martes, 16 de octubre de 2018 17:47 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Dos franceses en Manhattan

Archivado en: Inéditos cine, Dos franceses en Manhattan

imagen

Una imagen de "Dos hombres en Manhattan" en la pantalla de mi ordenador.

            En los últimos meses, merced a esas impagables ediciones en DVD que recuperan las más preciadas rarezas cinematográficas, he tenido oportunidad de ver un par de cintas cuya proyección anhelé durante los últimos treinta años, desde el comienzo de mi actividad cinéfila: Dos hombres en Manhattan (Jean-Pierre Melville, 1958) y Tres habitaciones en Manhattan (Marcel Carné, 1965).

            De Dos hombres... supe por primera vez a medida que me adentraba en las noticias biográficas sobre ese maestro indiscutible del polar que fue su autor. Imaginaba que sería una de las cumbres del género y casi hay que decir que es ajena a él. Tres habitaciones..., que llegué a ver mal, con la pasión cinéfila aún por nacer, empecé a codiciarla por su cartel original español. Siendo yo auxiliar de montaje en Arcofón, unos estudios hoy cerrados y olvidados de la calle de Vallehermoso, Mercurio -la distribuidora de la cinta de Carné, que tenía en Arcofón un almacén-, quebró. Un paquete de sus carteles vino a parar a mí. A comienzos de este nefasto 2010 me deshice de ellos por una cantidad que me apañó una semana. Entre aquellos afiches, que se les llamaba, había varias copias del de Tres habitaciones... Una decoró mi chamizo de Atocha y todavía guardo algunas de ellas en mi poder.

            No es sólo que el largo tiempo que los codicié me haya llevado a asociarlos. Son varias las analogías que se registran entre ambos filmes, amén de la localización y los adjetivos numerales de sus respectivos títulos. Uno y otro dan cuenta de la experiencia errática en las noches del célebre distrito neoyorquino de unos franceses desplazados allí. En el caso de Melville, que incorpora personalmente a Moreau -uno de sus protagonistas-, el vagabundeo obedece a la búsqueda de un antiguo héroe de la resistencia, ahora representante de su país en la ONU, que acaba de desaparecer en extrañas circunstancias.

            Carné nos presenta a un actor, derrumbado a consecuencia de una ruptura sentimental, que conoce en un bar a una mujer también maldita por el amor. Interpretados por Maurice Ronet en el papel de Francois Comte y Anne Girardot en el de Kay Larsi, la pareja volverá a encontrar el sentimiento, no sin antes haber pasado por las dudas y recelos de quienes se disponen a amar después de haber amado mucho y casi siempre  mal.

            También Moreau y Delmas (Pierre Grasset) acaban por saber que el destino último de Fèvre-Berthier, el diplomático francés, fue una cama mucho menos noble que su entrega a la resistencia. Pero son muchos los asuntos que ambas cintas me sugieren y no cuenta entre ellos la reproducción de sus argumentos.

            La que me interesa destacar ahora de esas cuestiones es la mitificación de Manhattan por parte de dos de los cineastas que más admiró. El retrato de los rascacielos, los neones, las alcantarillas humeantes -que a Kay le llaman la atención tanto como mí-, las inmensas avenidas... En fin, la singular arquitectura del escenario, magníficamente fotografiado por Nicolas Hayer en Dos hombres... y por Eugen Schüfftan en Tres habitaciones..., confiere a ambas películas una textura especial, que no tienen ni los planos de Manhattan de Alrededor de la medianoche -el homenaje que Bertrand Tavernier rindiera a Bud Powell en 1986- ni Manhattan (1979) del dichoso Woody Allen.

            Aunque también es un genuino representante de esa fascinación de ciertos cineastas franceses por Manhattan, Tavernier se distancia de la estética de Melville y Carné por ese color que sobra y priva a Alrededor de la medianoche -una de las cintas en las que he echado más de menos el blanco y negro- del tono documentalista que requiere la noticia de la amistad que unió al pianista de jazz Bud Powell -cuyo trasunto, Dale Tuner, es incorporado por el saxofonista Dexter Gordon- con el dibujante francés Francis Paudras -Francis Borler en la película e interpretado por François Cluzet-.

            Por su parte, el Manhattan de Woody Allen, el gran enamorado del célebre distrito neoyorquino de entre los cineastas, también dista mucho del de Carné y Melville porque es real. Esto no ha de tomarse como un elogio, cualquiera que siga esta bitácora sabe que soy de los pocos que no acaban de verle la gracia al bueno de Allen.

            Hay algo en las propuestas de Melville y Carné, cuyos interiores están rodados en estudios de París, que no en interiores naturales, que hace que esa alternancia cante. Ni me molesta ni la reprocho. Simplemente la percibo como esa polarización entre la realidad y el deseo de la que nos habla Luis Cernuda. El Manhattan de mis favoritos no es real. Es una ensoñación surgida del mito, que en el caso de Carne es tan grande que incluso hace que Francois Comte se paseé por los solares neoyorquinos.

            Nunca me cansaré de sostener que la verdadera capital del jazz es París. Allí se le dio carta de manifestación cultural, allí se fundó el Jazz Hot Club -algo así como la primera cátedra del jazz- y allí se exiliaron algunos de los mejores músicos, huyendo de racismo imperante en Estados Unidos. Sin embargo, el mito de Manhattan por parte de los cineastas franceses nace en el jazz o al menos discurre en paralelo. El jazz está omnipresente en ambas películas. Melville incluso lleva a sus personajes al estudio neoyorquino de la Capitol Records, donde Virginia Graham (Glenda Leight), la clásica rubia del relato criminal, se dispone a grabar la clásica canción para arrullar corazones destrozados. Carné, que aquí demuestra ser tan afecto al jazz como Malle o Jacques Becker, hace que Kay ponga cool en las juke-box, le pida canciones al pianista y escuche ensimismada la pieza que interpreta Virginia Vee.

            La bebida es otra de las constantes que registro en el mito de Manhattan. Francois Comte se refiere en un momento dado al cansancio que procura el alcohol en ayunas. Y recuérdese que Ronet, el actor que lo encarna, es uno de los que mejor han expresado el alcoholismo en la pantalla. Cómo no recordar su creación de Alain Leroy en El fuego fatuo (Louis Malle, 1963). En tanto que Kay -nunca podré olvidar que Annie Girardot, la actriz que la encarna, era la favorita de mi madre- bebe como un hombre de bar de en bar.

            Asimismo, Delmas, el fotógrafo que acompaña a Moreau en la búsqueda del diplomático, duerme entre otra rubia y una botella de whisky que le sirve de desayuno, lleva una petaca en el abrigo para que no le falte el trago reconfortante en ningún momento y, según le anuncia el mismo Moreau, en apenas un año será un barfly tan patético como uno que da tumbos en una de las barras por las discurre su recorrido.

            No hay duda, el mito de Manhattan en los cineastas galos tiene en el licor un pilar igual de grande que el del jazz. Es más, en El fuego fatuo, preguntado por un intento fallido de dejar de beber, Leroy responde eso es algo imposible en Nueva York. Me dispongo a revisar toda la filmografía de Malle que atesoro. Emplazo pues al lector para futuras reflexiones sobre El fuego fatuo, sobre la banda sonora de Ascensor para el cadalso (1957) -que, cuenta la leyenda, Miles Davis compuso mientras le proyectaban el copión de la cinta- y sobre cuantas historias me sugiera la revisión. Pero no divaguemos de momento.

             A mi juicio, esa idealización de Manhattan, manifiesta especialmente en el whisky y en el jazz, acaba por obrar en contra de ambas cintas. Tanto Dos hombres... como Tres habitaciones... son obras fallidas. Quede claro que las aplaudo y ha sido una auténtica satisfacción su visionado. La de Melville -junto con John Ford el único cineasta que me ha procurado el mismo entusiasmo a lo largo de mis treinta años de experiencia cinéfila- la tengo en más alta estima que el propio maestro. Pero justo es reconocer que el gran Jean-Pierre Melville, que acababa de apuntar maneras en Bob le flambreur (1952), será el que se ponga en marcha a partir de El confidente (1962) prolongándose hasta Circulo rojo (1970). Crónica negra (1972) vuelve a ser una cinta fallida.

            No menos justo es apuntar que el gran Marcel Carné ya había sido. Cuando el maestro del realismo poético -en mi opinión lo fue más que Jean Renoir- emplazó su tomavistas en Manhattan ya quedaba atrás ese ciclo iniciado en Muelle de las brumas (1938), una de las cintas más conmovedoras de toda la historia del cine, y prolongado en una sucesión de obras maestras hasta Las puertas de la noche (1946). Por cierto, la música de esta última, original de Joseph Kosma, daría lugar a Las hojas muertas, el inmortal estándar de la canción francesa que inspirara a su vez tantas versiones a tantos grandes del jazz.

            Al igual que percibo algo al pasar de un escenario de ensueño como Manhattan a otro tan prosaico como un estudio de filmación, creo que la complacencia, la celebración del mito neoyorquino, actúa en detrimento de la narración, que en ambos casos acaba resultando confusa. Fue el propio Melville quien, tras renegar de Dos hombres... declaró en una entrevista: "El callejeo, el principio de la búsqueda, raramente se sostiene si al final de la búsqueda no ocurre algo extraordinario". Abundando en las palabras del maestro cabría apuntar que, dada la confusión que entraña en sí misma la experiencia errática, hay que hilar muy fino para retratarla de forma meridiana, sin distraerse en la liturgia de la mitificación.

            Ahora bien, que nadie se llame a engaño, Dos hombres en Manhattan y Tres habitaciones en Manhattan despiertan en mí una admiración mucho mayor que cualquiera de los títulos de la cartelera actual.

Publicado el 8 de octubre de 2010 a las 16:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | Un lector - 09/10/2010 - 00:00

Qué buenas. Eres un grande, Javier Memba.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD