Antonin Scalia

Scalia Ginebra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace justamente un año, en la noche del 12 al 13 de febrero de 2016, mientras dormía, falleció inesperadamente Antonin Scalia, juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Casado en 1960 y padre de nueve hijos, católico practicante y coherente, era uno de los más prestigiosos juristas del país, partidario de respetar la Constitución, de no forzarla cediendo a presiones ideológicas, como sucedió en las sentencias a favor del aborto y del matrimonio homosexual, a las que calificó de “golpe de Estado judicial”.

Su hijo Paul Scalia, sacerdote de la diócesis de Arlington, celebró en Washington la Misa de funeral, retransmitida en directo por varias cadena de televisión. En la homilía, en lugar de centrar la atención en su padre, proclamó las verdades esenciales de la fe cristiana. Sus palabras, todo un modelo de oratoria fúnebre, dieron pronto la vuelta al mundo. “Religión en Libertad” ofrece el texto íntegro, traducido por Helena Faccia y Carmelo López-Arias

Homilía del padre Paul Scalia

Eminencia cardenal Donald William Wuerl, arzobispo de Washington; excelencias arzobispo Carlo Maria Viganò, nuncio apostólico; obispo Paul Stephen Loverde, obispo de Arlington; obispo Richard Brendan Higgins, obispo auxiliar del Ordinariato Militar de los Estados Unidos; mis hermanos sacerdotes, diáconos, distinguidos invitados, queridos amigos y fieles reunidos aquí:

En nombre de mi madre y de toda la familia Scalia quiero agradecerles su presencia aquí, sus palabras de consuelo y, más aún, sus oraciones y misas por la muerte de nuestro padre, Antonin Scalia.

En especial quiero dar las gracias al cardenal Wuerl por haber venido tan rápida y amablemente para consolar a nuestra madre. Ha sido un consuelo para ella y, por consiguiente, también para nosotros. Agradezco también que nos hayan dejado celebrar la misa de funeral en esta basílica dedicada a Nuestra Señora. ¡Qué gran privilegio y consuelo permitir que nuestro padre atraviese estas puertas santas para que así gane la indulgencia prometida a todos los que las atraviesan con fe!

Agradezco la presencia de monseñor Loverde, obispo de nuestra diócesis de Arlington, a quien nuestro padre apreciaba y respetaba. Gracias, monseñor, por su rápida visita a nuestra madre, por sus palabras de consuelo y por sus oraciones.

Inmediatamente después de la misa, la familia celebrará el entierro de manera privada, por lo que deseo expresar ahora nuestro profundo agradecimiento a todos ustedes. En el programa habrán observado que el 1 de marzo se celebrará un memorial; esperamos verlos a ustedes en esa ocasión. Deseo que el Señor les devuelva la bondad que han demostrado hacia nosotros.

Estamos aquí reunidos por un hombre. Un hombre que muchos de nosotros conocíamos personalmente; otros sólo lo conocían por su reputación. Un hombre amado por muchos, despreciado por otros. Un hombre conocido por las grandes controversias y por su gran compasión. Este hombre, naturalmente, es Jesús de Nazaret.

Este es el Hombre que nosotros proclamamos. Jesucristo, hijo del Padre, nacido de la Virgen María, crucificado, sepultado, resucitado, sentado a la derecha del Padre. Es por Él, por su vida, su muerte y su resurrección por lo que no lloramos como los que no tienen esperanza y por lo que, confiados, encomendamos a Antonin Scalia a la misericordia de Dios.

La Escritura dice que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre, y esto nos indica un buen camino para nuestros pensamientos y oraciones aquí, hoy.

Efectivamente, miramos en tres direcciones: al pasado, con gratitud; al presente, pidiendo; y a la eternidad, con esperanza.

Miramos a Jesucristo ayer, es decir, al pasado, con gratitud por las bendiciones que Dios le concedió a nuestro padre. La semana pasada muchos han relatado lo que nuestro padre hizo por ellos. Pero aquí, hoy, nosotros contamos lo que Dios hizo por nuestro padre, cómo lo bendijo.

Damos gracias ante todo por la muerte purificadora y la resurrección vivificadora de Jesucristo. Nuestro Señor murió y resucitó no sólo por todos nosotros, sino también por cada uno de nosotros. Y nosotros ahora miramos al pasado de su muerte y de su resurrección y damos gracias porque Él murió y resucitó por nuestro padre.

Además, le damos gracias porque le dio una nueva vida en el bautismo, lo alimentó con la Eucaristía y lo sanó con la confesión.

Le damos gracias porque Jesús le concedió 55 años de matrimonio con la mujer que amaba, una mujer que lo seguía en cada paso y lo consideraba responsable.

Dios bendijo a nuestro padre con una profunda fe católica: la convicción de que la presencia y el poder de Cristo continúan en el mundo hoy a través de Su cuerpo, la Iglesia. Amaba la claridad y la coherencia de la enseñanza de la Iglesia. Atesoraba en su corazón los ritos de la Iglesia, especialmente la belleza de su culto antiguo. Confiaba en el poder de sus sacramentos como medio de salvación, como acción de Cristo dentro de él para su salvación.

¡A pesar de que una vez, un sábado por la tarde, me regañó por haber estado en el confesionario esa misma tarde! Y si hay algún abogado presente, espero que le sirva de consuelo saber que el alzacuellos no era un escudo contra sus críticas.

La cuestión esa tarde no era el hecho de que yo hubiera estado confesando, sino de que se dio cuenta de repente de que estaba haciendo fila delante de mi confesionario. Rápidamente se fue. Como me dijo más tarde: “¡Para nada me confieso yo contigo!”

El sentimiento era mutuo. (Risas)

Como es bien conocido, Dios bendijo a papá con un gran amor a su patria. Él sabía bien hasta qué punto fue difícil la fundación de nuestra nación. Y vio en esa fundación, como en los fundadores mismos, una bendición, una bendición que se pierde cuando la fe es apartada de la plaza pública, o cuando rechazamos llevarla a ella. Él entendió que no hay conflicto entre amar a Dios y amar a la patria, entre la fe y el servicio público. Papá entendió que cuanto más profundizase en su fe católica, mejor ciudadano y servidor público sería. Dios lo bendijo con el deseo de ser un buen servidor de la patria porque, antes, lo era de Dios.

Los Scalia, sin embargo, damos gracias por una bendición particular concedida por Dios. Dios bendijo a papá con el amor a su familia. Nos ha emocionado leer y escuchar tantas palabras de alabanza y admiración hacia él, hacia su inteligencia, sus escritos, sus palabras, su influencia…

Pero lo más importante para nosotros -y para él- es que él era papá. Era el padre que Dios nos dio para la gran aventura de la vida familiar. Sin duda a veces olvidaba nuestros nombres o los confundía… ¡pero es que éramos nueve! (Risas.)

Él nos quería y procuraba mostrar ese amor. Y quería compartir la bendición de la fe, que veía como un tesoro. Y él nos dio unos a otros, para que nos apoyásemos mutuamente. Es el mayor bien que los padres pueden dar, y precisamente ahora les estamos especialmente agradecidos por él.

Así que miramos al pasado, al Jesucristo de ayer. Recordamos todas estas bendiciones, y honramos y glorificamos al Señor por ellas, porque son Su obra. Miramos a Jesús hoy, en petición, para el momento presente, aquí y ahora, como lloramos a alguien a quien queremos y admiramos, cuya ausencia nos duele. Hoy rezamos por él. Rezamos por el descanso de su alma. Agradecemos a Dios su generosidad con papá porque es justo y necesario. Pero también sabemos que, aunque papá creía, lo hacía imperfectamente, como el resto de nosotros. Él buscaba amar a Dios y al prójimo, pero como el resto de nosotros lo hacía imperfectamente.

Era un católico practicante: “practicante” en el sentido de que no era perfecto. O, mejor aún, de que Cristo aún no lo había hecho perfecto. Y sólo aquellos a quienes Cristo perfecciona pueden entrar en el cielo. Estamos pues aquí para elevar nuestras oraciones por ese perfeccionamiento, por esa obra final de la gracia de Dios, y para liberar a papá de toda carga de pecado.

Pero no soy yo quien lo dice. Papá mismo, y no es sorprendente, tenía algo que decir al respecto. Escribiendo hace años a un ministro presbiteriano cuyo servicio funerario admiraba, resumió muy bien los inconvenientes de los funerales y por qué no le gustaban los panegíricos: “Incluso si el muerto era una persona admirable, es más, precisamente si el muerto era una persona admirable, elogiar sus virtudes puede hacernos olvidar que estamos pidiendo y dando gracias por la inexplicable misericordia de Dios hacia un pecador”.

Él no habría hecho ahora una excepción consigo mismo. Así que estamos aquí, como él quería, para pedir la misericordia inexplicable de Dios hacia un pecador. Hacia este pecador, Antonin Scalia. No le mostremos un falso amor y no consintamos que nuestra admiración lo prive de nuestras oraciones. Sigamos mostrándole cariño y haciéndole un bien rezando por él: que toda sombra de pecado sea lavada, que todas las heridas queden sanadas, que él sea purificado de todo lo que no sea Cristo. Y que así descanse en paz.

Finalmente miremos a Jesús para siempre, en la eternidad. O mejor, consideremos nuestro propio lugar en la eternidad y si será con el Señor. Aunque estemos rezando para que papá entre pronto en la gloria eterna, debemos preocuparnos de nosotros mismos. Cada funeral nos recuerda qué delgado es el velo entre este mundo y el venidero, entre el tiempo y la eternidad, entre la oportunidad de la conversión y el momento del juicio.

Así que no podemos irnos de aquí sin cambiar. No tiene sentido celebrar la generosidad y la misericordia de Dios hacia papá si no estamos atentos y sensibles a esas realidades en nuestra propia vida. Todos debemos permitir que este encuentro con la eternidad nos cambie, nos aleje del pecado y nos lleve a Dios.

El dominico inglés Bede Jarrett lo dijo con gran belleza en su oración: “¡Oh, poderoso hijo de Dios, mientras preparas un lugar para nosotros, prepáranos también para ese lugar feliz, y que estemos contigo y con aquellos a quienes amamos por toda la eternidad!”.

Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.

Queridos amigos, eso es también la estructura de la misa, la mayor oración que podemos ofrecer por papá, porque no es nuestra oración, sino la oración del Señor. La misa mira a Jesús ayer. Llega hasta el pasado -hasta la Última Cena, la crucifixión y la resurrección- y hace presentes esos misterios y su poder sobre este altar. Jesús mismo se hace presente aquí hoy bajo las especies de pan y vino para que podamos unir todas nuestras oraciones de acción de gracias, de tristeza y de petición a la de Cristo mismo como ofrenda al Padre. Y todo esto con una visión de eternidad, estirándose hacia el Cielo, donde esperamos un día disfrutar de esa perfecta unión con Dios mismo y ver de nuevo a papá y, con él, regocijarnos en la comunión de los santos.

.

Leer más

Batalla por la familia

Familia BaltallaFrancisco Contreras, Catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Sevilla, coordina este libro colectivo publicado por Sekotia. En sus páginas se dan cita los pesos pesados que defienden y luchan por la familia en Europa: Jean Sévillia, Ludovine de la Rochère, Jeanne Smits, Sophia Kuby, Paul Coleman, Birgit Kelle, Jorge Soley Climent, Luca Volonté, Jaime Mayor Oreja, Benigno Blanco, José María Ballester y Rubén Navarro.  Entre todos exponen la actualidad de la familia -las políticas injustas, sus demandas, los peligros que la acechan- y las estrategias de los principales grupos que la apoyan.

La batalla por la familia en Europa muestra a millones de familias decididas a no ceder ante los atropellos de las políticas que legislan contra ella, entre las que destaca una ideología de género que Naciones Unidas impulsa en Occidente e impone en países en vías de desarrollo.

Merece la pena leerse estas reseñas de Humberto Pérez-ToméCarlos López Díaz y Jorge Soley.

.

Leer más

Sophie con Urdaci

Sophie Urdaci

 

Entre las múltiples facetas de Alfredo Urdaci está su gusto por la filosofía, la historia y la literatura, ingredientes en la aventura de Sophie Scholl y sus amigos de la Rosa Blanca. Quizá por eso en 13tv.

Solo puedo añadir mi agradecimiento.

 

.

Leer más

Misterio en Amazon

Portada EirosLeo en Amazon que dos profesores han escrito El misterio de los seres vivos, libro sobre los orígenes y evolución del universo, la vida y el ser humano.

También leo que adoptan un doble enfoque complementario: científico y filosófico.

Y que, empeñados en jugar limpio, distinguen lo que sabemos, lo que no sabemos y lo que suponemos, apoyándose en prestigiosos científicos y filósofos.

José María Eiros es Catedrático de Microbiología de la Universidad de Valladolid y Jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario “Río Hortega”. José Ramón Ayllón, escritor, es profesor de Antropología filosófica en la Universidad de Navarra.

.

Leer más

DOCAT book & App

docatLo difícil es aclararse en medio de una avalancha informativa apabullante y contradictoria. Pero hay una institución sabia que ha hecho posible -junto a la Filosofía griega y al Derecho romano- la existencia de Europa y Occidente. Una institución que lleva dos mil años alumbrando los ámbitos fundamentales de nuestra caverna. O sea: la familia y la educación, la ética y la política, el trabajo y la economía, la paz y el compromiso concreto por un mundo mejor.

Todo eso es  DOCAT. Nació como una aplicación digital para descargar y utilizar, a través de preguntas y respuestas, los contenidos de la doctrina social de la Iglesia Católica, para aplicar esos conocimientos a la vida cotidiana, realizando actividades que puedan llevar a una transformación del entorno a partir del testimonio cristiano. También es un libro publicado en España por Ediciones Encuentro. 300 páginas llenas de sabiduría y coherencia, al alcance de cualquier universitario inquieto. Un argumentario fabuloso para padres y profesores que aceptan el reto de educar de verdad.

El Papa exhorta en el prólogo a pasar a la acción y no quedarse en el conocimiento y la reflexión: “no sueño con grupos de jóvenes sentados bajo los árboles discutiendo sobre la Doctrina Social de la Iglesia. ¡Bien está eso! ¡Háganlo! Pero mi sueño es más ambicioso: deseo un millón de jóvenes cristianos, o mejor, toda una generación que sea para sus contemporáneos la Doctrina Social con pies”.

.

Leer más

Puebla en la diana

Viñeta Puebla

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

Leer más

Aristóteles entre reyes

Eti Aris PortadaSu Ética es uno de los pilares de Occidente. Sin ella, vaya usted a saber dónde estaríamos. Fue preceptor de Alejandro y nació en el palacio real de Macedonia, pues su padre era el médico de Filipo. Ahora, los próximos Reyes podrán pasearle por todo el mundo, gracias a Amazon, en esta pequeña y económica versión.

.

Leer más

Dicen por ahí que Dios…

 

Frente a tanta pringosidad “navideña”, Ulizes Oyarzún nos regala este hermoso poema,

magníficamente declamado por Jesús Adrián Romero.

 

DICEN POR AHÍ QUE DIOS SE HA VUELTO LOCO

Que se hizo un niño pobre y que creció en el barro como tú y yo.

Dicen que una niña campesina lo tomó en sus manos,

lo arrulló en sus brazos y le daba amor.

Dicen por ahí que Dios se ha vuelto loco.

Que dejó el cielo y a sus ángeles en Gloria,

y con maleta en mano se mudó a nuestra colonia,

y sin más protección que sus sandalias rotas

vino a compartir nuestro pan y nuestras derrotas.

 

Dicen que dejó su trono allá en el monte santo,

para sentarse adonde los culpables tienen su banco,

y que abandonó el paraíso prometido

para conocer en carne propia mis infiernos más temidos.

Dicen que Dios se ha vuelto loco.

Que llegó esa noche de sorpresa cuando

no esperábamos a nadie en nuestra mesa,

cuando ya creíamos que nos había olvidado,

y no contábamos con que quería caminar a nuestro lado.

 

Dicen que huyó de su tierra natal,

y como emigrante tuvo que esconderse al caminar.

Refugiado en el silencio, perseguido por la ley,

ese fue su pan y la copa agria que escogió beber.

Dicen que esa fue su locura,

que siendo eterno e inalcanzable,

se hizo el invitado en nuestro hogar,

aceptó las reglas de nuestro juego

y en nuestras suelas quiso caminar.

 

Dios se enamoró de ti, de mí cuando éramos necios,

y, como amante enloquecido,

vulnerable se volvió a nuestros desprecios.

Pudo habernos obligarlo a amarle.

Pudo habernos convencido a adorarle.

Pero no eligió la ruta de los reyes,

aquellos que nos llevan a servirles con sus leyes.

Él, para conquistarnos, se volvió de carne y hueso.

Se convirtió en uno de nosotros para amarnos.

Por eso celebramos en esta noche fría,

aquello que siendo paradoja, se convirtió en una bella poesía,

pues Aquél que sostiene el Universo con su mano,

cruzó el infinito mar de estrellas para hacerse

nuestro Padre, nuestro Amigo, y nuestro Hermano.

 

Leer más

No leas el Quijote

Moviles y libroCon Juan Latorre a los mandos, acabamos de aterrizar en Amazon. Primer producto humilde, como todo lo que nace, pero con suerte acabaremos viendo grandes cosas. No te fíes del título: te vas a encontrar un homenaje a Cervantes y a los Top Ten de la Literatura.

Miles de escritores llenan enormes bibliotecas y librerías, pero no todos valen lo mismo. Estos breves apuntes sobre obras y autores inmortales también destacan importantes cuestiones éticas, psicológicas, históricas y filosóficas. Si puedes, no te pierdas estas lecturas imprescindibles.

.

Leer más

Posverdad

carmen_posadasCarmen Posadas dedica una inteligente e interesante Tercera de ABC a la posverdad, elegida palabra del año por el diccionario Oxford. Según explica el diccionario, surge la posverdad cuando “los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales”, frase que merecería un buen dintel en la entrada de las Facultades de Publicidad. Mucho más ampulosa que la desgastada palabra mentira, la posverdad se ha puesto de moda en 2016 por la victoria de Trump o el Brexit. Lo peligroso de esta tendencia es que la sustitución de la verdad supone la paralela sustitución bien. Y entonces sí que tenemos un problema, Houston, porque entramos en el terreno minado del todo vale.

 

Leer más