domingo, 17 de enero de 2021 01:45 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Una relectura de Frankenstein

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Frankenstein

imagen

 

            Mi favorita, de entre las novelas de H. G. Wells, es La isla del doctor Moreau (1896). Aún tengo reciente la revisión de todas las adaptaciones cinematográficas, de las que ha sido objeto, conservadas en mi tesoro filmográfico: La isla de las almas perdidas, que Erle C. Kenton estrenó en el 32 sobre un libreto del gran Waldemar Young; una extraña, pero muy sugerente, versión filipina dirigida por Fernando León en 1959 bajo el título de La isla del terror; las dos homónimas del original, la de Don Taylor del 77 y la de John Frankenheimer del 97; e incluso la interesantísima La isla de los hombres peces (1979), que tangencialmente toca a Wells tanto como a Lovecraft. En fin, una tarea tan grata que la duda de si Moreau es el patriarca de los mad doctors ,frente a su incuestionable decano, el barón Frankenstein -título que en la novela no ostenta en ningún momento-, me ha abrumado. Unida esta duda al viejo deseo de releer Frankenstein o el moderno Prometeo (1818), aguijoneado el pasado Día del Libro con motivo del asiento que dediqué a la gran Mary Shelley en esta misma bitácora, pero que me venía reconcomiendo desde que empecé a ser consciente de haber visto la mayor parte de las adaptaciones cinematográficas de este clásico de tantas cosas, me he decidido a volver sobre tan celebrado texto.

            Leído por primera vez en mi adolescencia, cuando ni era cinéfilo ni anotaba mis lecturas, y menos aún me preocupaba por los problemas de la existencia a los que alude su autora, creó que el recuerdo que conservaba de Frankenstein debía más a sus innumerables versiones cinematográficas que a aquella primera lectura, hace ya la friolera de cuarenta y cinco años. Supongo que, al igual que Drácula (1897), el Frankenstein que obra en la memoria colectiva debe mucho más al cine que a su original literario. Para empezar, la novela suele conocerse por el apellido del doctor -que en puridad tampoco es, pues se le expulsa de la facultad-, obviándose sin contemplaciones lo del "moderno Prometeo". Tan es así que lo de Prometeo no aparece ni por el forro de mi edición argentina, dada a la estampa en 1972 por el Centro Editor de América Latina dentro de su Biblioteca Fundamental del hombre Moderno. Más entrañable que cuidada, en la página 83 hay una falta de ortografía y menudean las erratas.

            Con todo, me ha llamado mucho más la atención el procedimiento del que se vale la gran Mary puesta a contar su historia. Lo comparo al de esas muñecas rusas, las llamadas matrioshkas, que guardan en su interior otra muñeca igual y así sucesivamente hasta alcanzar el número que el fabricante estimó oportuno. Debo confesar que creo haber leído esta comparación en algún sitio. Se trata, al cabo, de encerrar una narración dentro de otra. Así, Frankenstein empieza con una carta de un tal Robert Walton a su hermana Margaret. El remitente, es un tipo que se encuentra en San Petersburgo, se dispone a partir hacia Arcángel y a fletar allí un barco con dirección al Polo Norte en busca de un nuevo paso. En la correspondencia que mantiene con su hermana, nos habla de La balada del viejo marinero (1798). La cita a Samuel Taylor Coleridge, además de demostrarnos lo leída que era la gran Mary -cita a Cervantes en el prólogo- es todo un tributo a uno de heraldos del romanticismo inglés. Y el romanticismo, como es sabido, tuvo una de sus máximas expresiones en los cuentos de miedo, a los que parecen aludir algunas de las estrofas de la balada de Coleridge. Frankenstein, la novela, no lo es tanto como parece. Una de las conclusiones a las que he llegado en su relectura es que es más de ciencia ficción -el pórtico del género para tantos comentaristas- que de miedo.

            El caso es que Walton acaba refiriendo el hallazgo de un tipo que navega a la deriva sobre un témpano. En efecto, es Frankenstein que ha llegado allí en su implacable persecución del monstruo que el mismo ha creado. Una vez a bordo, el doctor -que no lo es- comienza a contar su historia a su benefactor y es su relato el que empieza a conducir la narración, mientras nos habla largo y tendido.

            Naturalmente, todo el preámbulo suele omitirse en las adaptaciones cinematográficas. Sólo algunas del gran Terence Fisher y el Frankenstein de Mary Shelley (1994), de Kenneth Branagh, se refieren a los estudios en Ingolstadt. Branagh y algún otro, también llevan al monstruo al Ártico. Lo de la electricidad, desencadenante de la vida en ese conglomerado de restos humanos que es el rayo canalizado por el científico, es todo un hallazgo atribuible a Francis Edward Faragoh y Garret Fort, los guionistas de James Whale en la espléndida adaptación de 1931, o, si acaso, a Peggy Webling, la autora de la obra teatral, sobre la novela, que sirvió de base al libreto de la película. Todo ese aparato eléctrico, tradicional en el cine, aquí se reduce a una referencia de Víctor al poder de las tormentas eléctricas.

            Dentro de ese procedimiento de superponer narraciones, la Creación de Frankenstein toma la palabra tras su primer crimen, ya huido en las montañas. Hablamos del capítulo XI. Ciertamente, todas las versiones cinematográficas hacen alusión a la bondad innata del monstruo en las secuencias de la niña y el ciego, quienes no le temen. En el original, esa idea, en la que resuena la del buen salvaje de Rousseau, se desarrolla mucho más. Apenas empieza a observar y comprender cómo se entiende la gente, hay en la abominación de Frankenstein una primera fascinación con las relaciones sociales. Tiene, además, tal afán de cultura que, tras aprender a hablar y a pensar escuchando a los verdaderos humanos, acaba citando Las vidas paralelas (96-117 d. C.) de Plutarco y El paraíso perdido (1667), de John Milton. Ciertamente, la gran Mary no deja de hablarnos de sus lecturas, pero al atribuírselas al engendro creado por su protagonista, dota al monstruo de una elevación de la que carece por completo en el cine, donde raramente es capaz de emitir algo más que meras interjecciones. Aquí, razona hasta el punto de poder mantener largos diálogos con su creador, en los que le reprocha haberle dado la vida.

            Por eso, la primera de las víctimas del monstruo es William, el hermano menor de Frankenstein. Cuando se condena por el asesinato a una inocente, Justine, una criada de la familia, a los lectores se nos demuestra que el engendro maquina lo suficiente como para disponer la prueba -un portarretratos- que acusa a una inocente. A Frankenstein, recién llegado a la casa de su padre para olvidar al monstruo que ha dejado abandonado en su laboratorio, la conciencia vuelve a agobiarle. No en vano se culpa del asesinato de su hermano y de la ejecución de Justine.

            Los problemas de conciencia de su protagonista interesan mucho más a la gran Mary que la descripción de fantásticos procedimientos científicos, que, de hecho, no hay. Desde este punto de vista, en puridad, Víctor Frankenstein no es ni el decano ni el patriarca de todos esos científicos locos que tanto han animado la ciencia ficción en todos sus formatos desde la aparición de esta novela de la gran Mary -valga el contrasentido-. En puridad, el Víctor Frankenstein original es un hombre inmensamente arrepentido por su creación. Nada que ver con Moreau, entregado a la alteración genética de los humanos para convertirlos en bestias con una fe sin fisuras en la empresa.

            Por su parte, la abominación odia al mundo entero porque la gente le rechaza. Pero odia, más que a nadie, a su creador, a quien llama "padre", por haberle dado una vida espuria. Cuando le pide una compañera, el científico parece comprender y comienza a prepararle una mujer en un laboratorio que instala en una isla escocesa. Antes de acabar a la novia del engendro imagina lo que sería que la pareja comenzase a reproducirse. Abandona así el proyecto de la mujer monstruo. Cuando la aberración comprende que su creador le ha condenado a la soledad, comienza su implacable venganza. En ella dará muerte a Cleval, el mejor amigo de Frankenstein, a Elizabeth -su prometida-, e incluso a su padre.

            El papel de la figura paterna, tanto en Víctor respecto al suyo como en el monstruo respecto a Frankenstein, me ha llevado a pensar en cierta rivalidad... O cualquier otro asunto entre Mary Wollstonecraft Godwin -supongo que anteponía el nombre de su progenitora al de su padre por feminismo- y el autor de sus días, James Godwin. Recordado en nuestro tiempo como uno de los precursores del anarquismo, en vida, Godwin fue uno de los intelectuales más prestigiosos de la Inglaterra de su tiempo. Hace algunos meses, dando cuenta de Mary Shelley (2017), el discutible biopic que Haifaa Al-Mansour dedicó a la gran Mary, lo único que me llamó la atención fue la insinuación a esa rivalidad intelectual entre padre e hija. Por demás, algo harto frecuente entre los escritores hijos de autores notables. Aquí en concreto, ese afán constante de justificarse con su progenitor, que acompaña a Frankenstein hasta a las Tierras Altas escocesas, se me antoja una inquietud atribuible al afán de Mary a justificarse con Godwin.

            Está claro que el entusiasmo con el que habla Víctor de la historia inglesa (pág. 112) es de Mary. Y también lo está que la novela tiene su principal escenario en Suiza porque fue concebida en las gloriosas veladas de Villa Diodati. Eso sí, está documentado que la redacción del texto duró mucho más que aquellas vacaciones en Suiza donde su autora concibió la idea.

            La simpatía por el marginado que Shelley muestra entre líneas, al culpar a la sociedad del envilecimiento de un ser bueno con su rechazo, es otra cosa. A mi modo de ver, convierte a la escritora en toda una avanzada de su tiempo. Pues la dignificación, mitificación incluso del marginado, es algo de la segunda mitad del amado siglo XX.

            Decidido a dar muerte a su creación a toda costa, Frankenstein le sigue hasta las regiones más septentrionales del Globo. El engendro se deja perseguir y cuando su padre muere, Walton es testigo de cómo el monstruo se arrepiente de haber provocado la muerte de su creador. La abominación también se entrega a La Parca, presa de anhelos ininteligibles y no satisfechos.

 

Publicado el 31 de diciembre de 2020 a las 03:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Jose Luis - 31/12/2020 - 13:07

La Bioética se ocupa ahora de eso mismo en muchas variantes hasta acuñar la frase de playing to be god, no creo que lo veamos tan comleto como en la novela pero hay avances que asustan.
Te deseo que tengas un feliz año nuevo...a ver si es mejor para todos
uN ABRAZO

2 | Javier Memba (Web) - 31/12/2020 - 13:31

Muchas gracias. Feliz año también para vosotros.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD