miércoles, 26 de septiembre de 2018 02:08 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El último espartano

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "El último espartano", de Jacques Martin

imagen

            Hergé supo inculcar el didactismo de las aventuras de Tintín, que tuvo su máxima expresión en los documentadísimos viajes del periodista, a sus discípulos. De ahí que Alix, el gran personaje de Jacques Martin -el más pródigo en creaciones de los discípulos de Hergé-, fuese tan viajero o más que el infatigable reportero de Le Petit Vingtième. Sin embargo, acaso sean los de Alix los viajes más célebres de toda la Línea Clara. Objeto de una serie independiente, en España se editaron algunas entregas con el sello de Glenat en los años 2000. Hojeé los primeros de aquellos álbumes con un interés que perdí al comprobar que no eran cómics sino esos libros de viajes que el lema de la colección indicaba de forma inequívoca.

            Mi anhelo era adentrarme en el universo de Alix a través de las aventuras del personaje y ahora, tras una espera digna de Penélope de la que ya he dado noticia en esta bitácora, al fin lo estoy haciendo. En la última edición de la feria del libro he tenido oportunidad de comprar las siete entregas originales de Jacques Martin que me faltaban y a la espera de La torre de Babel -la única que aún me resta-, ya auguro en ellas mis lecturas más felices de este verano. Recientes aún las de El caballo de Troya y El niño griego, una de las cosas que más me llaman la atención de esos viajes de Alix es la frecuencia con que éstos le llevan a los restos de la antigua Hélade. Creo entender que la fijación de Martin con dicho lugar y dicho tiempo -habrá que recordar que Orión, allí ambientada, es otra de sus series más personales- es consecuencia de la trascendencia que esa antigua Grecia tuvo en el Imperio Romano, de cuya peripecia Alix es partícipe.

            También me llama la atención la frecuencia con que la desaparición de Enak desencadena el asunto a desarrollar en el álbum. Refirámonos a él como el hilo de Ariadna ya que estamos en Grecia y ya que el gran Hergé llamaba así al argumento. Esa desaparición de Enak como principio es el caso de El último espartano (1967), que se abre con Alix recuperando el reconocimiento tras haber naufragado en la Costa Jónica presto a buscar al egipcio entre los reinos del naufragio. El álbum, como todos hasta Vercingétorix (1985) inclusive, fue publicado previamente por entregas semanales en la revista Tintín entre 1966 y 1967. De modo que llama la atención, a medida que se avanza en las viñetas, que no se perciba en modo alguno esa fragmentación, como sí se hace en Alix el intrépido (1948), que tuvo. Y es que Martin, mediados los años 60, además del grafismo de Alix que prefiero -ese que los expertos sitúan entre 1962 y 1976- ya había alcanzado la cumbre de su genio. Genio que, junto al del propio Hergé, Edgar P. Jacobs y Bob de Mor, sigue siendo uno de los pilares de la Línea Clara, ese diseño gráfico que, precisamente por devolverme a ella, amo tanto como a mi dichosa infancia. Pero volvamos al hilo de Ariadna.

            Tras ganarse la confianza de uno de de los naturales del lugar, éste confiesa a Alix que unos piratas acuden a la costa para provocar los naufragios de los barcos romanos y esclavizar a los supervivientes. Como Roma prohíbe que se esclavice a sus ciudadanos, los griegos han de hacerlo clandestinamente.

           Así pues, siguiendo el rastro de Enak, Alix da con una ciudadela que es toda una fortaleza escondida. Aunque naturalmente consigue salvar a su amigo y a un par de romanos, el Enak que aquí se nos presenta aún es un niño débil y torpe. De modo que los dos camaradas no tardan a ser cautivados por los griegos. Herodes, el oficial heleno al que se entregan, les promete honrarles como enemigos vencidos y -en contra de lo que cabe nos hace suponer su nombre- será su único defensor en un primer momento. Pero quien manda en la ciudadela es la reina Adrea, su general es Alcidas, quien no tarda en destacarse como el mayor enemigo de Alix.

            Aunque Adrea es descendiente de Agamenón -como es sabido el caudillo griego contra los espartanos-, el espíritu que impera en su fortaleza es el de Esparta. Imbuidos de él -y de las diferentes virtudes de cada una de las ciudades de la antigua Hélade-, los griegos acuartelados en la fortaleza escondida pretenden echar a los romanos del país e incluso acabar con Roma. Pero Adrea, pese a haber soñado que Alix pondría fin a su pequeño reino, no puede evitar la admiración que le inspira nuestro héroe cuando, para evitar que corten las manos a Enak, se enfrenta él solo a toda la guarnición con la espada rota gritándoles que los romanos, antes de convertirle en uno de los suyos, siempre le dieron la oportunidad de defenderse.

            Mucho menos exitosas internacionalmente que las aventuras de Tintín, me parece que las aventuras de Alix no han sido traducidas al italiano -al latín sí-, lo que no deja de ser una paradoja puesto que entrañan una exaltación de Roma no conocida ni en ese peplum del que, según el propio Martin, son deudoras. Como también es otra paradoja que sí conozcan una versión griega pese a lo dados que son a la villanía los griegos para Martin, acaso en herencia de Rastapopoulos, el gran villano de las aventuras de Tintín, también griego.

            Pero volvamos al hilo de Ariadna. La intervención de Alix en favor de Enak da lugar a una secuencia en verdad sublime (págs. 38-41), una de cuyas viñetas es la que se reproduce en esta edición mía, primera de Netcom2; nº 350 de una tirada de 1.300 ejemplares fechada en 2010. Dotándola de un ritmo cinematográfico, Martin viene a demostrar en ella que la relaciones entre el cine y el cómic -el Séptimo y el Noveno artes- son mucho más estrechas que las existentes entre la gran pantalla y el rudimentario teatro. En sus viñetas, Adrea ordena que no se le mate y nombra al galo-romano preceptor de su hijo, Heraklión.

            Alix aprovecha su nueva condición para perderse entre los subterráneos de la ciudadela y liberar a los esclavos. Su acción, unida a la llegada de los romanos al mando del general Horatius de Las legiones perdidas, luego de haber sido avisados por los dos que Alix liberó al principio, pondrá fin al reino de Adrea. Antes de autoinmolarse en el templo junto a los últimos defensores de la ciudadela, en sutil alusión al fin de Los Nibelungos y en otra secuencia sublime como el final de una película, Adrea, apelando a la magnanimidad que el vencedor ha de tener con el vencido, le confía a Heraklión. En efecto, Alix promete a la reina que el niño será para él como un hermano. Al punto, el general Horatius ordena a sus soldados que respeten a Heraklión tanto como al más sagrado de sus estandartes y proclama que es ese último espartano al que alude el título.

 

            Veinte años después, en su primer álbum que no fue publicado con anterioridad por entregas en la revista Tintín, Martin volvería sobre Heraklión, Horatius e incluso la autoinmolación a la manera de Los Nibelungos en El caballo de Troya, cuyo hilo de Ariadna será la adopción -finalmente impedida- de Heraklión por Horatius. Como se ve, ya me adentro en el universo de Alix.

Publicado el 24 de junio de 2014 a las 13:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD