domingo, 29 de marzo de 2020 10:15 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Inma Salazar

Noticias de Burgos

La protesta en la calle se impuso a la huelga

Archivado en: Economía, crisis, huelga general, 29-M, sindicatos

Y ahora, ¿qué?, se preguntarán muchas personas después de la jornada de huelga general del 29 de marzo.

Lo cierto es que si la guerra de cifras en cuanto a seguimiento es práctica habitual en cada convocatoria, según sean los sindicatos o la patronal o la Administración quien pone sobre la mesa las cifras de participación, lo cierto es que la protesta del jueves, más allá del éxito o fracaso con el que unos y otros la han calificado, culminó con manifestaciones masivas en las principales ciudades españolas.

También en Burgos, donde el rechazo a la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy sacó a la calle a 9.000 personas, según la Delegación del Gobierno en Castilla y León, cifra que los sindicatos elevan hasta las 20.000. Lo cierto es que desde la redacción de Gente en Burgos, en el nº 9 de la calle Vitoria, fuimos testigos del desarrollo de la misma y transcurrieron 55 minutos de reloj desde la cabeza de la marcha hasta la cola. Seguramente no fueron ni 9.000 ni 20.000 los manifestantes, pero teniendo en cuenta que en Burgos capital la cifra de parados a 29 de febrero ascendía a 18.921, me inclino a estimar una participación próxima a las 15.000 personas.

En Castilla y León, la Delegación del Gobierno cifra en 76.800 el número de manifestantes por las principales ciudades de la región y los sindicatos hablan de 160.000. De nuevo guerra de cifras que no lleva a ninguna parte. Tras observar la participación que han tenido las manifestaciones en las principales ciudades españolas, la conclusión a la que se llega es que la protesta social en la calle ganó a la protesta en los centros de trabajo, muchos de los cuales bajaron la persiana para evitar incidentes y problemas con los piquetes y otros acordaron ese día que fuera vacacional, de asuntos propios o recuperable.

Publicado el 30 de marzo de 2012 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

29-S: la última palabra, el trabajador

Archivado en: 29-S, huelga general, economía, trabajo, sindicatos

Quiero pensar que el trabajador sea el próximo día 29 quien tenga la última palabra respecto a la convocatoria de huelga general, pero me temo que en muchos casos no va a ser así. Las declaraciones que nos dejan desde hace días los dirigentes sindicales de CCOO y UGT, convocantes de la protesta, hacen presagiar una jornada ‘caliente’ en la que los piquetes ¿informativos? van a intentar, ya intuimos como, que la protesta resulte un éxito. Los sindicatos se la juegan.

Tan respetable es la decisión de aquellos trabajadores que quieran apoyar la movilización y ejercer el derecho de huelga, como la de aquellos otros que ese día quieran cumplir con normalidad su jornada laboral.

En Burgos, el pasado 8 de junio, con motivo de la huelga general en el sector público, los piquetes impidieron que los autobuses salieran de cocheras, con el consiguiente perjuicio para miles de usuarios que no pudieron llegar a tiempo a sus puestos de trabajo por no disponer de transporte alternativo. Es deseable que esta situación no se vuelva a producir y que los servicios mínimos que se establezcan se cumplan con absolutas garantías para trabajadores y usuarios, especialmente en el transporte público y en sectores como sanidad, seguridad y protección civil.

Hacer uso del derecho a trabajar es igual de constitucional como apoyar una huelga. Lo que resultaría inaceptable es que el 29-S se hable de éxito por parte de los sindicatos y éste se deba a la acción violenta de los piquetes.

Esperemos que la normalidad sea la tónica dominante.

Publicado el 24 de septiembre de 2010 a las 12:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Fracaso sindical

Archivado en: Laboral, huelga, Sector Público, funcionarios, sindicatos,

Excepto para los convocantes, la opinión generalizada es que la jornada de huelga en el sector público del martes día 8, a la que estaban llamados 24.000 trabajadores, ha resultado un auténtico fracaso, y no es solo una impresión, sino que las cifras hablan por sí solas: en la Administración General del Estado en Burgos, la movilización fue secundada por un 6,46% de los empleados públicos; en la Diputación Provincial, por 14 de los 1.237 empleados con que cuenta esta institución; en la Delegación Territorial de la Junta, por un 3,66% de los efectivos; y en el Ayuntamiento, por un 8,99% de los trabajadores, según los datos facilitados por las distintas administraciones, que difieren notablemente de los proporcionados por los sindicatos convocantes, que elevaban hasta un 70% el seguimiento de la huelga.

Sin embargo, y a pesar de la escasa participación, fueron miles los burgaleses que se vieron afectados en el desarrollo de su actividad diaria, al verse suspendidas todas las líneas de autobuses urbanos. La presencia de un piquete a primera hora de la mañana en las cocheras municipales de la carretera de Poza impidió que no pudieran cumplirse, al no poder garantizarse la seguridad de los recorridos, ni tan siquiera los servicios mínimos establecidos: 17 de las 57 líneas existentes, y miles de usuarios se vieran obligados a buscarse la vida para llegar a sus centros de trabajo o destinos. Como suele ser habitual, los piquetes coactivos hicieron acto de presencia allí donde sabían que más daño podían hacer y, con ello, lograr una mayor repercusión a su protesta.

Sumarse o no a la huelga queda a la entera libertad del trabajador, en este caso de los empleados públicos. La convocatoria de huelga llegaba tarde y mal, pues a nadie se le escapa que las medidas adoptadas por el Gobierno no tienen marcha atrás.

Publicado el 10 de junio de 2010 a las 13:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Empleados públicos

Archivado en: Economía, empresa, sindicatos, Función Pública, empleados públicos, funcionarios

Representantes de CC OO, UGT y CSI-CSIF en Burgos explicaban esta semana en rueda de prensa las razones por las que se oponen a las últimas medidas anunciadas por el Gobierno de Zapatero y el plan de movilizaciones que incluye la convocatoria de una huelga general el día 8 en el sector público.

La media hora larga que duró la comparecencia estuvo centrada en explicarnos que la imagen de los empleados públicos, “no es la que se pretende dar tanto por parte del Gobierno como desde algunos medios de comunicación”.

Les traslado algunas de las matizaciones que realizaron:

‘El empleado público está mal remunerado y las reivindicaciones que ha venido realizando son mínimas; sus retribuciones son bastante modestas’. ‘El empleado público no es un privilegiado, la mayoría ha entrado con unas oposiciones, en muchos casos fuertes’.  ‘Un 70% de los empleados públicos tiene salarios de entre 1.000 y 1.500 e y hay muchos que no llegan todavía a 1.000 e’. ‘En 10 años, el empleo público en España ha crecido un1%; estamos por debajo de la media europea’. ‘No somos un país de funcionarios, como se dice en las tertulias radiofónicas’. ‘Colectivo más solidario que el del empleado público en cuanto a retribuciones es difícil que lo encontremos’. ‘Son injustas y gravísimas las medidas de este Gobierno, de nuevo es el empleado público el pagador de una situación de déficit.Se produce la mayor agresión contra el empleo público de la historia’. ‘En la Administración hay importantes y muy buenos profesionales’. ‘Esto forma parte de una estrategia para cargarse a los empleados públicos y los servicios públicos’. ‘Los empleados públicos no somos algo extraño, formamos parte de los trabajadores, trabajadores con buzo, con corbata o con casco’. ‘La eventualidad del empleo público es de entre un 20 y un 30%’. ‘Desde 1982, la pérdida de poder adquisitivo del empleado público ha sido del 23,28%’.

Sindicatos ‘'dixerunt'.

Publicado el 21 de mayo de 2010 a las 00:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Con la que está cayendo…

Archivado en: Sindicatos, CCOO, Congreso Regional,

Viernes 6 de febrero, ¿qué mejor que un desayuno de trabajo para acabar la semana laboral?
Invitaba CCOO para informar del IX Congreso Regional que este sindicato celebrará en Burgos los días 11,12 y 13 de febrero.

A un lado de la mesa, los líderes regionales de la Unión Sindical de CCOO de Castilla y León, con su secretario general Ángel Hernández Lorenzo, a la cabeza, acompañado por el secretario de Organización Juan José Hermoso; el secretario de Comunicación, Juan José García; y el secretario general de Burgos, Fidel Ángel Velasco. Al otro, los periodistas.

Tras las obligadas explicaciones sobre la cita congresual, en la que participarán 318 delegados, a la que han sido invitadas 140 personas de todos los ámbitos de la vida socio-laboral regional, nacional e internacional, y en la que se discutirá la política del sindicato para los próximos cuatro años, se pregunta a los sindicalistas de CCOO si con la que está cayendo, no sería momento para intensificar las protestas, para convocar una huelga general. Ángel Hernández es rápido en la respuesta: “Convocarla es una cosa, se tarda quince minutos, pero hacerla, y hacerla para ganarla es otra. En estos momentos, ir a una movilización de ese tipo no sería entendida y creo que todavía no hay razones para ello”. Hernández ahondó en las explicaciones: “Nosotros, tradicionalmente en España cuando hemos hecho huelgas generales, nosotros y nuestros compañeros de la UGT, es cuando los poderes públicos atentan contra cuestiones legislativas o de derechos laborales que tenemos conseguidos los trabajadores”.

Hernández calificó el momento actual que vivimos como “crítico” y “trágico”, insistió en que estamos en una crisis económica y financiera internacional, pero que hoy por hoy, “los derechos de los trabajadores y de los ciudadanos no están siendo agredidos ni por el Gobierno central ni por el Gobierno de la Junta de Castilla y León. Hoy no hay razones para convocar una huelga general. Mientras no veamos que el Gobierno de la nación nos pone un ‘decretazo’ al uso encima de la mesa, no hay condiciones para una huelga general. No se trata de buscar una reacción de los sindicatos en función del color político de quien gobierna. Hemos hecho huelgas a los gobiernos socialistas en la época de Felipe González, se las hemos hecho al Gobierno de José María Aznar y, desde luego, que nadie tenga ninguna duda que si el Gobierno de Zapatero intenta ir por esos mismos derroteros se encontrará con una oposición firme del movimiento sindical y en concreto de CCOO. En estos momentos, repito, no nos vemos atacados en los derechos fundamentales básicos de los trabajadores ni creo que de la ciudadanía”.

El líder regional de CCOO recordó que su sindicato llevaba más de tres años avisando de las debilidades del modelo de crecimiento económico español y de las consecuencias que podría tener haber estado creciendo exclusivamente de la construcción de edificación y tirando del consumo interno, del endeudamiento de las familias, de las empresas y del Estado.

El desayuno informativo, como no podía ser de otra forma, transcurrió en un ambiente distendido y cordial. En este comentario que ya concluyo, por aquello de no aburrirles, he querido hacer un mayor uso de los entrecomillados que de la cosecha propia, porque las reflexiones que nos ha dejado en Burgos este sindicalista, que volverá a ser elegido la próxima semana secretario general de CCOO en Castilla y León, creo que bien valen más de un intercambio de opniones. Por si les ha sabido a poco, aquí van otras de sus reflexiones:

- “Los problemas laborales de hoy, si no se encauzan, van a ser conflictos sociales no tardando muchas fechas”.

- “Ahora es necesario que todas las Comunidades Autónomas tiremos en una misma dirección para intentar sacar este país adelante. Cuando acabe este año, sin ser agorero ni pesimista, todos los indicadores nos ponen en cuatro millones de desempleados, un endeudamiento público tremendo. La octava potencia económica de este país tiene que atender a sus trabajadores, tiene que atender a sus ciudadanos, pero hay que buscar un nuevo modelo industrial, un nuevo modelo de servicios para dar ocupación a estos millones de parados, porque la salida no puede ser volver a hacer 800.000 viviendas todos los años”.

- “Vamos a tardar una temporada larga en volver a recuperar los indicadores económicos, de empleo, etc., que hemos estado disfrutando hasta hace escasamente un año”.                                           

- “El crédito solamente se da a aquellas instituciones o personas que tienen suficientemente garantizado que no va a haber riesgo, cuestión que la banca debería de haber hecho siempre. Tenemos un problema de crédito, tenemos un problema de sistema financiero y tenemos un problema estructural industrial, porque nuestra industria, mayoritariamente es dependiente de decisiones que se toman a miles de kilómetros de aquí”. 
                                                                                         
- “La diferencia entre el crack del 29 y la situación actual es que ahora en el mundo más civilizado las colas son para entrar en el INEM y salir con la cartilla con un subsidio durante un tiempo y en el 29 era ir con un cazillo a que te dieran de comer en la beneficencia. Esto es una crisis tremenda del modelo capitalista”.

 - “En España llevamos varias décadas sin política industrial; de casas rurales, de bares y de sol no se vive. Esto ha estado muy desatendido, no hay una planificación industrial. ¿A qué sectores ahora hay que dirigirse? ¿En qué se va a invertir? ¿En dónde se van a invertir los recursos económicos públicos y privados de este país para ese nuevo modelo? Esta es la gran pregunta y el gran reto de  partidos políticos y de todos los que estamos en esta situación.”
------------------------------------------------------------------------------


Y como lo prometido es deuda, aquí va mi recomendación literaria de la semana, en esta ocasión recogiendo la sugerencia de Guillermo.

“Tengo miedo de dormirme y que el cuerpo me deje de funcionar, que amanezca hecho una piedra. Y, si le soy sincero, a veces es lo que deseo”.
Inquietud en el Paraíso. Óscar Esquivias

Publicado el 6 de febrero de 2009 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Inma Salazar

Inma Salazar

Inma Salazar es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco y desde septiembre de 2006 directora de Gente en Burgos. Su trayectoria profesional arranca en Radiocadena Española, continúa en Radio Nacional de España, se extiende por Diario 16 Burgos, se complementa con colaboraciones en diversas publicaciones y desde septiembre de 1999 se desarrolla en el periódico Gente en Burgos.
En este espacio, la periodista se asoma al mundo para compartir con los lectores sus puntos de vista sobre cuanto acontezca a orillas del Arlanzón o... en cualquier otro lugar de esta ‘aldea global'.

Enlaces

Burgosfera

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD