domingo, 18 de noviembre de 2018 16:26 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Roma 83

Archivado en: Entre la imagen y las mil palabras, "Roma 83"

imagen

            Entre los que más estimo de mis clichés tempranos, destacan los de mi primera visita a Roma, de la que el pasado mes de julio se cumplieron treinta años. Y no es por su calidad precisamente por lo que sobresalen entre el resto de mis negativos más antiguos. Antes al contrario, son imágenes que técnicamente dejan mucho que desear. Pues, pese a que llevaba haciendo fotos con vocación de trascendencia desde mediados los 70, las prisas y dispersiones de la adolescencia me impidieron acercarme la toma de vistas con todo el rigor que ésta requiere. De modo que ignoraba normas como una referente a la velocidad de obturación. Esa que reza que, con una lenta, inferior a 1/60 de segundo, se impone montar la cámara en el trípode so pena de sacar las fotos movidas.

            Esto es algo que permanece inalterable incluso ahora, que la fotografía digital ha acabado con todos los procedimientos de ampliación y revelado de la analógica. De modo que entonces, en el 83, cuando reduje hasta 1/30 la velocidad de obturación porque con ella se puso verde el led del visor de la cámara, que no subí al trípode, retraté movidos a mis compañeros en mis primeros pasos por el Trastevere.

            Con todo, lo que en verdad cuenta de estas imágenes es el documento que entrañan -el de uno de los viajes más divertidos de mi juventud, ni más ni menos-, que no su inexistente calidad artística. Fue su carácter testimonial lo que hizo que siguiera conservándoles incluso cuando me deshice, avergonzado por sus imperfecciones, del resto de mis primeros negativos.

            He de decir que con mi buen amigo Juan Luis Abad no sólo descubrí los bares de copas, la belleza de sus camareras y la magia de las madrugadas de los años 80. También fue con él con quien me fue dado por primera vez el encanto de viajar al extranjero. Con anterioridad, había estado solo en Londres y en París. Pero perdernos juntos por ciudades desconocidas, hablando de chicas, lecturas y películas, era más divertido. Aquella de Roma fue la tercera salida que hicimos juntos, la primera a la que también se unieron su hermana María Antonia y su primo Francisco. Desde comienzos de los 90 no he vuelto a saber de ninguno. Así que el valor de estas instantáneas son las imágenes que me devuelven de todos ellos.

            Volví a Roma en 2008, junto a Cristina, y a Italia en un par de ocasiones más, a Venecia y a Florencia, respectivamente. Pero fue entonces, en aquella visita del 83, cuando concebí algunos de mis mejores recuerdos italianos. Verbigracia, el de la Piazza de la lndipendenza, que visitamos de camino a la Estación Termini. Ese mismo verano del 83 pase unos días en Málaga. Desde entonces asocio la Plaza de la Merced de la ciudad andaluza a la piazza romana.

            Bien es cierto que también fue entonces cuando me forjé un recuerdo errado de la vía Veneto. Durante 25 años la evoqué como una avenida pequeña y no lo es. Pero no reparé en sus verdaderas dimensiones hasta que en 2008 me alojé en uno de sus hoteles junto a Cristina. Y fue ella quien, siempre tan dada a los espacios verdes, deseosa de que nos adentráramos en Villa Vorghese, me apremió a que me bebiera la cerveza de la que estaba dando cuenta en el Café de París, el fotografiado por Fellini en La dolce vita (1960), con el debido respeto.

            La Ciudad Eterna es la del Foro, el Vaticano y las catacumbas. Mi Roma, la que estimo y recuerdo con precisión desde el 83, es la de la Estación Termini que inmortalizó Vittorio de Sica en su cinta homónima del 52, la de la Piazza Navona que fotografió Jean Negulesco en Creemos en el amor (1954) o la de los hippies al sol de la Piazza di Spagna, que también nos mostró Fellini en su magistral Roma (1972). Por no hablar de la casa que allí mismo albergó a John Keats y Percy Shelley. Cómo olvidar las no muy lejanas Vía del Babuino y Piazza del Popolo, citadas por Jaime Gil de Biedma en alguno de sus poemas más bellos.

            Roma no es una ciudad especialmente animada, como sí lo eran Madrid y Londres en los años 80. La animación de La dolce vita duró lo que la diáspora de los cineastas estadounidenses en Cinecittá. Dicho de otra manera, de aquel jolgorio, en el 83 -y no digamos en 2008-, sólo quedaban recuerdos. Mis compañeros en el descubrimiento del extranjero y yo lo comprendimos en nuestra primera noche romana, que se nos fue dando cuenta de una botella de Beefeater frente a la Fontana de Trevi. Como el noventa por ciento de los mortales de entonces, yo aún bebía y fumaba. Así que las tiendas libres de impuestos de las salidas internacionales de los aeropuertos, con sus alcoholes y tabacos sin tasas fiscales, también eran de visita obligada antes de partir.

            Fui yo quien compró esa botella de ginebra en el Duty-Free de Barajas antes de volar hacia Roma con resaca de la borrachera de la noche anterior. Para mí, empleado entonces como auxiliar de montaje cinematográfico en unos estudios de la calle Vallehermoso -hoy desaparecidos, como casi todo lo que traigo aquí a colación- el viaje fue más corto. Para mí, aquella primera visita a Roma se redujo a lo que duró un largo puente que hubo aquel mes de julio. Ellos salieron de Madrid, en coche, varios días antes. Los necesarios para llegar a la Ciudad Eterna, vía Costa Azul francesa y Riviera italiana, en el mismo Talbot Horizont de Juan Luis que nos llevaba y traía en aquellas madrugadas que se nos fueron adorando a Baco y a las camareras de los 80. Total, que habíamos quedado en que irían a buscarme a Fiumicino y verles allí, esperándome puntualmente, después de haber sido sometido a un riguroso registro por parte del aduanero, fue un verdadero alivio. Como lo es ahora reencontrarles en estas fotos. ¡Qué hubiera sido de mí entonces, solo en Roma, si mis compañeros en el descubrimiento del extranjero! ¡Qué sería de mí ahora, al cabo de tres décadas, si estas fotos no fueran la prueba irrefutable de mis recuerdos!

Publicado el 5 de septiembre de 2013 a las 17:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 3

1 | Mª Antonia Abad - 23/9/2013 - 17:55

Javier, fue el mejor viaje de entonces y de muchos que he hecho después. Sigues convirtiendo en apasionante todo lo que cuentas, eres el Rey Midas del relato. Me ha gustado mucho y he revivido como si fuera ayer. Yo también lo cuento mucho y lo tengo en mi memoria como algo muy especial. Tenemos que vernos un día todos.

2 | Javier Memba - 25/9/2013 - 10:50

Muchas gracias, María Antonia. Me alegro de que te haya gustado. ¿Qué tal Juan Luis y Francisco?
Muchos recuerdos para todos.

3 | Mª Antonia - 25/9/2013 - 13:34

Estamos muy bien todos. Emcionados con tu blog. Hoy nos hemos escrito todos comentando tus Roma 83 y Atenas 85.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD