domingo, 15 de diciembre de 2019 06:08 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Soy de otra época

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

Treinta y uno

 

            Eso de que los ecos cuentan más que las voces y las sombras que los cuerpos ha dejado de ser retórica para mí. Ahora, que recupero mi vida tras el trauma que ha sido la dichosa obra, al reencontrarme con las ciento ochenta cajas que guardaban mis libros, mis películas, mis fotos... mi universo entero, comprendo que todo lo mío se ha quedado anticuado de forma irreversible. Soy de otra época, de los días de la catarsis del rock. De modo que lo de ahora se me antoja extraño, incomprensible o carente de interés. Hay algo que me conmueve en la lección de rock & roll que Neil Young, no hace mucho, vino a dar a Madrid. Pero se me queda muy lejano. Sé de su buen hacer en el Mad Cool por la crítica. Naturalmente, pese a que le admiro como a pocos desde el Harvest (1972), no fui a verle. Ya no estoy para esos trotes. Por no hablar del temor que, desde siempre, me han insipirado las masas.

Leer texto completo »

Publicado el 29 de junio de 2016 a las 13:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Rock and Roll Circus

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

Treinta

            Nunca me ha gustado el metal. Dejó de interesarme con el Physical Graffiti (1975) de Led Zeppelin. Lo mío de entonces era Neil Young, el Pink Floyd anterior al Dark Side of the Moon (1973), el rock psicodélico, el progresivo... Cualquier cosa, en fin, que sonase a rock. A excepción del heavy. Aún me emocionó al recordar el doble álbum que sirvió de presentación de la CBS en España: Llena tu cabeza de rock (1970). Para mí, amar al rock como lo amé, era una apuesta por la rebeldía tan grande como pudiera serlo su compromiso con la revolución para esos otros adolescentes de los años 70 que, por esas mismas fechas, militaban en las organizaciones clandestinas. Todo menos el metal.

Leer texto completo »

Publicado el 21 de mayo de 2016 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Un recuerdo de mi juventud

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

Veintinueve

            No tengo -ni quiero- más aventura que mi rutina diaria, truncada esta primavera por unas obras que estamos haciendo en casa. Tras la reforma todo va a quedar muy bien, pero hasta que llega el fin, con mis libros, mis películas, mis fotos... mi universo entero metido en cajas, me da la sensación de estar asistiendo a un cataclismo que se lo ha llevado todo, empezando por esa rutina diaria, por ese "más de lo mismo" que preciso como el aire.

Leer texto completo »

Publicado el 9 de mayo de 2016 a las 14:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Un día en la ciudad de Tintín

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

               Veintiocho

         Tenía ganas de conocer la capital de Europa desde que supe que es la ciudad de Tintín. Allí, en la calle del Labrador 26, estaba su domicilio anterior a Moulinsart, se nos dice en La oreja rota (1937). Todos los amantes de las aventuras del mejor periodista del mundo sabemos que la portera de aquel inmueble era la señora Mirlo y que también era en Bruselas donde se encontraba la redacción de Le Petit Vingtième, el semanario para el que escribía el personaje que, hace cincuenta y tres años, inauguró mi mitología personal. Y todavía es ahora, estando ya más cerca de los setenta y siete que de los siete años -aquella franja de "jóvenes" a la que iban dirigidos sus álbumes según la publicidad original-, cuando la estampa del "Lechuguino" -que llamaban a El Valiente sus miserables enemigos en aquellas entrañables traducciones de Zendrera Zariquiey- me sigue procurando el don de la infancia infinita.

Leer texto completo »

Publicado el 15 de abril de 2016 a las 15:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El día que a Carl Perkins se le escapó la suerte

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

 

Veintisiete

 

            En American Pie, su gran éxito de 1971, Don McLean llamó al tres de febrero de 1959 "el día que murió la música". En efecto, en aquella fecha atroz, el avión en que volaban Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper, tres de los grandes interpretes del rock & roll seminal, cayó sobre un campo de maíz de Iowa. Nadie sobrevivió al impacto. Poco más de un año después, el seis de abril de 1960, Eddie Cochran -autor de Sumertime Blues, C'mon Everybody y otras piezas del repertorio ideal de aquellas jornadas gloriosas-, durante una gira por del Reino Unido se estrelló contra una farola en Somerset. Gene Vincent, que le acompañaba en aquella ocasión, ya tocado por otro accidente, sobrevivió, aunque se agudizó su ya irreversible cojera. Cochran falleció horas después en el hospital.

Leer texto completo »

Publicado el 24 de marzo de 2016 a las 19:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Formentera, otra vez

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

 

            Veintiséis

            En los veranos que no la visité, imaginaba que mi regreso a Formentera habría de ser tan grave como el del antiguo farero de La Mola en un documental sobre el fin del oficio que tuve oportunidad de ver. Un asunto trascendental. Como el retorno a Ítaca de Ulises, poco más o menos.

            Al fin he vuelto en estos días y en modo alguno ha sido así. Simplemente se ha tratado de un déjà vu en el que lo consabido ha pesado más que la nostalgia. En unos paisajes que me sé de memoria -entre otras cosas porque los he fotografiado hasta la saciedad y he vuelto con insistencia sobre esas imágenes en los veranos de ausencia- los ceda el paso de los cruces de otrora han sido sustituidos por modernas rotondas que facilitan la circulación. En las afueras de San Francisco, Es Pujols y La Mola han dispuesto esos grandes aparcamientos que tanta falta hacían.

Leer texto completo »

Publicado el 10 de agosto de 2015 a las 00:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Lou Reed, el motín del "Mosca" y un amante del rock 'n' roll madrileño

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

           Veinticinco

   No estuve en el motín del Mosca, aquellos disturbios en el estadio Román Valero del madrileño barrio de Usera -el campo del Moscardó- que constituyen todo un capítulo en la historia del rock 'n' roll en mi ciudad. Fue en junio de 1980.

            Los que sí estuvieron recuerdan que una huelga de transportistas hizo que Lou Reed compareciera con un par de horas de retraso ante la afición. Cuando sólo llevaba siete minutos sobre el escenario, alguien le arrojó una botella -la gente estaba con el enfado que era de esperar- y el ya finado se volvió a marchar. Engañada por una voz, que anunciaba por megafonía que volvería a salir, la audiencia esperó su regreso. Hasta que al cabo de otras dos horas, cuando vieron que se empezaba a recoger el escenario, el respetable se subió a él y arrambló con todo. Parece ser que la policía no intervino -o no se aplicó con su contundencia habitual- en la creencia de que la ceremonia del rock 'n' roll era así. Puede que, con vistas a la incipiente democracia, también tuvieran órdenes de no ser tan expeditivos como venían siéndolo desde el 66, en el mítico concierto de The Beatles en Las Ventas, en su persecución del rock 'n' roll.

Leer texto completo »

Publicado el 29 de octubre de 2013 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Los días más felices de mi vida

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

        Veinticuatro   

Hace once, trece, quince años, por estas mismas fechas, coincidían la cumbre de mi edad y la edad dorada de mi existencia. Y es ahora, en la distancia, al volver sobre las fotografías de los veranos de aquella época, cuando comprendo que aquellos días fueron los más felices, lo mejor de mi vida.

            Mis colaboraciones periodísticas me proporcionaban un desahogo económico del que no había gozado desde que dejé de vivir en casa de mi madre. No me faltaban comodidades, lujos incluso. El cuerpo me aguantaba cualquier tipo de exceso y, al pensar en la difusión de la que gozaba mi obra, que entonces, prácticamente, se reducía a aquellos artículos periodísticos, también me daba por más que satisfecho. Todas las semanas publicaba dos o tres y, a menudo, varios al día.

Leer texto completo »

Publicado el 22 de agosto de 2013 a las 14:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Yo también escuché a Moustaki

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

Veintitrés       

    Amo el rock por encima de todas porque durante treinta años largos fue la expresión de mi rebeldía. Pero lo cierto es que también estimo otras músicas. Por ejemplo, la canción francesa. Su capacidad de devolverme a los días en que las escuchaba por primera vez permanece incólume, por más que todo siga cayéndose a pedazos.

            El pórtico a esa fuente inagotable de evocaciones fue una chica del Liceo Francés de Madrid, que me inspiró mucho en 1977, recién cumplidos los 18 años. Como todas las chicas tristes de entonces -naturalmente mis favoritas-, era una ardiente admiradora de Georges Moustaki. Su gracia al entonar La carte du tendre, "el mapa de la ternura" me traducía, hizo que yo también lo fuera. Así que ahora voy a contar como también yo escuché a Moustaki y fui dichoso con sus canciones tristes de agradables melodías.

Leer texto completo »

Publicado el 24 de mayo de 2013 a las 01:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Esperanzas a los 53 años

Archivado en: Textos rápidos para indómitos, inadaptados y demás proscritos

imagen

Veintidós

            Escribo en estos días sobre una generación de creadores, tenidos por los más jóvenes de su estética, cuyas edades se cifran en torno a los cincuenta años. Ante tamaño despropósito no dejo de recordar aquello, que apuntó no hace mucho alguien muy sabio, acerca de que a los cincuenta años sólo se es joven para morir. Como ya se le adula bastante, omito el nombre del ilustre, que recuerdo perfectamente. Pero me rindo ante el acierto de sus observaciones.

            Pasada ya con creces esa edad, a mis cincuenta y tres años, la progresiva merma de mis facultades ha dejado de ser retórica para convertirse en un hecho innegable: si me agacho me cuesta levantarme, no puedo correr si llego tarde y olvido lo que iba a hacer cuando ya he empezado a hacerlo. Por lo demás, en lo que a los grandes asuntos se refiere, toda la suerte está echada, los caminos a punto de ser finalizados. Las jóvenes promesas de la creación artística y literaria que pasaron sin cumplirse, sin solución de continuidad alguna, se han convertido en viejas glorias.

            Ante este panorama, alumbrar una esperanza puede llegar a resultar tan chocante como el deseo sexual en un anciano. Lo suyo es dar las ilusiones por perdidas. Es hora de reconocer los fracasos y admitir que la despedida no será entre aplausos. Hay que conformarse con sobrevivir a la espera de marcharse en breve y a lo sumo, con esa sublime dignidad de los derrotados.

            No obstante, yo sigo pidiéndole a las cosas mucho más de lo que ofrecen. Sin condiciones objetivas para ello ni a corto, ni a medio, ni a largo plazo, creo que mañana cambiará mi suerte, que a la vuelta de cualquier esquina, todo ha de volver a serme favorable. Lo hago con las mismas que, siguiendo las instrucciones de una de esas viejas canciones que tanto estimo, en busca de una vida mejor dirijo mis pasos al lado soleado de la calle. Por eso siempre sonrío al anciano que se vuelve al paso de una mujer gloriosa. Tanta es la dicha que me procura hacerlo que sólo por ella merece la pena alumbrar esa nueva esperanza, que ha de verse defraudada de un modo indefectible, como la anterior y la siguiente. Imito pues a mi dilecto septuagenario voluptuoso, que no deja de volverse tras aquella que aún le inspira, por mucho que sepa que inexorablemente ha de verla alejarse. 

 

Publicado el 28 de marzo de 2013 a las 20:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

 

 

 

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD