jueves, 13 de diciembre de 2018 18:07 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un maestro del cuento fatalista

Archivado en: Cuaderno de lecturas

imagen

                   Descubrí al uruguayo Horacio Quiroga en una edición deliciosa De los perseguidos de amor, de locura y de muerte de El Libro Aguilar, colección que siempre imaginé heredera de la Crisol de esta misma editorial. Fue en el 96 y la lectura de cuentos como La gallina degollada me dejó totalmente fascinado. En él se da noticia de la historia de a un matrimonio que sólo es capaz de engendrar hijos anormales. Cuando Berta, la madre, finalmente, da a luz una bella niña, ésta es devorada por hermanos idiotas.

                   Después llegaron piezas como El almohadón de pluma. Su protagonista es una mujer que agoniza consumida por una extraña enfermedad. El mal resulta ser un parásito gigante, alojado en su almohada, que le está chupando la sangre. El perro rabioso era un maravilloso flash-back donde se contaba la historia de un tipo mordido por un can, que le contagia la enfermedad. Encontrará la muerte a manos de los propios vecinos de su pueblo. En A la deriva -el drama de otro hombre mordido, éste por una serpiente en la jungla, que expirará en la barca con la que intenta llegar a la ciudad- ya había elevado al gran Quiroga al altar de mis cuentistas favoritos, junto Maupassant, Lovecraft y Bradbury.

                   Allí lo mantenía -y lo mantengo a la espera de la lectura de nuevas colecciones- cuando en 2000, en una de esas entrañables ediciones de Losada, me hice con El salvaje en unos saldos. Todo parecía indicar que estaba abocado al leer al maestro rioplatense en editoriales especialmente entrañables. Si Aguilar lo era por sus colecciones en papel biblia de mi infancia y adolescencia -hoy muy preciadas entre los bibliófilos-, Losada no le iba a la zaga en mis afectos. Con el sello de esta casa argentina, en los remotos años 70, leí En el camino, que se titulaba el On the Road de Kerouac en la traducción de Miguel de Hernani fechada 1959. También leí en Losada los poemas que Blas de Otero reunió en Ángel fieramente humano y Redoble de conciencia y tantos otros de mis primeros favoritos no editados en España por una u otra razón. Creo que, hasta la fecha, mi último libro de Losada han sido los relatos del gran Quiroga reunidos bajo el título de El salvaje. Ya digo, di cuenta de ellos en 2000 y las notas que tomé entonces son las que reproduzco a continuación.

                   En realidad, El salvaje es un díptico, amén de lo mejor de toda la selección. En la primera de las piezas que lo conforman -El sueño-, el narrador, mediante la conversación que mantiene con un interlocutor, nos refiere cómo, después de haber convivido en una experiencia onírica durante un tiempo con un dinosaurio, al tomar conciencia en su fantasía de ser un imposible hombre que de los días de los grandes saurios, resuelve matar a la bestia. El dramatismo consiste en que, antes de tomar la decisión, el soñador y el dinosaurio han convivido como si éste fuera un animal de compañía.

                   La realidad, título bajo el que se nos presenta la segunda parte de este interesante díptico sobre los albores de la Humanidad, evoca la que probablemente fue la lucha del hombre contra otros depredadores hasta que nuestros más remotos ancestros consiguieron su primera vivienda. Siendo la imposibilidad de dormir uno de los principales problemas derivados de su carencia, cuando nuestra familia obtiene el techo, Quiroga concluye: "La casa y el sueño estaban conquistados para siempre".

                   Tras La bofetada, un texto en el que se nos cuenta la animadversión existente entre un peón -un mensú- y su capataz, ese Quiroga que oscila entre la fantasía y el fatalismo; es decir, el Quiroga que tanto me interesara en el 96 en De los perseguidos, de amor, de locura y muerte vuelve a atisbarse en Los cazadores de ratas. En sus páginas se nos refiere la historia de unos colonos que intentan establecerse en un lugar ocupado por unas víboras.

                   Es costumbre del autor contarnos los asuntos bajo el punto de vista de unos animales, naturalmente antropomorfizados. Quiero recordar Insolación, una de las piezas reunidas en De los perseguidos..., la estremecedora historia de un perro que presiente la muerte de su amo, un colono inglés en la llanura del Chaco (Argentina). El óbito traerá nefastas consecuencias para el animal cuando caiga en manos de los indios, cuyos perros viven "flacos y sarnosos". Sin abandonar esa primera selección de Horacio Quiroga que tuve oportunidad de leer, Yaguaí el protagonista del relato homónimo, es un fox-terrier de destino atroz, disparado por su propio amo cuando intenta volver a casa.

                   Fabulista con todas las de la ley merced a sus animales antropomorfizados, a diferencia del resto de los grandes del género -Esopo. La Fontaine, Samaniego-, Quiroga no tiene inquietud moral alguna. La de sus fracasos es una de las dimensiones más auténticas del ser humano y el desdichado maestro uruguayo parece querer abundar en esto mismo. En Los cazadores de ratas los reptiles acaban subjetivizando la narración antes de dar muerte al hijo de quienes las desplazan.

                   Los inmigrantes, sin duda inspirado en los padecimientos de los europeos que intentaban establecerse en América Latina a comienzos del siglo XX, nos cuenta la experiencia de un matrimonio alemán envuelto en una penosa marcha. Embarazada y agonizante, ella perecerá en el camino.

                   A esta misma línea fatalista cabe adscribir Los cementerios belgas. En sus páginas se nos cuenta la historia, probablemente acaecida en la Primera Guerra Mundial, de una caravana de huidos, cuyos hijos se mueren. Pese a ello, se verán obligados a dar sus últimos alimentos a un destacamento de artilleros. La reina italiana nos cuenta como las abejas matan a picotazos al hijo de unos colonos.

                   A excepción de La pasión, pieza en la que el Judío Errante argumenta sus dudas sobre la misericordia divina recordando que Judas y Pilatos fueron perdonados, y él no, los textos que menos me han interesado son los reunidos en el capítulo titulado Cuadro laico. A partir de entonces, poco queda del Quiroga que tanto admiro en su fatalismo y en su antropomorfización de los animales.

                   Tres cartas y un pie es una aproximación a ciertas costumbres de las mujeres que viajaban en los tranvías de Buenos Aires, La llama una fantasía en la que se nos refiere una anécdota acerca de Baudelaire en boca de alguien que supuestamente lo conoció.

                   El resto son historias de amor, más o menos paradójicas. La última de ellas, trata de una boda por poderes y de cómo el apoderado del novio acaba siendo el marido de la novia.

 

                   A destacar una única excepción, Estefanía. En ella se nos cuenta la triste experiencia de un hombre apocado que adoró a su esposa. Muerta ella, nuestro protagonista vuelca todo su cariño en su hija. Llegado el momento ve cómo la muchacha se enamora de un hombre y se hace a la idea de perderla. Tras romper la joven con aquel primer amor, conocerá a otro muchacho del que volverá a enamorarse. Cuando éste también la abandona, ella decide suicidarse. Por mero trámite, su padre es detenido tras el suceso. En la cárcel será maltratado por los otros presos para regocijo de los guardianes, como suele ocurrirle a los débiles que no se saben hacer valer entre los despiadados. El infeliz amanecerá muerto tras su primera noche entre rejas. Pese a que el fatalismo de Quiroga vuelve a atisbarse, el cuento se me antoja más próximo a lasa tristezas de Truman Capote.

Publicado el 7 de noviembre de 2014 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | Javier Memba (Web) - 07/2/2015 - 21:27

Muchas gracias. Así lo espero.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD