lunes, 20 de mayo de 2019 14:03 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

María, ex niña soldado en Colombia: "Intercambiar un fusil por un lápiz es complicado"

Archivado en: colombia, niños soldados, conflictos, igualdad, infancia, derechos, violencia

María·Fotografía: Olmo González

María·Fotografía: Olmo González

Según el informe más reciente, unos 250.000 niños y niñas soldados participan en todos los conflictos armados que existen en el mundo, aunque podría haber muchos más. La República Democrática del Congo, Uganda o Colombia, son algunos de los países donde se producen estos reclutamientos, pero la Coalición Internacional que intenta erradicar esta vulneración de derechos, dice, además, que la práctica se llevaba a cabo en 2007 en al menos 24 países, atendiendo a su último estudio global.

Diferentes acuerdos de paz y programas de desmovilización, han conseguido desde entonces liberar a miles de menores en lugares como Afganistán, Burundi, Costa de Marfil, Liberia, Congo o el Sur de Sudán, pero todavía se siguen robando demasiadas infancias, demasiadas vidas.

Este viernes, en el Día Internacional para acabar con la utilización de niños y niñas soldados, la Coalición Española exige al ejército y a la guerrilla colombiana que pongan fin de una vez por todas a su caza de menores. Hablamos del segundo país con más desplazados internos del mundo, y un 50% de ellos son menores de 18 años, según un comunicado de Coalición. En estos momentos, 11.000 menores podrían tomar parte en actividades militares en Colombia, y la mayoría de ellos lo hacen desde los 12 o 13 años. Un porcentaje muy alto de estos menores está formado por niñas, muchas de las cuales son obligadas a prestar servicios sexuales y a abortar si se quedan embarazadas. María, ex combatiente colombiana, no ha recibido este tipo de maltrato, pero sí ha sufrido muchas otras vulneraciones de sus derechos:

¿Cómo empezó todo y por qué terminaste siendo una niña soldado?

Ingresé con 12 años en un grupo armado por diferentes situaciones que entonces pasaban como el abandono del Estado hacia la poblacion campesina y el maltrato intrafamiliar.

¿Puedes describirme tu día a día como combatiente?

Un día normal transcurría haciendo guardias a las dos de mañana, a las cinco, me levantaba temprano para 'ranchar', que significa levantarse a cocinar para los demás compañeros, para cargar leña, tener el equipaje listo en caso de que tocase marchar o caminar por mucho rato...

¿En qué te convirtieron?

Me convirtieron en un soldado ilegal, en un hombre, sin identificarme como mujer, pero poco a poco he logrado salir y asumir otros roles femeninos.

¿Sufriste abusos sexuales?

No, se viven muchas experiencias de abusos, pero en mi caso no sexuales, aunque sí violentaron otros derechos míos como niña.

¿Cuándo pusiste fin a aquel reclutamiento?

Tomé la decision de abandonar el grupo armado porque no soportaba más el trato que los superiores me daban y no estaba de acuerdo con cosas que nos tocaba hacer. Era una niña y no tenía acceso a ver a mi familia, tenía que tener comportamientos de una persona adulta, asumir y enfrentarse a cosas que a mi edad no eran aptas, y permitir que vulneraran mis derechos como persona. Duré 4 años, me fui a los 16.

¿Cómo es tu vida ahora?

Estudio Trabajo Social, estoy ahora en el quinto semestre, y trabajo para la Fundación Benposta, en el proyecto 'Sembrando vida'. Hemos realizado talleres para compañeras que también se han desmovilizado, centrándonos en la particularidad de mujeres y niñas, para avanzar en la dignificación de su feminidad, para que se valoren, tengan autoestima, y entiendan lo importante de la perspectiva de género en cualquier proceso de reintegracion.

¿Qué secuelas señalarías como consecuencia de tu convivencia con aquel grupo armado?

He perdido mi niñez, la educación la recibe uno en una edad muy corta, hasta los 15 o 16 años. No disfruté de un trato digno, no me he realizado como cualquier otra mujer, no jugué con las muñecas o con otras cosas típicas de mi edad. Intercambiar un fusil por un lápiz ha sido lo complicado, y ver que ahora tus hijos sí pueden hacerlo, sí tienen una educación y una niñez.

¿Qué pedirías?

Pediría que por favor no haya más violencia contra los niños. Se vulneran sus derechos, pero hay muchas personas adultas que han ingresado siendo muy niños, con 10 u 11 años, y que ahora, con 24 o 30 años, aún continúan. Haría una llamada de atención a instituciones y gobiernos para fijarnos en esa parte, y decirles que la vulneración se vive también fuera de los grupos armados, hay mucho niño en la calle sin oportunidades de un hogar digno, una educación... Existe mucha falta de sensibilización de parte del gobierno, y podemos poner un grano de arena a las familias con escasos recursos que necesitan que les ayuden económicamente, impartiendo charlas también para que conozcan el valor que hay que darle a la vida. Una de las causas mayores para ingresar en un grupo armado es el abandono del Gobierno, y la indiferencia tan grande que éste te hace sentir.

*Enlace de interés: www.menoressoldados.org.

Publicado el 12 de febrero de 2010 a las 12:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 6

1 | Carfaja - 12/2/2010 - 16:17

Primero que todo colombia es un pais 100% democratico, respetado y libre, que la paz no la han robado un grupo de terroristas llamado farc.
Segundo nuestro ejercito reconocido como uno de los más profesionales del mundo, no recluta menores de 18 años y eso nos consta a todos los colombianos, yo reto a cualquiera que muestre un solo menor de edad reclutado en las filas regulares del ejercito. En donde hay menores de edad es en los auxiliares bachilleres, que ahí es donde prestan (o evaden) "el servicio militar" los bacuilleres recien graduados, lo que hacen es prepararse para ayudar a la policia en cosas simples, no tienen ningún tipo de armamente, creo que ni siquiera se los enseñan a manejar.
tercero, Colombia es un pais civilizado, moderno de principio a fin, ya es hora que dejen de pensar que somos una república bananera, un país de solo indios porque no es así. Que se cometen errores como en cualquier democracia, bueno, sucede hasta en las mejores familias, eeuu, españa, alemania, israel, etc

2 | JOED - 13/2/2010 - 00:11

Por favor dejar en claro que NO ES UNA NIÑA SOLDADO, es una niña que fue ilegalmente reclutada por un grupo guerrillero irregular, en Colombia los niños NO son reclutados por el Ejercito Regular.
No confundir, no desinformar por favor; Patricia tu post esta totalmente fuera de contexto.

3 | colectivo de Ciudadanos de Bneposta - 18/2/2010 - 22:58

Esto huele mal ya que la fundacion benposta esta intervenida por estafa y maltrato de menores y no ha destinado ni un centavo para estos proyectos, es màs se ha aprovechado de ellos. Basta con pedir información al Registro de Fundaciones del Ministerio de Cultura en MADRID.
Me parece que lo que relata esta joven sirve para que los patronos de la Fundación aprovechen de su desgracia.

4 | jerónimo - 19/2/2010 - 01:49

El arriba firmante "Colectivo de Ciudadanos de Benposta" es un farsante, además de un ignorante. Hay una asociación de ex-benposteños - bueno, en realidad hay varias, pero sólo una seria: la nombrada- que se denomina AIBEN colectivo de ciudadanos de Benposta, pero que para nada firmaria un comentario así... (aunque algún descerebrao hay en esa asociación...como en todas)pues, la dirección de la misma sabría distinguir la situación de Benposta Orense y las otras realidades de las Benpostas instaladas en Colombia y Venezuela, con organización aparte y en una realidad totalmente diferente a la España del 2009. En realidad el arriba firmante trata de injuriar cualquier cosa que suene a Benposta con la intención de dañar al P. Silva, su fundador... y no comprende que por dañar a una persona o familia en concreto no se debería dañar una labor y a otra gente que mantienen un compromiso "real" en esos paises.

Jerónimo Mejías (ex-benposteño años 82-86)

5 | jerónimo - 19/2/2010 - 02:04

Y por otra parte... el tema que se trate es de la militarización de menores de edad, no el tema de Benposta, la cual sólo se nombra de modo secundario. ¿A qué viene sacar en las opiniones a este artículo un tema que acontece en Orense- España?...es pura obsesión la de algunos, patológica parece, la de algunos

6 | manuel quintas - 02/9/2010 - 19:43

No entiendo el comentario de Jeronimo ni que interes tiene en tapar lo que es una realidad, hace unos dias me tropece con un buen amigo y me comento que parte de la venta fraudulenta de los bienes de Bemposta, fueron a parar a las ONG de Benposta en Colombia,me aseguraron que es verdad y que circula una declaración ante los juzgados que asi lo afirma un cargo importante de la Fundación, tratare de conseguir el documento judicial, estamos hablando de unos dos millones de euros, que se han quedado los responsables de Benposta Colombia. Por dinero todos hacemos labores humanitarias.
Si esto es verdad lo de la labor humanitaria y desinteresada, nada de nada

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD