martes, 12 de noviembre de 2019 22:33 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Mauro Enrique Martín

Balón dividido

Momento negro para los blancos

Archivado en: baloncesto, racismo, negro, blanco

Se ha pasado de 4 jugadores blancos e 1992 a ninguno en la actualidadLa pasada semana se hacían eco todos los medios de comunicación de una noticia sobre la creación de una liga de baloncesto únicamente para blancos. Esto será en el estado de Georgia y en ella solo podrán participar jugadores americanos de raza blanca con el objetivo de "compensar la minoría de ciudadanos blancos jugando en ligas superiores". Esto ha sido tachado de acto racista por excluir a los negros de su competición, pero sin embargo el objetivo cobra cierto sentido tras analizar la situación actual del baloncesto americano ya que podemos encontrar una lógica aplastante que defienda esta situación:

En primer lugar debemos echar la vista atrás y recordar a algunos de los grandes jugadores que han dedicado la mayor parte de su vida a jugar en la NBA, quien no recuerda al legendario Pistol Pate Maravich, al gran Larry Bird al inicio de los 90, a una de las leyendas en Los Ángeles Lakers como fue su jugador y entrenador Jerry West, y más recientemente al recién retirado John Stockton. Si hay una característica común entre todos ellos aparte de que hayan sido estrellas de la NBA en diferentes décadas, es que todos ellos son jugadores americanos de raza blanca.

Si nos ponemos a mirar los roster actuales de los equipos de la NBA entre sus fichas nos encontramos con los jugadores americanos de raza blanca Ryan Anderson, Steve Blake, Chris Kaman, Luke Walton o el "sophomore" Kevin Love. Muchos de ellos desconocidos por la gente ya que ocupan un papel secundario en sus equipos.

Un estudio reciente ha publicado que apenas un 10% de los jugadores de la NBA son americanos de raza blanca, muy por debajo del porcentaje que se podía encontrar en temporadas atrás y que ha ido cayendo progresivamente hasta llegar a la situación actual.

Prueba de ello se ve claramente en la imagen en la que aparecen el Dream Team estadounidense de los Juegos Olímpicos de Barcelona '92 con Stockton, Chris Mullin, Larry Bird y Christian Laettner jugando con grandes estrellas negras como Michael Jordan, Pippen, Barkley, Ewing, Drexler, Malone, Robinson y Magic Johnson. Mientras en la última olimpiada de Pekín en 2008 a España se enfrentaron únicamente los jugadores de color: Bryant, James, Anthony, Bosh, Howard, Paul, Prince, Redd, Wade, Boozer, Williams y el afroamericano Jason Kidd.  

Si analizamos los últimos draft tenemos que remontarnos al año 2003 en el que Kirk Hinrich fue elegido en el número 7 por los Chicago Bulls donde inició su carrera de forma meteórica, pero que a sus 29 años ha visto como el novato Derrick Rose lo ha situado en un segundo plano dentro de su equipo. O al escolta Mike Miller que salió quinto en 2000 y que siempre ha destacado en equipos de segunda fila. Y en relación al evento All Star Game que cada año reúnen a los mejores jugadores de la NBA, nos encontramos en 2004 a Brad Miller como último jugador americano de raza blanca en disfrutar de este partido.

Si nos ponemos a buscar en el último draft de 2009, tenemos que caer hasta la posición decimotercera en la que fue elegido Tyler Hansbrough, jugador de los Indiana Pacers que apenas disfruta de 17,6 minutos por encuentro ocupando su posición inicial en el banquillo de la franquicia de Indianápolis. Y lo que es más escalofriante aún, nos introducimos en los pronósticos de expertos para el draft de 2010 y entre la treintena de nombres que serían elegidos en la primera ronda solo tenemos dos americanos blancos, el jugador de Kansas, Cole Aldrich y el de Nevada, Like Babbitt, indicando que ese porcentaje de americanos de raza blanca está lejos de ser incrementado.

Además cada vez son menos los americanos blancos que se albergan en ligas europeas con la intención de  triunfar y es que los clubes del viejo continente prefieren aprovechar el potencial físico de los americanos de color para ocupar sus plazas de extranjeros, sin ir más lejos la liga ACB apenas cuenta con jugadores americanos de raza blanca, cabe destacar que el Asefa Estudiantes comenzó la temporada con dos americanos que rompían la estadística, tanto Blake Ahearn como Nick Caner-Medley han conseguido demostrar que tienen un hueco en la mejor liga Europea a pesar de ser jugadores de raza blanca.

Y es que en la NBA cada vez se lleva más la importación de jugadores blancos procedentes de otros países y se está descuidando la formación y la opción de dar oportunidades a sus jugadores de raza blanca, de ahí que la idea de crear una liga para jugadores americanos de raza blanca pueda cobrar un gran sentido, ya que servirá para la promoción y el desarrollo de éste tipo de jugadores que se encuentra actualmente en un serio riesgo de extinción.

Son muchas las noticias que han salido y cada vez es mayor la preocupación por esta situación, os dejo un reportaje titulado "dónde se han ido todos los jugadores blancos de la NBA", si sabéis inglés se entiende fácilmente.

Publicado el 3 de febrero de 2010 a las 13:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Unidos venceremos

Archivado en: baloncesto, eurobasket, españa, oro, campeón, pau gasol, polonia, 2009

Eurobasket0920 de septiembre de 2009, 23 horas... toda España celebra la primera victoria de la Selección Española de Baloncesto en un Campeonato de Europa, una celebración que se alarga durante días y de la que todo español se siente orgulloso, los Golden Boys volvían a subir a un pódium del que llevan sin bajarse desde el Eurobasket de Belgrado en 2005. Desde entonces Oro Mundial en Japón 2006, Plata en el Eurobasket de Madrid de 2007, Plata en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008 y ahora de nuevo un oro en Polonia.

Con este palmarés podría afirmarse que todo ha sido un camino fácil de recorrer para un conjunto magnífico pero ¿dónde está la clave? En primer lugar creo que habría que resaltar el gran trabajo realizado en 2006 por Pepu Hernández, un gran entrenador y mejor persona que fue capaz de formar un grupo homogéneo de personas que se llevan a la perfección y que como ya he dicho en post anteriores, se divierte jugando al baloncesto. Otra de las claves es el excelente trabajo de un grupo de amigos que se ha convertido en la columna vertebral de ésta selección con Pau, Navarro, Rudy, Garbajosa y Calderón.

Sin embargo una de las cosas que hemos podido ver en éste Eurobasket y que a mi más me alegra, es como funciona realmente nuestra ÑBA, aclaro, hemos visto pasar durante el torneo grandes estrellas  de la NBA como Turkoglu o Parker que han terminado sin colgarse una medalla al cuello y lo que es peor aún, sus números no han demostrado que sean superseries de la mejor liga del mundo. Sin embargo, un gran Pau Gasol que acaba de ser flamante campeón del anillo de la NBA llega a un torneo veraniego para divertirse con sus compañeros ÑBA como Rudy o su hermano Marc y termina no solo con la satisfacción de haberse divertido sino también se lleva una medalla de oro y su segundo MVP.

Aunque poniendo un tinte negativo a esta victoria, no hemos de olvidar los comienzos en el torneo de nuestro equipo, con derrotas, un juego poco fluido, muchas pérdidas de balón y discusiones entre los jugadores... ¿Qué pasó después? Personalmente considero que fue el grupo el que supo salvar el duro papel por el que estaban pasando, dejaron de jugar para ganar el Eurobasket para jugar por diversión, y esa fue la manera en la que grandes jugadores con grandes cualidades terminan uniendo sus fuerzas para conseguir un objetivo común, fue entonces cuando volvieron los triples, los contraataques y los alley-oops!!

Y es que hay que reconocer que cuando la Selección Española se divierte en una pista no hay rival que lo pare.

Publicado el 25 de septiembre de 2009 a las 15:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¡Y qué cumplas muchos más!

Archivado en: baloncesto, deporte, magic, johnson

Magic JohnsonEl 19 de agosto de 1959, nacía Earvin Effay Johnson, medio centenar de años después y hace tan solo unos días, Magic Johnson cumplía 50 años. 50 años de éxito y lucha para una persona que sin lugar a duda se ha convertido en una de las mayores historias de superación de la historia.

Y no es que se me hayan terminado los temas que ya me toque repetir éste de la superación, pero no puedo evitar rendir un pequeño homenaje a uno de mis ídolos, eso sí, sin entrar en el eterno debate sobre si es el mejor jugador de basket de la historia o lo es Jordan.

La historia de Magic Johnson podría resumirse en tres etapas, la primera su época universitaria con Michigan y sus famosos enfrentamientos con Larry Bird que hicieron pasar al baloncesto norteamericano de ser un deporte racial a un espectáculo de masas. Su segunda etapa son sus 12 exitosas temporadas en la NBA, vinculadas a Kareem Abdul-Jabbar y unos Lakers que jugaron 9 finales, consiguiendo 5 anillos y que consagraron a Magic con 3 MVP de liga, otros 3 MVP de las finales y 2 MVP de unos All Star en los que siempre estuvo presente. El hombre que dio importancia al juego en equipo convirtiéndose en el rey del Triple-Doble consiguiendo 138 en su carrera, vamos un camino de rosas.

Y su tercera etapa, la que truncó todo esto y vinculada a una enfermedad, el partido más largo que ha disputado y que se ha convertido en su mayor victoria, aquella que comenzó cuando anunció al mundo que tenía la enfermedad del SIDA y que le obligó a abandonar las canchas.

De esta tercera etapa es de la que me gustaría hablar, ya que aquel 7 de Noviembre de 1991 y tras conseguir la temporada anterior casi 1000 asistencias, Magic Johnson anunciaba en una rueda de prensa que había contraído el VIH, un virus entonces vinculado a la homosexualidad y la drogadicción. No tiene que ser fácil para un deportista tener que retirarse en pleno auge por una enfermedad altamente contagiosa y que rechaza a quienes la contraen, y lo que tiene que ser más duro aún, ver como antes de tus últimos minutos sobre una pista de baloncesto tus propios compañeros y estrellas de la NBA (como Karl Malone) reniegan a la hora de compartir pista y vestuario con un "moribundo".

Cerca de cumplirse ya 18 años de aquello, Magic Johnson ha dedicado todos este tiempo a luchar contra la enfermedad y lo que es más importante, a informar sobre ella, pues actualmente se dedica a impartir charlas en Universidades y Colegios sobre esa enfermedad que ya no es tan mortal pero que hace 18 años se hizo famosa gracias a ésta leyenda del deporte.

Me gustaría felicitar al 32 de los Lakers repitiendo las palabras de George H. W. Bush tras enterarse de la noticia: "Para mí Magic es un héroe, un héroe para cualquiera que ame el deporte".

Publicado el 27 de agosto de 2009 a las 08:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Jugo de persona 100 por 100 natural

Archivado en: baloncesto, campus, espinho, verano, valores

imagen

Una vez más vuelvo a tocar un tema de la vida cotidiana pero que personalmente he vivido en un entorno deportivo y es que con la llegada del periodo estival son muchas las familias que deciden enviar a sus hijos a campamentos de verano para que conozcan a otras personas de diversos lugares y convivir intensamente durante unos pocos días en los que la amistad fluye de forma realmente rápida.

En mi caso lógicamente, ha sido un Campus de Baloncesto y he de agradecer enormemente a la Federación de Castilla y León que me dejara participar como monitor en su actividad de la localidad portuguesa de Espinho, aunque suene raro, ha sido mi primer campamento de verano y ahora me arrepiento de no haber querido acudir nunca cuando era más pequeño a ninguno. Han sido ocho días, con sus 24 horas cada uno, de convivencia en la que son muchos los valores que hemos vivido el centenar de personas asistentes.

En primer lugar resaltar alguno de los valores de los que ya he hablado anteriormente y es que lo primero que se hace nada más llegar y sin instalarse en las habitaciones es una prueba de nivel para ver en qué grupo de entrenamiento te toca... es decir, lo primero que sientes al llegar es PRESIÓN, algunos jugadores de selecciones regionales tienen que demostrar por qué están donde están, mientras que cada uno a su nivel tiene esa presión de alcanzar el grupo que se merece.

Y una vez formados los grupos nos encontramos con un amigo y un enemigo, el TRIUNFO y el FRACASO, triunfa aquel que en tan solo una sesión de entrenamiento es capaz de promocionar de grupo y colocarse en uno de mayor nivel, mientras otros son degradados dejando en ellos una leve sensación de fracaso. Pero a pesar de todo en ambos casos predomina el ESFUERZO y el SACRIFICIO.

Si recordamos aquel camino de baldosas amarillas anterior, el SUFRIMIENTO ha sido una de las características determinantes en el grupo, la intensidad de los entrenamientos, la exigencia, la dificultad y la mala suerte han traído tras de sí una serie de lesiones que impedían a algunos entrenar. Dudo mucho que pueda olvidar la sensación de FRUSTRACIÓN de una niña que en los primeros cinco minutos de entrenamiento resulto lesionada en una rodilla y prácticamente daba por finalizada su semana deportiva, las lágrimas que cada día caían por esa impotencia de "querer y no poder" eran enormemente contrarrestadas con cada gesto de alegría e ilusión cuando podía participar en un ejercicio o hacía alguno específico, finalmente el tesón y las ganas de entrenar llevaron a la recuperación, de ahí me llevo la moraleja de lo importante que es hacer que una persona triste y desafortunada sea capaz de sonreír cuando acercas a su mano lo que necesita.

El COMPAÑERISMO es uno de los valores que más me inspiraban para escribir un nuevo post durante mi estancia en Portugal, pero me parecía injusto dejar de lado el resto de sensaciones, sin embargo, queda claro que este es el valor que más ha estado presente. Equipo Amarillo, Equipo Lakers, y Primer Turno, son un ejemplo de tres grupos a los que simultáneamente podía permanecer una persona, el primero de ellos agrupados por nivel, el segundo con representación de todas las edades y el tercero aleatoriamente lo cual hace que los que son rivales a las 10, a las 12 se conviertan en compañeros y defiendan los mismos "colores". Nadie se cree más que nadie, todos forman un grupo y RESPETAN las cualidades de cada uno, a fin de cuentas son deportistas con un mismo objetivo, DIVERTIRSE. ¡Vaya! Ya aparece por aquí la palabra diversión, algo que a estos niveles y en estas categorías es lo principal a la hora de practicar deporte. Si cada uno de los asistentes tuviera que describir el Campus en una palabra, posiblemente DIVERSIÓN fuera la ganadora.

Son muchos más los valores que se han vivido durante cada una de las ocho feiras (días en portugués) que hemos estado juntos, pero todos ellos se resumen en aquellas pequeñas gotas que fluían de los ojos de todos los deportistas en el momento de la despedida, lágrimas de dolor por lo que terminaba, que entre líneas son lágrimas de ALEGRÍA y EMOCIÓN por los lazos creados con personas, unos lazos que perdurarán siempre en el tiempo. Si reuniéramos todas esas lágrimas en una botella sería sin duda un jugo de persona 100 por 100 natural que tendría que distribuir la marca AMISTAD.

Cierro con un video publicitario que dice "lo bueno nunca se acaba, si hay algo que te lo recuerda"

Publicado el 21 de julio de 2009 a las 20:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El fracaso me persigue… ¡pero yo soy más rápido!

Archivado en: deporte, superación, baloncesto, ciclismo, atletismo, paralimpico, fútbol, Ronaldo, Webb, Pistorius

El último comentario en el post de la semana pasada sobre el sufrimiento me hacía reflexionar, y es que Carlos hacía referencia a un famoso proverbio ruso: "Caerse está permitido, levantarse es obligatorio". A partir de ahí todo es trabajo y cuantas más caídas, más veces tendrás que superarte. En las siguientes líneas voy a tratar de describir los que para mí son algunos de los mayores casos de superación.

Carl JosephMe gustaría comenzar con una de las historias que más me llama la atención, la de Carl Joseph, un hombre capaz de saltar 178 centímetros de altura para machar un aro de baloncesto, o de girar con un disco para lanzarlo a casi 40 metros, lo sorprendente llega cuando miras la imagen y ves que éste deportista nació sin pierna izquierda. Finalmente se decantó por el fútbol americano donde logró forjarse una vida en torno al deporte, pero es que él mismo decía que se veía capacitado para hacer con una pierna lo que el resto de gente hacía con dos.

Si nos ponemos a indagar en cualquiera de los deportes, nos encontraremos historias dignas de admiración, como la del ciclista estadounidense Lance Armstrong, quien fue capaz de superar un cáncer testicular de carácter mortal gracias a una fuerte quimioterapia, para terminar subiéndose a una bici y ganar siete veces el Tour de Francia.

Otra de las megaestrellas que aunque no lo parezca se ha convertido en otro claro ejemplo de superación personal, es el futbolista Ronaldo, quien en el 2000 se rompiera literalmente la rodilla con altas posibilidades de abandonar el fútbol. Pero la fuerza de voluntad y el trabajo diario hizo que un año después Ronaldo volviera a pisar el césped para conquistar un balón de oro... y cuando todo parecía un final feliz en 2008 el mismo movimiento pero en la pierna contraria, terminaba por romper el tendón rotuliano en lo que seguramente si sería el final de su carrera ¿o no?... de nuevo a pasar por el mismo esfuerzo, el trabajo diario hizo que la estrella brasileña volviera a jugar un año después. A esto sí que lo llamo yo, superar una lesión.Spud Webb

Y siguiendo con las estrellas y con el deporte que más me gusta no podemos olvidar otro de los típicos casos de superación, y es que quién no ha escuchado alguna vez la frase de "eres demasiado bajo para jugar al baloncesto". Hay tres casos que especialmente me fascinan, el del español Gonzalo Martínez, que con su 1,78 ha fraguado una trayectoria brillante en la liga ACB. Otro gran pequeño de éste deporte y que ahora tenemos la suerte de poder ver en las canchas europeas es el de Earl "Lentejilla" Boykins. Sus 165 centímetros con 60 kilos no le han impedido adentrarse durante 12 temporadas en las altas esferas del baloncesto mundial convirtiéndose en el segundo jugador más pequeño de la NBA solo por detrás del mítico Muggsy Bogues de 1'60 m. Pero el caso más sonado de la historia de la NBA es el de Spud Webb, ese pequeñín de 168 centímetros capaz de hacer levantar a miles de personas (entre las que se encontraba Michael Jordan) en el All Star de 1986 dónde consiguió superar a Dominque Wilkins en el concurso de mates y se convertía en el jugador más bajo en conseguir dicho galardón.

Y para cerrar el tema, me gustaría hacerlo con el deportista que más dio que hablar en los meses previos a las olimpiadas de Pekin, el sudafricano Oscar Pistorius (más conocido como Blade Runner), quien sin piernas y con unas prótesis especiales realiza unas marcas parejas a las de los grandes atletas del mundo. Os dejo este vídeo que resume su historia.

Simplemente terminar con la metáfora del atleta paralímpico Abderraman Ait Khamouch "Si quieres la miel has de soportar muchas picaduras"

Publicado el 10 de julio de 2009 a las 18:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

No todo son baldosas amarillas

Archivado en: deporte, sufrimiento, atletismo, ciclismo, baloncesto, fútbol

Caida de Marta DominguezLa pasada semana hacía referencia a lo divertida que es la práctica de deporte desde que uno es niño hasta que se hace mayor o desde categorías amateur hasta  profesionales, y créanme que me resulta muy extraño que nadie haya rebatido esa opinión o al menos de forma directa... ¡sin miedo!, que sé que mis lectores son practicantes o seguidores de diversos deportes y seguro que también han sufrido. En fin, tendré que comenzar por rebatirme yo.

Son muchas las razones por las que se sufre cuando se practica un deporte, ya adelantaba en la entradilla el tema de las lesiones. Quién no conoce el caso del jugador del Real Madrid, Álvaro Benito a quien una triada le hizo retirarse con 27 años y un futuro prometedor... En una entrevista para su club en 2006 Álvaro destacaba que su mejor momento fue cuando marcó su primer gol en el Bernabeu (sin duda diversión y felicidad) y al preguntarle por el peor "todo lo relacionado con mi lesión" contestaba, y es que a nadie le divierte colgar las botas tan joven (menos mal que la guitarra no se toca con las piernas). Más recientemente tenemos el caso de Yao Ming, que podría tener que dejar el baloncesto por una lesión en su pie izquierdo, dudo mucho que el techo de la NBA esté disfrutando de su situación actual y volviendo al post anterior, seguro que ahora no piensa mucho en los dólares que va a dejar de ganar.

Otra de las razones que provocan un enorme sufrimiento es el fracaso, no conseguir los objetivos previstos o propuestos. Es realmente duro trabajar durante cuatro años para llegar a una olimpiada y justo cuando comienzas a saborear una medalla, a tan solo 200 metros de la plata te ves en el suelo, o sino que se lo pregunten a Marta Domínguez tras los pasados Juegos Olímpicos de Pekin. Aunque echando la vista atrás y promocionando a los grandes de mi tierra, no podemos olvidar a otra persona que ha sufrido mucho con el deporte, Pedro Delgado, quién rozó una y otra vez el éxito pero que por unas razones u otras pasó malos momentos en su carrera, es más, ante la satisfacción de conseguir un Tour de Francia tras perseguirlo varios años, van y te dicen que lo mismo te lo quitan por dopaje, y es que ni cuando ganaba le dejaban saborear la victoria... pero bueno, a pesar de todo siempre será uno de los ciclistas más laureados de nuestra historia.

Y por contar una experiencia personal y que desde luego también demuestra lo mal que se pasa con el deporte, hablar de los quebraderos de cabeza que ello te provoca. Algunos de mis amigos aún no comprenden (y creo que nunca lo comprenderán), como es posible que llegue el sábado y si el equipo que entreno hace un mal partido me vaya para mi casa en lugar de salir a dar una vuelta como todo hijo de vecino. Y he de reconocer que cuando un equipo no funciona, alguna razón tendrá. Si hay algo en el deporte que a mí me hace sufrir son esas noches dando vueltas y visualizando un partido que has jugado mal, ya no tiene solución, pero es inevitable y tal vez ayude en la próxima ocasión.

En fin, podría estar horas y horas escribiendo sobre casos de éste tipo aunque os dejo a vosotros que enriquezcáis mis conocimientos con otros casos similares gracias a vuestros comentarios, pero a pesar de todo he de reconocer que el deporte es síntoma de vitalidad y aunque haya momentos duros algunos estamos tan enganchados que no seremos capaces de tirar la toalla.

Publicado el 3 de julio de 2009 a las 04:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El mejor del mundo mundial

Archivado en: baloncesto, Michael Jordan, presión, deporte

Marquise Walke ya es conocido como Jordan MontgomeryHace apenas una semana recibía en mi correo electrónico el vídeo que podéis encontraros más abajo junto a un titular escalofriante "La NBA descubre en un niño de 8 años al enésimo heredero de Michael Jordan". Y la primera sensación tras ver el vídeo es pensar "¡que crack el mocoso!", pero es cuestión de reflexionar sobre lo que significa que te etiqueten como el sucesor de Jordan con tan solo ocho años.

Este niño se llama Marquise Walker, más conocido ya como Jordan Montgomery, y se ha convertido en un ídolo gracias a los muchos vídeos que circulan por la red sobre su calidad, su corta historia, sus filigranas en la pista, sus encuentros con jugadores profesionales...

Se puede ser muy bueno en determinado deporte, se puede tener talento y se puede seguir aprendiendo para quizás algún día ser profesional, pero hasta ese punto hay que trabajar duro y son muchos los baches que van a interrumpir ese camino al cielo por el que lucharás toda una vida.

Con ocho años es normal que los niños quieran ser astronautas, toreros, y por qué no, Michael Jordan, Zidane, Fernando Alonso u otros ídolos del deporte, pero existen ocasiones en las que padres, familiares y entrenadores derivan esa ilusión infantil de los niños en presiones que pueden marcar el resto de sus decisiones.

No puedo dejar de pensar en el pobre Jordan Montgomery dentro de unos años, cuando se encuentre en esa recta final para conquistar su objetivo, si de repente una lesión aparece en el camino y lo impide volver a jugar al baloncesto, ¿qué pasará ahora con el sucesor de Jordan? Muy fácil, volverá a ser Marquise Walker, aparecerá otro Jordan, nos olvidaremos de la dura vida que le espera a un niño que nunca logrará el sueño que su entorno le ha creado y nos centraremos en los esfuerzos de ese "nuevo Jordan" que posiblemente viva otra situación con un final parecido.

Antes mencionaba la culpabilidad de padres, familiares y entrenadores y es que dudo mucho que un niño de 8 años sepa manejar un programa de edición de vídeo. Esa influencia de sus padres y de sus entrenadores inculcando al pobre crio esa mentalidad de "voy a ser igual que Jordan" comenzará con los años a convertirse en una presión con la que tendrá que cargar toda su vida pues se trata de objetivo al que es prácticamente imposible llegar.

En uno de los vídeos aparecen unas declaraciones del pequeño jugador afirmando "Quiero ir a la NBA para hacer dinero. Me muevo por el dinero, así soy yo". ¡Así soy yo! Con ocho años, y ¿Qué vas a hacer con tanto dinero? ¿Comprar chuches? ¿una montaña de Nesquik?... Pero la pregunta que deberíamos hacernos no es ninguna de éstas, sino ¿de dónde has sacado esas ideas?

Bien es cierto, que estoy hablando de un caso particular (aunque se trate del enésimo, como dice el titular), pero todos, entre los que me puedo incluir, alguna vez hemos pecado de ilusionarnos con que uno de nuestros chavales pueda llegar a lo más alto: los mimas, los tratas mejor, vendes que son muy buenos.... WARNING!! El consejo que lanzo es que dejemos a los niños que se diviertan, que se relacionen, que hagan amigos, pues el deporte es muy bueno para la salud y para la mente, y que si en algún caso los queremos motivar, se pueden utilizar afirmaciones del estilo "¡qué bien lo has hecho hoy!", "¡cómo te lo pasas cuando juegas!", "¡te has ganado la merienda!", etc., y siempre siendo conscientes de que nuestro hijo o nuestra jugadora tiene complicado ser lo mejor del mundo mundial.

Publicado el 22 de junio de 2009 a las 21:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Mauro Enrique Martín

Mauro Enrique Martín

Se podría definir a Mauro Enrique Martín como "una persona del deporte" y es que de las veinticuatro horas que tiene un día dedica veinticinco al deporte". Este entrenador superior de baloncesto, licenciado en Publicidad y RR.PP. y con un master de periodismo deportivo se confiesa practicante de varias modalidades deportivas como fútbol sala, balonmano y voleibol, siendo seguidor de prácticamente todos los deportes. Actualmente es el máximo representante del baloncesto en Segovia, y colabora en formación tanto de entrenadores como de jugadores en la Federación de Castilla y León.

A través del blog, este entrenador, árbitro y aficionado pretende dar una visión general de los valores y las connotaciones intrínsecas del deporte buscando las opiniones y experiencias de todos con el fin de poder trasladarlo a las pistas, canchas y pabellones.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD