martes, 18 de septiembre de 2018 16:43 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

"King Ink", mi descubrimiento de Nick Cave

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "King Ink" de Nick Cave

imagen

            Las colecciones de libros que me son más queridas son aquellas que ya estaban en marcha a comienzos de mi experiencia como lector. Destaca entre ellas Espiral, de la Editorial Fundamentos. Mediaban los años 70 cuando en sus distintos números di cuenta de las dos novelas de Leonard Cohen -El juego favorito (1963) y Los hermosos vencidos (1966)- y hace apenas unas horas acabo de concluir la lectura de King Ink, la antología de prosas y canciones de Nick Cave, uno de los textos más densos de la colección.

            Bien es cierto que la entrañable Espiral, al ser básicamente traducciones de canciones -también leí en ella al infausto Sade, pero esa es otra historia- cuenta con el principal impedimento de las traducciones de poesía: la pérdida de la musicalidad. Pero ello no quita para que descubra a sus lectores el universo de los músicos traducidos. El de Nick Cave es uno de los más sombríos de la historia del rock. No es gratis llamar al australiano El crooner de los infiernos. Sus canciones, en King Ink reducidas a algunas de las grabadas con sus bandas The Birthday Party y The Bad Seeds, son tan apesadumbradas como sombrío aparenta ser él.

            Tuve por primera vez noticia de Nick Cave en Cielo sobre Berlín (Wim Wenders, 1987). Marion (Solveig Dommartin), su protagonista, le escuchaba. Pero le descubrí algunos años después, a comienzos del siglo XXI, cuando creía que mi lista de favoritos del rock había quedado definitivamente cerrada con Radiohead. Si eché entonces el candado a mi pasión por el Ritmo del Diablo fue porque, tras más de treinta años,  encontré mi equilibrio con ella. Por primera vez, desde que caí rendido ante mis primeros discos de la Creedence y The Beatles en 1972, amé el rock & roll -y por ende el rock, magnifica secuencia del rock & roll- en sí mismo. No por el escándalo que tanto amor produjo entre los adultos, los bienpensantes o los mentecatos de la canción protesta y la conciencia política.

            Si hasta entonces habían contado mucho todos estos factores, ya con cuarenta y tantos otoños en las sienes, el rock cobró una nueva doble dimensión. Por un lado el inmenso placer que su escucha sin más me produce; por el otro, el transporte a mi pasado que, como la banda sonora de mi vida que es, me procura. Llegué así a lo que llamo "el rock sin accesorios".

            Desde mi nueva perspectiva, disfruto por igual con Gene Vincent, y el resto de los grandes del rock & roll seminal, que de la sombría majestuosidad del Baba O'Riley, de The Who, a quienes tanto me dolió tener que negar cuando era rocker. Y hacerlo, además, tras haber escuchado con tanto agrado Quadrophenia a principios de los años 70.

            El Dylan mítico, el de los 60, me gusta porque escribió canciones tan maravillosas como Desolation Row o Sad Eyes Lady of the Lowlands, no porque fuese uno de los pilares fundamentales de la sedición juvenil que cambió el Occidente Cristiano.

             Al igual que el London Calling me parece el mejor disco de los años 80 porque es un compendio de los estilos por los que discurría el rock entonces y porque es el álbum más representativo de su tiempo. Pero no porque The Clash tuviesen cierto compromiso. La emoción que me causa Death or Glory está por encima de cualquier otra consideración. Insisto, ahora amo al rock por sí, no por lo que dicho amor supone de cara a la galería.

            Ahora amo al rock porque es la banda sonora de mi vida, no porque el rock jugara un papel infinitamente más grande que la izquierda revolucionaria en el nuevo entendimiento surgido en el Occidente Cristiano en la segunda mitad de siglo XX.

             Así la cosas, cuando me adentré en el universo de Nick Cave, su infierno me parecía algo tan accesorio como ese limbo de chicos y chicas en el que parecen inspirarse The Kins, a quienes escucho con insistencia y sumo placer en estos días.

            No fue un encuentro fácil porque el australiano -que, dicho sea de paso es uno de los músicos más errantes de los que yo he tenido noticia- no compone melodías agradables, para ser radiadas, escuchadas por el gran público y todo eso.

            Muy por el contrario, canta a los asesinos, a las sexualidades bizarras a los pájaros de mal agüero. Aunque me hubiera dado igual que toda esa fatalidad hubiesen sido los alegres desamores del glorioso Swinging London, desde las primeras y desasosegantes audiciones de Nick Cave hubo algo en su propuesta que me atrajo poderosamente. Como cualquier buen aficionado sabe, el rock toca tan de cerca a ciertas imágenes que hace su lenguaje mucho más universal que el del resto de la música. Eso debió de ser lo que hizo que álbumes como The Firstborn is Dead (1985), Your Funeral... My Trial (1986) y por supuesto Murder Ballads (1996) me magnetizaran como lo hicieron, no obstante lo áridas que me resultaron sus primeras audiciones.

             Eso era lo que había cuando compré King Ink, hace algunas primaveras, en la feria del libro. En sus páginas he descubierto que las canciones de Cave son tan representativas de la biografía y el tormento del músico como esos dibujos que denotan, a quien sabe entenderlos, la psicología de sus autores. Aunque suele ponérsele en la estela de Leonard Cohen, a buen seguro que por la versión de Avalanche incluida en From Her to Eternity, Cave, a mi juicio, dista mucho del canadiense. Tanto como el trecho que va de la espiritualidad de Cohen a la blasfemia del australiano en Los cinco idiotas, la primera de sus prosas. O si se prefiere, de los ruiseñores del canadiense a los cuervos de Cave.

            No hace falta ser el doctor Freud para comprender que la exaltación del anticlericalismo de Cave en Los cinco idiotas tiene sus orígenes en sus años como integrante del coro infantil de la catedral de Wangaratta. Al igual que la elaboración de sus letras, graves y extensas como auténticas elegías más que simples canciones, le viene de ser un hijo de un profesor de literatura y una bibliotecaria. En efecto, es un Letraherido y biblioencandilado desde la cuna.

            Hace muchos años, un músico -diletante por su puesto- me dijo que alumbraba sus letras al tun tun, sin más fin que el de encajar -según su dudoso criterio, claro- en las melodías. No es ése el caso de Nick Cave. En El crooner de los infiernos, letra y música obedecen a sendos afanes igual de graves y densos.

            Me ha llamado especialmente la atención que su universo literario sea el estadounidense. Esa América mítica para todos los amantes del rock, modelo de un buen número de esas imágenes a las que el rock alude. Por lo tanto, no deja de ser una paradoja que, una estrella errante como él, nunca haya residido en Estados Unidos. Territorio mítico más que metrópoli de un imperio, que según algunos comentaristas está comenzando a desvanecerse, en el Profundo Sur estadounidense, el de los linchamientos, sitúa Bline Lemmon Jefferson. Además de una canción de Junkyard (1982) -uno de sus álbumes con The Birthday Party-, es una prosa incluida en King Ink. También tiene su gracia esa intertextualidad de El crooner de los infiernos.

Publicado el 17 de abril de 2012 a las 17:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Jose Luis - 20/4/2012 - 18:44

El malditismo en el rock, así copmo los outsiders, han vendido casi tanto como los rockers normales... es parte de la leyenda
y la incrementa

2 | Javier Memba - 30/5/2012 - 10:09

Gracias a vosotros por leerlo con tanto interés.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD