miércoles, 19 de septiembre de 2018 14:11 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un precedente de la Escuela de la mirada

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "La invención de Morel " de Adolfo Bioy Casares

imagen

            Hace unos días, leyendo una nómina de grandes ficciones olvidadas, vi que se incluía en ella La invención de Morel (1940) del argentino Adolfo Bioy Casares. De que es uno de los grandes textos de la literatura fantástica escrita en español del pasado siglo, no cabe duda. De haya caído en el olvido, ya no lo sé. Por si fuera el caso, aquí van las notas que tomé tras mi lectura de la obra capital de Bioy en enero del 98. Apenas comencé a leer a este autor, a raíz de que se le concediera el Cervantes en 1990, me pareció mucho más que ese acólito de Borges por el que se le suele tener. De hecho, con mi dilecto Horacio Quiroga y sus fábulas fatalistas, es uno de los escritores latinoamericanos que más estimo. Lo descubrí en los cuentos de Una muñeca rusa (1990) y lo celebré con alborozo en 2005, durante la lectura de su Antología de la literatura fantástica, que compiló junto a Borges y Silvina Ocampo ese mismo año 40 que dio a la estampa La invención de Morel. Pero no divaguemos. Paso sin más a mis notas por si fuera cierto que el texto ha caído en el olvido y, por si siendo el caso, pudieran tener algún interés.

            Un inocente perseguido por la justicia, acusado de un crimen que no ha cometido, nos cuenta cómo llegó a la pequeña isla donde se esconde siguiendo el consejo de un vendedor italiano afincado en Calcuta, a quien conoció casualmente.

            El lugar está deshabitado a consecuencia de una extraña enfermedad "que mata de afuera para adentro" y que, según se dice, afecta a quienes se internan en él. Sin embargo, más que esta supuesta afección, que resulta ser un bulo, lo que verdaderamente hace padecer a nuestro hombre, por encima incluso de su repugnante dieta, es la soledad.

"Edificadas por gente blanca en 1924", la isla cuenta con una capilla, un museo -en realidad un hotel o un sanatorio, según explica el mismo narrador- y una pileta de natación. Si el relato empieza con el anuncio de un verano inusitado en el lugar es porque, repentinamente, una noche, después de haber dormido otras cien anteriormente en su desolado refugio, el fugitivo comienza a sentir que hay gente bañándose en la pileta de natación.

Tras la primera desconfianza "ante los abominables intrusos" que escuchan Valencia y Té para dos como si fuese una letanía, el huido, quizás guiado por esa fascinación que le causan a nuestro hombre los incómodos veraneantes después de tanto tiempo de no ver a ninguna persona, descubre a una mujer -Faustine- que observa el mar desde las rocas. Primeramente la contempla en silencio, temiendo que le delate. Pero no tardará en enamorarse de ella e intentar conocerla. Puesto a ello, el narrador se presentará a Faustine, pero la mujer permanecerá mirando el agua impasible. Su actitud es la misma que la del resto de los veraneantes, cuya repentina aparición en distintos lugares del museo hace creer a nuestro protagonista que le persiguen.

Sin embargo, las obsesiones del narrador no tardarán en ser explicadas. En una de esas ocasiones que se pierde entre un grupo de huéspedes ante la más absoluta indiferencia de éstos, uno de ellos, Morel, explica a sus compañeros que todos y todo lo que está ocurriendo es el resultado de una compleja invención que permite la reproducción exacta de la realidad.

Sabido esto, el fugitivo comprende que la maquinaria que ha encontrado en los sótanos del museo sirve para poner en marcha esa realidad virtual que este texto de 1940 anticipa. El hecho de que durante sus primeros días de estancia en la isla todo pareciera en calma, se debe a que los aparatos que reproducen el pasado se ponen en marcha cuando las mareas alcanzan una fase determinada. Nuestro hombre también supone que fue Morel quien mandó edificar las construcciones y quien creó el bulo de la enfermedad que asola el lugar.

Desesperado ante el amor que le inspira Faustine, el narrador, después de haber estudiado el funcionamiento de la maquinaria, decide pasar a formar él mismo parte de la fantasía que encierra el lugar.

Al parecer, el prólogo de Borges, a quien Bioy dedica el libro, constituye todo un manifiesto sobre las teorías literarias del autor de Historia Universal de la Infamia. En esas mismas páginas, Borges sostiene que Morel es un trasunto del Moreau de Wells, junto con el Frankenstein de Mary Shelley, el decano de los mads doctors. Cabe también destacar que, según algunos estudiosos, Alain Robbe-Grillet se inspiró en este texto para escribir el guión de El año pasado en Marienbad, llevado al cine con maestría por Alain Resnais en 1961. Puede decirse por tanto que La invención de Morel, además de anticipar la realidad virtual, fue un precedente de la Nouvelle Vague. Pero también del Nouveau Roman -la Escuela de la mirada- ya que, a mi juicio, fue en El año pasado en Marienbad donde se unieron fugazmente la nueva novela y la nueva pantalla francesas de comienzos de los años 60, que tuvieron en Robbe-Grillet al único ejemplo común a las escuelas.

Publicado el 7 de noviembre de 2013 a las 15:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD