miércoles, 29 de enero de 2020 02:16 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de El eterno suplente

Tiempo muerto

¿Pudo evitarse la muerte del georgiano Nodar Kumaritashvili?

Archivado en: Nodar Kumaritashvili, luge, Vancouver, Juegos Olímpicos de invierno, fallecimiento

No existe una conexión comprensible entre deporte y muerte, pero algunos deportistas han perdido la vida durante prácticas deportivas. El último que ha salido en los medios ha sido el georgiano Nodar Kumaritashvili. Falleció mientras se preparaba para la prueba de luge masculino en Whistler, uno de los escenarios de los JJ.OO. de invierno en Vancouver. Desde el punto de vista que tiene un aficionado, no daba crédito a las imágenes del accidente mortal. La Federación Internacional de Luge (FIL) y el comité organizador de los Juegos (VANOC) han señalado que la muerte de Nodar se debió a un error humano, ya que el deportista entró mal en la última curva. Probablemente, viajase a casi 150 kilómetros por hora en ese instante. David, su padre, ha confesado que a Nodar le daba miedo uno de los giros. ¿Lo entienden? No comprendo cómo es posible que un posible fallo humano haya provocado que el deportista se empotrase contra una viga de hormigón. Si uno se equivoca, ¿no existe otra estructura o disposición arquitectónica más adecuada para amortizar los posibles golpes? En el supuesto de que Nodar hiciese slalom gigante de descenso o saltase con sus esquís durante más de 100 metros en esa posición inclinada que tanto fascina al público, las posibilidades de catástrofe serían mayores. Eso lo sabemos todos. ¿Pudo evitarse la muerte de Nodar Kumaritashvili? Cómo ha dolido. Descanse en paz.

 

 

 

 

Publicado el 16 de febrero de 2010 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El eterno suplente

El eterno suplente

El míster te mira. ¿Vas a salir?, dice. Desde el banquillo, uno también juega su particular partido. Hablas, organizas, gritas, sufres, encestas, tiras a portería, sueltas un revés o cambias de marcha al llegar a la curva más peligrosa del circuito. No eres el protagonista ante las cámaras, pero te sientes vivo porque eres un loco del deporte. El deporte mueve masas y es un gran espejo para el ser humano que busca emociones fuertes y no entiende de límites.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD