viernes, 19 de julio de 2019 19:58 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Patricia Costa

Asuntos pendientes

Dificultades para comprender el mundo y manejarlo

Archivado en: adisli, inteligencia limite, hortaleza

imagen

Pablo, de 22 años, tiene novia (María), vive en Tres Cantos y cada día acude a su puesto de trabajo en Valdebernardo. Hasta aquí, todo normal. Pero detrás de esta normalidad se esconde una lucha constante por convertirse en una persona autónoma y con las mismas oportunidades. A Pablo le cuesta manejar el dinero, calcular el tiempo, los trayectos, las medidas... También le resulta difícil expresar sus sentimientos, relacionarse con los demás, llamar por teléfono a alguien, dominar su teléfono móvil... Pablo sufre discapacidad intelectual ligera, una enfermedad que, junto con la inteligencia límite, afecta a un 1% de la población.

200 de esas personas, de esas familias, entre las que se encuentra nuestro protagonista, se resguardan bajo el paraguas de Adisli, una entidad sin ánimo de lucro, con quince años de trayectoria, que busca mejorar la calidad de vida de estas personas y de sus familias a través de un programa de desarrollo personal. En él participa Pablo cada tarde, acudiendo a la nueva sede que el colectivo ha inaugurado en Hortaleza, única en la Comunidad de Madrid.

Allí aprende a comprar, a organizar su ocio, cuestiones de higiene personal, sexualidad y otros aspectos necesarios para vivir en sociedad. Ubicado en el número 63 de la calle Dionisio Inca Yupanqui, el espacio, cedido por el Ayuntamiento, cuenta con 600 metros cuadrados y sustituye al anterior local, de 100 metros, que el colectivo utilizaba en Pacífico. Además, en el piso de Ventilla, del que Adisli dispone para personas con discapacidad intelectual de edad avanzada, a Pablo le enseñan a planchar, a poner una lavadora o a prepararse una tortilla.

Drama familiar

Para Belén Meyer, madre de Pablo, "nuestro principal drama es pensar en cuando faltemos, porque somos su apoyo fundamental. Mientras tanto, este centro es ahora su punto de referencia, porque aquí se siente importante, no sobra", explica. Gracias a Adisli, su hijo ha descubierto el sentido del humor, "algo que antes no entendía". También queda con otros jóvenes para salir, "hace deporte y está más estabilizado emocionalmente", apunta. Su particular batalla comenzó con la escolarización. "Una profesora me dijo que el niño no respondía. Fue a los 4 años. Empecé a buscar ayuda, pero no sabía dónde hacerlo, hasta que en 1997 conocí Adisli". El diagnóstico final llegaría cumplidos ya los 11 años.

En el programa de empleo que la asociación imparte cada mañana nos encontramos a Roberto, de 29 años, buscando trabajo a través de Internet. "Me gustaría conseguir algo de reponedor o en la industria del plástico", confiesa. A su lado, otras personas con inteligencia límite preparan incluso oposiciones, una herramienta más para sobrevivir en una sociedad que les pondrá a prueba continuamente.


Publicado el 5 de abril de 2013 a las 10:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El sobre sin dinero de Asun

Archivado en: EMVS, Madrid, desalojos, alquiler social, PAH, manoteras, sanchinarro, hortaleza, hipoteca

imagen

El temido sobre, ese que notifica tu futura mudanza a ninguna parte, cayó en el buzón de Asun Querol hace ya algunos meses avisándole del desalojo abortado finalmente el pasado día 8 en Sanchinarro, gracias al apoyo popular.

Ahora, esta mujer de 55 años, que sustenta a una familia de seis con su sueldo de 800 euros, espera que la próxima correspondencia de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo recoja una solución que le permita conservar su hogar a cambio de un alquiler bajo, de unos 300 euros. "La EMVS dijo una semana antes del intento de desahucio que la compañía se quedaría con la vivienda pero que Asun y su familia podrían seguir viviendo en ella pagando un alquiler de unos 325 euros al mes. Luego se echaron atrás y, el jueves, horas antes del desalojo, le plantearon un mes para pagar la deuda, que asciende a 22.000 euros. Es mentira que se le haya ofrecido otra cosa y que Asun no haya aceptado", aclara un portavoz de la recién creada Oficina de Apoyo Mutuo de Manoteras.

Lo que quiere Asun es renegociar la deuda, después de haber dejado de pagar las mensualidades durante tres años, al encontrarse en paro tanto ella como su marido Emilio Martín. "Hubo momentos en los que no podía ni comprar un litro de leche. Ahora llevo tres años trabajando en la lavandería de una residencia de mayores y puedo pagar, pero algo, unos 300 euros. En esta casa vivimos nosotros y, desde hace un año, mi hija Sandra, su marido y sus hijos, de dos y tres años. Sólo trabajo yo, y los mayores nos bastamos con un café negro, pero los niños necesitan leche, yogures... Encima mi yerno es gitano y le cuesta el triple encontrar empleo", explica la propia Asun.

Lamentablemente, el correo de los desahucios, con la EMVS o con cualquier entidad financiera como remitente, ha sido recibido por otros vecinos de la zona. "Tenemos otros seis o siete casos y llegarán más del propio bloque de Asun, en la calle Pintor Antonio Saura. La mayoría, como ella, vivían antes en Los Olivos, al lado de Valdebebas, antes de que les realojasen en estos pisos de protección oficial", añaden desde la OFIAM. "Lo cierto es que esto es una ruleta y nos puede tocar a cualquiera", concluye Asun. Así que, ojo al buzón. Más información: Ofiam.wordpress.com.

Publicado el 15 de febrero de 2013 a las 09:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Hortaleza reúne 94.000 apoyos por un precio justo de los libros

Archivado en: libros de texto, educacion, change.org, elena alfaro, IVA, becas, CEAPA, Hortaleza, Madrid

imagen

Cuatro cajas de colores cargadas con 94.000 firmas de apoyo reflejan la magnitud de un problema que cada mes de septiembre afrontan miles de familias: el precio excesivo de los libros necesarios en la educación obligatoria. Junto a esas cajas, dispuestas frente al Ministerio de Educación, minutos antes de su entrega, nos encontramos el pasado miércoles a Elena Alfaro, vecina de Gran Vía de Hortaleza desde hace dieciséis años, e impulsora de una petición en la plataforma Change.org para pedir a la administración una normativa común que regule los textos escolares. Creada el pasado mes de agosto, esta iniciativa busca un sistema efectivo para la reutilización de libros y que éstos se seleccionen por concurso entre editoriales.

Días antes, en una terraza de Pinar del Rey, analizamos con Elena una factura de libros cedida por una madre con tres hijos. Contabilizando sólo los ejemplares necesarios para uno de los menores, de 13 años, la suma supera los 200 euros, con material que va desde los 25 euros (libro de Música), a los 38,70 (para Lengua y Literatura). "Hay que buscar un sistema para que el precio de los libros descienda y la calidad aumente considerablemente. Igual que se ha hecho con los medicamentos. Se organiza un concurso público para que varias editoriales compitan y así tendremos el mejor libro posible". Por otro lado, Alfaro recuerda que "estamos destinando un dinero de todos a cubrir una necesidad básica, y las becas no se pueden convertir en la regla. Deberían de estar orientadas a situaciones excepcionales, pero que los libros de enseñanza obligatoria sean objeto de una medida extraordinaria, nos hace ver que el sistema está mal planteado", concluye.

Este "mal planteamiento" queda también reflejado en los datos facilitados por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos. El colectivo advierte que un tercio de las familias españolas no podrá asumir los costes de la vuelta al cole. José Luis Pazos, miembro de la Junta Directiva de CEAPA en representación de la Comunidad de Madrid, asegura que "los libros de texto están en unos 250 euros de media, dependiendo de la etapa. A esto hay que sumar el material curricular -cuadernos, instrumentos, estuches...- que cuesta entre 75 y 100 euros". Este año, además, a parte de ese material se le ha aplicado el 21% de IVA, "lo que supone un desembolso de unos 20 o 30 euros más por niño", añade.

Por estos y otros motivos, el comienzo de curso ha estado protagonizado por los intercambios de libros tanto en centros educativos como por parte de sindicatos y otros colectivos.

Los libreros, preocupados

La falta de ayudas, presente también en esta vuelta al cole, preocupa a los libreros."Cada vez hay más intercambios de libros y se los pasan de unos niños a otros", explica Juan Antonio del Valle, encargado de la librería Multicolor, en la zona centro. Añade, además, que "este año los padres han adelantado las compras en agosto para evitar la subida de IVA en cierto material escolar y temiendo que afectase al libro. No lo tenían nada claro", finaliza.

En la calle, en plena Puerta del Sol, nos encontramos a Lucía, madre de un niño de 11 años que comienza 1º de ESO, y que ha procurado evitar la subida del IVA en cierto material adelantando sus compras en agosto. “La gente ya vive una situación difícil. A eso hay que sumar que no recibimos becas y que suben los impuestos”, opina. Con ella coincide Magdalena. “Lo estamos pasando muy mal y ahora tengo que gastarme 180 euros en los libros de mi hijo”. Silvia, madre de dos estudiantes que necesitan 300 euros por cabeza en este inicio de curso, cree que “los libros se deberían utilizar de un año para otro, como cuando éramos pequeños, las editoriales eran las mismas y se iban pasando de unos hermanos a otros”.

Publicado el 7 de septiembre de 2012 a las 09:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patricia Costa

Patricia Costa

Asuntos Pendientes. ¿Cuántos tienes tú? En este blog recogeré mi punto de vista y breves reportajes sobre temas sociales y todo tipo de desigualdades, centrándome especialmente en la mujer.

Nací en Redondela (Pontevedra), en 1981. Soy doctora por la Universidad de Vigo (con la tesis 'El tratamiento de la violencia machista y la lucha por la igualdad en la radio pública. Análisis del programa 'Tolerancia Cero' de Radio 5. Propuesta de modelo'), Master en Radio por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Publicidad y RR.PP (UVIGO). 

Comencé en Radio Galega, en Deportes, y desde 2007 soy colaboradora de Radio Nacional de España. Actualmente trabajo en los espacios 'Abierto hasta las 2' (Radio 1), 'Tolerancia Cero' y 'Tendencias', ambos en Radio 5. Además, soy redactora del semanario Gente en Madrid desde 2006, en este momento cubriendo la información relativa a la capital.

En 2009 gané el premio Carmen Goes de Periodismo en la modalidad de Radio por un reportaje sobre la ablación que podéis escuchar en este programa de Tolerancia Cero.

Y en junio de 2013 el XV Premio Tiflos de Periodismo de la ONCE en la modalidad de radio por un reportaje sobre los recortes en la universidad.

Por otro lado, la Academia de la Radio otorgó a 'Tolerancia Cero' el premio Teresa de Escoriaza en febrero de 2014.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD