, conscientes de su presencia, agradecieron al mítico realizador de cine y televisión (que nos hizo tan felices con creaciones como 'Un, dos, tres') su ayuda cuando todavía no eran nadie. ¿Quieren una receta contra la infelicidad? 'Garrick'. La medicina les saldrá muy barata.

Publicado el 15 de febrero de 2010 a las 10:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Jorge Carral

Jorge Carral

Blog sobre cine, teatro, literatura y arte realizado por Jorge Carral. Aquí, publicaremos críticas, noticias y entrevistas relacionadas con estos tres ámbitos artísticos.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD