miércoles, 21 de noviembre de 2018 06:17 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un clásico de Gaston Leroux

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "El fantasma de la ópera" de Gaston Leroux

imagen

 

Sé de dos adaptaciones de El fantasma de la ópera -la delicia de Rupert Julian del 25 para la Universal y la no menos notable del gran Terence Fisher del 62 para la Hammer - que demuestran que aquello tan extendido de que las películas nunca superan a las novelas en que están basadas es algo tan gratuito como eso de sentir vergüenza ajena o envidia sana. Hace unas semanas tuve oportunidad de ver en la bienamada Filmoteca -alabado sea por siempre su nombre- la versión del gran Fisher y vuelvo ahora a las notas que tomé en diciembre de 2003, con motivo de la lectura del original de Gaston Leroux en una estimable edición del 98 de Tusquets. Una única acotación, entonces tenía más reciente la cinta silente y es con ella la que establezco la comparación:

 Siendo la película de Rupert Julian no sólo fiel, sino también mucho más entretenida que estas páginas, se impone dar noticia de aquellos fragmentos que el cineasta ignora. Entre las más importantes de esas omisiones hay hablar del origen de los amores de Christine Daaé y Raoul de Chagny, que se remonta a la infancia de la pareja. Fue entonces, en un lugar de la costa bretona llamado Perros (Perros-Guirec) cuando los dos niños, aprendiendo música juntos bajo los auspicios del padre de Christine -un escandinavo que quiso triunfar como intérprete antes de dedicarse a la enseñanza- se enamoraron. Suaviza así este apunte esa suerte de injusticia que siempre he creído ver en la película, cuando Christine se beneficia de las artes de Erik mientras en verdad ama a Raoul.

 También será en el cementerio de Perros, localidad a la que regresa la pareja para escapar momentáneamente del Fantasma, donde Raoul -en uno de los pocos fragmentos en que se llega a atisbar cierto terror en la novela- comienza a creer en la existencia del monstruo tras un episodio en apariencia prodigioso. Igualmente fue en Perros donde el señor Daaé habló a los jóvenes de El Ángel de la Música, espíritu que Christine cree descubrir en Erik cuando lo escucha por primera vez.

 Además de su talento para la interpretación musical -el Don Juan triunfante, que aquí como en la cinta escribe el Fantasma, es una obra maestra en la que se alude a su destino sentimental-, Erik está especialmente dotado para la construcción de trampillas. Su vida anterior a París nos es contada en el último párrafo de la página 320 por el Daroga, un persa que ostentó dicho cargo -algo parecido a un jefe de policía- con el sultán del país. Así llama Leroux al tirano iraní, aunque tal vez fuera mejor decir Sha.

 Hijo de un contratista de obras, Erik nació en Ruan siendo tan feo como los muertos en avanzado estado de putrefacción. Rechazado por su madre, quien le regaló su primera máscara, Christine define su rostro como el de los cadáveres después de varios días. Despreciado por todos, se exhibe en una feria como un muerto viviente. Entre los feriantes conoce la magia de la mano de quienes para el autor son su principal fuente: los gitanos. Tras hacer algunos crímenes, que no se especifican y que yo entiendo como consecuencia del natural odio que Erik profesa a la Humanidad, el fantasma recala en Persia. Allí se convierte en un asesino de estado. Habida cuenta de sus facilidades para las trampillas y de que concibe los palacios como la caja de un prestidigitador, no tarda en construir uno para el sultán donde el tirano pueda escuchar a todos sin ser visto. Cuando la obra está terminada, el sha decide matar al monstruo ya que es el único que conoce todos los vericuetos y subterfugios de la construcción. Es entonces cuando el Daroga le perdona la vida y le deja huir.

 Otra vez en París, el futuro fantasma se emplea en una cuadrilla de albañiles que restaura la Ópera. Entonces, tras advertir las enormes posibilidades que le ofrece este nuevo palacio, decide construirse una casa a orillas del lago subterráneo.

 Tampoco aparece en la película esa taquillera -madame Giry-, cómplice del fantasma en los chantajes periódicos que el monstruo hace a los directores del establecimiento -Armand Moncharin y Firmin Richard-, so pena de provocar terribles desastres en la casa. Por lo demás, puede decirse que la de Julian es una adaptación modélica en la que se incluyen desde los misterios del palco 5 hasta la muerte de Bouquet, pasando por la escena del baile en el que Erik -en una prueba irrefutable de que Leroux fue lector de Poe- acude disfrazado de muerte roja.

 El realizador también es fiel al procedimiento y al por qué de los favores que la bestia hace a la bella, e incluso a los fragmentos de la muerte del hermano mayor de Raoul. Eso sí, omite algo que en una cinta silente hubiese sido muy difícil de dar a entender: ese canto de sirena siniestra que envuelve las tinieblas del lago subterráneo cuando Erik se acerca buceando a la barca de sus víctimas. El canto no es otro que el entonado por el Fantasma mientras avanza por el agua, que llega a la superficie terriblemente deformado por el tubo respirador.

 El linchamiento final de Erik en uno de los muelles del Sena que nos muestra el film de Julian no tiene nada que ver con el final de Leroux. En su epílogo, acaso el fragmento más interesante de toda la novela, el autor redime al fantasma por una buena acción. Después de que Christine se haya resignado a ser su esposa y a besarle en la frente para salvar la vida a Raoul y al Daroga -ambos a punto de morir ahogados en la cámara de torturas- Erik, conmovido ante el sentimiento que inspira a Christine el joven, libera a la bella de su promesa. Únicamente pone una condición: que llevé el anillo de compromiso que él le entregó hasta el día de su muerte. Cuando esto ocurre, de lo que la muchacha tiene noticia leyendo un anuncio en el periódico, Christine parte hacia su Escandinavia natal para vivir en Noruega el amor que desde niña la une al vizconde Raoul de Chagny.

 

Publicado el 12 de febrero de 2013 a las 18:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD