lunes, 26 de octubre de 2020 20:28 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Marcos Blanco

Melómanos

El prestigioso anonimato de James Hunter

Archivado en: James Hunter, The James Hunter Six, Minute by Minute, concierto, Teatro Lara, Madrid, Pequeños grandes momentos 1906

A lo lejos, cuando bajaba la Corredera Baja de San Pablo, se intuía el gentío en la puerta del Teatro Lara. Normal. Había muchas ganas de ver en acción a James Hunter con su banda de siempre. Como suele suceder en demasiadas ocasiones, hubo que esperar un buen rato para acceder al recinto y sentir las excitantes vibraciones de este músico británico junto a su banda, pero nos hemos acostumbrado tanto a estas circunstancias que, sobre todo siendo viernes, éstas pasan casi desapercibidas. Mientras esperábamos en el exterior, el gran protagonista de la noche apareció por la puerta, como si fuese un pulpo en un garaje mientras el típico melómano le decía que no se preocupase por el tiempo, ya que llevábamos ya bastante (no sólo en aquel 12 de abril) esperándole por Madrid. Agradecido, se marchó para dentro y procedió a la metamorfosis clásica de quien abajo parece un ser anónimo, pero arriba se comporta como un iluminado divino.

En un entorno precioso, aunque dotado de cadenas en forma de butacas para evitar el contorneo pélvico, Hunter respondió a las expectativas de quienes entienden de esto y de quienes, sin saberlo, aprecian el trabajo artístico de un verdadero ‘showman', una voz personalísima, un guitarrista incandescente y rodeado de instrumentistas fabulosos que generaron una dinámica ensoñadora. Porque escuchar y ver cómo ‘The James Hunter Six' presentaron los temas de ‘Minute by Minute', además de otras composiciones de este inglés risueño, invita a viajar a otra época, aquella en la que el soul, el R&B y el rock levantaban el ánimo desde una postura enérgicamente romántica. Las canciones se deslizaron ante nuestro ojos y por nuestros oídos como sonrisas perennes entre aplausos enrojecidos. El teatro estaba hasta arriba, consciente de la oportunidad, del regalo sonoro que ridiculiza tanta baratija pop digerida por el inconsciente diario. Ese falsete agudo y el movimiento corporal de Hunter superan cualquier revolución tecnológica.

Publicado el 13 de abril de 2013 a las 18:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

James Hunter, una sensualidad añeja de paso

Archivado en: James Hunter, The James Hunter Six, Minute by Minute, concierto, Teatro Lara, Madrid, Pequeños grandes momentos 1906

Si estuviese en la clásica fiesta americana de fin de curso en el instituto con mi copa de ponche en la mano, echaría el resto para sacar a bailar al clásico amor platónico cuando James Hunter entonase ‘Minute by minute'. Probablemente todo esto suene muy cursi, pero hay pocas cosas tan sexuales, sensuales y gratificantes desde una óptica tan rítmica como vocal como este cincuentón británico. La mejor manera de verificar tanto disfrute auditivo tendrá lugar este viernes 12 de abril con su concierto en el Teatro Lara (Madrid, 22:00 euros, 20-22 euros), incluido en el ciclo ‘Pequeños grandes momentos 1906'.

Van Morrison puede equivocarse de gusto textil o gastronómico, pero musicalmente resulta imposible. El ‘León de Belfast' ha sido uno de los grandes impulsores mediáticos en la trayectoria de este cantante, guitarrista y compositor que vendrá a la capital de España para presentar su trabajo discográfico más reciente ‘Minute by minute' (2013), un lujo sonoro creado junto a los músicos (se hacen llamar ‘The James Hunter Six') que le han acompañado durante estas dos últimas décadas. Este álbum llega tras el fabuloso ‘The Hard Way' (2008), un disco de referencia para entender la importancia de Hunter en el soul, el R&B y el rock añejo de los 50 desde que acabó el pasado siglo hasta el actual.

Aretha Franklin, Etta James o Morrison han admirado el trabajo de un artista que recuerda a gente tan incomparable como Sam Cooke y Jackie Wilson. También se pasará por Santiago este sábado 13. Si preguntas en la calle por él, quizá te miren raro. Al escucharle, se les iluminará el rostro. 

 

Publicado el 9 de abril de 2013 a las 21:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Dani Martín vuelve a los '16 añitos'

Archivado en: música, Dani Martín, 16 añitos, Pequeño, El Canto del Loco

Dani Martín, vocalista y compositor de El Canto del Loco, ha aprovechado el parón de la banda para crear nuevos temas, sentimientos que llevaba dentro y que poco tienen que ver con la identidad de ECDL. De este modo, Martín ha creado 'Pequeño', su primer álbum en solitario que saldrá durante el mes de octubre y cuyo single de presentación se llama '16 añitos'.

El videoclip de '16 añitos' ya está en la red y, para su creador, este tema "es el resumen del disco y habla de la cantidad de impedimentos que nos ponemos para ser nosotros mismos a lo largo de la vida. Cuando somos pequeños, parece que lo más importante es ser el más fuerte y dejamos de lado otros aspectos como la sensibilidad. Hasta mi adolescencia, he tenido esta sensibilidad un poco oculta, escondiendo el afecto al salir de casa porque la pandilla marca que hay que ser fuerte por encima de todo", recuerda Martín echando un vistazo a su pasado.

El cantante de ECDL ha utilizado situaciones biográficas para configurar 'Pequeño', una mirada que relaciona lo que fue y lo que es este artista madrileño de 33 años. La adquisición, personal o impuesta por los demás, de roles durante nuestras vidas es un aspecto que toca muy de cerca Dani Martín a lo largo de estos nuevos 12 temas. Además de '16 añitos', también es posible escuchar 'La Verdad', otra canción del disco, si entras en la página web de Martín, que ha compuesto todas las piezas. Así relata en Internet el protagonista de 'Pequeño' las interioridades de su nueva creación.

Publicado el 13 de septiembre de 2010 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Marlango: "Si el nuevo disco fuese una persona, serían un adolescente ligón"

Archivado en: Marlango, Life in the treehouse, The Long Fall, leonor watling, alejandro pelayo, óscar Ybarra, Pequeño Vals, Marcos Blanco

Leonor Watling, Alejandro Pelayo y Óscar Ibarra han vivido durante un tiempo en la casa del árbol y ahora han tocado suelo para enseñar sus últimas canciones, las que componen el cuarto álbum de la banda: 'Life in the treehouse'. Marlango asegura que los nuevos temas afrontan una edad muy tonta.

¿Cómo está resultando la realidad después de esa estancia en la casa del árbol?

Leonor: ¡Rara! Dan ganas de volver al árbol, pero la verdad es que estamos muy contentos porque, a pesar de que es la parte extraña, somos conscientes de la suerte que tenemos. Que a alguien le importe que hagamos el disco. Es muy difícil hablar de las canciones. Siempre lo es, porque lo que querías contar ya lo has contado en el tema, pero estamos muy contentos, sobre todo porque hemos empezado la gira y en el fondo todo merece la pena porque sabes que vas a tocar.

El disco desprende mucha luz, mucha esperanza. No quiero decir que los discos anteriores carezcan de esto, pero esta es la primera impresión que tengo. Os ha salido muy luminoso, aunque siempre está esa tristeza y melancolía positiva que caracteriza a vuestras canciones.

Leonor: Pues sí, yo estoy de acuerdo. Es muy complicado tener una opinión objetiva sobre tus propias canciones, pero creo que sí hemos abierto las ventanas, nos hemos quitado los abrigos y las bufandas. Me parece que también es la respuesta a la crisis, a la realidad que te rodea. Es bastante tremenda y te das cuenta de que no estás mal, que lo importante lo tienes y que lo importante es mucho más simple. Es una casa en un árbol, es tiempo y un poco de sentido del humor.

Por lo que se nota en las canciones, tocáis un montón de sentimientos y de ideas. En este sentido, el disco queda muy auténtico y visceral.

Alejandro: Sí, nos suelen llevar las canciones. Decía Leonor eso de quitarnos el abrigo y la bufanda. Estas canciones se han quitado el abrigo y la bufanda. Desde muy al principio, han querido ir ligeras de equipaje y de puntillas. Tenemos la sensación de que estos temas no pesan ni la mitad de lo que pesaban los anteriores. Van muy ligeras de arreglos y tienen muchas ganas de pasarlo bien. Si fueran una persona, serían adolescentes que quieren ligar. No tienen un compromiso. Están en una edad muy tonto. Eso es muy divertido desde el escenario, porque al tocarlas te lo pasas muy bien. De repente, es como salir con un adolescente. Dices "madre mía, no me entero de nada, pero que divertido".

Eso sucede en la parte musical. En cambio, las letras de 'Life in the treehouse' transmiten madurez y reflexión...

Leonor: ¡Muchas gracias! (risas). Es que normalmente no preguntan por las letras. Sólo preguntan por qué no son en español.

Si quieres pasamos a otra pregunta....

Leonor: No, no, gracias. La verdad es que sí .Cada vez me gusta más escribir y creo que cada uno se vuelve más exigente con lo que escribe....¡y ya está!.


Siguiente pregunta. Hay gente que ha escuchado el disco y me ha dicho "esto suena a lo de siempre, van por el mismo camino". La posibilidad de tener un sonido propio, reconocible y que la gente reconozca a Marlango al escuchar un tema, ¿qué os parece?

Alejandro: De entrada, eso que acabas de decir es muy halagador. Si partimos de la premisa de que las canciones nos llevan, sería muy raro en tan poco espacio de tiempo que una nos llevase hacia un sitio y la compañera de al lado nos llevara hacia el sitio opuesto. En un principio, el progreso en las canciones y en la música pasa porque el tiempo es como los perros, pero al revés. Tres discos, en realidad, son un año. Llevamos muy poco tiempo y realmente hemos escrito 50 canciones, que son muy pocas para tener una perspectiva o un recorrido que pase por muchos sitios. Creo que el recorrido, hasta ahora, va de la tristeza a la alegría en cuatro discos, pasando por sitios distintos, pero no todavía como para tener una identidad, una trayectoria. Eso hay que dejarlo para gente que tiene 15 o 20 álbumes y pueden hablar de etapas. Nosotros estamos en la primera etapa, que pasa por hacer lo que necesitemos en los momentos que vamos viviendo y por coleccionar las cosas que nos conmueven e interesan, y que queremos guardar para recordar. Si existe un sonido Marlango, tiene que ver con quienes somos tocando juntos y la forma que tenemos de entender las canciones. No sólo nosotros tres, sino también los músicos con los que grabamos y tocamos en directo.

Entonces, ¿no podemos hablar de una evolución musical? ¿Habéis hecho lo que ha salido en cada contexto temporal?

Leonor: Yo creo que sí hay una evolución, lo que pasa es que todo el mundo que escucha el disco tiene razón. Cada persona tiene una opinión y todas son ciertas. Sí hay una evolución, porque vas aprendiendo mucho de cada disco y, sobre todo, de cada gira. Pero, lo que dice Alejandro es que al final somos nosotros. Todavía no hemos llegado a aburrirnos de la manera de hacerlo y no nos hemos ido a invertarnos otro sonido completamente distinto. También he escuchado todo lo contrario, que si este disco no se parece nada a los anteriores... Me parece que todo el mundo tiene razón.

La música de Marlango está hecha para todos los públicos, por las melodías, su falta de estridencia y por cómo sale, pero tiene ese toque de intimidad, de sentirla con uno mismo en casa, con tu pareja. Vamos, de espacios cerrados. ¿Esta posibilidad se traduce al tipo de directos que hacéis y a los sitios que seleccionáis para los conciertos?

Leonor: Lo que más nos divierte es tocar en sitios distintos, porque las canciones se van a sitios diferentes. Cuando grabas un disco estás tomando una decisión de cómo grabar una canción y lo maravilloso de los directos es que cada noche, si estás en un teatro pequeño, las canciones son íntimas y si estás en un festival al aire libre con cinco mil personas los temas se vuelven diferentes, mucho más fuertes... Lo divertido y lo que más nos gusta es cambiar de sitio.

Con el tiempo que lleváis juntos, ¿existe alguna anécdota especial relacionada con vuestros temas que os venga a la mente y os llene de orgullo?

Alejandro: Bueno, hay muchas historias. No sé, hay mucha gente que utiliza una canción nuestra que se llama 'Pequeño Vals' para bailar...

Leonor: Has dicho mucha gente, serán algunos (risas)...

Alejandro: Sí, algunos... para bailar en sus bodas. En concreto, he estado en tres bodas donde esa fue la canción escogida para el baile y esto es muy halagador.

Por último, ¿qué sensaciones tenéis ante esta larga gira que os espera?

Óscar: Bueno, ya hemos hecho el primer concierto y lo hemos pasado muy bien. Parece que las canciones van solas y llevamos tocándolas desde hace mucho tiempo. Las antiguas nos han costado un poco más. Ahora mismo, los directos consisten en salir, disfrutar por el público y jugar con las canciones. A ver por dónde nos llevan, dependiendo de nuestro estado de ánimo y el del público. Es salir, ir a donde nos inviten a tocar y disfrutar.

Publicado el 12 de marzo de 2010 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ahí viene Quique González

Archivado en: Quique González, Enrique Urquijo, Los Secretos, de haberlo sabido, Personal, Salitre 48, Pájaros Mojados, Pequeño rock&roll, Enrique Bunbury, Avería y Redención, La caja de música

Quique González es un fuera de serie. Aunque trasmita la sensación pública de que tiene horchata en las venas, esa cadencia lingüística tan suya es adecuada para comprender tantas metáforas, ingeniosas comparaciones y esos cuentos transformados en canciones, como relatos cortos en cuartillas abandonadas. Madrileño de 35 años, el señor González siempre ha tenido un aire a Enrique Urquijo, por eso cuando éste, que en paz descanse, tomó 'Aunque tú no lo sepas', canción compuesta por Quique, cualquiera podría haber pensado que era un verdadero secreto...

Quique ya prometía con 'Personal', pero 'Salitre 48' supuso la confirmación de un artista cuyos genes transmiten una sensibilidad especial. Los primeros acordes de 'Salitre' permiten que cualquier alma solitaria visite un universo de existencialismos, costumbres olvidadas y preguntas cotidianas.  "Es tu corazon una montaña rusa y el mío un par de botas sucias". Con un espíritu rockero inconfundible, González desplega notas blues y country a raudales. Es de consumo pausado, obviando cualquier otra tarea vital. Precisa dedicación exclusiva. 'Día de Feria', '39 grados' o 'La Ciudad del Viento' ejemplifican este discazo. Si nunca has escuchado semejante poesía escrita, evapórate conmigo...

Cuando pienso en Quique, imagino a un individuo con el que compartir una copa en la barra de cualquier bar abierto hasta el amanecer o al mismo que recojes en una carretera comarcal y embutido en un traje aparentemente desgastado. Guitarra en mano. Con el pelo revuelto. De esos que tardan dos minutos en encenderse un cigarro y, finalmente, sueltan un seco 'gracias'. Mientras tanto, la radio escupe esculturas sonoras como 'Torres de Manhattan', 'Pájaros Mojados', 'Superman' o 'Pequeño rock&roll'...

El otro día, en plena noche cerrada, me caí en 'Avería y Redención'. Allí estuve durante un par de horas. Escuchando una y otra vez sus canciones. Cada cuatro frases, una se hacía mía. Soltaba eso de "tienes razón" o "nunca lo había pensado así". Ese es el poder de Quique: descifrar complejidades vitales a través de palabras corrientes. Os dejo con 'La casa de música'. No nos abandones, Quique.

 

 

Publicado el 31 de marzo de 2009 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Marcos Blanco

Marcos Blanco

Vigués. Gallego. Periodista 'todoterreno'. Entusiasta de la vida. Melómano. Loco del deporte. Celtista. Enérgico. Radiofónico. Así es Marcos Blanco, periodista que actualmente colabora en el Grupo de Comunicación Gente  con este blog, que nació un 19 de noviembre de 2008 con un 'post' sobre Jamie Cullum.

 

Esta web ha funcionado durante todo este tiempo como una banda sonora diaria, repleta de canciones que nos hacen amar la vida. Recuerdos, descubrimientos, opiniones, novedades, entrevistas o crónicas de conciertos han formado parte de 'Melómanos' y seguimos en la brecha:

 

marcosblancohermida@gmail.com

 

Enlaces

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD