lunes, 23 de septiembre de 2019 21:26 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Marcos Blanco

Melómanos

Amparo Sánchez: "Tucson-Habana es un viaje cálido al interior, un rato en paz"

Archivado en: música, Marcos Blanco, entrevista, Amparo Sánchez, Amparanoia, Tucson-Habana, Caléxico, Jairo Zabala, La gata bajo la lluvia, Rocío Durcal

imagen

'Amparanoia' ha sido uno de los proyectos pioneros en España haciendo música de fusión y a la cabeza de esta historia se encontraba Amparo Sánchez, que ahora comienza con su nombre y primer apellido como nombre artístico una nueva etapa vital, musical. Lo hace con 'Tucson-Habana', un conjunto de canciones donde se reconocen diferentes estilos, letras mucho más íntimas que antes y título perfecto para realizar una travesía desde el desierto hasta el Caribe.

Hola, Amparo. Enhorabuena por este disco. ¡Es tan bonito! Antes de nada, ¿cómo llevas este cambio de etapa? Se acabó 'Amparanoia' y existe gente que cuando escucha el nombre de Amparo Sánchez no lo relaciona todavía con ese pasado...

Lo llevo muy bien, orgullosa de todo el recorrido que tuve con Amparanoia, pero en el presente. Ahora, estoy con 'Tucson-Habana', mostrando mi voz, estas canciones y me siento muy bien.

¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a dar este giro?

Fue un cierre de etapa cuando notas que está llegando. En algún momento, miras tu vida, el pasado y hacia el futuro. ¿Qué voy a hacer en los próximos años? Pensé que quería tener la libertad de poder indagar y experimentar con otros estilos. También aparecieron una serie de canciones, las primeras que me dieron la pista de que algo, como compositora, estaba cambiando dentro de mí. Había una necesidad de contar unas reflexiones y unos sentimientos muy personales. Por otro lado, una necesidad de escuchar la voz y demostrarme como cantante.

Buscabas que la voz tuviese un papel protagonista por encima del sonido...

Sí, que la voz y la palabra tuviesen mucho más protagonismo. Ahora, la música embellece y acompaña, pero no hay tanta explosión de ritmo y tantos arreglos. ‘Tucson-Habana' propone un viaje tranquilo, cálido al interior, a estar un rato en paz.

Como Amparo Sánchez mantienes esa mezcla sonora tan interesante que había con ‘Amparanoia', pero con otro enfoque. Para quienes no hayan escuchado todavía el nuevo álbum, ¿consideras que estamos ante un cambio muy radical?

Bueno, creo que sí. Hay influencias de son, de rancheras, de bolero, de música fronteriza, quizá algo de blues, jazz y sí, es muy diferente. Es un tipo de música que te lleva a estar más en contacto contigo, a oírla tranquilamente. Ahora, siento que canto al público, al oyente, individualmente, y pienso que antes con Amparanoia había un canto un poco más colectivo.

La influencia de Caléxico ha sido importante en el nacimiento de ‘Tucson-Habana'. Un buen amigo tuyo, Jairo Zabala, también creó a ‘Depedro' con la ayuda de esta banda. ¿Existe alguna relación temporada entre ambos proyectos?

A Caléxico les encontré a principio del año 2000. Empezamos a hacer algunas colaboraciones puntuales, sobre todo en álbumes de ellos. Les presenté a Jairo porque me parecía muy interesante que se conocieran y, efectivamente, hubo también mucho ‘feeling' entre ellos. Compartimos juntos escenario en varias ocasiones. Cuando me invitaron a ir a Tucson para grabar en octubre de 2007, Jairo ya tenía unos temas que había grabado y se los mandó a Joey. Entonces, ellos dijeron "vente después de que acabemos con Amparo y hacemos lo tuyo". Nos cruzamos en el estudio. Cuando estaba acabando, llegó él y grabó una guitarra en uno de mis temas y yo luego también grabé la voz en ‘La Llorona'.

¿Este viaje sonoro ha sido un fruto de tu curiosidad artística, el resultado de haber extraído los sonidos de diferentes viajes o la influencias de los músicos con las que ha tocado últimamente?

Hay una parte de casualidad bastante importante porque cuando llegué a Tucson con algunos de los temas, éstos los había escrito en Granada o Barcelona. No estaba allí en el desierto escribiéndolos. De alguna manera, al llegar y empezar a interpretarlos, sumándose el arte de Joey con la guitarra y el de John con la batería, todo empezó a tomar esa cadencia del desierto. Nosotros fuimos los primeros que nos sorprendimos con el resultado. Después de haber visto como el desierto nos impregnó, para la segunda parte de la grabación propuse ir a La Habana porque, sin duda, había algunos temas que tenían una raíz cubana y latinoamericana muy fuerte. Pensé que, al igual que Tucson nos dio su magia, deberíamos ir al Caribe para recoger la otra magia. Nos fuimos el mismo equipo y, realmente, los temas de La Habana tienen ese sabor de que estuvimos allí grabándolos. Además, estuvimos en los estudios EGREM. Era un sueño para todos grabar en este sitio. Así que hay un poco de casualidad y un poco de algo predestinado, porque hay mucha relación en los temas con las dos ciudades, con los dos lugares.

¿Cuáles son los sentimientos que has puesto sobre el papel?

Bueno, hay un poco de todo también en las letras, porque están escritas en diferentes momentos, pero algunas de ellas son, realmente, fotografías de momentos míos muy personales, muy bajos y estas canciones me ayudaron a salir de esos momentos. Luego, hay otras que celebran la vida, porque también me suceden cosas diferentes y buenas. Hay mucho de los viajes, de historias que te pasan cuando viajas y, sobre todo, creo que es un disco muy personal, con el que se me puede conocer muy a fondo.

Una de las canciones más emotivas del álbum es ‘La gata bajo la lluvia'. ¿Podrías contarme tu relación con esta canción?

Siempre digo que fue ella, la canción, la que me buscó a mí. De pequeña, en mi infancia recuerdo habérsela oído a Rocío Durcal, increíble, cantándola y me llamaba mucho la atención la letra. Me decía, me hablaba, muy peliculera. Con el paso del tiempo no oí muchos años esa canción hasta que, de pronto, apareció de una manera persistente y aparecía en lugares muy diferentes y dispares que no tenían relación. Empecé a cantarla en mi círculo de amigos, en las reuniones con gente y me dijeron "tienes que grabarla, le das un toque muy diferente, como de bolero, de ranchera". Entonces, vuelve a revivir una canción y decidí que merecía la pena porque es un tema muy bonito y una historia que me gustaba cantar y compartir.

Por último, Amparo, ¿cómo se comportan los temas de ‘Tucson-Habana' en directo?

Estamos haciendo la presentación con siete músicos en el escenario, que están todo el tiempo porque queremos mantener el mismo ambiente y clima del álbum. De todos modos, son conciertos bastante dinámicos. Empezamos en el desierto, en la nostalgia, la melancolía, con sentimientos a flor de piel y acabamos en La Habana, con una explosión de celebración de la vida, de alegría y de compartir juntos.

Noticias relacionadas:

- Crítica del concierto ofrecido por Amparo Sánchez en el Teatro Lara (Madrid)

-Noticia sobre la publicación de 'Tucson-Habana'

Publicado el 20 de mayo de 2010 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Impuntualidad y desorden horario, malas costumbres 'musicales'

Archivado en: música, conciertos, impuntualidad, horarios, Niño y Pistola, La Iguana Club, Dinero, El Sol, L.A., sala Caracol, Amparo Sánchez, Teatro Lara, Matiné, La boca del lobo

imagen

Espero que sólo sea una mala racha o el fruto de varias casualidades consecutivas, porque atisbo cierta tendencia al retraso, a la impuntualidad y desorden horario en los eventos musicales. Queridos programadores y artistas, el tiempo es oro. Para todos.

El pasado viernes acudí al concierto de Niño y Pistola en la sala La Iguana Club de Vigo. Según el MySpace del grupo, la hora prevista para el espectáculo eran las once de la noche. Según el Faro de Vigo, la cita comenzaba a las doce. La sesión arrancó tarde con Aerostato, los teloneros, y la banda principal se puso a tocar pasada la una de la madrugada. Un día antes, sucedió lo mismo en el Teatro Lara (Madrid) con el evento de Amparo Sánchez. Su web y diferentes páginas en Internet advertían que a las 22 horas tendría lugar la cita. Nada más llegar al teatro, supe que hasta las 22:30 estaría de brazos cruzados. Esto también me ha pasado en el concierto que los Dinero ofrecieron en la sala El Sol (Madrid), en el eterno retraso de los L.A. dentro de la sala Caracol (casi una hora) o antes del último conciertazo que dieron los Matiné en La Boca del Lobo. La música sonó 45 minutos después de la hora prevista. Demasiados ejemplos, casi todos recientes, para argumentar una fea costumbre.

Así como las funciones en las salas de cine tienen una hora de comienzo, los espectáculos teatrales actúan de la misma manera y los museos suelen ser rigurosos en este aspecto, la música tiene que comportarse de forma educada, quitándose algunas etiquetas relacionadas con el orden desordenado frecuente en sus modos profesionales. ¿A quién corresponde la culpa de estos errores? Exceptuando los conciertos masivos, para los que hace falta pagar un pastón en una entrada, o esos realizados en grandes aforos (estadios, pabellones, recintos emblemáticos), la puntualidad brilla por su ausencia, así como la coordinación de las diferentes informaciones relacionadas con los horarios.

Evidentemente, cuando uno acude por la noche a un recinto para ver a su artista favorito, no le otorga demasiada trascendencia a este asunto. Si vas acompañado de muchos amigos, las charlas y el consumo en la barra (motivo que puede propiciar estos retrasos) amenizan la espera, pero quienes frecuentan las salas de conciertos no deberían escapar a la análisis. Los fines de semana o vísperas de festivos, tampoco fastidia, pero entre semana el personal tiene el tiempo calculado para madrugar al día siguiente. Al y al cabo, el tiempo es oro, un bien valioso, para todos, además del respeto que envuelve a toda esta reflexión.

Entiendo que mi queja no es una pataleta, sino un derecho, ya pagues el importe del espectáculo o acudas como informador a cubrir el susodicho evento. Un poco de orden en este sentido ayudaría a mejorar la imagen de la música, que ya tiene muchos sambenitos a su alrededor como para añadirle uno más.

 

Publicado el 29 de marzo de 2010 a las 13:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Amparo Sánchez ahuyenta los males

Archivado en: música, concierto, Amparo Sánchez, Teatro Lara, Madrid, Tucson-Habana

imagen

El amplificador de su guitarra no funcionaba correctamente durante la primera canción. Entonces, Amparo Sánchez se dispuso a contar una historia. Llegó a Madrid en 1995 para vivir en un piso situado entre la calle Ballesta y Corredera de San Pablo. Al ver la zona en la que iba a vivir, su padre le preguntó. "Hija, ¿de verdad tú crees que esta es una buena calle para vivir?". Tranquilo papá, esto es sólo para empezar, le contestó la hija. Risas entre el público. Quince años después, la artista que se hizo popular con Amparanoia, ha aparcado su versión más festiva y bailonga para ponerse íntima, personal. Tras la publicación de ‘Tucson-Habana', su primer disco con el nombre musical de Amparo Sánchez, comenzó el 13 de marzo en Bilbao una gira con la que recorrerá España y media Europa. Dentro de esta programación, la andaluza se instaló durante tres noches en Madrid para enseñar sus canciones en un espacio tan histórico como el Teatro Lara, idóneo para este renovado estilo sonoro.

Jordi Mestres (contrabajo), Kaki Arkarazo (guitarra), Óscar Ferret (piano), José A. Varona (trompeta), su hija Cari Rosi (chelo) y Carlos Falanga (batería) acompañaron a Amparo Sánchez sobre el escenario, quien, una vez superados los problemas técnicos iniciales, dio paso a un recital brillante, suave, en el que su voz le cantó a cada uno de los presentes como si fuese el único espectador de la sala y definido por unas armonías melódicas persuasivas, ante las que caes embobado, contemplativo. Hubo tiempo para saborear las letras, escuchar con atención los paisajes instrumentales de 'Tucson-Habana' e incluso todos fuimos cubanos dando palmas.

El último concierto de la serie madrileña, celebrado el jueves 25 de marzo, tuvo un desarrollo cálido, agradable, aunque hubo varios instantes superlativos. La fuerza sentimental de 'Mi suerte' clarifica porqué Amparó lloró tanto durante su composición, 'La parrandita de las santas' propuso una cadencia músical vibrante, 'Mujeres sin miedo' recordó una dolorosa realidad y, sin lugar a dudas, 'La gata sobre la lluvia' se llevó el mayor número de aplausos. "Fue una canción que me buscó a mí. Es un tema que de pequeña he escuchado en la voz de Rocío Durcal. Me llamaba mucho la atención la letra, me hablaba. Es una canción muy peliculera. Con el paso del tiempo, de pronto apareció de una manera persistente. La escuchaba en lugares muy diferentes, sin relación entre ellos", comentaba Amparo un día antes de este concierto. Con la compañía instrumental de Óscar y Cari, aquello sonó bárbaro.

Con la gente haciendo los coros (los hombres decían 'el apagón' y las mujeres 'mi amor') en 'Apagón en la Habana', tema definitivo del espectáculo, finalizó una velada inolvidable, que ensalza el reciente rumbo artístico tomado por Ámparo. Definitivamente, sus canciones ahuyentan los males.

Enlaces relacionados:

-Artículo sobre el disco 'Tucson-Habana' en Melómanos

-MySpace de Amparo Sánchez

 

Publicado el 26 de marzo de 2010 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ámparo Sánchez se reinventa entre Tucson y La Habana

Archivado en: Amparo Sánchez, Amparanoia, Joey Burns, Caléxico, Welcome to Tijuana, Corazón de realidad, La gata bajo la lluvia, Apagón en La Habana

Con todos ustedes, Amparo Sánchez. La artista jienense ha sido una de las pioneras en la música de fusión que se ha hecho en nuestro país y a mediados de los 90 puso una semilla que dio muchos frutos: Amparanoia. No sólo hubo 'Welcome to Tijuana, tequila, sexo y marihuana'. Qué va. Aquella historia dio para mucho más. Amparo cierra la etapa de Amparaonia para reinventarse, en la búsqueda de nuevos caminos musicales. A veces, el cambio de nombre implica una metáfora artística de gran calado. En esta ocasión, decimos amén porque la obra resultante brilla en lo más alto del firmamento.

Amparo escribió una serie de canciones en 2006, que mostró a su amigo Joey Burns (Caléxico) durante un encuentro televisivo en Canadá. Entonces, éste le propuso que los grabasen en su estudio de Tucson (Arizona) y allí estuvierona en otoño de 2007. La aventura discográfica se completó en La Habana durante mayo de 2009. El disco propone una preciosa mezcla de ritmos. Jazz, bolero, blues, son cubano o melodías caribeñas convergen en 'Tucson-Habana', un álbum compuesto por 14 piezas. Si a los lugares de grabación les ponemos la banda sonora de estas zonas, imagínense como suena.

Como primer single, Amparo Sánchez ha elegido la pieza 'Corazón de realidad', aunque personalmente me quedo con 'La gata bajo la lluvia' o 'Apagón en La Habana' como los temazos del disco. Amparo Sánchez, insisto, se ha reinventado con 'Tucson-Habana' junto a una banda extraordinaria y su MySpace permite la escucha completa de este largo. La gira comienza el 13 de marzo en Bilbao y, por ahora, ha cerrado fechas hasta mayo tanto en España como en otros rincones europeos.

Publicado el 18 de febrero de 2010 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Marcos Blanco

Marcos Blanco

Vigués. Gallego. Periodista 'todoterreno'. Entusiasta de la vida. Melómano. Loco del deporte. Celtista. Enérgico. Radiofónico. Así es Marcos Blanco, periodista que actualmente colabora en el Grupo de Comunicación Gente  con este blog, que nació un 19 de noviembre de 2008 con un 'post' sobre Jamie Cullum.

 

Esta web ha funcionado durante todo este tiempo como una banda sonora diaria, repleta de canciones que nos hacen amar la vida. Recuerdos, descubrimientos, opiniones, novedades, entrevistas o crónicas de conciertos han formado parte de 'Melómanos' y seguimos en la brecha:

 

marcosblancohermida@gmail.com

 

Enlaces

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD