lunes, 6 de julio de 2020 02:35 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Los relatos más bellos del mundo VII

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Los relatos más bellos del mundo

imagen

(viene del asiento del 17 de feberero de 2020)

            Una prueba irrefutable de la grandeza de la obra de Guy de Maupassant es su universalidad. Esta última, a su vez, queda harto demostrada con la disparidad de cineastas que se suceden entre las doscientas cincuenta y ocho adaptaciones del escritor acreditadas. Entre la nómina de realizadores que le han llevado a la pantalla destacan algunos de los grandes maestros de la historia del cine: Jean-Luc Godard y Jean Renoir, Kenji Mizoguchi y Robert Wise, Max Ophüls y Luis Buñuel... Y tampoco cabe duda de que si hay una pieza favorita de los adaptadores de Maupassant, ésa -por encima incluso de Bel ami (1885)- es Bola de sebo (1880).

            La historia de Elizabeth Rousset, la cocotte que es digna de un respeto mucho mayor que los matrimonios "decentes", que la empujan a los brazos del oficial prusiano que la desea, es todo un alegato contra las pretendidas "buenas costumbres" de la "gente de provecho", que se les llamaba en mi infancia. Probablemente, Maupassant quiso arremeter contra esa burguesía del segundo imperio francés, que más o menos debió de huir tras la debacle de su ejército en la guerra franco-prusiana (1870-1871), con la misma prisa que parten de Ruan los compañeros de viaje de Elizabeth -Bola de sebo para sus amantes- con rumbo a El Havre. Son tantas las prisas con la que quieren dejar atrás la patria -en El Havre aguarda el barco al Reino Unido- que incluso se han olvidado de las viandas con las que matar el hambre cuando ésta empieza a agobiarles en la diligencia. Aunque las señoras no se dignan ni a mirar a Bola de sebo, nadie hace ascos a su comida -ni siquiera las monjas-, cuando ella les ofrece toda su provisión. Y bien puede decirse que hace honor a su apodo. De hecho, comen ocho personas a dos carrillos.

            La camaradería que comienza a establecerse entre la cocotte y los burgueses es falsa, como tantas alianzas surgidas en la retaguardia y la vanguardia de todas las guerras. De modo que, la misma mañana en que Bola de sebo vuelve a la diligencia tras haber pasado la noche con el prusiano, condición que ha puesto el militar para que los franceses puedan seguir el viaje, las damas y los caballeros vuelven a despreciar a la cocotte cuyo sacrificio les ha permitido proseguir hacia El Havre.

            Como es sabido, la burguesía no tiene más patria que su dinero. De hecho, en la guerra franco-prusiana, el verdadero patriotismo estuvo representado por el pueblo parisino, alzado en armas en la Comuna para la defensa de su ciudad, contra los prusianos primero y los versalleses después, entre marzo y mayo de 1871. Considerado el primer levantamiento del movimiento obrero, el internacionalismo proletario no fue óbice para que aquella defensa de París también fuera un acto de patriotismo.

            Aunque siempre que voy a París visito el Muro de los federados en el cementerio del Père-Lachaise y el de la Comuna en concreto es un capítulo que me interesa por la admiración que me inspiran algunos comuneros -Nadar, Eliseo Reclus, Louise Michel...-, la historia del movimiento obrero me trae tan sin cuidado como la de la burguesía. A lo que voy es a la universalidad de Bola de sebo, que además de inspirar a Ernest Haycox y Dudley Nichols los desprecios que dedican a Dallas (Claire Trevor) sus compañeros de viaje en La diligencia (John Ford, 1939) unos años antes había sido el original versionado por Mizoguchi en Oyuki, la virgen (1935).

            Con todo, a mi entender, la adaptación más redonda de Bola de sebo es la estrenada en 1944 por Robert Wise bajo el título de Mademoiselle Fifi. Se trata en realidad de una mixtura de los dos grandes relatos de guerra de Maupassant, Mademoiselle Fifi (1882) es el otro. Es cierto que Wise solo toma de Bola de sebo el fragmento de la diligencia, el resto pertenece a Mademoiselle Fifi. Raquel, la prostituta que ha de entregarse en esta ocasión al oficial prusiano, es un trasunto de Judit de Betulia, quien, para salvar a su pueblo de los asirios, sedujo y decapitó a Holofernes. Bola de sebo, en menor medida, también es una representación de la prostituta patriota. De hecho, Wise decidió unir a las dos heroínas de Maupassant en una cinta de clara exaltación nacional porque en 1944 Francia volvía a estar invadida por todos los alemanes, no solo por los prusianos.

***

            Tengo la teoría de que la Gran Guerra suscitó más pacifismo que la Segunda Guerra Mundial. En el cine puede hablarse de todo un subgénero de obras maestras: ¡Armas al hombro! (Charles Chaplin, 1918), El gran desfile (King Vidor, 1925), Sin novedad en el frente (Lewis Milestone, 1930) y un largo etcétera. En la literatura inglesa, su participación en las trincheras de 1914-1918 determinó el pacifismo de autores como J- R. Tolkien o Robert Graves.

            Aún no he acabado de dilucidar por qué algunos escritores franceses que se batieron con más arrojo en aquel conflicto -Louis-Ferdinand Céline, Pierre Drieu-La Rochelle- acabaron siendo colaboracionistas con los invasores alemanes de su país en la siguiente guerra. Calculo que debió de ser por su antisemitismo, pero no lo sé.

            Desde luego, la que sí que me es desconocida, es la literatura alemana sobre la Gran Guerra. Recuerdo vagamente algo en mis lecturas de Hermann Hesse en la adolescencia. A excepción de su cine -que en tantos periodos del amado siglo XX contó entre los mejores del mundo-, no hay duda de que la cultura alemana -no solo la literatura- no me interesa. De modo que debo reconocer que, con anterioridad a Aventuras de un macuto, la pieza de Heinrich Böll incluida en Los relatos más bellos del mundo, este gran autor, uno de los más representativos de las letras del milagro alemán era un desconocido para mí.

            Mi segunda lectura de Böll -la primera fue El honor perdido de Katharina Bloom- no ha podido ser más halagüeña. Las historias construidas en torno a la peripecia de un objeto, que va pasando por diferentes dueños, suelen gustarme. En esta ocasión, el objeto es el macuto aludido. Lo estrena en septiembre de 1914 un tal Stobski, un joven polaco que aún no habla alemán cuando es reclutado por el ejército del Káiser. El infeliz está soñando con los buñuelos de su madre, mientras descansa en un "prado húmedo" durante el fragor de la batalla, cuando un obús cae sobre él.

            Una semana después, el macuto es encontrado en una trinchera inglesa, a ochocientos metros de donde fue alcanzado su primer dueño, cuando la posición es tomada por los alemanes. "Aquello fue cuanto de Stobski se encontró en este mundo", escribe Böll. Los alemanes creen que su soldado ha muerto como un héroe tras llegar a la trinchera inglesa. Por eso, el capitán del soldado escribe a su madre informándole de la heroica muerte de Stobski.

            Retomada la posición por los británicos, el macuto va a parar a manos de un soldado inglés, Wilkins Grayhead, quien pierde una pierna en un campo de Flandes y es licenciado. Como la paga de su empleo de conserje en un banco de Londres no le da para mantener su afición al tabaco y a la bebida, vende el macuto, que permanece durante una década en una chamarilería del Soho, junto a otros efectos militares de diferentes ejércitos europeos.

            Todo el lote es adquirido por un intermediario que se lo revenderá a un estado Sudamericano que se dispone a librar una guerra contra un país vecino. Allí forma parte de la impedimenta de un mercenario alemán: Reinhold von Adams, quien cae a consecuencia del disparo de un compatriota, también soldado de fortuna del ejército enemigo. Wilhelm Habke es su nombre.

            Cuando regresa a Alemania, Habke, quien se hace nazi -"ingresó en el partido de aquellos que vestían aquellos feos uniformes caquis"- le obsequia el macuto a su hijo Walter, contándole una historia fabulosa sobre el heroísmo con que lo llevó su abuelo. Ya en marzo de 1945, Walter es el soldado alemán que aparece muerto en la granja de la madre de Stobski. Ésta coge el macuto y lo dedica a guardar las cebollas sin llegar a saber que, treinta años antes perteneció a su hijo. Se cierra así un cuento tan antibelicista como hermoso.

            Puede que estos, reunidos bajo el epígrafe de Relatos de Guerra sean de los pocos textos de la selección que sí hacen honor al título y en verdad cuenten entre los relatos más bellos del mundo.

***

            Siempre me ha sorprendido el interés que las guerras carlistas, en buena medida culpables de la miseria que sumió a España en el siglo XIX, han despertado en los escritores más insospechados. Así, hay autores que sostienen que Conrad traficó con armas para los de "don Carlos", experiencia de la que habría ido a dejar constancia en La flecha de oro (1919), relato que, en efecto, tiene como protagonista a una dama pretendida -como el trono de España- por Carlos de Borbón.

            De lo que no hay duda es de que Ego te absolvo, la aportación de Oscar Wilde a la selección, está protagonizada por dos soldados de "don Carlos", de quienes creyeron que, "tras las fatigas y esfuerzos de Estella, España iba a ser suya". Pedro de Careaga es uno de ellos. Guerrillero en una partida comandada por un cura que responde al nombre de Miralles, quien pese a su ministerio no tiene ningún problema en fusilar a quien es menester con parsimoniosa indolencia. Al parecer se fusilaba así en las guerras carlistas. A mí me lo descubrieron las secuencias al respecto de Vacas (Julio Medem, 1992). Careaga presta su servicio como centinela la noche en que una hermosa mujer se acerca a su puesto montando un mulo. Tras derribar al animal de un disparo, la joven se le entrega. En ello está cuando es sorprendido por Joaquín Martínez, un compañero de armas que también quiere su parte del dulce botín. Como Careaga se niega, comienza una disputa. La primera en caer es la muchacha de un navajazo. Careaga no tarda en correr la misma suerte. El cura Miralles, acude al lugar atraído por el alboroto y tras absolver a Martínez le descerraja un tiro en la cabeza con esa parsimonia ya aludida.

***

            Según el antólogo anónimo, el nicaragüense Fernando Silva Espinoza fue uno de los autores centroamericanos que cobraron notoriedad a raíz del interés que despertó la literatura de las pequeñas repúblicas de aquella región, tras la concesión del Nobel en 1967 al guatemalteco Miguel Ángel Asturias.

            Francisco, la pieza de Silva Espinoza incluida, está ambientada durante una operación militar en la jungla. El narrador es un tipo que tiene que facilitar el paso de un río a una tropa, un acto del que se arrepiente. Durante la operación, se va fijando en los distintos jóvenes -¿acaso guerrilleros?- a los que tiene que ayudar. Acaba por decidir que uno bien podría haber sido su hijo. Ése precisamente será quien les traicioné.

            Un apunte al margen del relato, pero que sí denota cierto desdén, también percibido en ciertas palabras y frases atropelladas a lo largo de toda la edición: la ilustración de la página 387, que muestra un féretro con su ocupante, ha de ser la correspondiente a la siguiente narración, titulada El ataúd.

***

            Milovan Djilas fue un escritor yugoeslavo. Militante comunista y antiguo partisano, ocupó puestos de relevancia en los primeros gobiernos de Tito durante la posguerra. Hasta que sus críticas al sistema le acarrearon la expulsión del partido y la prisión. En La guerra, la pieza incluida en la selección, subyace esa camaradería pretendida por los comunistas entre los soldados y el pueblo. Se trata de una obra en verdad notable que versa sobre unos campesinos que tiran de un carro con el ataúd donde yace el cadáver de su último hijo. La evocación del Faulkner de Mientras agonizo (1930) ha sido inevitable.

            Los campesinos de Djilas dicen llevar a su muerto a enterrar a su casa. El mayor al mando de la chalana con la que han de cruzar un río no solo les cree, también les abre el paso conmovido después de que los paisanos le comenten que han perdido a todos sus hijos en la guerra.

            Pero otro labriego asegura al mayor que en la caja hay alguien vivo y el oficial ordena a uno de sus soldados abrir el féretro En efecto, el hijo de los campesinos esta vivo. El mayor, al comprender que se trata de un desertor, ya no atiende a los lamentos de sus padres: le pega un tiro y ordena a sus hombres que vuelvan a cerrar la caja; a los campesinos, que prosigan la marcha. El delator les asegura que él no quería "hacer daño a nadie", que les acusó ante el mayor porque supuso que dentro de la caja iba un espía. Excelente final para la mejor selección de Los mejores relatos del mundo.

 

Publicado el 6 de mayo de 2020 a las 00:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD