domingo, 21 de julio de 2024 07:07 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Alberto Castillo

Sin acritud

¿Y a qué espera el que tiene que poner orden?

Archivado en: Editorial, Esperanza Aguirre, indignados, 15 M

 

Esperanza Aguirre

 

Esperanza Aguirre, ha vuelto a mostrar su sentido común al proponer en su discurso de investidura una reforma de la ley electoral para desbloquear las listas y crear circunscripciones donde los ciudadanos puedan votar directamente a sus representantes. Una medida que parece responder a una de las principales demandas de los indignados del 15 M, la que exige que los políticos representen de verdad a los ciudadanos. Una de cal. La de arena llegó con su crítica al ministro del Interior por no haber evitado las manifestaciones y coacciones a los cargos públicos. La constitución de los ayuntamientos, especialmente aquellos más significativos en los que ha cambiado el partido gobernante ha deparado el lamentable espectáculo del hostigamiento a los concejales por parte de grupos de energúmenos empeñados en tomar las instituciones por la fuerza. Lejos de poder considerarse hechos aislados, produce estupor ver las hordas de radicales pretender asaltar por la fuerza los parlamentos, como si hubiésemos retrocedido 70 años, a las postrimerías de la Guerra Civil. Como ha dicho Artur Mas, se ha traspasado la línea roja. No estamos, afortunadamente, en un escenario ni parecido, pero no hay que minimizar un movimiento que surgió de manera espontánea, fruto de la indignación social ante la falta de respuesta política a la crisis, y que ha acabado por radicalizarse peligrosamente. Capitaneado por oportunistas grupos antisistema, han encontrado en la pasividad de los garantes del orden público el acicate a sus acciones cada vez más audaces y peligrosas. Y no quiero dejar de aprovechar estas líneas para mostrar mi solidaridad con el alcalde de Madrid y mi más absoluta repulsa por el acoso que sufrió por parte de un grupo de radicales organizados cuando paseaba al perro junto a su familia a las puertas de su casa. Los gritos de "no nos representas" reflejan la empanada mental de los extremistas, que olvidan que la mayoría de los ciudadanos de Madrid ha elegido a Ruiz Gallardón para que les represente frente a otras opciones políticas. A Gallardón o a cualquiera que estuviera en su lugar, independientemente de su color político. Estos "indignados" carecen de la representatividad que niegan al alcalde. La radicalidad con que actúan por todo el país está siendo proporcional a la permisividad del Ministerio del Interior, que ha mirado para otro lado ante la ocupación ilegal de los espacios públicos, y ha acabado por envalentonar a estos grupúsculos empeñados en imponer su "indignación" a la fuerza. Hay que aplicar la ley ya.

Publicado el 17 de junio de 2011 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 3

1 | Julio - 20/6/2011 - 12:30

El tenor de su artículo permite pulsar inmejorablemente la creciente inquietud que arraiga entre las personas "de orden" ante un movimiento ciudadano que no tiene visos de detenerse sino todo lo contrario.

Desde la privilegiada comodidad que brinda una torre de marfil mediática -que casi nunca es el mejor otero para visualizar con rigor los acontecimientos- no duda en lanzar invectivas e infundadas descalificaciones a este respetable clamor social, para sumarse así a ese ruidoso coro linchador que se nutre de vocingleros ayatolahs y pulcros neocons. Palabra ésta, por cierto, que en mis escorados oídos tiene sin duda resonancias, sin duda, más turbadoras que las de antisistema, radical o aquella tan “amable” de perroflauta.

Permítame una observación. No le recuerdo tanto celo democrático a propósito de las escaramuzas de esos otros antisistema que se peinan a raya y visten carísimos abrigos de piel y que todos los 12 de octubre se concentran para insultar al presidente del Gobierno en presencia del mismísimo rey.

Esas montaraces hordas debieran merecerle, cuanto menos, igual preocupación democrática y, puestos a reclamar la aplicación de la ley, no estaría nada mal que vd. aprovechara su columna para denunciar la reiterada y preocupante pasividad del Ministerio del Interior a propósito de estos repetidos disturbios.

Por último manifestarle mi perplejidad ante su capacidad para ver la paja de la indignación en el ojo de los manifestantes pero no la viga de la intolerable injusticia social de este sistema (incrustada) en el propio.

Sin acritud, desde luego.

Saludos cordiales,

Julio Martín.

2 | Alberto Castillo - 20/6/2011 - 14:41

Querido Julio, lo primero de todo, agradecer su comentario, tanto por el fondo como por el tono empleado, absolutamente respetuoso, como debe ser el diálogo, aún desde la discrepancia.

Permítame dos puntualizaciones: La primera, no me considero parte del coro linchador. Si Ud. sigue habitualmente mis comentarios, recordará que valoré positivamente la manifestación expontánea del 15-M cuando lo que reivindicaban era una llamada de atención a los políticos que dan la espalda a los ciudadanos. Con lo que no he estado de acuerdo, ni lo estaré jamás, es con la ocupación ilegal de los espacios públicos, y mucho menos si deriva en la alteración del orden público, como así ha ocurrido en Barcelona y otras ciudades. También he de decir que he expresado mi defensa del sistema democrático, con todos sus defectos, como la mejor opción posible para cambiar las cosas mediante el voto. Es decir, no me considero vocinglero de nadie, aunque respeto su opinión si esa es la percepción que usted tiene de mi, aunque permítame, considero que es equivocada.

Y la segunda, probablemente no haya tenido ocasión de leer el comentario que publiqué el 14 de octubre del pasado año, a raíz, precisamente, de los abucheos a los que hace referencia. Mi celo democrático creo que está fuera de toda duda, porque no me duelen prendas en denunciar aquellos hechos que considero contrarios al normal comportamiento y a las más elementales normas de convivencia. Le invito a que lea el articulo, titulado "Los abucheos, en las urnas". Creo que mi posición no pudo quedar más clara entonces, y por supuesto, a día de hoy, volvería a escribirlo en el mismo sentido.

Por lo demás, le agradezco que siga leyéndome "sin acritud". La crítica, si es respetuosa, es muy enriquecedora.

Un cordial saludo

Alberto Castillo

3 | Beatriz Vallés - 22/6/2011 - 10:46

Julio, has descrito perfectamente mi sentir al leer este artículo. Por mi parte, me gustaría resaltar la vacuidad del mismo: carece de sentimiento alguno y está compuesto por retazos procedentes de la arraigada técnica "supongo que".

Para escribir un artículo de opinión hay que ser perro viejo y tener una perspectiva real de lo que sucede a tu alrededor. Leyendo esta pieza, estimado Alberto Castillo, me preguntaba si usted ha asistido (no ya como ciudadano, sino como periodista) a alguna de las manifestaciones o concentraciones de los indignados a los que se refiere en el texto. Habla de ellos con un conocimiento muy parco y limitado, como dando a entender que usted nunca se juntaría con esa "chusma antisistema". Si considera que para escribir un artículo de opinión no es necesario empaparse de los hechos, le recomiendo que al menos lea a Stéphane Hessel para tener una mayor amplitud de miras y una postura más fundada sobre lo que está aconteciendo.

Finalmente, quería realizar una pequeña crítica constructiva que, espero, no se tome a mal. Me sangran los ojos cada vez que observo faltas de ortografía en algún texto "periodístico", y más si éstas provienen de alguien que se considera a sí mismo periodista "con una dilatada experiencia en medios". Le pongo dos ejemplos de su texto y de su comentario en respuesta a Julio:

*ayuntamiento → ayuntamientos
*expontánea → espontánea

Supongo que como periodista experimentado que es lo sabe de sobra, pero no está de más recordarle que los lectores agradecemos un texto revisado y sin ninguna falta de ortografía. Más que por nuestro bien, es por el suyo. Usted ya me entiende.

Sin acritud.

Beatriz Vallés

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Alberto Castillo

Alberto Castillo

Director de Gente en Madrid. Periodista madrileño, de 46 años, cuenta con una dilatada experiencia en medios. Ha sido subdirector general de la Agencia de Noticias Servimedia. Gran parte de su carrera profesional ha estado vinculado a la radio en distintas cadenas. Comenzó en la Cadena Rato en los años 80 y de ahí pasó a la COPE, cadena en la que fue redactor de informativos locales, redactor jefe del informativo matinal "La Mañana" (con el desaparecido Antonio Herrero), redactor jefe de informativos de fin de semana y jefe de prensa. Su última etapa en la radio fue en la extinta Radio España-Cadena Ibérica.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD