sábado, 3 de diciembre de 2022 00:56 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

Padre Garralda: "Es más caro tener a un drogadicto en la calle que aquí"

Archivado en: jaime garralda, las tablas, droga, drogadictos, toxicomano, insercion social, integracion

imagen

A sus 91 años, Jaime Garralda, padre jesuita fundador de la ONG Horizontes Abiertos, una institución que desde hace 30 años lucha contra la marginalidad y por la reinserción de los presos, recuerda sonriente su época en el barrio del Tío Raimundo, en Puente de Vallecas. "Vivía con cuatro o cinco drogodependientes en una chabola de veinte metros cuadrados con suelo de tierra". Así pasó 16 años de su vida, donde entró en contacto con la miseria más absoluta y con la droga. A principios de 2011 inauguró en Las Tablas un centro para la rehabilitación de drogodependientes, donde en estos momentos residen unos cincuenta "enfermos", como él prefiere llamarles.

¿Cómo se ha integrado este espacio en el barrio tras la reticencia inicial de los vecinos?
Esos matrimonios jóvenes con hijos que compraron sus casas en Las Tablas y que nos recibieron como la peste, pronto se dieron cuenta de que tener a estos drogodependientes en el barrio era una garantía, no una amenaza. Después de recibir sus cartas de protesta, después de varias manifestaciones, hicimos una jornada de puertas abiertas y comprobaron que sólo son enfermos que quieren convertirse en personas. Ahora, muchos de esos vecinos trabajan como voluntarios, e incluso utilizan los domingos con sus hijos el campo de fútbol y de baloncesto que tiene el centro, compartiendo espacio con los internos.

¿Cuánto cuesta devolver a la sociedad a uno de estos drogodependientes?
El drogadicto es un enfermo con derecho a un tratamiento médico que resulta más barato que tenerles en la calle, pidiendo, robando, entrando y saliendo de la cárcel, volviendo a albergues, a hospitales... Todo eso genera un gasto mayor. En este hogar, concretamente, tenemos dos programas diferentes: uno dirigido a personas que necesitan un tratamiento muy intenso, con psiquiatra y demás; y otro para aquellas que están a punto de cantar victoria. La mayoría de los internos son hombres de entre 30 y 40 años enganchados al caballo o a la cocaína.

¿Cuál es el tiempo máximo de estancia?
Se marca un tiempo como norma, de seis meses, por ejemplo, pero algunos piden luego alargar su estancia para estar más fuertes antes de salir a la calle. Somos una gran familia, que es precisamente su gran carencia. Su día a día transcurre rodeados de un equipo formado por psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales, educadores.... personal necesario para tratar a enfermos graves, que es lo que son. Aquí llegan derivados del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid.

Con la experiencia que usted tiene en integración social, con niños, con mujeres, con familias... ¿a dónde cree que nos llevarán las consecuencias de la actual situación económica, con desahucios, con comedores sociales y bancos de alimentos desbordados...?
Una cosa es la pobreza y otra bien distinta la marginación. De momento, el salto a esta última no se está dando. Mi padre siempre me contaba esta anécdota, la de un funcionario de obras públicas que un buen día pone un cartel alertando de una curva peligrosa donde se mataba gente. Un buen día, y aunque la curva seguía teniendo su riesgo, se prescinde del cartel porque ya no hay accidentes.

¿Cómo repercute la falta de subvenciones, por ejemplo, en el día a día de este centro?
Nos cuesta infinito tirar del carro, pero hemos conseguido no desaparecer, como otras ONG's. Tenemos unas 150 plazas, aunque ahora sólo hay 50 internos. Queremos llenar estas casas y sacar al pobre marginado de la calle, porque en ella sufren mucho, y es una vergüenza que esto se permita en un país como este. Los drogadictos padecen una ansiedad brutal que les lleva a hacer de todo cuando no están siendo tratados pero, si les cuidamos, no pasa nada.

Publicado el 16 de noviembre de 2012 a las 08:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"Nuestra meta es que convivan personas con o sin minusvalía"

Archivado en: discapacidad, boccia, adil, leganes, integracion, deporte

imagen

"La meta es competir en igualdad de condiciones con otros deportistas de Leganés", explica Ángel T. Prats, presidente de Adil (Agrupación Deportiva de Integración de Leganés, en Madrid), y árbitro internacional de boccia que ya se ha paseado por Vancouver o Pekín. Además de la escuela de boccia, Adil, una asociación que lucha desde 1989 por el deporte como herramienta de integración para los discapacitados, tiene otras escuelas de fútbol sala, natación, atletismo, unihockey, y expresión y movimiento.

Su equipo de fútbol sala (de personas con y sin discapacidad) compite en la liga local del municipio, ha sido seis veces campeón y este año subcampeón de España de la Federación Española de Deportes para personas con Discapacidad Intelectual.

"No deberían existir diferencias, porque las personas que sufren algún tipo de discapacidad son, incluso, mejores deportistas que muchos, y para ellos supone un doble esfuerzo". Son las palabras de Arantxa Chillarón, terapeuta ocupacional encargada del área de Ocio y Deporte en el Centro de Atención a Minusválidos Físicos de Leganés.

Sus tardes las llena colaborando con Adil, dando clases de boccia, una modalidad deportiva similar a la petanca que practican especialmente los enfermos de parálisis cerebral, la dolencia más común entre sus alumnos -que tienen entre 40 y 60 años-, al lado de la distrofia muscular. "Haciendo boccia mejoran su autoestima, sus capacidades físicas y cognitivas, su atención, su memoria, el lenguaje... Pero me quedo, sobre todo, con sus caras de felicidad, con sus expresiones", explica Chillarón. "No hace falta nada más que ver sus rostros".

Taller de Expresión y Movimiento

El próximo 11 de diciembre, los alumnos del taller de Expresión y Movimiento de Adil (asociación integrada en su mayoría por enfermos de síndrome de Down y parálisis cerebral) actuarán en el Pabellón Europa de Leganés (19:00) mostrando trece coreografías, tal y como han hecho ya en el CC Rigoberta Menchú. Antes habrá diferentes demostraciones de las escuelas deportivas.

Publicado el 3 de diciembre de 2010 a las 11:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Día Internacional de las Personas con Discapacidad: El caso de José María Dueso

Archivado en: alcorcon, valencia, discapacidad, integración, deporte, tolerancia, jose maria dueso, boccia, paralimpiadas, paralimpico, tiro olimpico

imagen

Jose María Dueso sufre distrofia muscular, una discapacidad progresiva que hace diez años le obligó a utilizar silla de ruedas. "En ese momento buscaba en el deporte una oferta de ocio". Sin embargo, pronto se convertiría en deportista paralímpico, entrando en 2003 en la Selección Nacional de Boccia, una modalidad similar a la petanca que practican especialmente las personas con parálisis cerebral. Se llevó el bronce en Atenas, y en Pekín terminó cuarto. Ahora se prepara para Londres 2012, en el Centro de Referencia de Discapacidad y Dependencia de San Andrés del Rabanedo (León).

El tiro es su otra gran pasión, aunque no de forma profesional. "Quería hacer tiro adaptado, y como en Valencia, mi ciudad, no encontraba respuesta, contacté con la Federación Nacional de Deportes de Personas con Discapacidad Física. Fueron ellos los que me remitieron al Club de Tiro Olímpico de Alcorcón, donde me saqué la licencia", explica.

José Mosqueda, su presidente, le guió y le animó a ello. "Sigo con el tiro gracias a él", confiesa Dueso. Ya en su puesta en marcha, hace 18 años, el club alcorconero contaba entre sus miembros con tres discapacitados, que ahora son siete. "Ellos pueden tirar tan bien como cualquiera, sólo que necesitan herramientas específicas: un soporte, una mesa...", explica Mosqueda.

"Lo que siempre me ha dolido es que se les aparte, que se les deje fuera de concurso", añade. Y eso es precisamente lo que le acaba de ocurrir a José María. "El Club de Tiro El Quijote de Alcalá de Henares no me permitió participar en el V Open Nacional de Aire Comprimido al que había sido invitado el Club de Tiro de Alcorcón, por no contemplar la categoría de discapacitado. Me dijeron que podría tirar sólo fuera de concurso, y me negué", narra Dueso, que manifestó su malestar a través de un email personal dirigido a Santiago Gómez, presidente del club alcalaíno.

Gómez le respondió, aclarando que "en ningún momento se ha planteado excluir a algún colectivo", y que se habían ceñido a los reglamentos de la ISSF (la Federación Internacional de Tiro). Pero Mosqueda asegura que esto no ha ocurrido en anteriores convocatorias. Jose María, para quien este rechazo no supone trauma alguno, busca, haciendo público su caso, "que El Quijote se lo piense dos veces el próximo año, porque hay mucha gente que se calla, y eso no podemos permitirlo". En el desconocimiento reside, para Dueso, la principal causa de éste y otros ejemplos de falta de integración en el mundo del deporte.

Publicado el 3 de diciembre de 2010 a las 11:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD