viernes, 14 de diciembre de 2018 23:52 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Enrique Hormigos

Demasiada letra

Niños...

Llamaba la atención a Groucho Marx en su libro de memorias "Groucho y Yo" (amigo: si sólo tienes dos pares de pantalones, no lo dudes. Vende uno de ellos, y con la pasta que te den, cómprate éste libro...) la tontería de muchos escritores y guionistas que hacen que los personajes infantiles de películas y series de televisión "hablen como si tuviesen cuarenta años. Esos chavales lanzan agudezas que honrarían a  George S. Kaufman, Mark Twain o George Bernard Shaw".

 

Explica después que, pese a haber tenido tres hijos, esa clase de diálogos nunca se oyeron en su casa y cita como único ejemplo destacable la frase inmortal de su hijo Arthur al negarle una escopeta de balines.

Llevaba el chaval varios días dando la brasa con el tema hasta que su padre, harto de razonar con el, disparó el clásico entre los clásicos:

"Hijo mío, mientras sea yo quien mande en esta casa, no tendrás esa escopeta."

"Papá -contestó el crío-, si consigo la escopeta, ya no mandarás en esta casa."

 

Hace un par de semanas coincidí con una de mis sobrinas. Un angelito de 7 años con respuestas para todo (y un pelín marisabidilla, ahora que no me oye...).

Acababa de empezar en cole y estaba en su habitación, concentradísima, coloreando un dibujo.

Me asomé a la puerta y le pregunté, en plan "tío graciosete":

Yo: "Hola, Pilar... ¿Qué tal el cole?"

Pilar (ausente, sin levantar la cabeza del papel): "Bien."

Yo: "¿Ya te han hecho directora?"

Pilar (ausente, sin levantar la cabeza del papel): "Todavía no..."

 

Esa es mi chica...

 

+ tonterías en ehormigos.blogspot.com

Publicado el 14 de octubre de 2008 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Disculpen las molestias...

imagen

Informáticamente  hablando, pocas personas pueden presumir de hacer mayores destrozos en un sistema pulsando el menor número de teclas que yo.

Si hay una posibilidad entre 417 millones de que algún tarado toque la tecla que no es en el momento más inoportuno, ESA es la que toco en ESE preciso instante.

 

Por eso se entenderá que cuando recibí por correo el manual de “Mantenimiento de Blogs” junto con la animosa recomendación de “Tu vé probando, que verás como las cosas salen”, la primera idea que me vino fue la de salir corriendo. 

¿Será porque la primera vez que intenté acceder al editor de contenidos cambié accidentalmente el nombre de usuario y la contraseña de la delegación de Valencia y los tuve 24 horitas sin poder entrar? Mmmmm… very  probeibol…

 

Bueno. El caso es que el otro día conseguí actualizar esto y colgar una foto y todo (en sólo dos horas y media) y me estoy viniendo arriba cosa mala y hoy voy a probar a colgar una viñeta, para ver si se lee, si la resolución es la adecuada, si puedo repetir lo que hice el otro día de chiripa… en fin, cosas técnicas que no ibais a entender.

Así que si Chummy Chumez ya escribió aquello de “Está ud. en España. Disculpe las molestias”, creo que podré decir lo mismo de este blog…

 

p.d. Por si os mata la curiosidad, ahí va la receta de los…

 

“Sesitos de Vulcaniano empanaos”:

Se cogen un par de sesitos, gorditos a poder ser, y se dejan macerar 10 minutos en una mezcla de 10 gramos de jengibre molido y dos cucharadas de salsa de soja.

Preparamos aparte una masa con 1 clara de huevo, 30 gr. de Maicena, 2 cucharaditas de levadura Royal, agua, sal, pimienta y harina. Que quede la cosa trabadita. Llegado el momento se calienta el aceite, se añade un puñadito de sésamo crudo a la masa. Se rebozan y se fríen los sesitos, y a comer.

NOTA: Si, por lo que sea, no encontráis sesos de vulcaniano, probadlo con pollo. Queda crujientito, y a los críos les encanta.

Publicado el 13 de octubre de 2008 a las 16:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Kubrick & Clarke

imagen

Pues sí.

Resulta que en determinada época, entre poeta del rock y poeta del rock, pasaron por allí Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke.

¿Puliendo el guión de "2001"? ¿Jugando al mus con Bob Dylan y el fantasma de Mark Twain? ¿Completando su colección de toallas y ceniceros robados?

Cualquiera sabe.

Pero, como una cosa lleva a la otra...

 

Recuerdo la primera vez que ví la película.

No sé qué edad tendría, pero sí recuerdo que la ví con todos mis compañeros de clase y mi profesora de filosofía de turno y que, siendo como era una actividad organizada por el colegio, todos odiamos la película inmediatamente.

Para colmo de los colmos, por aquella época se estrenó "Alien, el octavo pasajero" y, francamente... ¿Cómo iba a competir el monolito negro de las narices y cuatro tíos disfrazados de mono dando saltos durante media hora con el bicho que salía de la tripa de John Hurt durante el desayuno en la nave comercial "Nostromo" y acababa convirtiéndose en un legendario y "feroz hijo de puta"?

Vamos; ni de coña.

 

"En el espacio, nadie puede oír tus bostezos".

 

Pasaron años antes de que  me volviese a animar a verla en un programa doble de una terraza de verano a la que poco después el ayuntamiento metió un paquete muy gracioso por "tomar prestada" durante tres meses la luz de una de las farolas del alumbrado público (la verdad es que fui a ver la otra película. Una de David Cronenberg en la que salían tíos con poderes telepáticos y a uno le explotaba la cabeza) y, tíos... la verdad es que salí de allí helado y paralizado de cuello para abajo después de 5 horas sentado en una hamaca playera, pero la película me encantó.

 

Hace un par de semanas ví con mi hijo de 12 años ese episodio de "Los Simpsons" en el que Homer se come las patatas fritas en el transbordador espacial, flotando en gravedad cero mientras suena "El Danubio Azul". Le conté que era una escena inspirada en una  película muy famosa. ¿Podemos alquilarla? Bueno. Y el jueves, que no hay cole, le echamos un vistazo.

 

A Kubrick por "Los Simpsons"...

De todas formas, tengo curiosidad por ver la cara que pone.

Publicado el 10 de octubre de 2008 a las 16:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Asociaciones

Archivado en: cine

Dice Paul Auster que su forma de crear es asociativa: una historia lleva a otra historia, una idea a otra idea y una imagen a otra. Un método bastante chulo, la verdad.

Así pues, uno coge el periódico y lee que en el Festival de Sitges van a dar un premio a Abel Ferrara, un tío que al enterarse de que alguien planea rodar un refrito de una de sus pelis desea al director (Werner Herzog) "que se caiga muerto" y "que jodan también a Nicolas Cage y a todo el que esté involucrado en ese proyecto. Son unos copiones, que se pudran en el infierno, los odio a todos. Si me los encuentro les haré daño." Si señor. Quien quiera hacer una película, por lo menos que se la curre y le pegue a la meninge.

El nuevo trabajo de este fulano tan celoso de su material se llama "Chelsea on the Rocks", un documental en el que cuenta la historia y las historias del legendario hotel Chelsea de Nueva York (imagino que en plan "en esta habitación se lijó Jimi Hendrix un punteo de nueve horas... por aquellas escaleras rodó medio cocido Leonard Cohen... aquí estiró la pata Dylan Thomas" y tal...).

Y sin embargo, un par de huéspedes de la larga lista me llaman la atención.
¿Qué quiénes son?
La solución, mañana.
Que tampoco voy a contarlo todo el primer día.

Publicado el 9 de octubre de 2008 a las 22:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Enrique Hormigos

Enrique Hormigos

Desde que me metí en el lucrativo negocio del humor con la idea de hacer una fortuna en un par de semanas y retirarme a vivir de las rentas en una hermosa finca en la Toscana, hay una escena que se repite de manera exacta cada vez que busco echarle el lazo a un nuevo cliente.

La cosa empieza en el despacho de la víctima, dónde me presento generalmente sin avisar (soy un fan del "Efecto Sorpresa"). Una vez que el director se da cuenta de que no me sacará de su despacho sin la ayuda de un revolver del 45, suspira resignado y abre mi viejo carpetón (Viejo desde el día en que lo compré. Lo até mal a la baca de mi motocicleta y, recién salido de la tienda, lo arrastré durante 200 metros por el asfalto. Pero bueno; no lo iba a tirar).

Silencio sepulcral. El tío estudia el material y, después de un rato sin decir ni pío, se rasca la barbilla y murmura: "Mmmm... Demasiada letra..."
Fin de la entrevista.

Y aunque nunca he entendido porqué la gente no se rasca la barbilla y murmura "Mmmm... Demasiada letra" cuando lee los chistes de Forges o de El Perich, espero que, en este caso, mi asqueroso defecto no os desanime demasiado.

De cualquier manera, gracias por sintonizar este canal.
Un saludo.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD