jueves, 21 de noviembre de 2019 12:34 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Alberto Castillo

Sin acritud

Ya está bien de fastidiar al ciudadano

Archivado en: Editorial, huelga, controladores aéreos, José Blanco

En España comienza a ser habitual que unos pocos se dediquen a fastidiar al resto de ciudadanos. Lo hemos visto recientemente en la huelga de metro de Madrid, en la que una minoría decidió pisotear los derechos de los usuarios con una huelga sin respetar los servicios mínimos. Tras el caos inicial, el acuerdo con la empresa y la sensación de indefensión para los ciudadanos que sufrieron las consecuencias de una huelga salvaje. Ahora, otro grupo de presión, en este caso los controladores aéreos, está poniendo patas arriba el tráfico aéreo por el pulso que mantienen con el ministerio de Fomento, que les está provocando una misteriosa y contagiosa epidemia de estrés. Los controladores llevan meses buscando las cosquillas al ministro desde que José Blanco decidió mediante Decreto Ley coger el toro por los cuernos y acabar de un plumazo con el chiringuito en el que manejaban a su antojo el reparto de las horas extras. El ministro les redujo de 600 a 80 las horas extraordinarias máximas permitidas y les incrementó de 1.200 a 1.750 las horas ordinarias anuales, con lo que pasaron de ganar 375.000 euros anuales de media, a ganar 250.000, que tampoco esta mal, eso sí, haciendo el mismo número de horas que antes. En plena negociación del convenio colectivo han decidido presionar por la vía del absentismo y se han lanzado en manada a pedir bajas por enfermedad. Para justificar esta huelga encubierta ha dicho un portavoz que las duras condiciones laborales les provocan "depresión, arritmias, ansiedad, y subidas de adrenalina". Y con muy buen tino, el ministro les ha contestado que si el trabajo que desempeñan les provoca estos efectos, lo mismo hay que realizarles nuevas pruebas psicofísicas porque "igual no son personas capacitadas para desempeñar ese trabajo". Ojo al parche. Lo malo es que Pepiño Blaco apaga los fuegos con gasolina y ya veremos si, como ha amenazado, habilita a controladores militares para desempeñar el trabajo de los civiles y no provoca un caos aún mayor. Pero es loable la firmeza con que está decidido a impedir que los derechos de los usuarios del transporte aéreo sean pisoteados. Es muy fácil caer en la demagogia con los salarios, pero como ciudadano me resulta bochornosamente insultante la actitud de los controladores. Por muy justificados que estén sus salarios, lo cual está por ver. No sé por qué me vienen a la cabeza los casi cinco millones de parados. Esos sí que sufren depresión y ansiedad.

Publicado el 21 de julio de 2010 a las 12:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Caos en el transporte aéreo europeo

Archivado en: Editorial, Volcán, Islandia, nube de ceniza, aviación civil, espacios sin humo, caos, director genera de Movilidad de la UE, José Blanco

El volcán islandés de cuyo nombre no quiero acordarme ha escupido en los cielos de la vieja Europa una nube de ceniza que ha sumido al continente en un caos de incomunicación, ha producido un cabreo generalizado entre los siete millones de usuarios que se han quedado atrapados en los aeropuertos, ha provocado pérdidas a las compañías aéreas a razón de más de 180 millones de euros por día y ha dejado al descubierto el descontrol y la incapacidad de la Unión Europea para hacer frente a una situación que no ha sido capaz de gestionar adecuadamente. Parece mentira que las autoridades de aviación civil y los responsables del transporte aéreo no hayan sido capaces de reaccionar con celeridad y eficacia ante un fenómeno de la naturaleza cuyas consecuencias se han multiplicado a causa de tanta imprevisión. Tras cinco días anteponiendo la seguridad a cualquier otra consideración, de repente alguien dijo basta, se marcaron tres zonas de riesgo y se acabó trasladando a los Estados miembros la patata caliente de tomar la decisión de permitir o no volar en las zonas en las que aún quedan restos de la nube de ceniza, el que se ha venido en llamar el segundo espacio, y permitiendo la libre circulación aérea en el tercero de los espacios "sin humo". Tanto para tan poco.

Los responsables de transporte, desbordados por el caos, han acabado por reconocer que no había razón que impidiera sobrevolar en zonas inicialmente vetadas en las que el riesgo era nulo. De la mano del director general de Movilidad de la UE incluso hemos conocido que los informes en los que se sostuvo la decisión de suspender el tráfico aéreo estaban basados en "presunciones científicas" que no justificaban medidas tan desproporcionadas. Los ministros de transporte y los responsables de navegación aérea deben reflexionar sobre la respuesta más adecuada que se ha de dar ante situaciones como esta y la coordinación necesaria para garantizar la movilidad de los ciudadanos. No les falta razón a las aerolíneas que señalan a los ministros de transportes como responsables de la incompetencia que ha dejado a media Europa en tierra y que ha tardado más de cinco días en reaccionar y comenzar a hacer frente a la crisis.  Menos mal que en medio del descontrol alguien tuvo una idea brillante: ofrecer las infraestructuras españolas como cabeza de puente entre los vuelos transoceánicos y Europa. De nuevo el ministro de Fomento, José Blanco, está a la altura.

 

Publicado el 21 de abril de 2010 a las 15:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Alberto Castillo

Alberto Castillo

Director de Gente en Madrid. Periodista madrileño, de 46 años, cuenta con una dilatada experiencia en medios. Ha sido subdirector general de la Agencia de Noticias Servimedia. Gran parte de su carrera profesional ha estado vinculado a la radio en distintas cadenas. Comenzó en la Cadena Rato en los años 80 y de ahí pasó a la COPE, cadena en la que fue redactor de informativos locales, redactor jefe del informativo matinal "La Mañana" (con el desaparecido Antonio Herrero), redactor jefe de informativos de fin de semana y jefe de prensa. Su última etapa en la radio fue en la extinta Radio España-Cadena Ibérica.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD