viernes, 10 de julio de 2020 18:32 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Ander Izagirre

A topa tolondro. Viajes, escapadas y barzoneos

La trainera vasca conquista Bretaña

Archivado en: Reportajes, Viajes, Bretaña, Albaola

La asociación Albaola muestra en Morbihan (Bretaña) algunas joyas de la navegación histórica vasca: réplicas de un astillero y unas chalupas balleneras del siglo XVI y una trainera del XIX.

(Foto: François Berland).

Del reportaje Boga en Bretaña, publicado el 6 de junio en El Diario Vasco (para verlo bien bonito, aquí, en pdf):

"Este viaje a través del tiempo comienza con el olfato: nos llega un aroma de bacalao, aceite y ajo. La brisa también trae ráfagas de salitre y un olor a madera densa. Luego oímos voces, choques de tablas, martillazos rítmicos. Salen de un cobertizo construido con tablas de abeto, en cuyo interior se afanan dos carpinteros vestidos con blusas de lino y pieles de cabra. Están armando las cuadernas de una chalupa ballenera, golpeando con mazas los clavos elaborados uno a uno por un herrero artesano. Otros dos carpinteros calafatean con pez las junturas de una chalupa ya terminada. Y cerca de ellos, un cocinero, ataviado con pañuelo en la cabeza, camisa de lino y chaleco de lana, menea una cazuela de barro en la que va ligando la salsa de unas tajadas de bacalao al pil pil -esas cuyo aroma nos ha atraído hasta aquí-, listas para cuando los carpinteros acaben la faena.

Estamos en un astillero vasco del siglo XVI, idéntico a los que se levantaban en las campamentos balleneros de Terranova, pero recién injertado en mayo de 2009 y en la ciudad bretona de Vannes. Sus autores: los carpinteros y navegantes de la asociación pasaitarra Albaola, empeñada en recuperar y divulgar el patrimonio marítimo vasco".

"Debíamos estar aquí"

Han construido el astillero en pleno puerto de Vannes, sede principal de la Semana del Golfo de Morbihan, un evento en el que se reúnen mil embarcaciones tradicionales de media Europa. Cerca de la instalación vasca, una cuadrilla francesa ahueca un gran tronco con hachas de sílex y con brasas, para construir así una piragua prehistórica. Cuadrillas de artesanos dan los últimos retoques a las embarcaciones que durante la semana navegarán por el golfo: yolas y sardineras bretonas, veleritos modestos y grandes goletas inglesas, yates holandeses y alemanes, curraghs irlandeses forrados de cuero, incluso un drakar vikingo...

La navegación vasca tiene un puesto en Vannes gracias a la tenacidad de Albaola: "Teníamos que estar aquí", dice Xabier Agote, presidente de la asociación. "Los vascos se conectaron con el resto del mundo gracias a la actividad marítima y nosotros queremos mantener esa tradición. Nuestros antepasados fueron los mejores constructores navales, los mejores navegantes, los mejores pescadores de bacalao y los mejores cazadores de ballenas. En nuestra propia casa olvidamos esa parte de la historia, no somos conscientes de las enormes contribuciones que hicimos a la navegación mundial, pero los organizadores de esta Semana sí que las tienen muy presentes. Nos insistieron mucho para que participáramos en el encuentro". No son palabras vanas: a los navegantes de Albaola los tratan como a invitados estrella, bien destacados en los programas del evento y requeridos constantemente por los diarios y las televisiones francesas.

No extraña, porque su montaje resulta muy vistoso y cientos de paseantes visitan la instalación a lo largo del día. En el astillero de hace quinientos años, entre mazas, serruchos, toneles y velas tejidas a mano, muestran el esqueleto de una chalupa ballenera en construcción y otra chalupa ya completa: la Beothuk, con la que hace tres años navegaron por Terranova, vestidos con pieles de cabra, comiendo habas, queso y nueces, bebiendo sidra y acampando en playas, para recrear la vida de los balleneros hasta el último detalle.

Además, durante cinco días los remeros de Albaola navegan por los puertos de Morbihan a bordo de Ameriketatik ("Desde América"), réplica de una trainera del siglo XIX. La construyó Agote en 1998, en el astillero de Maine (Estados Unidos) donde completó su formación de carpintero de ribera. En vez de dejarla en un museo, Agote quiso que fuera el germen de un gran proyecto: pidió fondos a las comunidades vascas de las dos Américas y con esa ola económica llevó la trainera hasta Euskadi. Allí recorrió 29 puertos en 29 días y se convirtió en la nave emblemática de la naciente asociación Albaola. También es el ojito derecho de Agote: "La trainera fue un invento excepcional que revolucionó las técnicas de pesca y el modo de vida en nuestra costa. Navega con mucha elegancia, porque exige la compenetración de todos los remeros. Cuando se izan las velas -porque la trainera tradicional llevaba mástiles-, avanza rapidísimo. Es veloz, ligera y estable. Es el ferrari de la costa vasca". Cuenta, con una media sonrisa, que han venido a Bretaña a demostrarlo: al día siguiente hay regata.

Día de regata

El golfo de Morbihan ("mar pequeño", en bretón) compone un escenario muy vistoso. Es un mar interior de 115 kilómetros cuadrados, ocupado por un archipiélago de treinta o cuarenta islotes y un laberinto de cabos, calas, estrechos y bahías, todo ello abrazado por dos penínsulas cuyos extremos parecen a punto de tocarse. Entre las dos puntas apenas queda un canal de un kilómetro de ancho, el único paso al océano. Con las pleamares y las bajamares, las aguas se aceleran para atravesar la angostura y crean corrientes muy fuertes. Durante la marea baja parece que alguien ha quitado el tapón del desagüe: el golfo se vacía a toda velocidad y un tercio de su extensión se queda seco, formando unas marismas ideales para las aves acuáticas.

Durante la Semana del Golfo, las mil embarcaciones se dividen en siete flotillas y todos los días navegan un tramo distinto, de manera que van tocando los quince puertos principales del Morbihan, en los que se celebran festejos, conciertos y exposiciones. La trainera Ameriketatik está encuadrada en la primera flotilla, con yolas inglesas, galesas y bretonas de características similares a las suyas. Una regata decide cuál es la más rápida.

Llega el momento de los familiares y los amigos que acompañan a los miembros de Albaola en estas expediciones. Parece que vienen de turismo, pero sus brazos resultan imprescindibles a la hora de montar y desmontar el astillero, cargar con los pertrechos, preparar las comidas y, en este caso, remar desde Port Blanc hasta Larmor-Baden (veinte minutos) para confirmar que no hay mejor embarcación que la trainera vasca. Mediada la regata, algunas yolas se mantienen a la par de Ameriketatik y amenazan con dar guerra. Hasta que el patrón Agote empieza a dar voces a sus remeros, les pide series de diez paladas fuertes, y otras diez, y otras diez, y la trainera deja atrás a dos docenas de yolas. Albaola se lleva a casa la bandera de Morbihan.

DESPIECE:

Un tesoro con telarañas

Albaola es, sobre todo, una fábrica de ideas. Además de construir una pequeña flota histórica (chalupas, bateles, canoas, traineras...), los miembros de la asociación trabajan en mil iniciativas para rescatar el patrimonio marítimo vasco y difundirlo.

Lo difunden en el exterior con eventos como los de Bretaña, donde no sólo mostraron el astillero, las chalupas y la trainera ante miles de personas, sino que además montaron un stand con información turística de Euskadi (especialmente de Pasaia y Oarsoaldea, las entidades que financian la asociación). El fin de semana anterior Albaola también participó en la feria medieval de la cercana Guérande.

Pero su mayor empeño consiste en difundir nuestra historia marítima... en nuestra propia tierra. La navegación vasca fue punta de lanza mundial durante mucho tiempo, pero aquellos episodios permanecen envueltos en telarañas. Pocos saben, por ejemplo, que la primera actividad industrial en América del Norte fueron los hornos vascos de Terranova, donde producían cantidades colosales de aceite de ballena, el petróleo de la época.

Por eso, el astillero tradicional Ontziola, situado en Pasai Donibane, está abierto a los visitantes. Los miembros de Albaola quieren mostrar en vivo las técnicas de aquellos constructores de hace siglos, las aventuras de los navegantes, las odiseas de pescadores y balleneros. También invitan a participar en las navegaciones que organizan algunos fines de semana. Y emprenden viajes de recreación histórica como la vuelta a Irlanda en trainera, la navegación hasta Galicia en una chalupa de cuero arcaica o la expedición Apaizac Obeto en Terranova.

La estancia en Bretaña les sirvió para asistir a la convocatoria de un concurso que puede resultar muy jugoso: el de la red europea de puertos con patrimonio marítimo, una institución que nacerá en el año 2012 y estará compuesta por aquellas ciudades que cuiden y desarrollen su patrimonio. La pertenencia a esa red supondrá una promoción turística notable, por lo que Albaola quiere animar a Pasaia -o a cualquier otro puerto vasco- a que presente la candidatura.

Y queda el gran proyecto de Albaola: la Diputación de Gipuzkoa les ha cedido el viejo astillero de Ondartxo, en Pasai San Pedro, para que allí puedan construir una réplica del galeón San Juan, hundido en Terranova en 1565 y rescatado en 1978. La tarea, completamente artesanal y abierta al público, les llevará unos seis años. Ya sueñan con el día en que un galeón vasco vuelva a navegar por aquellas aguas boreales, quinientos años después.

Publicado el 10 de junio de 2009 a las 08:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 5

1 | Nahum (Web) - 10/6/2009 - 11:04

¡Qué pedazo de reportaje, Ander! Pensaba que me interesaba tres pimientos y me has enganchado desde la primera frase hasta ese final con deje melancólico. 500 años después.

2 | Sergio (Web) - 10/6/2009 - 17:08

¿Una trainera vasca en Bretaña?
¡Están locos, estos vascos! (que diría el otro)

3 | Ander - 10/6/2009 - 18:30

Gracias, Nahum. Por eso puse el bacalao, el aceite y el ajo en la primera línea: por si al lector le importaba un pimiento.

Sergio, la locura es ver una trainera así en nuestras propias costas: los supuestos entendidos en traineras les toman el pelo a los de Albaola a cuenta de los mástiles -a ver si los llevan para colgar la ropa, dicen-. Pura ignorancia: la trainera se inventó como embarcación de propulsión mixta, a vela y a remo. Y cuando hay viento, vuela. El ferrari de la costa vasca.

4 | alvarhillo (Web) - 10/6/2009 - 22:50

Precioso reportaje. Lo que más envidia me da es el astillero que montaron los de Albaola. Colecciono (más bién junto) herramientas antiguas de carpintería y espero algún día comprarme un llaut de pesca y restaurarlo. Te puedes imaginar lo que me hubiera gustado estar allí, tocando y oliendo la madera y la brea.

5 | Ander - 10/6/2009 - 22:52

Alvarhillo, si vienes a pasearte por la costa vasca, no dejes de visitar el astillero de Ontziola, en Pasajes de San Juan (Pasai Donibane), donde trabajan los de Albaola. Visita gratuita y jugosa.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Ander Izagirre

Ander Izagirre

Nací en San Sebastián en 1976. Soy periodista satélite. Kazetari alderraia naiz (leer más).

 

Ayuda para los mineritos

 

-PENÚLTIMOS VIAJES:

Karakórum (Pakistán, expedición al Broad Peak, 2010) /

Sáhara (campamentos de refugiados saharauis, 2010) / 

Bolivia (niños mineros, 2009) /

Bretaña (trainera de Albaola, 2009) /

Islandia y Groenlandia (2008).

 

-LIBROS (información y compra):

Cuidadores de mundos / Plomo en los bolsillos /

Los sótanos del mundo / El testamento del chacal /Trekking de la costa vasca

 

Libros de Ander Izagirre

 

 

-REPORTAJES:

"Mineritos. Niños trabajadores en las entrañas de Bolivia"

"Lurpeko haurrak"

"Las madres guaraníes saltan a la cancha"

"Vidas en la boca del infierno" (Islandia)

 

-EGOTECA: entrevistas y tundas varias

 

 

facebook.com/ander.izagirre

Enlaces

La primera etapa de este blog:

Aquel blog con ruedas:

Amigos y maestros:

- Entre Asia y Europa (Zigor Aldama)

- Las ciudades visibles (Oskar Alegría)

- Balazos (David Álvarez)

- Independent docs (Unai Aranzadi)

- Salam agur (Mikel Ayestarán)

- El kiliki errante (Daniel Burgui)

- Leitzaran (Xabier Cabezón)

- Sintomático (Miguel Carvajal)

- Vagamontañas (Eider Elizegi)

- Sergio Fanjul (pues eso)

- Mari kazetari (June Fernández)

- Harrikadak (Mikel Iturria)

- La buena prensa (Miguel Ángel Jimeno)

- Cosas de cumbres (Javier Marrodán)

- Diario de un escéptico (Jaime Martín)

- Momo dice (Lucía Martínez Odriozola)

- Fogonazos (Antonio Martínez Ron)

- Letras enredadas (Pedro de Miguel)

- El jukebox (Alberto Moyano)

- Allendegui (Juan Andrés Muñoz)

- El canódromo (Javier Muñoz)

- Eresfea (Josean Pérez Aguirre)

- Gente de internet (Leandro Pérez Miguel)

- Paper papers (Toni Piqué y Gonzalo Peltzer)

- El adversario (Carlos Ranedo)

- Carreras del mundo (Marc Roig)

- Un quiosco de malaquita (Mònica Roig)

- Un vikingo en Asia (Eric San Juan)

- Vagón-bar (Paco Sánchez)

- Vivir de buena gana (Miguel Sánchez Ostiz)

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD