Tres Consejeros

Tres Consejeros

Este pequeño libro, con cubierta diseñada por Ángel Fuertes, es un ameno paseo por los textos de tres maestros indiscutibles en el arte de vivir y educar.

Si Confucio y Aristóteles levantaran la cabeza, se quedarían sorprendidos por la vigencia actual de sus ideas, y también por el desconocido con quien comparten portada. Pero al leer a Chesterton descubrirían, detrás de su simpática fachada de gordo feliz, un genio comparable a los mejores, que dice por ejemplo:

*     “El secreto de la vida está en la risa y en la humildad”. “El hombre está hecho para dudar de sí mismo, no para dudar de la verdad, y hoy se han invertido los términos”. “El primer deber de un hombre enamorado es comportarse como un idiota”. “Los que hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen”.

*     ¿Y qué dice Confucio? Que “solo hay dos caminos: la benevolencia y el egoísmo”; que “la mejor educación consiste en sacar brillo a la virtud”; que “los gobernantes antiguos que querían mejorar el mundo ponían antes orden en su reino; para poner orden en su reino ponían antes orden en su casa; pero antes de poner orden en su casa se perfeccionaban ellos mismos; y para perfeccionarse a sí mismos rectificaban su corazón”.

*     De Aristóteles, principal discípulo de Platón, preceptor de Alejandro Magno, me limito a citar su Ética a Nicómaco, sabiendo que todo lo que se diga de esa obra es poco, pues está entre los pilares esenciales de Europa. La selección incluye textos de todos sus capítulos: la felicidad, la amistad, la responsabilidad moral, la virtud, la justicia, la prudencia, la fortaleza, la valentía, la templanza, la función educativa de las leyes…

.

Leer más

La Pasión de Langlois

Libro Pasión

Ediciones Rialp acaba de reeditar el Libro de la Pasión, de Ibáñez-Langlois. La poesía de este sacerdote chileno es excelente, y la elegancia de la nueva edición hace justicia a un texto con vocación de clásico, donde el largo versículo tiende a ser narrativo, retrata a los personajes, sirve a los diálogos y monólogos, reproduce cartas, edictos, informes secretos… Ceñido a la narración evangélica, Ibáñez-Langlois recrea los últimos días terrenos de Jesucristo con un derroche de imaginación, musicalidad, ironía y sentimiento. Poesía inteligente para entender y saborear los hechos más determinantes de la historia humana.

.

Leer más

Edith en el Airbus

Airbus

A las 11 Marta me pregunta por qué: por qué tiene cáncer su tía, por qué tiene que morirse. A las 12 me entero del lamentable accidente en el que han perdido la vida 150 personas que viajaban en un Airbus estrellado en los Alpes franceses. Por asociación de ideas me acuerdo de un detalle de la vida de Edith Stein que me impresionó. En 1914, siendo atea, estudiaba Filosofía en Gotinga cuando estalló la Gran Guerra. Su amigo Adolf Reinach, también ateo, recién casado, fue llamado a filas. Y en las trincheras, en medio de aquel infierno iluminado por la condescendencia del sol, la búsqueda de sentido le lleva a la fe cristiana.

Mientras Edith sirve como enfermera con la Cruz Roja, conoce la noticia de que Reinach ha muerto. Sin demora, toma un tren a Friburgo para asistir al funeral y consolar a su amiga Ana. Pero allí, la entereza de la joven viuda, su confianza serena en que su marido está gozando de la paz y la luz de Dios, hablan a Edith del poder de Cristo sobre la muerte. Hubiera sido comprensible la rebelión de Ana ante la desgracia que destruía su vida, y Edith hubiera considerado normal encontrarla abatida o crispada. Pero se encontró con algo totalmente inesperado: una paz que sólo podía tener un origen muy superior a todo lo humano.

“Allí encontré por primera vez la Cruz y el poder divino que comunica a los que la llevan. Fue mi primer vislumbre de la Iglesia, nacida de la Pasión redentora de Cristo, de su victoria sobre la mordedura de la muerte. En esos momentos mi incredulidad se derrumbó, y el judaísmo palideció ante la aurora de Cristo: Cristo en el misterio de la Cruz”.

.

Leer más

Las carreras de Miguel

Carricas

 

Me dice que no podrá asistir un día a clase, pues debe cubrir como periodista los test de Fórmula 1 en Jerez. De todas las razones que me han dado durante décadas para justificar una falta, es sin duda la más increíble. Pero a los cuatro días te lo encuentras en esta foto con el excampeón del mundo Niki Lauda, en la contra del Diario de Navarra, donde es entrevistado por un Carlos Lipúzcoa que no sale de su asombro y empieza con este párrafo:

“Con solo 18 años, ya se ha codeado con la élite del periodismo deportivo en los entrenamientos de la Fórmula 1 que se celebraron en febrero en el circuito de Jerez, donde acudió acreditado por la web Laf1.es y tuvo la oportunidad de asistir a las ruedas de prensa de Raikkonen, Vettel, Button o Adrian Newey. Miguel Carricas Laspalas (Pamplona, 1996), estudiante de un grado en Economics, Leadership and Governance en la Universidad de Navarra, aspira a hacerse un hueco en el competitivo mundo de la información especializada del motor, dedicación que pretende compatibilizar con su sueño de convertirse en diplomático. “Son dos ocupaciones muy distintas, pero ambas me apasionan. Estoy seguro de poder lograrlo a base de dedicación”, afirma con sorprendente determinación”.

.

Leer más

Pérez y Einstein

ReverteSi lees las entrevistas a Pérez-Reverte puedes constatar que se le acabó el discurso hace muchos años: el mundo se divide en buenos (él y cuatro más) y malos (los curas). De ahí no le sacas. Pero esa especie de fijación masónica da titulares y vende, que es lo que importa.

Rectificar es de sabios, y Einstein lo era. En la revista Time escribió el 23 de diciembre de 1940: “Cuando llegó la revolución [nazi] a Alemania, miré con esperanza a las Universidades, pues siempre se habían sentido orgullosas de defender la verdad. Pero las Universidades fueron acalladas. Entonces miré a los grandes editores de periódicos, que proclamaban su amor a la libertad en ardientes editoriales. Pero también ellos fueron reducidos al silencio, ahogados a la vuelta de pocas semanas. Solo la Iglesia permaneció de pie y firme para hacer frente a las campañas de Hitler para suprimir la verdad. Antes no había sentido ningún interés por la Iglesia, pero ahora siento por ella un gran afecto y admiración, porque solo ella ha tenido la valentía y obstinación de sostener la verdad intelectual y la libertad moral. Debo confesar que lo que antes despreciaba, ahora lo alabo incondicionalmente”.

.

Leer más

Dejar de leer

Paco Sánchez en La Voz de Galicia, 31-I-2015, con el título REALIZADOR escribe esta columna:

Pensamos cada vez con menos palabras y con más imágenes, porque miramos mucho más que leemos. En parte, porque nos resulta menos trabajoso. Un buen libro exige mucha atención y de mayor calidad que la que demanda, por ejemplo, una buena serie de televisión. Algo sabido y muy comentado ya. El problema radica en las consecuencias de leer poco o nada, que es el caso de un porcentaje elevadísimo de los españoles, según la última encuesta del CIS. Si la imagen sustituye a la palabra, terminamos pensando sin conceptos. Es decir, terminamos no pensando. Nuestros prejuicios, por otra parte imprescindibles, se ahorman a partir de lo que hemos visto o hemos creído ver. Puede que nuestra idea de lo bueno o de lo malo, de lo bello o de lo justo sea una imagen que quizá hemos visto en una serie o en varias películas. O en la escuela, cada día más audiovisual, como alertaba hace años Giovanni Sartori.

Cuando la imagen sustituye al concepto, nuestra libertad de pensamiento y nuestras decisiones posteriores quedan en manos del realizador y del guionista. Por eso a veces no sabemos por qué pensamos una cosa o por qué decidimos hacer tal otra. Los prejuicios se tornan feroces e indestructibles, porque no hay modo de revisarlos, nos faltan herramientas intelectuales. Y en caso de que choquen con la realidad, peor para ella. Crece entonces la vulgaridad: el mundo se puebla de supuestos excéntricos clonados en masa, copiados de la imagen en boga. Catalogamos sumariamente ideas y personas en progres y carcas, como lamentaba anteayer Adela Cortina, y arruinamos cualquier posibilidad de diálogo.

Dejar de leer y dejarnos manipular es casi lo mismo. Sobre todo, si nunca cambiamos de canal.

puebla monos

Viñeta de Puebla, en ABC, 1 feb. 2015

 

 

Leer más

Ritmos en el invernadero

Leer más

El mensaje de Paloma

Paloma trisNo fue solo una clase.

Fue también un testimonio y un espectáculo.

Con su dominio de la palabra y de la escena,

con romanticismo o con crudeza,

con datos y mucha experiencia,

mucho más allá de la mera biología,

Paloma tuvo a cien alumnos

con la boca abierta durante hora y media.

El tema lo merecía: amor y sexualidad.

.

Leer más

La ceniza y la cabeza

coptos
En el Diario de Cádiz leo La ceniza y la cabeza, de Enrique García-Máiquez. Reproduzco la columna íntegra.
.
DESDE hace diez años publico los miércoles para todo el Grupo Joly; llevo, por tanto, un decenio asombrándome cada año de la casualidad de que me toque escribir los días de Ceniza justamente a mí, columnista confesional y ritualista donde los haya. Esta vez, sin embargo, voy a aparcar la broma, no tanto por repetitiva y cansina -yo no me canso nunca de una tradición-, como porque, tras la decapitación en Libia de 21 egipcios, cristianos coptos, no estamos para chistecillos. El hecho es tan grave que exige, como nos enseñó Tomás Moro, un humor salvaje, desafiante, teológico y místico. Ya saben: cuando Moro esperaba para ser decapitado notó cierta jaqueca, pero se felicitó de que su rey, tan atento, fuera a administrarle enseguida una medicina que cortaría el dolor de golpe.
.
Esta tarde, cuando incline la frente para que me impongan la ceniza, sentiré que, junto al símbolo penitencial antiguo, mi cabeza se troncha (indoloramente) sobre mi cuello en un homenaje a los nuevos mártires. Se nos recuerda en los medios que Libia es el patio trasero de Europa para que entendemos lo cerca que están los bárbaros, pero en realidad están más cerca. A los 21 egipcios los han matado por creer lo mismo que nosotros: que Dios es Amor y familia trinitaria, que la Virgen es madre de Dios y que nosotros gozamos de la libertad de los hijos, pues no somos siervos sino hijos de Dios. La Semana Santa, con sus cientos de imágenes, el Rocío, todas estas fiestas que nos resultan tan íntimas como el respirar son consideradas ahí, al lado, delitos penados con la muerte.
.
Y todavía están más cerca. Para los católicos, la Iglesia es el Cuerpo de Cristo y esas decapitaciones nos las hacen en Él a nosotros. Estos días he caminado entre mis problemas menores como un cefalóforo simbólico, sin cabeza para tonterías. Los cefalóforos son esos mártires, como san Dionisio o santa Winifreda, que llevan su cabeza entre las manos, como un farol o un altavoz, y siguen predicando tras su muerte. Así, exactamente, nos continúan dando ejemplo los 21 egipcios; y así estamos espiritualmente, cercenados en nuestro propio Cuerpo (Místico).
.
Santo Tomás Moro explicaba a su hija Margaret, consolándola, que un hombre puede muy bien perder su cabeza y no sufrir daño alguno. Ése ha sido el caso de los mártires coptos, que murieron rezando. A nosotros nos toca ahora guardar, defender y vivir la fe que les hace inmunes.
.
www.diariodecadiz.es/article/opinion/1964965/la/ceniza/y/la/cabeza.html 
Leer más

Ciencia en Burgos

Atapuerca

Uno de los directores de Atapuerca repite que fuera de la ciencia solo hay superstición. Un psiquiatra alternativo le acaba de hacer eco en la prensa local. Supongo que no se han mirado al espejo, pues lo más parecido a una superstición son sus respectivas especialidades. Basta con ver dos películas de Woody Allen para tenerlo claro respecto a la “psi”. Aunque abundan los científicos orgullosos de su sabiduría, hay que reconocer que la ciencia es un conocimiento bastante humilde. Sin ir más lejos, ninguna ciencia tiene acceso a las realidades más humanas: el pensamiento y los sentimientos de las personas. Ninguna puede saber qué está pensando y sintiendo ninguno de los siete mil millones de seres humanos que andan por ahí, fuera de los laboratorios. Por eso, no me extraña su frustración. Dime de qué presumes, psiquiatra y excavador, y te diré de qué careces.

.

 

Leer más