martes, 23 de octubre de 2018 10:34 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Dos lecturas de Alejandro Dumas (I): Capitán de lobos

Archivado en: Cuaderno de lecturas, dos lecturas de Alejandro Dumas

imagen

            Publicada en 1857, Capitán de lobos, de Alejandro Dumas, pasa por ser la primera que se publicó sobre la licantropía. A mi entender, también es una de las más redondas, de las mejor construidas. Curiosamente, no está incluida en Los mil y un fantasmas, ciclo en el que Dumas reunió todas sus piezas de terror, del que Valdemar fue sacando esos espléndidos tomitos de los que yo di cuenta a comienzos del siglo XXI. De éste, para ser exactos, en el otoño del año 2000. Una vez más, éstas son las notas que tomé finalizada tan placentera lectura:

            La historia que aquí se cuenta le fue referida a Dumas, siendo él un niño, por Mocquet -un montero que en tiempos fuera amigo del padre del escritor- después de intentar dar caza a un lobo que resulta inmune a las balas. La narración del tal Mocquet da lugar al flash-back que constituye la novela en sí.

            Thibault, un zapatero -fabricante de zuecos- arrendado del señor de Vez, es un hombre más culto de lo habitual en las gentes de su condición. Envidiando los privilegios de la nobleza -una de las moralejas que se desprenden de estas páginas es que los siervos han nacido para tales y bajo ningún concepto deben aspirar a más-, su señor, persiguiendo a un ciervo, llega a los alrededores de la cabaña de Thibault, quien quiere al animal para él. Respondiendo entonces el zapatero de mala manera a los requerimientos del amo, éste ordena que le sea dada una azotaina. Los zurriagazos están a punto de acabar con Thibault cuando entra en escena Agnelette, una joven aldeana que, sin conocer al zapatero, intercede por él. El de Vez, rendido ante la belleza de la joven, levanta el castigo. El amor entre la muchacha y el zapatero no tardará en surgir.

            Posteriormente será un lobo el que, perseguido por el de Vez y sus monteros, se acerqué a la cabaña de Thibault. El nuevo animal no es sino un diablo que huye atemorizado de sus perseguidores ya que se encuentra en el único día en que es vulnerable bajo su forma lobuna. El extraño lobo propondrá al zapatero cambiar su personalidad con la de él. Dado que, amén de la inmortalidad -salvo en caso de ser herido, en ese único día en que el endemoniado es vulnerable- el intercambio le proporcionará la satisfacción de los deseos, Thibault acepta.

            Asustado por el inmediato cumplimiento de uno de sus anhelos -la muerte del lacayo del de Vez que le diera la paliza-, el zapatero permite que la cuadrilla de su señor, estando el amo herido prodigiosamente, haga noche en su mísera cabaña. Siendo menester para curar al señor del mal que padece sacrificar la cabra de Thibault, éste, temiendo que sus malos deseos para sus huéspedes se materialicen, accede. Cuando sus visitantes se marchan, dejándole nada más que su agradecimiento, la cabaña de Thibault está destrozada.

            Más tarde, cuando Agnelette le pregunta quien le ha dado el anillo que ciñe uno de sus dedos, lejos de confesar que es la joya que rubrica el pacto sellado con el Maligno, Thibault dirá que lo ha comprado para ella, en prueba de su compromiso. Sin embargo, la pieza, merced a algún encantamiento, no entra en el dedo de la muchacha. Además de los prodigios, el destino que le aguarda junto a la bella aldeana, también acabará por alejarle de ella.

            A partir de entonces -al igual que hemos venido viendo hasta ahora, dicho sea de paso- todos los deseos del zapatero -que cada vez que se materializan le tiñen un pelo de un chocante tono rojizo-, lejos de proporcionarle las bonanzas que al alumbrarlos imagina, no le acarrearán más que desdichas. Considerando más provechosa su unión a una bella molinera que acaba de enviudar, deseara que el muchacho que ella ama salga de escena y automáticamente, será llevado por el ejército. Pero la molinera, convencida de que el reclutamiento obedece a un arte siniestro de Thibault, concitará contra su pretendiente la primera de las persecuciones de las que éste será objeto. De hecho, a partir de ahora, no tendrá más compañía que la de esos lobos, que una noche se acercan misteriosamente a él para comenzar a caminar a su lado.

            Convertido en un importante vendedor de caza gracias a su singular tropa, traba conocimiento con un juez, a cuya mujer comienza a desear. Escondido tras las cortinas de la alcoba de la bella, descubrirá que es la amante del señor de Vez, quien asegura que se ha presentado allí alertado por los gritos de la dama ante la presencia de nuestro capitán.

            El siguiente episodio tiene lugar cuando Thibault asiste fortuitamente a la boda de Agnelette y es presa de los celos.

            Derribado más tarde por un barón que cabalga a galope tendido, el zapatero deseará ser su agresor: automáticamente se verá convertido en él. Esta nueva aventura le llevará a la alcoba de una bella condesa. Cuando se dispone a amar a la dama, su marido se presenta. Emplazado al duelo por el conde, Thibault -es decir, el barón a quien el zapatero usurpa- resultará mortalmente herido.

            Sin más compañía ya que la de sus lobos, será su capitán en la campaña de devastación que ordena desatar en la comarca. Odiado por sus paisanos, que ya están al corriente del poder que ejerce sobre las bestias merced al pacto suscrito con el diablo, Thibault se yergue contra todo y contra todos. Enemigo del Hombre tanto como de Dios, será el señor de Vez quien dirija la cacería contra él. Así las cosas, el loup-garou volverá a encontrarse con Agnelette y la intenta inútilmente recuperar. Viendo que ello es imposible, desea la muerte del marido de la joven. La muchacha corre entonces hacia la aldea donde la espera su esposo presintiendo lo peor: no ha ocurrido nada, su marido le sale al paso. Será con posterioridad, al no atender al "¿quién vive?" que pronuncia el centinela del pueblo, cuando el consorte reciba un disparo mortal. Agnelette, que cae enferma tras la muerte de su esposo, también morirá.

            Cuando se cumple el primer aniversario de su pacto con el maligno, Thibault recibe la visita de éste. En su cabeza ya sólo le queda un pelo que no haya sufrido la metamorfosis que obran en ella sus deseos, aún así, el loup-garou pide a su terrible aliado un último anhelo: convertirse en un demonio de verdad. Para este postrer prodigio será necesario que Thibault pierda su último cabello -lo del pelo se nos explica con una alusión al bautismo (pág. 299)- y se convierta en un lobo negro, ocupando el puesto del que a él le tentó. Gracias a ello, será licántropo por las noches y humano durante el día. Pero la fatalidad ha querido que nuestro capitán se convierta en lobo el único día en que es vulnerable: la montería mandada por el de Vez le dará caza a las puertas de una iglesia. En base a que es hallada allí una piel de lobo sin cuerpo alguno, el párroco afirmará que el desdichado Thibault ha salvado su alma en el último momento.

 

            "Pertenecías por la envidia al Ángel caído, mi amo y el tuyo", leemos en una de las páginas. Pero más que el livor, lo que el autor viene a condenar son los deseos de ascender socialmente. Particularmente, lo que más me ha interesado es el encendido individualismo, aunque subrepticio, que encierra la lucha de Thibault contra todo y contra todos.

Publicado el 20 de octubre de 2015 a las 17:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD