sábado, 24 de octubre de 2020 15:25 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

La calle, lugar de todos y para todos

Archivado en: sin hogar, sin techo, universidad, centro de acogida santa maria la paz, ayuntamiento de madrid, ONG

imagen

2012 pasará a la historia por sus recortes, huelgas generales, desahucios, cinco millones de parados, un panorama hiriente que nos ha hecho gritar en demasiadas ocasiones eso de "la calle es nuestra", con más de 3.000 manifestaciones convocadas en Madrid. Hemos utilizado la calle para ejercer uno de los derechos fundamentales, pero también para perder parte de ellos, porque muchos de esos manifestantes no volvieron a casa una vez expresada su rabia, aunque su indigencia pasase desapercibida. El último recuento de personas sin hogar elaborado por el Ayuntamiento nos dice, por ejemplo, que el 23,6% tiene estudios superiores; y que de las 2.041 personas sin techo en la capital, un 66% permanece alojado en recursos sociales de la red pública y privada.

En esa red abrimos la puerta del Centro Santa María de la Paz (Hortaleza) y nos encontramos a Víctor, perito industrial de 58 años. No tiene barba, ni huele a alcohol. "Hay mucha gente con estudios, empresarios, personas que han vivido bastante bien, y que ahora, como yo, están en la calle", explica. En su caso, después de dirigir un almacén de hierros comerciales que facturaba al año más de tres millones de euros, lo perdió todo tras una expropiación. "El justiprecio que me dieron me arruinó. Las cosas pegaron un giro total, y ahora no tengo ni derecho a una paga", añade, sin dejar de nombrar a su mujer, que ha cruzado el charco en busca de nuevas oportunidades. Porque la calle también destruye familias.

Entre las 114 personas a las que este centro da acogida, la mayoría hombres de entre 45 y 60 años, vemos también a Pedro Pablo, de 44. Tras ocho meses de estancia, espera ahora el acceso a un piso de autogestión que le permita levantarse de nuevo. "Hace menos de dos años mantenía una vida normal, en Valencia, con mi trabajo de logística, mi pareja, el régimen de visitas con mi hijo, porque me separé... Todo comenzó cuando perdí un trabajo fijo y empecé a dar vueltas de un empleo a otro. Y cuando llevaba aquí tres o cuatro meses todavía no lo asumía", afirma.

Como él, Miguel Ángel, de 56 años, veía a la gente de la calle desde lejos, como "personas de mal vivir, sin ilusión por nada, pero me encontré otra cosa. A cualquiera le puede pasar esto", señala este ex empresario hostelero "con mala cabeza", que lleva un año y medio en la residencia.
Esta es la historia de tres manifestantes que un día salieron a la calle y nunca regresaron. Tres ciudadanos del mundo que lo han perdido todo menos lo imprescindible: las ganas. "Lo que tenía ya no lo tendré jamás, me voy a perder muchos años de mi hijo, por ejemplo, pero tengo ilusión", confiesa Pedro Pablo. "Yo sólo pido trabajar, y que la juventud tome conciencia de que no debe dejar de estudiar. Estar preparado en la vida sigue siendo lo más importante", concluye Víctor.

"No pueden quedarse aparcados"

En este albergue residencia gestionado por los Hermanos de San Juan de Dios desde hace 30 años, proporcionan habitación, cuatro comidas al día, asistencia psicológica, asesoramiento... "Se integran además en las actividades cotidianas como la limpieza, la cocina, la descarga de donaciones, la biblioteca... Y organizamos talleres de manualidades, teatro, informática, jardinería, habilidades sociales, yoga... para que durante el tiempo que estén aquí no se queden aparcados, que es un problema de este colectivo", explica Juan Antonio, uno de los Hermanos.

 

Publicado el 8 de marzo de 2013 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

"Si no voy al servicio, sufro cólicos de riñón terribles"

Archivado en: discapacidad, universidad complutense de Madrid, jose luis mora, recortes, crisis

imagen

Jose Luis Mora estudia segundo de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid, carrera que compagina con el tercer curso de la Escuela Oficial de Idiomas y con su afición a la pintura. A eso de las diez de la mañana, Begoña, una compañera de clase, le espera a las puertas de la facultad. Hasta aquí, todo normal en un joven de 21 años, risueño y con ilusiones.

Entre otras de sus hazañas, "conduzco desde los tres años", bromea. Lo hace tumbado, a bordo de una silla eléctrica que maneja únicamente con la barbilla, a través de un mando y de varios botones. Desde que nació, en La Paz por cierto, sufre artrogriposis múltiple congénita, una enfermedad que mantiene rígidas sus articulaciones y que le impide generar músculo.

Pero, gracias a sus compañeros, que le ayudan a subir en el ascensor, que la abren la puerta, que le dan el desayuno o que le pasan los apuntes y, sobre todo, gracias a sus ganas, su vida académica se parece mucho a la de cualquier otro joven de su edad. En cuanto al estudio propiamente dicho, "como no puedo pasar las hojas con la mano ni subrayar, lo esquematizo todo en la memoria y se me tiene que quedar sí o sí. Y los exámenes los hago orales, aunque viene un becario de la oficina de integración para rellenarlos, en el mismo aula que el resto. Por lo demás, soy un alumno normal", reconoce sin perder la sonrisa ni un solo segundo.

Y como cualquier estudiante, como cualquier persona, tiene una serie de necesidades fisiológicas que hasta ahora podía cubrir gracias al servicio de apoyo sociosanitario que prestaba la Universidad Complutense, a través del cual, una persona le acompañaba al baño a media mañana. Aquí comienza la desigualdad, las odiosas diferencias. Porque el servicio ya no existe. Los recortes le han hecho desaparecer, aunque apenas supone "unos 600 euros al mes, que es lo que cobra una persona contratada para atender a Jose Luis y a otros seis jóvenes con discapacidad que estudian en esta universidad", explica Javier Font, presidente de FAMMA-Cocemfe.

Como consecuencia, aparte de la cuestión higiénica, el sufrimiento de Jose Luis se incrementa. "Si no voy al baño me dan cólicos de riñón terribles, y tengo que beber agua para que se me pase. Además, me fastidia el esfuerzo extra que tienen que hacer mis padres", confiesa.

Desde septiembre, cuando se eliminó la atención a este estudiante, Isabel y Jorge, sus progenitores, se las tienen que apañar para trasladarse a la facultad a media mañana y suplir así la atención recortada. "Para mí supone un trato vejatorio. Jose controla esfínteres, pero hay muchos que no, que van con pañal, y sus compañeros les excluyen porque huelen mal", opina la madre.

Por su parte, la Universidad, afirma Font, "ha mostrado una falta de sensibilidad total. El rector no ha sido capaz de recibirnos para buscar una alternativa, y desde el gabinete de Comunicación nos han dicho que cuando alguien se rompe una pierna tiene que buscarse la vida para ir a la facultad. Vamos a denunciarlo y preparamos una movilización para el 12 de diciembre". Como Jose Luis, otros 300 alumnos con discapacidad estudian en la Complutense.

Publicado el 30 de noviembre de 2012 a las 09:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Laboratorio de ideas en Puerta del Ángel

Archivado en: energias, energias renovables, energia solar, medio ambiente, puerta del angel, madrid, innovación, solar decathlon europe, universidad, arquitectura, vivienda

imagen

Estudiantes, en su mayoría arquitectos, los futuros profesionales que algún día actuarán en nuestras ciudades, han levantado esta semana en el escenario Puerta del Ángel su particular laboratorio de investigación sobre técnicas de ahorro energético. Son las viviendas del futuro, casas solares, innovadoras y eficientes, en tamaño real, que abren sus puertas al público del 14 al 30 de septiembre. Comienza así la última fase del Solar Decathlon Europe, una competición internacional en la que participan veinte equipos de trece países diferentes.

Entramos en la denominada Villa Solar, en la Casa de Campo, en plena fase de montaje y nos acomodamos en el salón -revestido de corcho- del bautizado como 'Andalucía team', un grupo formado por alumnos de las universidades de Sevilla, Málaga y Jaén. Uno de ellos es Rodrigo Morillo. "Esta casa se basa en la tradición mediterránea y lo más característico es el patio tradicional, reinterpretado tecnológicamente. La cubierta puede abrirse y cerrarse y tiene una parra que cumple la misma función".

El precio aproximado: mil euros el metro cuadrado.
Continuamos con la visita y esquivando todo tipo de herramientas accedemos a la casa ideada por miembros de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. "Hemos intentado utilizar los sistemas que ya existen en el mercado, crear una primera piel climática, un invernadero, y colocar módulos de madera dentro para dar respuestas a las necesidades más domésticas de la habitabilidad", explica Bernat, presentando un inmueble cuyo valor rondaría los 140.000 euros.
Tanto los catalanes como el resto de 'decathletas', que llevan dos años diseñando planos y realizando simulaciones, se someterán ahora a diez pruebas que van de la comunicación a la ingeniería. Mientras tanto, todo aquel que lo desee podrá visitar la Villa Solar de forma gratuita para ver de cerca estas y otras viviendas y para participar en diferentes actividades. Más información en Sdeurope.org.

Propuesta nipona: vivir con plantas y sol
Entre los participantes extranjeros nos encontramos con Ángel Mora, estudiante de la Universidad de Chiba, una de las más grandes de Japón. En el porche se ultiman los detalles en la rampa de acceso. "Esta casa se basa en el sol, la cultura y la vida con plantas. Cuenta con una especie de refrigerador que hace que crezcan un 75% más de lo normal. También queremos rescatar la comunicación entre las familias con esta terraza, con este punto de encuentro". Su precio: 700.000 dólares..

Publicado el 14 de septiembre de 2012 a las 13:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Aznar pierde las formas en Oviedo

Archivado en: jose maría aznar, pp, oviedo, universidad, crisis

imagen

"Criminal de guerra", "asesino", "fascista", "terrorista"... con estas palabras comenzaba ayer el baño de multitudes del ex presidente Aznar en la Universidad de Oviedo. Hasta allí acudió José María para impartir una conferencia sobre la crisis económica, y para soltar perlas como: "el jefe de los pirómanos no puede ser nunca el capitán de los bomberos", en referencia a Zapatero.

Pero, parece ser que a Aznar le gusta insultar pero no que le insulten, y así fue como decidió 'sacar el dedo' a aquellos estudiantes que decidieron, como él, contratacar a una persona con la que no comparten absolutamente ningún pensamiento.

Y yo me pregunto, el ex presidente pierde las formas en un lugar a donde supuestamente se va a dar ejemplo, y Esperanza Aguirre insulta en vivo y en directo a un compañero de partido. O mucho me equivoco o algo no se está haciendo bien. La cuestión es que don Jose María tuvo que entrar este jueves en la Facultad de Económicas por la puerta de atrás, y que varios jóvenes fueron expulsados por la seguridad privada de la institución sin ningún tipo de miramiento.

 

LA VISIÓN DE EL INTERMEDIO (LASEXTA)

P.D.: Un poco de tolerancia.

Publicado el 19 de febrero de 2010 a las 08:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD