jueves, 19 de septiembre de 2019 05:31 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Marcos Blanco

Melómanos

Josemi Carmona: "El hecho de tocar hace que me sienta vivo"

Archivado en: josemi carmona, las pequeñas cosas, flamenco, fusión, ketama, entrevista, marcos blanco

Josemi Carmona (Madrid, 1971) es una de las grandes figuras del flamenco. Un músico precoz que a los cinco años ya hizo una ‘tele' con Enrique Morente -"salí a tocar una bulería" - y que con 13 le dijo a su padre, Pepe El Habichuela, que quería dedicarse a la música como guitarrista y compositor. Más que un oficio o un trabajo, siempre la ha visto como una pasión inevitable, una necesidad imprescindible en su día a día. "Para mí el hecho de tocar es vida. Es sentirte vivo, contento, te tienes que arreglar, tienes que estar bien, en marcha, te ríes...", argumenta  un artista de conversación fácil y trato extremadamente cercano. Desde joven recorrió medio mundo con su padre, ha sido un elemento fundamental de Ketama -referente en la transgresión flamenca durante los 90- y hace casi un año que publicó ‘Las pequeñas cosas'(Universal). Ha sido su primer disco en solitario, le valió una nominación a los Grammy Latino y sigue muy vigente con múltiples actuaciones en lugares dispares.                        

Aunque tiene su refugio vital en una zona residencial de Madrid, Carmona es un auténtico nómada debido a su profesión. Ha tocado recientemente en Roma, Orense, Munich, Madrid (también tiene cuatro fechas en los dos próximos fines de semana) e incluso manifiesta con ilusión que viajará a la India en abril. "La cosa está como para intentar ir a todos los sitios y dar un poco de ánimo a través de la música porque son momentos duros en los que no está bien apoyada, como el resto de las cosas. Hay que arrimar el hombro y repartir alegría. Estar dispuesto a todo", afirma el guitarrista y compositor madrileño, que habiendo sentido los efectos de la maldita crisis económica observa el presente con positividad. "El mundo en el que estoy es muy raro. Puedes tener seis fechas en febrero y sólo una en marzo. Es cierto que el apoyo institucional es muchísimo menor (ayuntamientos, festivales), pero esto hace que, como hay muchas ganas de ver música, veamos conciertos en bares o clubes. Es una cosa maravillosa. A ningún músico se le caen los anillos por tocar en un sitio más pequeño porque ofrece un contacto más directo con la gente", expone Carmona.

‘Las pequeñas cosas' salió en abril de 2011 y "el recorrido ha sido mejor del esperado para mí. Es difícil vender discos (asegura que ahora es un triunfo vender 5.000 copias), pero las críticas han sido muy buenas y las vibraciones buenísimas. Sobre todo, el respeto de los músicos, que para mí es muy importante porque me considero un músico de músicos". El título del álbum dice mucho sobre el concepto sonoro de sus canciones. "El nivel de los guitarristas en España es altísimo, pero estoy tirando un poco más por la sonoridad, me gusta el sonido bonito y también el espacio, el hueco entre las notas. Creo que los silencios son importantísimos en la música y las pequeñas cosas intenta emocionar con pocas notas. Ese fue el camino que he tomado para este disco, el de hacer música sencilla", argumenta.

El primer trabajo en solitario de Josemi Carmona incluye doce canciones con guiños a diferentes estilos. "A lo largo de mi vida he tocado con mucha gente. He tocado con africanos, brasileños, portugueses... Lo he hecho desde pequeño y con Ketama también hacíamos fusión. En este disco, abarco esta visión de otras músicas desde el flamenco. No me considero un músico de jazz, un ‘popero' ni un hombre de música electrónica. Soy un flamenco, pero me gusta abarcar música y me acerco desde el flamenco", sostiene sobre "un disco arriesgado" que le ha salido del alma, cuya escucha hace que se detenga el tiempo.         

Manuel Carrasco, Alex Cuba, Dave Holland, Bugge Wesseltoft, Oxmo o Jorge Drexler haN colaborado en un álbum donde también comparte la bulería ‘Dos puñales' con el maestro Paco de Lucía, a quien menciona cuando recuerda los tiempos de Ketama. "Tuvimos la suerte de estar en el momento justo, pero lo hicimos bien. Fueron años que vivimos con mucho compromiso. Creo que fue el principio de esta última revolución del flamenco. Antes, estuvieron Paco de Lucía y Camarón, que rompieron con todo. Nosotros lo rompimos a nivel más popular y accesible para el público. Hicimos escuela entre la gente que ahora está haciendo este estilo de música y somos pioneros de este estilo". Lo dice desde el ‘creo', con la boca pequeña, pero semejante conclusión encontrará escasas réplicas porque Josemi Carmona siempre ha ido un paso más allá de lo establecido.

-Así sueña 'Dos puñales', la bulería del disco con Paco de Lucía

Publicado el 15 de febrero de 2012 a las 18:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Amaral: "Nuestra base es la búsqueda de canciones que sean verdaderas"

Archivado en: música, entrevista, Juan Aguirre, Amaral, Eva Amaral, Hacia lo salvaje, Marcos Blanco Hermida

imagen

El diálogo con Juan Aguirre desmonta cualquier teoría sobre la premeditación del éxito -entendido como reconocimiento social- y la anormalidad de quienes son elevados a los altares mediáticos, sea cuál sea su ámbito de acción. Junto a Eva Amaral, el donostiarra forma el dúo más popular de la música española en la última década, pero esta condición no ha modificado las prioridades humanas del guitarrista. "Somos de la única manera que podemos ser: los mismos que vamos por la calle, que hablamos contigo, que nos vamos a tomar algo a un bar o nos subimos al escenario. Lo demás es un poco anecdótico. Pasamos bastante de todo lo que no es el sonido del directo, la electricidad, la sensación de ‘caña', de cuando subes al escenario. Eso es lo que nos ha traído hasta aquí y lo único que nos interesa", confiesa un músico que, junto a su compañera de aventuras, encuentra en los conciertos la mejor manera de agradecerle a la gente "que nos permite hacer lo que más nos gusta: tocar".

Reconocidos por la calidad de sus directos, los que han llevado a cabo desde octubre incluyen en su repertorio canciones de ‘Hacia lo salvaje', un último álbum "igual de libre o mirando hacia lo desconocido que los anteriores porque todos los hemos hecho bajo los mismos principios estéticos de absoluta libertad y de intentar entender la música como una expresión". El citado disco se ha convertido en el sexto de estudio en su trayectoria, cuya base, como la de los anteriores, ha sido "la búsqueda de canciones que sean verdaderas. Es como si quisieras describir una película que fuera verdadera. Todo lo que pones lo haces en torno a esa idea, a la sensación que te produce una canción. Un tema puede ser más 'heavy', suave, folk o electrónico, pero para nosotros no tiene valor si no suena verdadero. Luego, en cada disco nos hemos abierto a sonidos nuevos. Obviamente, hay una manera de cantar de Eva que es muy reconocible y nosotros utilizamos las guitarras de una determinada forma. Desde un punto de vista superficial, se podría decir que somos el encuentro entre una tía que viene del rock (Eva) y yo, que vengo más de la música folk, aunque sea electrónica. Esa sería la base de nuestro sonido. Lo que pasa es que ahí cabe cualquier cosa", reflexiona un Juan Aguirre al que le cuesta psiconalizar el camino realizado en estos 13 años. Básicamente, porque "hemos vivido tan rápido que no nos hemos parado a pensar mucho en nosotros mismos. Estábamos observando lo que pasaba a nuestro alrededor, sintiendo y viajando. Imagino que en algún momento habrá que mirar atrás, pero la vida no nos ha puesto todavía en esa tesitura".

Independientemente de la respuesta que obtengan sus creaciones, "seguimos mirando la música como fans", inmersos en una pasión compartida que comenzó el primer día que ambos (Juan y Eva) se conocieron en Zaragoza. "Somos fans de montones de grupos, desde los clásicos hasta la gente con la que hemos crecido de adolescentes. Te hablo de The Cure, The Stone Roses, toda la música de los 90, música electrónica, The Beatles, el rock inglés de los 60, mucha música folk de hace tiempo y cosas muy distintas. Estamos constantemente enseñándonos discos y diciendo "viene a Madrid no sé quién y tenemos que ir a verlos". Son ese tipo de cosas que siempre hemos hecho y ahora las hacemos más porque, afortunadamente, no tenemos que dedicarnos a otros trabajos", agradece la mitad de Amaral, que no considera la música como una profesión o un oficio. "Para mí es un estilo de vida. Una profesión es otra cosa, es algo que haces de 8 a 3", argumenta. Así habla y así piensa el cincuenta por ciento de Amaral, "dos tíos de Zaragoza que tienen una banda de música, de rock, de pop, o de folk-rock. No nos preocupa mucho más. Lo vemos así de sencillo". 

UNIDOS POR UNA NATURALIDAD INCONSCIENTE

La anarquía, el caos y la impulsividad dominan el proceso creativo de los temas de Amaral. La mitad de las ideas plasmadas en sus canciones viene por este camino, en el que Juan y Eva se comportan como seres "intercambiables" y "complementarios". Aunque en el escenario Eva sea la parte más visible del grupo, los roles varían en el estudio. Aguirre puede cantar o tocar el bajo, mientras que la zaragozana se atreve con la guitarra eléctrica o golpea la batería. "Probablemente podríamos hacer canciones por separado, pero disfrutamos mucho componiendo juntos", manifiesta el donostiarra sobre la naturalidad inconsciente que les une.

Publicado el 21 de diciembre de 2011 a las 14:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Los Últimos Bañistas: "Hacemos un 'corta-pega-colorea' grupal hasta quedarnos a gusto"

Archivado en: música, entrevista, Los Últimos Bañistas, pop, Cartagena, el gran apagón, Álex 'Dumdaca', Marcos Blanco

Álex 'Dumdaca', baterista y percusionista de Los Últimos Bañistas, responde al cuestionario de Melómanos para que podamos conocer sus impresiones sobre el lanzamiento del primer disco de este grupo de pop procedente de Cartagena y cuyo título es homónimo. Salió a la venta a principios de junio, ha llamado la atención de quien escribe y así se manifiesta 'Dumdaca', dueño de pocas pero clarividentes palabras si tenemos en cuenta el verbo escrito.

Enhorabuena por la publicación de este gran disco. ¿Ha costado mucho llevarlo
a cabo artística y económicamente?

Está claro que hacer todo esto cuesta dinero y quizá si nos hubiera sobrado de eso todo habría sido mas rápido. Ha sido un proceso retroalimenticio en el que el propio grupo iba produciendo lo suficiente para ir creciendo poquito a poquito.

¿Qué significado personal tiene para vosotros?

Yo diría que, más que nada, es algo reconfortante ver que, después de tantos meses de trabajo y espera, al final todo sale a la luz. Ahora a ver que pasa...

Voy a lanzarme a la piscina. Da la impresión de que los temas del disco
forman parte de un todo conceptual donde caben unas estructuras melódicas
muy cuidadas y limpias, voces suaves, letras con libre interpretación y una
producción fresca. En definitiva, pop revitalizante y muy pegadizo. ¿Cuánto de
cierto puede haber en todo esto?

Yo no diría que hablamos de un disco conceptual, puesto que su creación no surgió así. Más bien es un recopilatorio de los temas que el grupo ha ido produciendo a lo largo de bastante tiempo. Algunos temas son muy antiguos.

¿Qué pretensiones musicales teníais a la hora de materializar este trabajo?

Nunca hemos tenido demasiadas pretensiones más que intentar hacer cada vez mejores canciones y sonar cada vez mejor. Lo ideal sería que nuestra música pudiera llegar a toda la gente posible y trasmitirles algo.

Muchas de las canciones tienen un largo recorrido. ¿Esto implica que había
mucha claridad estilística, compositiva o artística desde el principio?

Antes de que el grupo se formara del todo, Álvaro, Nando y yo ya llevábamos un tiempo haciendo ruido. Cuando llegó Manu, de repente todo empezó a salir rodado y empezamos a trabajar en el repertorio de un modo bastante fructífero.

¿Ha habido muchas variaciones en el sonido que habéis ido creando entre ensayos y directos?

Supongo que es inevitable que con el tiempo el sonido vaya evolucionando. Espero que el cambio haya sido a mejor (risas). 

¿Cuál es el funcionamiento grupal de 'Los últimos bañistas' a la hora de
componer la música, las letras o hacer aportaciones al proyecto ¿Qué aporta
cada uno de los componentes?

Básicamente, los dos principales compositores de la banda son Álvaro y Manu. Ellos llegan con sus locuras al local y una vez allí hacemos un 'corta-pega-colorea' entre todos hasta quedarnos a gusto con el resultado final. Hay que decir que la letra de 'El gran apagón' la escribió nuestro buen amigo Carlos Madrid, un genio en la sombra.

¿Cuáles podrían ser vuestras influencias musicales y con qué artistas
actuales os sentís identificados? ¿Teméis que os encasillen en el dichoso
movimiento 'indie'?

Es difícil decir sólo unos pocos artistas que nos influyan. Creemos que todos los discos que han pasado por nuestras manos en los ultimos 20 años habrán servido de inspiración en menor o menor grado, pero es obvio que algunos tiran mas que otros. Cosas tan distintas como The Shins, Smashing pumpkings, Oasis, The Cooper Temple Clause, Belle&Sebastian, etc. Y por supuesto The Smiths, The Cure, The Beatles... Éstas podrían ser algunas referencias.

Ahora, llega el momento de las críticas y las opiniones. ¿Qué opinión os merece
la crítica especializada en música que existe en España? ¿Pensáis que los
blogueros y melómanos ya crean tanta tendencia como los grandes medios o
periodistas musicales?

Es un tema difícil de responder. Creo que hay de todo. Supongo que a veces puede resultar fácil crear montañas de humo sólo para poder decir que uno descubrió antes a uno u otro artista. Las exageraciones pueden llegar a ser ridículas y contraproducentes.

Los artistas huyen de definiciones y etiquetas. Algunas encasillan, pero muchas
sirven para definir propuestas entre tanta variedad. ¿Cuál podría ser vuestra
etiqueta si tuviésemos que poneros un sello?

Supongo que sería algo cercano al pop, con protagonismo de las guitarras.

Quizá sea el nombre del grupo, la portada o el diseño del disco, pero siento
el impacto de la brisa marina en mi cara cuando escucho vuestras canciones.
¿Podríamos considerarlo un disco mediterráneo? ¿Aparece el mar como fuente
de inspiración en estas canciones?

Tanto Manu (gallego), como Álvaro, Nando y yo (cartageneros) hemos vivido siempre cerca del mar. No creo que la fuente de inspiración directa haya sido el mar, pero sí que es cierto que para los que tenemos la suerte de tenerlo cerca siempre es parte de muchas vivencias y recuerdos. Así que supongo que indirectamente el mar esta presente.

Por último, me gustaría saber qué ofrecen 'Los últimos bañistas' en directo.
¿Hasta qué punto transformáis las canciones? ¿El repertorio incluye versiones
o temas que no están en el disco? Lo digo porque al tener un álbum si tocáseis
sólo los 10 temas la duración sería bastante corta...

En directo somos algo mas potentes. Nos gusta alargar algunos temas y hacer uniones entre varias canciones. Nuestro repertorio tiene temas de antes y de después del disco. En alguna ocasión ha caído alguna versión, pero no es lo habitual. Intentamos que sean conciertos variados con tiempo para la intensidad y momentos mas calmados.

www.losultimosbañistas.com.

www.myspace.com/losultimosbanistas.

Publicado el 20 de junio de 2011 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Rebeca Rods, de Black Light Gospel Choir: "La energía del gospel es incomparable"

Archivado en: música, entrevista, Rebeca Rods, Black Light Gospel Choir, Marcos Blanco

"La música es mi vida, vivo a su servicio y no concibo mi existencia sin ella". Quien habla es Rebeca Rods, artista viguesa afincada en Madrid. Cantante, compositora y arreglista, Rods posee una amplia formación musical en el plano académico y también en el ámbito profesional. Ha trabajado con gente tan importante como Pitingo o Alejandro Sanz. "Cada uno de los trabajos que se plantean a un artista a lo largo de su carrera plantean un nuevo reto y hay que darlo todo para estar a la altura de las circunstancias y del aprendizaje. Así lo vivo yo, como una aventura nueva cada día". Su espíritu aventurero tiene como última expresión el proyecto Black Light Gospel Choir, un grupo de gospel con 25 voces y diversos músicos que ha publicado un disco con el mismo nombre de la formación. Al frente de todo está Rebeca. "Me considero una persona muy apasionada, exigente, sensible por dentro pero con mucho carácter. Y agradecida por poder dedicarme a lo que me da la vida: la música. Sagitario de pura cepa... ¡Fuego!", bromea la cantante sobre su personalidad, visible en la filosofía del disco.

Rebeca, ¿cuándo comenzaste a cantar? ¿Por algún motivo en concreto?

Llevo cantando desde que puedo recordar, provengo de una familia de músicos (el factor genético ha jugado un papel primordial) y la causa es un impulso natural, la necesidad de la comunicación a través de la voz.

¿Qué canciones interpretaba por aquel entonces?

Cabeceras y anuncios de televisión, las canciones de mis películas favoritas (Walt Disney y musicales en primer lugar), mis propias compilaciones de radio, etc. ¡Todo! (risas). Cualquier melodía era una fuente de inspiración para cantar y para hacer segundas voces, buscar nuevos caminos de creación, coger a los amigos, la guitarra y disfrutar de la música en cualquier lugar. Creo que muchos hemos comenzado así.

¿En qué grupos o proyectos estuviste metida cuando estabas en Vigo o en Galicia? Cuéntame un poco esta experiencia.

Fue curioso el comienzo. Tuve dos grupos, uno de heavy y otro de soul, con amigos que hoy en día tienen sus propios discos y unas trayectorias musicales muy interesantes, además de pasar por todos los coros que que me encontraba por delante. Ell trabajo musical a voces es algo que siempre me ha gustado mucho y ha llamado mi atención. Después, estuve bastante tiempo con un proyecto de tributo a Mariah Carey en Galicia y en Madrid. Fue ahí donde comenzó el contacto real con la profesión, hasta que monté mi banda con un repertorio de temas propios.

¿Qué formación exacta conseguiste en el Conservatorio de Música de la ciudad olívica?

En el conservatorio entré a los ocho años, disfruté de una formación de solfeo y canto, pero después lo dejé para dedicarme a tiempo completo al patinaje artístico profesional, ya que compaginar ambas actividades era muy complicado por una cuestión de tiempo. Finalmente, parece que la música se ha hecho con el espacio que le pertenece en mi vida.

¿Qué fue lo que te hizo llegar a Madrid para desarrollar tu carrera profesional?

Bien, supongo que como todos los padres desean que sus hijos estudien, mi madre me decía siempre que lo de cantar estaba muy bien, pero que no dejase de estudiar, así que me busqué un buen argumento para venir a Madrid a desarrollar mi carrera profesional mientras cursaba Magisterio Musical en la Universidad Complutense. ¡Fue una buena coartada!

¿Qué tipo de trabajos has realizado en la capital?

Fui buscando caminos que me resultaban de verdad interesantes y que me permitieran ir abarcando más terreno y más experiencia. Comencé presentándome a castings y haciendo musicales. De ahí, pasé a dirigir las voces de la compañía y grabando los arreglos en estudio por lo que también me fui curtiendo como cantante de sesión. Hice  arreglos de voces para otros artistas, preparé el montaje de mi banda y por supuesto 'Inside Voices', un maravilloso coro de Gospel dirigido por Sheilah Cuffy. Me dio la oportunidad de adentrarme muchísimo más en este género que tanto me apasiona y estuve haciendo también giras como corista, programas de televisión, anuncios y 'jingles' para radio, hasta ahora con Black Light. 

¿Había pocas posibilidades para tu carrera como vocalista, compositora y arreglista en Galicia? ¿Crees que la situación ha mejorado?

Las había, pero es muy complicado. En Madrid hay muchas más puertas a las que tocar y muchas más opciones, aunque sólo sea por la cantidad de público al que puedes acceder aquí. También es cierto que mucha gente viene a buscar su oportunidad, por lo que la competencia es mucho mayor. Creo que es una carrera de fondo. Hay que luchar, no desmotivarse nunca por las adversidades y seguir aprendiendo. Siempre. 

¿Qué significado ha tenido en tu vida la creación del proyecto Black Light Gospel Choir?

Black Light es mi presente y futuro. Significa nuevas expectativas y nuevas ilusiones. Este es un trabajo en conjunto para acercar el mundo del Gospel a nuestra cultura. Es precioso, algo así como tener una nueva familia con la que compartir algo tan bello como las ganas de cantar, todo por una causa común. Y todo gracias a los chicos de BLack Light, que están luchando a mi lado.

¿Porqué has elegido el gospel como lenguaje musical para expresarte y canalizar otros estilos como soul, funk, pop o rock?

Primero porque la energía de este estilo es incomparable, la gente sale cantando, bailando y sonriendo de los conciertos. Es maravilloso verlo. Y segundo porque creo que es un estilo que aún le queda por descubrir a mucha gente en este país. Hay que aprovechar esta oportunidad, que es un privilegio en sí mismo.

¿Cuáles son tus referentes?

Hay muchísimos artistas que podría mencionar, pero por nombrar a algunos desde el gospel más clásico al más moderno me quedo con artistas como Aretha Franklin, Mahalia Jackson, Sam Cooke, Kirk Franklin, Smokie Norful o Kirk Franklin. Me han inspirado mucho.

¿Crees que existen muchas dificultades para vivir del mundo de la música? ¿Qué factores afectan más a esta complejidad: los medios, la formación, la cultura que posee la gente, etc?

No es que lo crea, es que lo vivo en la piel. Nunca ha sido sencillo, pero ahora se viven tiempos especialmente complejos como todos sabemos y la música, que ya estaba tocada de antes por problemas como la piratería, está sufriendo mucho. La industria está viéndose forzada a la reinvención y los artistas lo están sufriendo en todos los aspectos, por causas como la piratería o la falta de medios para la contratación. Es realmente complicado, pero hay que seguir luchando.

Publicado el 27 de mayo de 2011 a las 16:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

The Gift: "Los discos, como cualquier arte, tienen que hacerse para que permanezcan en el tiempo"

Archivado en: música, entrevista, The Gift, Sónia Tavares, Nuno Gonçalves, John Gonçalves, Miguel Ribeiro, Explode, Portugal, Marcos Blanco

La banda portuguesa The Gift, una de las más emblemáticas del país luso, acaba de publicar su nuevo trabajo discográfico 'Explode' en España. La fecha de lanzamiento tuvo lugar el pasado 12 de abril y ese mismo día concedieron esta entrevista, que tuvo lugar en la terraza del hotel Room Mate Oscar (Plaza de Vázquez de Mella, Madrid). En aquel momento, el álbum era número 1 en Portugal.

El proyecto nació a mediados de los años 90 y desde entonces su popularidad ha ido creciendo con sus diferentes trabajos discográficos (Vynil, Film, AM/FM, Fácil de Entender). Durante este tiempo han creado un estilo propio y 'Explode' supone un vibrante giro en la concepción musical del cuarteto formado por Sónia Tavares, Nuno Gonçalves, John Gonçalves y Miguel Ribeiro. Una explosión de colores. El próximo 7 de mayo presentan el álbum en el Teatro Circo Price de Madrid con un concierto incluido en el Heineken Music Selector. 

 

Publicado el 15 de abril de 2011 a las 18:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Entrevista a Iván Ferreiro (2ªparte): "Estoy en Internet porque no queda más remedio"

Archivado en: música, Iván Ferreiro, entrevista, Los Piratas, Picnic Extraterrestre, internet, piratería, Spotify, Marcos Blanco

imagen

A mediados de mayo, Iván Ferreiro publicó su último trabajo discográfico 'Picnic extraterrestre' , el cuarto de una consolidada trayectoria en solitario que observa a lo lejos aquella incipiente popularidad como vocalista de Los Piratas. Esta es la segunda parte de una extensa conversación telefónica con el artista gallego de 40 años.

Antes de la entrevista hemos propuesto en el blog de Melómanos que la gente te mandase preguntas. Aquí, van algunas que han ido surgiendo. ¿Qué te parecen los gustos de tus oyentes en Spotify? Las cinco canciones más populares de Iván Ferreiro hace varias semanas eran 'Toda la verdad', 'Soldado 299', 'Dias azules' y 'Fahrenheit 451'. ¿Crees que son las mejores?

No sé si son las mejores, pero me gusta la selección. Creo que todas son buenas canciones. Supongo que la del 'Soldado' vendrá más por el público de Antonio Orozco, que la escuchará también mucho.

¿Son las mejores de Iván Ferreiro?

No sé, dejo las canciones para que la gente elija. No voy a ser yo el que decida cuáles son las buenas y cuáles son las malas (risas).

¿Podrían estar en un recopilatorio?

Sí, claro que sí.

Otra cuestión, ¿has cobrado algo por la difusión de tu música en Spotify?

No lo sé. Desde luego, si me ha llegado no me he dado cuenta. La verdad es que los beneficios son muy pequeñitos. ¿Habrán llegado 3 euros? No lo sé...

Una última pregunta de los lectores del blog que admiran a Iván Ferreiro. ¿Has obtenido algún beneficio indirecto por tener una presencia activa en Internet?

Pues mira, ninguno. La verdad es estoy en Internet porque no me queda más remedio. No es un gran sitio para hacer negocios. Por lo menos, para la música. Hay una parte que es la promocional, pero siempre ha sido medio gratuita. Está muy bien, te ofrece cosas muy chulas pero, personalmente, creo que todavía no es un negocio nada nadie.

Entonces, ¿hacia donde vamos? ¿Seguimos apostando por Internet? ¿Abrimos más salas para dar conciertos? ¿Qué hacemos con el futuro de la música?

No sé, la verdad es que estamos todos preguntándonos lo mismo. A ver qué pasa. Unos lo llevamos con más optimismo que otros. No sólo en la música, porque es un asunto mundial, la crisis económica europea, un montón de cosas... Lógicamente, la música es una de las primeras cosas que puedes duplicar de forma gratuita. Cuando el pan se pueda duplicar de forma gratuita tendremos un problema nuevo o se habrán solucionado los problemas de todos. No lo sé muy bien. A los panaderos no creo que les hiciese mucha gracias esto.

Iván, fíjate que el ejemplo del pan con los panaderos es una comparación que hace meses hicieron Delafé y las flores azules cuando les pregunté por la piratería...

Sí, es un poco eso. Tú haces una cosa que se puede copiar y es igual a la que tú has creado. Es una cosa rara que acaba de pasar, un tema nuevo y tenemos que ver qué hacemos. Supongo que toda la gente con la que has hablado pensará en tocar lo máximo y tratar de lleguen nuestras canciones, pero creo que debemos dejar claro que el hecho de que nuestras canciones lleguen por medio de Internet no ofrece unos beneficios realmente claros. Estoy seguro de que hago conciertos y la gente paga entradas gracias a Internet, pero si te pones a ver el gasto de ciertas cosas y los beneficios todavía se trata de un negocio que hace aguas por todas partes. Me encanta participar, pero lo cierto es que a veces lo hago menos porque tengo que trabajar en otras cosas, que antes no tenía que hacer.

Iván, ¿se nota mucho en los ingresos la situación que ha experimentado la música y la sociedad en general si echamos la vista atrás, por ejemplo, cinco años?

Sí, se nota mucho como van desapareciendo los ingresos. Realmente, nunca he llegado a tener unos grandes ingresos ni a vivir tiempos boyantes. Estoy casi como cualquier persona de mi edad. Tengo una hipoteca, mi familia y hay que afrontar la situación como todos, pero no lo digo llorando ni quejándome, simplemente para que se sepa.

¿La industria con la que comenzaste en la época de Los Piratas ha cambiado mucho con respecto a la actual?

Sí, era otra industria. Bueno, nosotros no vendíamos nada y no éramos nadie, pero los que ganaban conseguían mucho dinero y se hacían las cosas de otra manera. Me da mucha pena que se pierdan ciertas posibilidades a la hora de trabajar. Hace mucho tiempo que no tengo la oportunidad de alquilar un estudio fantástico y alquilar una banda con metales. Digamos que hay un poco de autoproducción por necesidad pura. No lo hago porque me encante grabar en mi casa. Me encantaría hacerlo en un sitio de puta madre con 35 músicos y orquesta...

Al final, acabas montando tu historia, con tu gente, como Amaro o Pablo, configurando un equipo a todos los niveles, haciendo números...

Sí, con todo. Es un trabajo jodido, estamos bajo mínimos, pero lo hacemos con muchísima ilusión. No es un temporada fácil para nadie, tampoco creo que lo sea para quienes hacen piscinas o construyen casas. Esta no es un queja de "qué mal me va". Simplemente, desconocemos lo que va a pasar.

Aunque ofrece unas características especiales, vuestro trabajo, el de los profesionales de la música, también necesita un sustento económico como el de cualquier ciudadano...

Nosotros, los músicos, ingresamos y a lo mejor no tienes un año bueno en toda tu vida, ¿sabes? Creo que debería haber una flexibilidad sobre la forma en que ganamos dinero. Durante un año hago gira, trabajo, hago dinero y necesito otro año para hacer el siguiente disco durante el que no gano nada. Entonces, toca ahorrar para el año siguiente. Debería haber una ley que vea cuánto gano cada 5 años, por ejemplo, y que repartan bien. No es cuestión de no pagar. Es una cuestión de que hay veces en las que con lo que ahorro ya no tengo para pagar. En mi caso puede ser una tontería, pero en el caso de los técnicos de sonido, de luces, los que montan escenario o conducen furgonetas... Hay un montón de trabajos relacionados con esto que no tienen una vida. Un día son autónomos, otro día son no sé qué y todo porque no hay una ley específica para sus horarios.

ENLACES:

 

Publicado el 17 de junio de 2010 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Entrevista a Iván Ferreiro (1ªparte): "La voz es un regalo, como el pincho con la cerveza"

Archivado en: música, entrevista, Iván Ferreiro, Los Piratas, Picnic Extraterrestre, Marcos Blanco

imagen

A mediados de mayo, Iván Ferreiro publicó su último trabajo discográfico 'Picnic extraterrestre' , el cuarto de una consolidada trayectoria en solitario que observa a lo lejos aquella incipiente popularidad como vocalista de Los Piratas.Aquí, la primera parte de una extensa conversación telefónica con el artista gallego de 40 años.

He escuchado el disco un montón de veces, lo he visto en directo, me gusta mucho, pero no le encuentro una definición. ¿Cuántas escuchas hacen falta para captar la esencia de este 'Picnic extrarrestre'?

Creo que depende de cada uno. A alguna gente le entra de forma muy fácil y a otros les parece más difícil de los demás. Oigo las dos opiniones. Para mí es muy complicado definirlo, pensé que era el disco más fácil de escuchar que había hecho, pero eso ya se verá...

¿Uno se convierte en oyente de sus canciones cuando las elabora o no llega a eso?

No, yo sé la parte del autor, escucho la canción muchas veces mientras la hago hasta que la grabo y la dejo más o menos plasmada. Ahí, ya le meto tres o cuatro escuchas y después las sigo escuchando mientras las toco. Por eso, mi relación con ellas es totalmente distinta. No sé si soy un buen oyente, no lo tengo muy claro. Tampoco soy un tío que esté escuchando música todo el rato. Empleo mucho tiempo en ver cine, leer y en otras cosas que no sean utilizar los oídos todo el rato.

Existe un gracioso mito sobre los músicos. Dicen que dejáis de escuchar el álbum cuando se publica porque los excesos durante la etapa previa. Con tocarlo en los directos basta, ¿no?

Efectivamente. Hace mucho tiempo que no lo escucho. Escuché la copia cuando me la dieron, para ver si sonaba bien antes de ir a las tiendas, pero fue una escucha técnica antes de que se publicase. Lo escuché en mi ordenador con mis casos para ver si estaba correcto y dije "todo bien, ¡chao!".

Iván, ¿cuál es el sitio más raro donde has compuesto?

¿Componer? En el Sáhara. Quizá sea el sitio más raro donde he compuesto. Estuvimos allí hace un tiempo. Hicimos media canción y aún habrá que terminarla...

¿Y el sitio más raro donde he escuchado tus canciones?

¡Bufff! No tengo ni idea. Para mí siempre es muy raro escucharme, ¿sabes? Si uno va a hacer cosas, por ejemplo, al supermercado y te escuchas, te sientes un tanto extraño.

Los admiradores de Iván Ferreiro llevan el 'muy' por delante. Tienes un público muy fiel. ¿Notas que la gente se acerca a ti de alguna forma especial?

Creo que tengo unos fans muy respetuosos, muy educados. Son gente a la que la música le provoca emociones, que quiere charlar conmigo y en general son gente muy maja. Lo que les define es que es gente de muchas edades distintas y que se acercan simplemente para charlar un rato. Gracias a Dios, no vivo eso de que me vengan 'fans' gritándome. Se acerca mucha gente y son siempre muy amables. Me encanta el público que viene a verme y quiero cuidarlo.

Este resultado se entiende porque uno descubre que Iván Ferreiro, a través de su música y su actitud, humaniza un poco la profesión. ¿Hay mucho divismo en la música?

No, no necesariamente. Sólo hago las cosas como debo o necesito hacerlas. Con normalidad. También es una forma de sobrellevar un montón de cosas que no son normales en este trabajo, porque hay cosas de locos...

¿Por ejemplo?

El hecho de que te atiendan tanto es una cosa un poco extraña. Hay gente que se pone las gafas de sol y se protege. Yo intento llevarlo con la máxima naturalidad posible, comportarme sobre el escenario de la forma más natural y quizá ésta es una forma de protegerme, de alguna manera.

Volviendo a las canciones de 'Picnic extraterrrestre' o a los temas en general de Iván Ferreiro,  ¿siguen un patrón habitual desde su nacimiento hasta que ven la luz?

Pues no sé, cada una sale de una manera. A veces tengo una idea toda entera y la plasmo. Otras veces, tengo un poco de música. Luego, Pablo y Amaro le añaden un poco más. Hay muchas fórmulas y no me atengo a ninguna. Simplemente, cada canción viene como viene y voy tirando. También me pilla en momentos distintos, una en un hotel, otra en casa...

¿Tienes canciones guardadas a la espera de que tomen forma?

No, no te creas. No tengo sobreproducción. Hay canciones que se quedan en el tintero porque, directamente, creo que son malas. Y las que tengo mejores son las que enseño.

Te he escuchado decir una vez que el disco es un viaje por las emociones que uno experimenta durante un día, ¿cierto?

Sí, esa es la idea que teníamos al principio, conseguir que hubiera muchas emociones distintas de muchos momentos diferentes del día. En lugar de plantearlo como algo que pasa en un año, lo haríamos como algo que pasa en un día...

¿Cosas que te pasan a tí o que nos suceden a todos?

A todos. No hablo nunca de nada concreto mío. Nos parecemos mucho todos y tenemos muchos problemas parecidos. Nosotros vamos hablando de cosas, nos sentamos Amaro y yo, un día nos apetece hablar de esto, otro día de aquello... A veces son cosas 'freaks', empezamos hablando de una cosa y terminamos con otra. Tampoco tenemos tanto control sobre nuestro trabajo.

Entonces, los artistas no son seres que aparecen con la interpretación adecuada de la vida ni nada parecido...

No, es mucha 'comedura de tarro' todo el rato. Es parte del trabajo. A veces, esto desgasta un poco...

¿Es una rasgo inevitable que forma parte de tu personalidad?

Claro, es inevitable. Está dentro de uno...

Iván Ferreiro habla con fuerza y sin pelos en lengua durante 'Picnic extraterrestre' cuando habla de 'cerdos ignorantes, sois unos hijos de puta' en 'Fahrenheit 501' o si nos remitimos a la 'Canción jurídica'...

Hombre, trato de hacer las canciones y llevarlas al extremo en muchas ocasiones. Mientras que hay bandas que llegan a un extremo puramente sonoro, prefiero llegar a un extremo verbal. Que las letras tengan una carga muy fuerte, que sean casi como guitarras distorsionadas, pero que sólo sean palabras. Que las letras sean lo más fuerte de toda la canción, más fuerte que ninguna guitarra que puedas tocar. Están hechas para contarte una historia de una forma muy contundente. Algunas como ‘Farenheit 451' son un poco violentas y otras que son más amables, hablan de cosas hermosas...

¿Existen similitudes con ‘Mentiroso mentiroso' para darle un sentido al álbum dentro de tu discografía?

Creo que 'Picnic extraterrestre' es distinto. Son los demás los que van a definir si es distinto o no, pero creo que es diferente a 'Mentiroso mentiroso' en muchos aspectos. No sé, estoy en el principio de algo o en el final de algo. Nunca se sabe lo que va a pasar con las canciones y cómo vas a grabar al año siguiente. Voy tirando e intentando hacer las cosas lo mejor que pueda.

Hablemos de tu voz. Siempre ha sido un rasgo inconfundible de Iván Ferreiro como artista, cantante y compositor. ¿Qué otros rasgos creen que son tan visibles como éste en tu música?

La verdad es que no tengo ni idea. Uno no sabe como empezar a definir ciertas cosas. La verdad es que me sorprende que la gente venga a verme. Si me pongo a analizar estas historias me volvería loco. Por eso, prefiero no analizar lo que no entiendo y dejarlo pasar...

Con el paso de los años y los discos tengo la impresión de que has experimentado nuevos caminos con tu voz hasta el punto de llegar a recitar, a contar historias más que cantar sobre buenas melodías...

Trato usar todo lo que tengo y trato de usarlo de una manera distinta cada vez. A la hora de cantar, intento buscar otros registros porque cantar en otros 'sitios' siempre es más divertido. Cada año que pasa trato de que lo que canto, la letra que canto, esté mejor construida, en algunas casos tenga un grado más de profundidad, en otros un grados menos o lo que sea. Pero, realmente, no pienso mucho a nivel técnico sobre las cosas, más bien las hago, trato de escribir, de ver qué sensaciones queremos transmitir y muchas veces ni siquiera soy consciente de que uso la voz de forma distinta o si la uso igual. El tema de la voz es un tema que te toca, no es mérito mío, es algo que me regalaron, como un pincho cuando te ponen una cerveza. Trato de utilizarla lo mejor que pueda, experimento con ella y tengo claro que tal y como suena hay gente que la detesta absolutamente. Es absolutamente normal.

Si fuese una voz neutra no estarías haciendo música...

Supongo, supongo (risas). Esa es la conclusión a la que he llegado.

ENLACES:

 

Publicado el 17 de junio de 2010 a las 10:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Amparo Sánchez: "Tucson-Habana es un viaje cálido al interior, un rato en paz"

Archivado en: música, Marcos Blanco, entrevista, Amparo Sánchez, Amparanoia, Tucson-Habana, Caléxico, Jairo Zabala, La gata bajo la lluvia, Rocío Durcal

imagen

'Amparanoia' ha sido uno de los proyectos pioneros en España haciendo música de fusión y a la cabeza de esta historia se encontraba Amparo Sánchez, que ahora comienza con su nombre y primer apellido como nombre artístico una nueva etapa vital, musical. Lo hace con 'Tucson-Habana', un conjunto de canciones donde se reconocen diferentes estilos, letras mucho más íntimas que antes y título perfecto para realizar una travesía desde el desierto hasta el Caribe.

Hola, Amparo. Enhorabuena por este disco. ¡Es tan bonito! Antes de nada, ¿cómo llevas este cambio de etapa? Se acabó 'Amparanoia' y existe gente que cuando escucha el nombre de Amparo Sánchez no lo relaciona todavía con ese pasado...

Lo llevo muy bien, orgullosa de todo el recorrido que tuve con Amparanoia, pero en el presente. Ahora, estoy con 'Tucson-Habana', mostrando mi voz, estas canciones y me siento muy bien.

¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a dar este giro?

Fue un cierre de etapa cuando notas que está llegando. En algún momento, miras tu vida, el pasado y hacia el futuro. ¿Qué voy a hacer en los próximos años? Pensé que quería tener la libertad de poder indagar y experimentar con otros estilos. También aparecieron una serie de canciones, las primeras que me dieron la pista de que algo, como compositora, estaba cambiando dentro de mí. Había una necesidad de contar unas reflexiones y unos sentimientos muy personales. Por otro lado, una necesidad de escuchar la voz y demostrarme como cantante.

Buscabas que la voz tuviese un papel protagonista por encima del sonido...

Sí, que la voz y la palabra tuviesen mucho más protagonismo. Ahora, la música embellece y acompaña, pero no hay tanta explosión de ritmo y tantos arreglos. ‘Tucson-Habana' propone un viaje tranquilo, cálido al interior, a estar un rato en paz.

Como Amparo Sánchez mantienes esa mezcla sonora tan interesante que había con ‘Amparanoia', pero con otro enfoque. Para quienes no hayan escuchado todavía el nuevo álbum, ¿consideras que estamos ante un cambio muy radical?

Bueno, creo que sí. Hay influencias de son, de rancheras, de bolero, de música fronteriza, quizá algo de blues, jazz y sí, es muy diferente. Es un tipo de música que te lleva a estar más en contacto contigo, a oírla tranquilamente. Ahora, siento que canto al público, al oyente, individualmente, y pienso que antes con Amparanoia había un canto un poco más colectivo.

La influencia de Caléxico ha sido importante en el nacimiento de ‘Tucson-Habana'. Un buen amigo tuyo, Jairo Zabala, también creó a ‘Depedro' con la ayuda de esta banda. ¿Existe alguna relación temporada entre ambos proyectos?

A Caléxico les encontré a principio del año 2000. Empezamos a hacer algunas colaboraciones puntuales, sobre todo en álbumes de ellos. Les presenté a Jairo porque me parecía muy interesante que se conocieran y, efectivamente, hubo también mucho ‘feeling' entre ellos. Compartimos juntos escenario en varias ocasiones. Cuando me invitaron a ir a Tucson para grabar en octubre de 2007, Jairo ya tenía unos temas que había grabado y se los mandó a Joey. Entonces, ellos dijeron "vente después de que acabemos con Amparo y hacemos lo tuyo". Nos cruzamos en el estudio. Cuando estaba acabando, llegó él y grabó una guitarra en uno de mis temas y yo luego también grabé la voz en ‘La Llorona'.

¿Este viaje sonoro ha sido un fruto de tu curiosidad artística, el resultado de haber extraído los sonidos de diferentes viajes o la influencias de los músicos con las que ha tocado últimamente?

Hay una parte de casualidad bastante importante porque cuando llegué a Tucson con algunos de los temas, éstos los había escrito en Granada o Barcelona. No estaba allí en el desierto escribiéndolos. De alguna manera, al llegar y empezar a interpretarlos, sumándose el arte de Joey con la guitarra y el de John con la batería, todo empezó a tomar esa cadencia del desierto. Nosotros fuimos los primeros que nos sorprendimos con el resultado. Después de haber visto como el desierto nos impregnó, para la segunda parte de la grabación propuse ir a La Habana porque, sin duda, había algunos temas que tenían una raíz cubana y latinoamericana muy fuerte. Pensé que, al igual que Tucson nos dio su magia, deberíamos ir al Caribe para recoger la otra magia. Nos fuimos el mismo equipo y, realmente, los temas de La Habana tienen ese sabor de que estuvimos allí grabándolos. Además, estuvimos en los estudios EGREM. Era un sueño para todos grabar en este sitio. Así que hay un poco de casualidad y un poco de algo predestinado, porque hay mucha relación en los temas con las dos ciudades, con los dos lugares.

¿Cuáles son los sentimientos que has puesto sobre el papel?

Bueno, hay un poco de todo también en las letras, porque están escritas en diferentes momentos, pero algunas de ellas son, realmente, fotografías de momentos míos muy personales, muy bajos y estas canciones me ayudaron a salir de esos momentos. Luego, hay otras que celebran la vida, porque también me suceden cosas diferentes y buenas. Hay mucho de los viajes, de historias que te pasan cuando viajas y, sobre todo, creo que es un disco muy personal, con el que se me puede conocer muy a fondo.

Una de las canciones más emotivas del álbum es ‘La gata bajo la lluvia'. ¿Podrías contarme tu relación con esta canción?

Siempre digo que fue ella, la canción, la que me buscó a mí. De pequeña, en mi infancia recuerdo habérsela oído a Rocío Durcal, increíble, cantándola y me llamaba mucho la atención la letra. Me decía, me hablaba, muy peliculera. Con el paso del tiempo no oí muchos años esa canción hasta que, de pronto, apareció de una manera persistente y aparecía en lugares muy diferentes y dispares que no tenían relación. Empecé a cantarla en mi círculo de amigos, en las reuniones con gente y me dijeron "tienes que grabarla, le das un toque muy diferente, como de bolero, de ranchera". Entonces, vuelve a revivir una canción y decidí que merecía la pena porque es un tema muy bonito y una historia que me gustaba cantar y compartir.

Por último, Amparo, ¿cómo se comportan los temas de ‘Tucson-Habana' en directo?

Estamos haciendo la presentación con siete músicos en el escenario, que están todo el tiempo porque queremos mantener el mismo ambiente y clima del álbum. De todos modos, son conciertos bastante dinámicos. Empezamos en el desierto, en la nostalgia, la melancolía, con sentimientos a flor de piel y acabamos en La Habana, con una explosión de celebración de la vida, de alegría y de compartir juntos.

Noticias relacionadas:

- Crítica del concierto ofrecido por Amparo Sánchez en el Teatro Lara (Madrid)

-Noticia sobre la publicación de 'Tucson-Habana'

Publicado el 20 de mayo de 2010 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¿Qué te gustaría preguntarle a Iván Ferreiro?

Archivado en: música, Marcos Blanco, Iván Ferreiro, entrevista, Picnic extraterrestre, Abierto hasta las 2, RNE

'Picnic extraterrestre' ya está disponible en Spotify

Estamos persiguiendo a Iván Ferreiro, un clásico de este blog, para hacerle una entrevista y nos gustaría contar con tu colaboración. ¿Qué le preguntarías? ¡Déjanos un comentario en este artículo! El cantante y compositor gallego, que se hizo popular durante su etapa con Los Piratas, ha creado una notable carrera en solitario, cuyo nuevo paso discográfico y musical se llama 'Picnic extraterrestre'. Este álbum, que salió a la venta el pasado 18 de mayo, incluye 12 canciones.

Como dice Iván, todos somos un poco marcianos si nos sacan de nuestro contexto y por este motivo más de uno se sentirá reflejado en las letras o melodías de sus temas. El pasado sábado, Iván y su hermano Amaro estuvieron en 'Abierto hasta las 2', el programa que se emite los sábados de 12 a 2 de la madrugada en Radio 1 de RNE. Ofrecieron varios temas en directo y la entrevista permitió conocer el lado más humano de uno de los mejores artistas nacionales durante la última década.

 

 

Publicado el 20 de mayo de 2010 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Shuarma:"He caído de la nube, me he reubicado y he vuelto a casa, a la sonoridad de Elefantes"

Archivado en: marcos blanco, música, entrevista, Shuarma, El poder de lo frágil, El Universo, Elefantes, gira

imagen

Muchos artistas desconocen la autocrítica. No es el caso de Juan Manuel Álvarez Puig (Barcelona, 1972). Shuarma reconoce el concepto y lo desarrolla. Con 'El Poder de los frágil', su segundo disco en solitario', el ex líder de Elefantes ha reubicado su estilo, con una energía reivindicativa. Le pillamos en una terraza madrileña y la conversación florece como la primavera. El día 6 de mayo actúa en la sala El Sol (23:00 horas) durante uno de tantos conciertos para presentar el álbum.

Las críticas de esta gira han sido muy positivas, ¿cómo están funcionando los directos?

Está yendo muy bien. Es un disco que recuerda mucho más a Elefantes por su sonoridad y creo que al público eso le gusta. Además, los directos son muy energéticos, he vuelto a reunir una nueva banda que siento casi como una familia y estamos haciendo unos directos muy fuertes. Por ahora, todo está funcionando muy bien.

Has dado en el clavo. ‘El poder de lo frágil' recuerda al Shuarma de Elefantes, circunstancia poco visible en el anterior disco ‘El Universo'. ¿Ha sucedido de forma habitual o ha sido una especie de vuelta al pasado?

No, bueno. En ‘El Universo' quise hacer lo típico que nos pasa a todos los que dejamos un grupo: querer ser otro de alguna manera. Lo hice. Grabé en África, Inglaterra, con músicos distintos y eso me dio otro resultado. Para mí fue fantástico, pero al público le despistó mucho. Era como "¿Y ahora qué hace éste?". Con este nuevo disco, parece que, después de haber roto con ‘El Universo', he vuelto a casa. A trabajar como solía hacerlo y a la sonoridad natural mía, la que tenía con Elefantes, cuando me encargaba de la composición y de todo el aspecto musical. Por eso, ‘El poder de lo frágil' suena mucho más a Elefantes que mi anterior disco en solitario.

Entonces, ¿qué hay del Shuarma de Elefantes en este álbum y qué vemos del nuevo Shuarma visible tras el ‘El Universo' dentro de este disco ‘El poder de lo frágil'?

Pues no lo sé, porque no sabría separar tan bien. El Shuarma de Elefantes es el mismo de ahora. Sólo pertenece a períodos distintos. Siempre que he hecho un disco me he dejado la vida en ello, he hablado de las cosas que para mí eran importantes en ese período de tiempo y lo he intentado hacer con la mayor de las transparencias. Lo que sí es que, dependiendo de la época, vistes las canciones de una manera o de otra. Ahora, estoy en una época muy reivindicativa, me recuerda mucho al principio de Elefantes, esa idea de querer luchar a capa y espada. Te da igual lo que opina todo el mundo. Tu energía es como una fuente inagotable. Siento que estoy volviendo a empezar algo y siento esa energía del músico que empieza. La disfruto muchísimo. Y me hacía mucha falta.

¿Qué viaje vital has emprendido desde ‘El Universo' hasta ‘El poder de lo frágil'?

Creo que me reubicado. Cuando dejas un grupo con el que llevas tiempo y con el que has conseguido cosas, tienes que caer de esa nube. Con ‘El Universo' hice algo especial, me fui a Formentera, fue algo bastante onírico. Éste ha sido de "aquí estoy, qué es lo que ocurre", también con toda la crisis, el estado actual de la música, cosas geniales o difíciles que me han ocurrido... Todo eso también me ha hecho sentirme frágil, por eso el título, pero sentirme frágil me ha otorgado mucha fuerza. Yo quiero moverme de aquí, luchar como un loco porque esto es mi vida. Estoy en esta lucha, que es lo que más me gusta del mundo.

En los apartados de la creación musical y de la producción, ¿has experimentado o has tirado por el camino conocido?

No, éste es el primer disco que he producido. Mi idea no es ser productor, tengo bastante con la composición, pero es un disco que pone los cimientos de mi carrera en solitario y creo que nadie mejor que yo para pilotar la nave en este momento. Creo que este es mi álbum número 12 y 13 y era un buen momento para poner en práctica todo lo aprendido, después de haber estado con productores fantásticos que me han enseñado un montón de cosas.

Elefantes tenía un gran legión de fieles seguidores. Muchos de ellos se han unido a tu causa en solitario. ¿Notas esa sensación? ¿Aprecias la llegada de un público nuevo con estos dos discos?

Con el disco anterior vino mucha gente nueva. Sentí mucho cariño y mucho público nuevo, distinto. Ahora, estoy notando ese público nuevo, que no conocía muy bien mi carrera con Elefantes, y también que muchos seguidores de Elefantes se vuelven a identificar con este disco. Están volviendo. Es una sensación bonita, porque te reencuentras con parte de tu público.

Shuarma se está reubicando musicalmente en un período extraño para el mundo de la música. ¿De qué manera te afecta esta situación y qué salidas observas al problema?

Ahora mismo hay una contradicción. El momento a nivel de medios muy difícil, complejo y complicado. Sobre todo en las radios. Es muy difícil que se apueste por algo nuevo. Los productos de calidad están un poco arrinconados. No quiero decir que todo lo que suene no sea de calidad, pero sí hay una carencia de calidad. A la par, hay una cantidad de oferta musical grandísima y maravillosa que echo de menos en los medios de comunicación. Tienes que buscar mucho para encontrar esos productos tan buenos. Me gustaría que hubiese más cabida para los proyectos nuevos. Afortunadamente, a los que nos gusta la música existe una cantidad de grupos y de oferta musical muy digna.

¿Hará falta mucho tiempo para el negocio llegue a un destino común?

Sí, creo que hará falta mucho tiempo para transformar esta situación, pero también creo que en estos momentos de crisis aguda, la creatividad florece. Ahora, mucha gente está haciendo sus mejores discos. Son momentos muy difíciles y hay que poner toda la carne en el asador. Cuando estás bien y todo es muy cómodo, hay una tendencia a relajarse. Si las cosas son difíciles, tienes que dar lo mejor de ti y eso al mundo del arte y de la cultura le sienta muy bien.

Publicado el 4 de mayo de 2010 a las 14:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Marcos Blanco

Marcos Blanco

Vigués. Gallego. Periodista 'todoterreno'. Entusiasta de la vida. Melómano. Loco del deporte. Celtista. Enérgico. Radiofónico. Así es Marcos Blanco, periodista que actualmente colabora en el Grupo de Comunicación Gente  con este blog, que nació un 19 de noviembre de 2008 con un 'post' sobre Jamie Cullum.

 

Esta web ha funcionado durante todo este tiempo como una banda sonora diaria, repleta de canciones que nos hacen amar la vida. Recuerdos, descubrimientos, opiniones, novedades, entrevistas o crónicas de conciertos han formado parte de 'Melómanos' y seguimos en la brecha:

 

marcosblancohermida@gmail.com

 

Enlaces

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD